Consejos para modelos en su sesión bondage por primera vez

En septiembre de 2017 ya escribimos en este blog un artículo hablando de los documentos formularios que se firman para las sesiones de fotos. Lo encontraréis avanzando por los post de este blog, y hoy vamos a explicar algunas recomendaciones para las modelos que posan por primera vez para una sesión de fotos bondage.

Es una orientación general, pero no hay una fórmula exacta válida para todo el mundo. Cada persona es distinta, en su físico, en su actitud, en su manera de pensar, en su carácter, y las personas enfocan distintas las sesiones de fotos. Por lo tanto, debéis de valorar si las recomendaciones os sirven o no. ¡Por algo tenemos las personas el sentido común, la inteligencia, el uso de la razón, y la experiencia!.

La primera: antes de hacer una sesión bondage, es recomendable quedar con el fotógrafo, fotógrafa o artista de bondage, para preguntar las miles de dudas que tengas. Es normal tener dudas, estar nerviosa y se debe de preguntar sin miedo y sin censura. ¡Pregunta todo lo que quieras! ¡Hasta el último detalle!. Os tienen que responder con total sinceridad y naturalidad, a todas las preguntas, y en todas explicar el por qué de la respuesta. Si no os responden, o si no hablan muy claro y veis cosas extrañas, ¡a la mierda!. Si se burla, o se ríe, o desprecia tus preguntas, o crees que su actitud te falta el respeto, no deberías posar por falta de comunicación, y la comunicación es seguridad. El único tonto y maleducado en este caso es él, y si no le gustan tus preguntas, ¡pues adiós!, que hay mucha más gente.

En la conversación es importante mirar a los ojos de la persona con la que estáis hablando, escuchar su tono de voz (si se altera, si se modifica, si le tiembla la voz, si está nervioso, etc) y su lenguaje corporal. Es una buena idea en muchas ocasiones.

La segunda: una vez habéis hablado el día antes, se queda otro día para la sesión. Hay que rellenar un documento formulario. En Internet hay muchos ejemplares sencillos de una o dos hojas de estos documentos, algunos bien hechos y otros que es mejor no hacerles ni puto caso. Os lo tenéis que leer sin prisas. Si se molesta el fotógrafo, ¡que se joda!. Tenéis todo el derecho legítimo de leerlo.

Tienen que haber dos copias idénticas, misma calidad, exactamente idénticos, y os tienen que dar una copia a vosotras. Una copia es para el fotógrafo, y otra copia es para vosotras. ¡Cuidado! ¡Hay fotógrafos y fotógrafas por ahí que hace firmar estos documentos y no dan copias! ¡No, no, no! ¡Eso está muy mal! ¡No podéis nunca firmar un contrato o documento sin que os den copia a vosotros! ¡Necesitáis una copia de lo que habéis firmado!. La copia se da en el mismo momento de firmarlo, en mano, en persona e imprimido sobre papel.

Este tema os lo comentamos en más profundidad en un artículo que encontraréis en este blog también, publicado en septiembre de 2017 tal como os he dicho antes.

Tercera recomendación: tenéis que haber comido bien, bebido bien y estar descansadas. El bondage es una actividad física que, a nivel profesional y según la sesión, puede ser cansado como hacer deporte. No vayas directamente del trabajo. Es mejor hacer la sesión un día de fiesta.

El cuarto: la primera sesión, con las modelos que no tienen experiencia y no han hecho bondage, es recomendable que sea adecuada a su nivel. Hay que pensar siempre en la modelo, y se tiene que aparcar el ego y la prepotencia del atador. No se debería hacer una suspensión el primer día. Se puede usar mucha cuerda, pero deben de ser posiciones cómodas para la modelo.

Es cierto que este punto depende mucho de la forma de ser y la forma deportiva de la modelo, pero no es bueno tomar las decisiones dependiendo de cómo sea el carácter de la modelo. El atador/a debe de ser profesional, saber su máxima responsabilidad, y hacer la sesión basándose en la experiencia de la modelo, y no en su carácter. Es diferente si la modelo ya ha posado en bondage anteriormente con otros fotógrafos, pero estamos hablando en este artículo de la guía para trabajar con modelos sin experiencia en sesiones de fotos bondage.

El quinto punto es la comunicación. Hay gente que a lo mejor no te gusta. Las personas muchas veces no nos caemos bien. Las personas podemos ser simpáticos, o nos pueden parecen antipáticos. Nos parecen graciosos, o nos parecen patéticos. Hay de todo. Hay mil razones por la que una persona nos puede caer bien o caer mal, desde la actitud hasta comentarios o expresiones. Hay gente que son muy divos, que tienen un ego y una vanidad gigantesca, tanto atadores como chicas que se creen estrellas porque tienen una foto de shibari en su Instagram o su facebook. ¡Lamentable!. Estas ridiculeces son típicas de España, y yo no trabajo con este tipo de gente, porque la vanidad es una causa que puede provocar accidentes y lesiones.

La comunicación en las sesiones bondage es muy importante para evitar accidentes, para saber si está bien la persona atada, para estar tranquila la modelo, y en definitiva un buen ambiente y divertido, que es lo que debe de haber en toda sesión bondage. Si estás incómoda, o si no tenéis buena comunicación, es recomendable no hacer la sesión de fotos bondage.

Por último, para no hacer el artículo muy largo, la sexta recomendación es tomar la decisión por ti misma. Puedes preguntar opiniones en quien quieras, por supuesto, pero los consejos a veces pueden ser equivocados, o no son útiles. ¡En los dos sentidos!. Es decir, no puedes posar para una sesión porque tu amiga o tu novio o tu hermano te diga que sí que lo hagas, y tampoco puedes rechazar posar para una sesión porque tu amiga o tu hermana o como he dicho antes tu novio te diga que no lo hagas. Las decisiones las debes de tomar tú misma, porque posas tú. No posan ellos.

También hay que tener en cuenta que legalmente es obligatorio que la decisión la tomes tú, de manera libre, voluntaria, personal, en mayoría de edad y en estado sano y lúcido. Por lo tanto, para los productores, fotógrafos, atadores, etc, sólo tiene validez tu única opinión.

Recuerda que sólo es una orientación con algunas recomendaciones. Debes de valorar si te sirven, porque cada persona es distinta, y la única decisión realmente importante es la que tomas tú misma.

El bondage necesita su práctica y su experiencia para hacerlo bien. Es una máxima que ocurre en todas las etapas de la vida. Debemos de aprender a andar, tenemos que aprender a conducir, nos enseñar a leer y escribir.

De este mismo modo, el bondage también necesita tiempo para perfeccionarlo y aprender. Hay mucha gente que le gusta, y es una de las fantasías más habituales en la vida privada e íntima de las personas en todo el mundo, y recordar para evitar errores que esto no es sado.