Terminó la estúpida y ridícula fiesta de los petardos en San Juan

Este fin de semana no he hecho nada. Simplemente, esperar que termine el día y se vaya la fiesta que, en mi opinión personal, es la más estúpida y absurda de todo el año, que en Cataluña se vive con esta celebración abominable de tirar petardos.

Hoy, terminada la noche de este 23 de junio de 2018, han dicho por televisión el parte de incidentes de la noche. Explicando una parte de su informe, dicen que ha habido seis heridos graves por quemaduras, 64 lesiones oculares, 320 heridos por quemaduras y petardos, y según los informes se han denunciado esta festividad cuatro agresiones sexuales, que ahora mismo están investigando. ¡Y dicen que ha sido tranquila!.

Supongo que la televisión le pone el adjetivo "tranquila" a la noche porque en el año 2010 hubo 12 muertos en Castelldefels cuando un tren arrolló a las personas que cruzaban la vía para celebrar la verbena. En el año 2011 hubo tres muertos en Barcelona, que fueron un joven en la playa de El Masnou (Barcelona) presuntamente ahogado, otra persona que murió en el metro de Plaza Universitat, y un hombre en Granollers que murió tres recibir un puñetazo en una pelea en una verbena.

Si salimos de Barcelona o Cataluña, ese mismo año 2011 murieron dos personas en Galicia, y en el año 2015 moría en Valencia un joven de 23 años apuñalado durante una pelea en la Playa de la Malvarrosa.

Sólo estoy hablando de casos mediáticos y documentados que han terminado muertos por esta forma estúpida de celebrar San Juan, pero por supuesto no podemos olvidarnos de los heridos, quemados, gente que ha perdido los dedos, un ojo, borrachos y otros accidentes. Así, pues, habrán dicho supongo que es "tranquila" porque no hay muertos.

La irracionalidad social ya se ve los días previos. La gente sale a la calle los días antes a tirar los putos petardos. Cometen mil imprudencias de todo tipo. Hay imbéciles que los tiran desde las ventanas a la calle. A otros, y otras, les gusta la imprudencia de ponerlos dentro de botellas, recipientes, encenderlos cogidos con la mano, o tirarlos dentro de contenedores, causando de esta forma tan subnormal pequeños incendios que obligan a la actuación de los bomberos.

Vas andando por la calle los días previos, y allí están los típicos padres que tiran los petardos por sus hijos, a las cinco de la tarde, cuando estamos trabajando. Porque, hablando claro, en muchos casos son peores los padres que son hijos. Hay padres y madres que parece que tiene una edad mental de cinco años, y eso siendo generoso y tirando alto.

España es un país de fiestas. Lo sabemos y lo tenemos asumido, aunque sea vergonzoso. Aquí lo celebramos todo. Si ganas la final, ¡se celebra porque se ha ganado!; si pierdes la final, ¡se celebra porque la hemos jugado!; si hacemos el ridículo y no llegamos ni a semifinales, ¡se celebra porque hemos ido!. Lo importante es… ¡a celebrar!. Tenemos muchas fiestas, y nuestra fama mundial es de sol, playa, y fiesta. Dicen los propios españoles que son tópicos equivocados. ¡No, no! ¡Seamos honestos! ¡Sólo hay que mirar la playa en verano! ¡Está llena!, y veo gente que se lleva la nevera, la sombrilla, la mesa, las sillas, la barbacoa, las bebidas, la música, las raquetas, las pelotas, la cometa, y todo lo que pillan en los armarios de su casa. ¡Van a la playa con el camión de mudanzas!.

La gente tiene derecho a celebrar sus fiestas, sí, es cierto. Yo también celebro mis fiestas, aunque no lo parece leyendo este artículo, lo sé. San Juan tiene muchas formas de celebrarse. Me parece bien las celebraciones de las hogueras controladas en zonas seguras, protegidas y sin riesgo. Es un respeto a los ritos que se hacían como origen de esta celebración, pero los petardos no tienen nada que ver con nuestra cultura y evolución. Nos lo impusieron vete a ser cuándo en el sentido comercial, y la gente todos y todas contentos con la fiesta. ¡Todo el mundo a buscar el petardo que más ruido hace! ¡El más grande! ¡El que más molesta! ¡El cohete más peligroso! ¡Sí, ese que cuando lo tira un puto analfabeto te obliga a cerrar la ventana para que no te entre el cohete por la ventana y te queme el piso!.

Los petardos tienen que estar prohibidos. Son muy peligrosos, y la gente no los sabe manejar. No pueden venderse como si fueran tomates, con la excepción de enseñar el documento con la edad. Las leyes se han endurecido los últimos años, están mucho más restringidos y controlados, pero deberían de estar prohibidos para la gente. Los petardos son para espectáculos, profesionales de la pirotecnia, y shows. No son para las personas sin preparación.

De todos modos, los defensores y defensoras de tirar los petardos de mierda en San Juan pueden estar tranquilos y tranquilas. No tienen que preocuparse. Esto no se va a prohibir. Aquí en España no se prohíbe nada que sea fiesta. Las fiestas no se tocan, y yo, como siempre, seguiré teniendo que irme a otros lugares donde la gente tenga mayor respeto por el descanso y el sentido común. ¡Y feliz que lo hago!.

En septiembre de 2017 ya escribimos en este blog un artículo hablando de los documentos formularios que se firman para las sesiones de fotos. Lo encontraréis avanzando por los post de este blog, y hoy vamos a explicar algunas recomendaciones para las modelos que posan por primera vez para una sesión de fotos bondage.

Es una orientación general, pero no hay una fórmula exacta válida para todo el mundo. Cada persona es distinta, en su físico, en su actitud, su manera de pensar y su carácter.