Atada desnuda sentada sobre un caballo sin silla. Hemos hecho una impresinante sesión bondage muy complicada, porque las garantías de seguridad deben de ser máximas, para la modelo y para el caballo también. El caballo es un ser vivo, y son unos animales fantásticos. Su nobleza es sorprendente. Aquí viven con mucho espacio en grandes recintos abiertos, y en estas condiciones los caballos se desarrollan con mucha naturalidad. Tienen su instinto, tienen su carácter, su personalidad, y cada día es diferente. Cada día hay que ver cómo está el caballo.

Hay que saber de caballos para hacer estas fotos, porque la modelo y el caballo no pueden sufrir ningún tipo de daño o estrés. ¡Ninguno de los dos! ¡Las mejores condiciones para ambos! Los caballos son un animal extraordinario y precioso, y es un animal muy delicado y sensible. Se asustan y se ponen nerviosos muy fáciles, y esta es una de las razones por las cuales estas fotos son complicadas.

Otro detalle complicado es que la modelo está sentada desnuda sobre el caballo sin silla, y tiene las manos atadas a la espalda. El equilibrio es difícil. Sentada en esta posición sin la silla se puede resbalar, y es vital que el caballo esté tranquilo, confiando en la persona, y que la modelo sepa sentarse.

La inmensa estupidez de contratos esclavitud en el BDSM. Yo soy una persona muy abierta que siempre defiendo las libertades sexuales de las personas, y me da asco toda la puta hipocresía de la sociedad, sus prejuicios, sus tabúes, su intolerancia, sus estigmas y todas las demás aberraciones que niegan de palabra hasta aburrir. Las mentiras se las pueden meter por el culo.

También es cierto que defiendo las libertades sexuales con sentido común, con el consentimiento mutuo y el acuerdo libre, voluntario y lúcido, de todos y todas los chicos y chicas que participan. Remarco este punto porque hay que ser realistas, y debemos de asumir que el mundo está lleno de psicópatas que nos podemos encontrar en cualquier momento. Existen, sí, por desgracia.

Hay muy pocas cosas en las libertades sexuales que detesto y crítico. Apenas creo, hablando así de memoria, que las podría contar con los dedos de una mano, y en esta lista aparece la inmensa estupidez de hacer contratos de esclavitud dentro de las fantasías sexuales.

"Estos absurdos contratos no tienen ninguna validez"

Os cuento, sobre todo para aquellas personas que no sabéis qué es, que los contratos de esclavitud son documentos firmados en los que establece unas obligaciones en la relación entre amos/as y esclavos/as. Son contratos de las prácticas BDSM, y sin escrúpulos les llaman contratos de esclavitud.

No tienen ninguna gracia y no son divertidos, pero para quitarle importancia al asunto hay que decir que estos contratos no tienen ningún valor legal y nadie está obligado a cumplir lo que ponga. Deberían de ser considerados una anécdota, pero puede haber algún desequilibrado que sí diga que es obligatorio cumplirlo. ¡No! ¡Repito de nuevo, no! ¡No, no y no!

Hablando de nuevo de estos documentos, el principio fundamental de lo que la gente escribe es establecer las obligaciones del esclavo/a hacia su amo/a o señor/a, en el sentido de la obediencia, la entrega o los castigos, por ejemplo. En ellos se pueden escribir frases divertidas, pero hay contrato en los que se escriben auténticas idioteces. Hay gente que pone la obligación de ser sumiso o sumisa toda la vida, que le debe de entregar todo su dinero, les hacen firmar el Título de Propiedad, que sus pertenencias se las cede y entrega a su amo o ama, que deberá de trabajar para su amo o ama, o que el sumiso o sumisa tiene que permitir ser violado y encerrado cuando quiera, o que su amo o ama le explote sexualmente.

Subnormalidades. Esto no lo escribe ni un enfermo mental. Estos contratos son mucho peor. Estas atrocidades no son libertad sexual. Esto son delitos, y no hace falta la palabra "presunto" delante. No hace falta saber de leyes para saber que esto es delito. ¡Tal como suena!

El listado de idioteces que se pueden leer en estos contratos todavía sigue. Hay gente que pone que el sumiso o sumisa no puede abandonar el contrato sin una razón justificada, que tiene la obligación de cumplirlo siempre, y que tiene que pedir la recisión con un mes de antelación. ¡Es increíble!

Esto no me entra en las fantasías de ninguna manera, y eso que yo tengo una imaginación muy juguetona, pícara y perversa, pero no le veo la puta gracia a estos contratos. Creerse de verdad estos contratos demuestra una mente muy peligrosa en la que yo recomendaría no confiar jamás en la vida. Supongo que estos sujetos se masturban leyendo las hipotecas, las facturas o las multas de tráfico. Deben de llegar a su casa, ponen las multas y la hipoteca por encima de la mesa, y se pajean, porque de otro modo no veo ni un miserable morbo erótico a estos contratos. ¡Nada! ¡Cero!

Todas estas frases de los contratos de esclavitud que os he explicado en los párrafos anteriores no deben de escribirse nunca, y ni tan siquiera deberían de formar parte de una fantasía, absolutamente de ninguna. Son expresiones de completo rechazo, machistas, denigrantes, vejatorias, esclavizadoras, inaceptables, y creo que me quedo corto todavía con los adjetivos.

Esta es mi opinión personal, pero ahora voy a analizarlo ahora con mayor severidad, jurídica y legal, repasando algunos formas de forma resumida.

"Analizo qué es en realidad jurídica un contrato legal"

Comenzaría esta segunda parte del artículo explicando qué es un contrato. La definición más sencilla y aplicable en general seria aquella cual dice que un contrato es un acuerdo privado entre partes que se obligan sobre materia o circunstancias determinadas, que genera derechos y obligaciones de las voluntades pactadas para las partes firmantes, y a cuyo cumplimiento pueden ser compelidas. Pueden ser tanto oral como escrito, aunque su amplia mayoría y aceptación suele ser escrito, porque es la forma irrefutable de demostrar su existencia. Por eso todos los contratos válidos de trabajo, de compras de pisos, de coches y muchos otros detalles de la vida diaria, son escritos, y por supuesto firmados e incluso sellados.

En la legislación española, país en el que yo vivo y que es mi nacionalidad, se señala que habrá contrato cuando varias partes se ponen de acuerdo sobre una manifestación de voluntad destinada a reglar sus derechos. Doctrinariamente, es un acto jurídico que tiene por finalidad crear derechos y obligaciones. Las partes en un contrato son personas físicas o jurídicas, empresas, Administraciones, etc, y éstas representan dos extremos de la relación jurídica obligacional.

Visto de este modo, son de obligatorio cumplimiento, pero hay cinco modos establecidos por las leyes para la ineficacia de los contratos, siendo éstos la nulidad, la anulabilidad, la rescisión, la revocación y la resolución.

La nulidad del contrato, que supone que el contrato no produce efecto alguno, puede ser por varias causas, pero de entre todas nombraré dos que tendrían relación con estos estúpidos contratos de esclavitud, que vendría a ser el objeto del contrato ilícito o imposible o que no pueda determinarse, o que el acuerdo de las partes vulnere los límites marcados por la ley, moral o el orden público. Esta es una acción, refiriéndome a la nulidad, que puede ejercerla las dos partes intervinientes y aquellos terceros que resultan perjudicados por el acto nulo. También cabe decir que un contrato falso entra en la anulabilidad como modo para la ineficacia del contrato.

Con esto se entiende que un contrato de esclavitud no tiene ningún efecto ni obligación a cumplirse, pero siempre sale el típico listo con un discurso ensayado o con mucho verborrea que usaría de excusa el hecho de que los contratos siempre están sujetos a interpretación, porque de ésta depende la posterior calificación jurídica y los efectos que el ordenamiento asigna a la manifestación de la voluntad. Cuando hay diferencias en la interpretación y no hay acuerdos amistosos el problema se traslada a los Juzgados, y es un Juez quien determinará su validez o no.

Dicho esto, sería surrealista o cómico ver un amo o ama que denuncia a su sumiso o sumisa por no querer cumplir su contrato de esclavitud. Diría con casi total seguridad que el peso de la Ley va a caer con toda su dureza sobre el amo o ama, aunque sea quien presenta la denuncia, y para comprender el por qué sería apropiado definir qué es la esclavitud.

"Ahora os explico qué es la esclavitud en términos legales reales"

Indistintamente de mi opinión, que ya os digo que me repugna esta palabra, no la he usado nunca y ni la he pensado nunca en las fantasías, voy a usar definiciones a nivel internacional para hablar de la esclavitud. Lógicamente, la primera de todas es la Declaración Universal de Derechos Humanos, la cual establece en su artículo 4 que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, y que la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

También la Convención sobre la Esclavitud, firmada en Ginebra el 25 de septiembre de 1926 y posteriormente modificada por el Protocolo aprobado en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, establece que:

- se define, en el Artículo 1, que por esclavitud se entiende el estado o condición de un individuo sobre el cual se ejercitan los atributos del derecho de propiedad o algunos de ellos;

- y el artículo 2 dice que las Altas Partes contratantes se obligan, en tanto no hayan tomado ya las medidas necesarias, y cada una en lo que concierne a los territorios colocados bajo su soberanía, jurisdicción, protección, dominio o tutela, a prevenir y reprimir la trata de esclavos, y a procurar de una manera progresiva, y tan pronto como sea posible, la supresión completa de la esclavitud en todas sus formas.

Así era, por lo menos, en mis tiempos de estudiantes, y no creo que lo hayan modificado en este siglo XXI que nos encontramos, o en todo caso habrá sido para darle mayor severidad y aniquilación a esta práctica aberrante. ¡Así al menos yo lo espero!

A día de hoy, y vuelvo a repetir que estamos terminando la segunda década del siglo XXI para no olvidarlo, todavía existe en ciertos países del mundo la esclavitud, y peor todavía, la esclavitud infantil o hereditaria. Hay organismos que luchan heroicamente para su erradicación total, y lo hacen en unas condiciones y una inseguridad muy difícil.

Por lo tanto, no se necesita ser una máquina de inteligencia sobrenatural para darse cuenta de que dichos contratos, si se obligan a cumplir en serio y se llevan más allá de un juego anecdótico, vulneran las leyes españolas e incurren en delitos penales muy graves castigados con prisión. En España está penalizado, por ejemplo, enriquecerse de una persona que ejerce la prostitución, aunque sea con su consentimiento y permiso y aun habiendo vínculos de cualquier tipo, tal como específica el artículo 188 del Código Penal español, si no lo han cambiado desde mis tiempos. Espero que España no haya retrocedido en este punto.

"No hace falta esta mierda de contrato enfermizo para disfrutar del sexo"

Estaría escribiendo horas y horas, pero esto es sólo un artículo, y terminaría recalcando que todas las personas tenemos sentido común y uso de la razón. Así debería saber, pero sabemos que la vida diaria está llena de descerebrados que no saben lo que es usar la razón y el pensamiento. Existe esa frase mítica que dice que el sentido común es el menos común de todos los sentidos, y es verdad.

Se puede disfrutar plena y satisfactoriamente del sexo sin la necesidad de redactar ningún tipo de contrato absurdo. Los roles, sean cual sean, viven en las fantasías de las personas, y se desarrollan libre y voluntariamente cuando comparten su vida sexual con aquella persona de mismos gustos, aun adoptando el rol contrario. Hay gente que le gusta azotar y ser azotados. Hay gente que le gusta la lluvia dorada, que les dominen o ser dominados, que les pongan pinzas en los pezones, que les castiguen o ser castigos, y miles de otras posibilidades. En sexo cada persona puede vivir su rol, libre, consentido y voluntario.

No perdáis ni un segundo en escribir un estúpido y repugnante contrato que jamás deben de imaginarse y existir, y disfrutar juntos del sexo, de vuestras fantasías, de los deseos, con libertad y consentimiento. Esto sí es libertad sexual.

Atada dentro del agua. Habíamos terminado una sesión anterior en el agua media hora antes, y nos movimos unos centenares de metros para hacer una segunda galería hasta otro tramo de agua donde la modelo pudiera estar más alejada de la orilla

No se podía perder mucho tiempo para adornar con muchas cuerdas.Aquí hay mucha gente que viene a pescar, a nadar, a mirar el paisaje, pasear, e incluso hay policía que patrulla por los caminos y la orilla. En cualquier momento aparece una persona, y hay que vigilar con la mierda de los móviles, porque cualquier imbécil te puede hacer una foto con el móvil de los cojones, y no se puede ir regalando fotos, por intimidad, por profesionalidad, por privacidad y porque devalua las fotos.

Hicimos algo muy simple, fácil de deshacer y evitar este riesgo. Fue un arnés decorativo de cuerdas rodeando sus pechos, las manos atadas la espalda por las muñecas, y amordazada con un ballgag. No me importaba mucho la complejidad de las ataduras. El escenario era muy bonito y protagonista también como la modelo.

Atada en un bondage hogtied militar. La naturaleza siempre está muy bonita después de las lluvias. Los colores son muy vivos y muy intensos, y el sol tiene una intensidad muy reluciente. Yo diría que brilla más y se refleje en las hierbas. Siempre me lo ha parecido. Supongo que es por efecto de la lluvia.

Me encanta la naturaleza y estar bien lejos de la mierda de la gente. Me encanta esta tranquilidad, aunque por desgracia cada vez son menos solitarios, porque ahora ya te encuentras gente en todos sitios y a todas horas. Te salen entre matorrales e incluso de noche. Es un desastre esto de la gente.

Un prado con verdes de tonalidades muy diferentes fue el escenario para hacer este hogtied algo duro. Es una posición sensual, es muy fácil de hacer, es rápida, transmite de una forma muy visual el erotismo de la indefensión atada y la inmovilidad, no requiere tener muchas cuerdas, y es muy efectiva.

El por qué excitan las mordazas. Estos días he podido comprobar que la gente tiene curiosidad por las mordazas. Muchas personas han coincidido en preguntar qué sentido tiene la mordaza en el juego sexual. Preguntan por qué excita usar la mordaza. Yo sabía que esta duda existía, pero veo que es una pregunta muy habitual.

Hay varios razones por las que la gente usa las mordazas, y os la voy a responder largo y extenso.

En primer lugar, en la sociedad siempre ha existido el error de que la excitación es ver a la gente desnuday follando. Es un concepto equivocado producto de la incultura y la censura de la propia sociedad. Sin embargo, muy pocas veces nos hablan del sonido, de los audios, y un ejemplo muy fácil para entender la importancia del audio como estímulo para la excitación es el porno. La gente mira porno, y cuando miramos porno lo hacemos con el audio de la película. ¿Qué ocurre si miramos una peli porno sin audio? Podeís comprobar que no es tan excitante. Queremos escuchar los jadeos, los gemidos, al ver porno.

Hay un experimento que puede probar cualquier persona en su casa. Mira una película porno sin audio. Es decir, quita el audio del ordenador o del televisor. Después, repite el experimentar, usando la misma película, pero en esta ocasión a la inversa. Cierra los ojos, tapa la pantalla, o simplemente colócate de espaldas para no ver la película porno. No mires la película porno. Pón sólo el audio. Muy probablemente, produce mayor excitación que mirar la película sin volumen.

Con las mordazas ocurre el mismo fenómeno. Una persona amordazada emite unos gemidos muy característicos, típicos de una persona amordazada. Son aquellos gemidos tipo mmmppffff ó ffffiffiiiii que habréis visto escritos en miles y miles de relatos eróticos. Ese sonido excita a mucha gente. Les encanta. Es el audio de su película porno. Les excita ese gemido. Es como una música erótica, y aquí entro en la reflexión curiosa de que una persona amordazada no excita sin ese murmuro, o al menos no es tan excitante. Sí, esto también ocurre. La mayor excitante de usar las mordazas es cuando la persona murmura amordazada.

Otro punto a destacar por el cual excita las mordazas es que aumenta la sensación de indefensión. El bondage, como he dicho muchas veces, es la fantasía de atar y ser atadas o atados. Esto no es sado. La clave del juego no es la sumisión, no es la humillación, no es la dominación. Es la indefensión y similares, el poder jugar con el placer de la otra persona sin que pueda evitarlo, y a la inversa es el dejarse hacer sin poder evitar la excitación. La mordaza aumenta esa sensación de indefensión. La hace mayor y más intensa, porque no puede hablar ni gritar.

La tercera razón por la cual excita podría decirse que es como un objeto fetiche. Hay gente que se excita mirando zapatos de tacón de aguja. Los zapatos de tacón alto, la lencería sexy femenina, o las medias, son objetos fetichistas muy habituales que son el centro de la excitación, o de seducción, de millones de personas. La mordaza podría tener su consideración fetichista, en aquel tipo de personas que les gusta ver las personas amordazadas, porque su estética también es importante, sí, es cierto.

Esta importancia estética de las mordazas la podéis comprobar en sus diseños. Hay mordazas de todo tipo, ring gags, ball gags, penis gags, harness gags, y muchas más. Hay mordazas de color rojo, de color negro, azules, con correas también de distintas colores, y de centenares de formas. Es la parte estética, muy cuidada también desde la producción comercial.

Una cuarta razón a mencionar es que las mordazas suelen ser un juguete erótico que gusta a las dos partes cuando se usan. Le gusta a la persona que amordaza, y le gusta a la persona amordazada, porque en caso contrario no se usan. Aumenta la excitación en ambos/as participantes, si se usan correctamente porque les gusta a los dos, mútuo y consentido.

Estas tres son la gran mayoría de causas que provocan la excitación, el placer, el gozo y el uso de las mordazas, aunque lógicamente en sexo cada persona tiene sus propias fantasías, y puede haber gente que diría alguna otra razón, suya, propia y personal. El mundo de las fantasías es muy amplio, y por la hipocresía de la sociedad podemos decir que es incluso desconocido.

Sin embargo, siempre hemos de ser muy serios cuando hablamos de mordazas, y también hay que advertir que este juego puede ser peligroso. Hay mucho puto subnormal que tiene el cerebro en el era de los trogloditas, y hay que ir con mucho cuidado. Siempre hay subnormales. Sí, existen, y muchos, hay un montón.

Por lo tanto, hay algunas recomendaciones que se deben de seguir, y os las explico de una forma resumida pero muy claro y directo, tal como hablo yo, para no extenderme mucho en el texto.

En primer lugar, hay personas que no soportan las mordazas. Les puede dar naúseas, arcadas, pueden sentir espasmos en el cuello y que se les cierra el cuello, o les puede dificultar respirar. Las mordazas que van dentro de la boca, como el ballgag, el ringgag, el penisgag y otras, pueden provocar babeo intenso, puedes sentir el cuello oprimido o cerrado, y puedes sentir dolor en la mandíbula. Hay gente que dice calambres. En estos casos, no usar nunca estas mordazas. Es nuestra constitución física. Hay gente que tiene la boca más pequeña o que puede abrir mucho o poco la boca. Todo esto influye por naturaleza y no se puede entrenar. Busca una mordaza que se ajuste a los gustos mutuos de ambos/as. Hay otras mordazas que no son dentro de la boca, como la cinta de precintar, por poner un ejemplo.

El segundo riesgo a destacar es que la mordaza dificulta la comunicación. Aquí hay un riesgo especial. Una persona sin experiencia existe el peligro de que no sabe diferenciar entre los gemidos de encontrarse mal o de estar excitada en una persona amordazada. Pueden confundirse. Puede pensar que la persona está excitada, y en realidad se encuentra mal. Es imprescindible hablar. Se puede preguntar mientras estás follando si le gusta. Sólo eso ya sirve. La persona amordazada emitirá un "ffffiiiii" si se encuentra bien, y hará un "mm mm" en dos partes si se encuentra mal. Para inmediatamente en ese caso, y quita la mordaza. Al instante. Recuerda que con una persona amordazada las palabras de seguridad no son válidas, porque no son suficientemente seguras.

No hagáis nunca jamás nada obligado o forzado. No se puede obligar a nadie a usar mordazas. Las mordazas se tienen que hablar antes del juego sexual. ¡Hablar mucho! ¡Bien claro! ¡Que no quede ni una duda! Este juguete no se usa sin antes hablar. No se puede jamás obligar a nadie a usar un juguete sexual que no quiere probarlo. No es no, y el idiota que no lo entienda que le den por el culo y se masturbe solo en su casa.

No uséis nunca las mordazas si estáis borrachos/as, drogados/as o cualquier otra circunstancia que altere vuestras facultades mentales y físicas, o que distorsione la realidad, incluso productos alucinógenos o bebidas energéticas. El uso de cualquiera de estas sustancias puede provocar un error o accidente trágico o mortal. El vicio os lo dejáis para después, cuando ya no usáis la mordaza.

Las mordazas se usa muy poco tiempo al principio, y se puede ir incrementando a medida que tenéis experiencia, práctica, madurez y sentido común. Es como todo en la vida. Todo es peligroso si la gente es inconsciente, subnormal o imprudente. Se supone que somos el animal con el mayor sentido común del planeta, aunque muchas veces no lo parece.

Repito, por último y por terminar, que es imprescindible hablar entre vosotros al detalle antes de usar la mordaza. Hablar de los gestos, del tiempo, de las sensaciones, de las pautas de seguridad, de qué tipo de mordaza usar, de experimentar primero con la mordaza, de usar la mordaza floja las primeras veces, que sea muy fácil de quitar, hablar del sentido común, demostrarlo, y que quede bien claro que en el sexo manda el cerebro. Úsalo. La polla no es el cerebro. La polla sólo obedece. El cerebro está arriba, en la cabeza, y no hace falta estudiar anatomía para saberlo.

Outdoor bondage atada en la granja. Hemos publicado una nueva sesión outdoor bondage atada en la granja.

Esta vez fue con la modelo atada en una de estas estructuras de hierros que parecen creadas para fantasías, aunque por tienen tienen otro uso real muy distinto. La modelo estaba tumbada boca arriba, vestida con un top y short militar, amordazada y atada por todos sitios. Los hierros permiten pasar y afianzar firmes las cuerdas de una forma muy fácil y segura. Esta atada con las piernas abiertas, atada a las barras laterales desde los tobillos hasta los muslos, sin poder abrir ni cerrar ni mover nada las piernas por la tensión exacta de las cuerdas y la dureza inquebrantable de los hierros.

Los brazos los tiene atados en alto, como abiertos en cruz, desde los hombros hasta las muñecas. Otras cuerdas van de un lado a otro, por encima de su cuerpo apresado contra esa estructura de hierro, con las ataduras ayudadas en ser mejores en los hierros que se unen por dentro, y que están debajo de su espalda. Esta perfectamente atada.

Atada en esta estructura de madera para outdoor bondage. En estas estructuras se pueden hacer grandes ideas de bondage, pero el problema es que son zonas de juego públicas, y siempre está lleno de gente de enero hasta diciembre.

Además, delante hay casas, un restaurante con terraza, un camino por el que pasan ciclistas, gente corriendo, perros, y mil historias, por lo que es muy difícil poder hacer una sesión espectacular.

De todos modos, el riesgo más incómodo es que venga gente con los móviles de mierda a hacer la puta foto de turno sin permiso. La gente no tiene educación, y esta situación sería muy molestosa. No se puede ir regalando estas fotos a gente que luego lo sube a su facebook o a su instagram. Eso es una falta de respeto, pero les da igual. La gente hace lo que le sale de los huevos, y esto hunde este maravilloso arte que es la fotografía.

Hemos vuelto una segunda vez a este edificio abandonado. Volvimos un segundo día a hacer fotos en este edificio abandonado, y cuando llegamos vimos otra zona del suelo que se había derrumbado durante esas semanas.

En ocasiones se derrumban por el deterioro y el mal estado del edificio, pero a veces estos derrumbes son intencionados, por imbéciles con menos cerebro que un mosquito o también por intereses de la especulación inmobiliario, que quieren edificar, comprarlo a más bajo precio, conseguir su declaración de ruina por parte de la Administración pública competente, o la recualificación del terreno.

Esto es así. Esto son sólo algunos de los intereses de la gente, que es otra razón a sumar por la que me da asco la gente, y por eso siempre hay que ir lo mejor preparados y equipados cuando se quiere entrar en estos sitios. Nunca sabes que te vas a encontrar.

Atada en un escenario con vacas. Thyffany y yo hemos querido hacer más sesiones en un escenario con animales. Tenemos miles de posibilidades por razones personales, y esta vez hemos hecho una galería en la que se ve vacas en el escenario.

Cada animal es diferente en su comportamiento, en su fuerza, en su instinto, y por lo tanto hay que variar los detalles de seguridad según sea cada especie animal. En el caso de las vacas, aquí no se puede dejar morder el pelo, tal como hicimos con los terneros, porque las vacas empujan muy fuerte y arrastran, y podrían tirar a la modelo al suelo.

Otro detalle importante es no tocar bajo ningún concepto el fino alambre que podéis apreciar en las fotos. Delimita el espacio donde descansan las vacas, donde cagan, donde mean, pero este alambre esta electrificado. Está conectado a la corriente alterna, y sus descargas eléctricas son fuertes. Las vacas lo saben y no tocan el alambre, lo cual demuestra que a veces el ser humano es más tonto que las vacas. Yo lo pienso seguro y convencido desde mi infancia.

Adornarse con cuerdas en plan "Árbol Navidad" no es bondage. En las fechas actuales la gente está muy obsesionada con las redes sociales, buscando siempre tener más seguidores, y más y más, y hacen todo tipo de tonterías para subir sus números de seguidores y seguidoras. Hay gente que paga para tener muchos seguidores. Hay perfiles falsos que son para llenar números. ¡Y podría continuar!.

Hay gente que se apunta a las modas que se hacen, y que arriesgan hasta unos límites que me hacen dudar de la inteligencia del ser humano. Hay casos mundialmente famosos, como este ejemplo de la gente que sube a las alturas y se coloca al borde mismo del precipicio, en el último centímetro, para hacerse la selfie para sus seguidores. Lo conoce todo el mundo, y hay gente que se ha matado así.

Me parece triste y lamentable. Las redes sociales son empresas con afán de lucro cuyo objetivo, tal como se conoce en economía, es el conjunto de datos. Es obtener el máximo de datos posibles, que luego están a disposición de las empresas databrokers, dedicadas a realizar estudios de todo tipo, marketing, político, social, y otras actividades. La gente regala sus datos a estas empresas, humilla su intimidad y la de los demás, da información que es privada y personal y que jamás va a desaparecer porque ya la están tratando y gestionando, y todo por tener seguidores.

El daño que se ha hecho es ya irreparable. No es consciente la gente de lo que ha hecho. Esto no es gratis. La gente ha dado uno de los mayores valores económicos que existen en la actualidad, que son los datos. Ha dicho dónde vive, lo que come, con quién vive, dónde estudia, qué piensa, qué hace, qué le gusta, con quién va, dónde ha estado, cuándo ha estado, y etc etc etc. ¡A millones y millones al día! La pregunta es muy clara a la gente: ¿qué puta mierda estáis haciendo? ¿Sabéis que coño estáis haciendo? ¿De verdad creéis que eso se borra?

Lógicamente, el bondage y el shibari tenía que estar entre estos millones de historias. Hay chicas que quieren ir de modelos alternativas, que se ponen los pelos de mil tipos de colores, o que se ponen tatuajes hasta en el culo, o se rapan y se ponen una cresta pequeñita, o que también dicen que hacen bondage, para ganar seguidores y en muchos casos crecer su ego y su vanidad.

Son chicas que quedan con alguien que les pone cuatro cuerdas por el cuerpo y los brazos, le da cuatro vueltas al cuerpo con las cuerdas, las cruza diciendo algo japonés que queda bonito, y ya tienes hecho tu "Arbolito Navidad". ¡Les falta las luces! Pero que nadie haga el idiota y les ponga luces, a ver si las va a electrocutar, que subnormales hay muchos, y muchas.

Eso es una chica que posa de arbolito Navidad. Son chicas que sólo posan con las cuerdas que le rodean el cuerpo o los brazos, que les dicen palabras en japonés porque así queda muy moderno, con una ataduras que no son reales de verdad, las muñecas no están atadas, le dan vueltas a la cuerda por donde sobra, no usan mordazas, pero ya tienen la foto ridícula para decir que han hecho shibari. ¡No, no, no! Eso no es bondage. Eso es adorno de Navidad.

Además, también hay chicas que se tapan la cara con algún gesto para que no se les vea la cara, o se tapan las tetas, porque dicen que así queda artística. Wow… ¡Artística que te cagas! Hablando claro, ¡vaya puta mierda de foto! Taparse la cara es que se da vergüenza ella misma de lo que hace, pero entonces que no lo haga. ¡Que no pose esta chica! ¡No hacen falta! Hay decenas de miles de chicas fuera de España que han hecho bondage enseñando la cara, sin problemas. Nadie es imprescindible. El escenario nunca está vacío, con tatuajes o sin tatuajes ni colores.

Lo de taparse las tetas para hacerlo artístico es otra estupidez descomunal. Estamos en el siglo XXI por si no os habéis enterado. Las tetas, como el culo, la polla, la espalda o el brazo, es una parte natural del cuerpo. La vergüenza es fruto de los tabúes y de los prejuicios, pero además a estas alturas de la humanidad hemos visto millones de tetas y culos y pollas y hasta mocos. Te puede gustar o te puede joder, pero es la verdad.

Posar en fotos como un Árbol Navidad no es bondage. Eso es ponerse cuerdas en el cuerpo. Nada más. Es como ponerse la goma de pelo en la muñeca. Estas chicas no son modelos bondage, y no saben qué es bondage.

Yo a estas chicas les llamo el arbolito Navidad. No tienen nivel para modelo bondage. Una vez conocí una chica que vio mis fotos. Tenía muchos tatuajes la chica. Llevaba cresta punki en plan chica alternativa dura. Tenía un montón de piercings por la cara, la nariz, la boca. Ella decía que hacia shibari. Pero de repente se encuentra conmigo, y me dice que mis fotos son muy duras y muy salvajes con la chica amordazada. ¡Increíble! Le daba miedo la mordaza. Eso decía. Pero hay modelos que no les gusta, lo sé, y yo no lo uso con estas chicas. No es obligatorio. Por lo tanto, el miedo de verdad que tenía esta chica eran las cuerdas, que mis ataduras son reales, que esto sí es bondage. Esa chica no era modelo. Era sólo otro arbolito Navidad.

Yo no trabajo con este tipo de chicas, y me importa una mierda el número de seguidores que tengan, el color de su pelo, sus tatuajes, o si es una hija rica de papas ricos. Soy fotoperiodista internacional con nombres de la primera línea mundial con prestigio y mucha fama, y soy de combate. Alguien ya sabe qué significa esto.

El bondage es gente atada de verdad, y la gente tiene muy claro que esto es una práctica sexual que se puede usar para hacer fotos, y que quedan muy bonitas, pero es sexual, arte pero sexual. Son ataduras. Esto significa que las modelos están realmente atadas, y se ve en la foto. Las cuerdas aprietan. Tienen que estar tensas. Las manos están atadas, los brazos están atados, y el cuerpo, y los tobillos, y los muslos, y los gemelos, y hasta los dedos y el cabello también se ata. Esto sí es bondage.

Las personas que nos gusta el bondage sabemos que se vive con emoción, con pasión, con intensidad, y siempre con el máximo respeto, total confianza, madurez, profesionalidad y el sentido común a nivel de perfección.

Hay que saber elegir, sí, es cierto. Elegir a la persona equivocada puede ser causa de tener accidentes o malas experiencias, y la gente hoy en día está perdiendo la capacidad de saber elegir. Se pasa demasiado tiempo en las redes sociales y hablan muy poco por teléfono o en vida real, y ya no saben elegir.

El bondage es complicado, y siempre hay que adaptarse al nivel de la modelo. Hay posiciones atadas que son cómodas y fáciles de llevar. Hay posiciones que son muy duras, dolorosas, incómodas, que es mérito completo de las modelos que ponen su voluntad, su actitud y su entusiasmo, en esforzarse y aguantar. Hay bondage muy trabajados, que podamos tardar media hora en atar a la modelo y quince minutos en desatar, porque desatarla siempre es más fácil.

Esto sí es bondage. Es la práctica sexual de atar y ser atada, o atado, que también es para chicos. Es mejor con mucha cuerda, y el nivel duro demuestra si vale la modelo. Pero dar vueltas con las cuerdas al cuerpo y a los brazos no es bondage y no es shibari. Eso es adornar el árbol de Navidad.

Black Princess atada sobre un tablón de madera. Busqué una idea distinta para la segunda sesión con Black Princess en bondage. Vi este tablón de madera, y me pareció muy útil para mis apartados de Pole Bondage, que son las modelos atadas en postes, columnas, tablas y similares.

El tablón tenía que estar separado del suelo, porque así podíamos pasar las cuerdas por debajo, y para conseguirlo colocamos algunas piedras debajo de la madera, separando el tablón del sueo un palmo más o menos.

Después, Black Princess se tumbó encima, y fue ir pasando cuerdas, por tobillos, por gemelos, por rodillas, muslos, cintura, el pecho, los pies, los brazos, las manos e incluso le hicimos un pequeño bondage en los dedos de los pies, con los dedos gordos atados juntos.

Espectacular suspensión atada boca abajo desde un tractor. Esta es una suspensión espectacular, usando estos tractores que suben pesos enormes y se mueven con mucha facilidad por dentro de campos y caminos rurales.

Thyffany estaba increíblemente cómoda, y nos ha comentado que es muy divertido la sensación de cómo va subiendo el tractor. Se sube la pala del tractor con suavidad, lenta y con calma. Son tractores muy fuertes, pero muy suaves también, y están perfectamente preparados para trabajar con mucha delicadeza.

La suspensión fue atada abajo. Thyffany tenía las manos atadas a la espalda, amordazada, los pies atados juntos, con una cuerda firme que mantenía sus piernas atadas a uno de los cuernos, y fue poner el motor en marcha y subir. ¡Maravillosamente fácil!.

Suspensión bondage en un remolque. Nos encanta hacer las sesiones con mucha variedad de escenarios, y esta vez quise hacer las fotos con una suspensión en este remolque.

Quise hacer algo sencillo y rápido, simplemente para crear una suspensión en un lugar distinto. Me subí al camión, pasé las cuerdas entre las rejas de una de sus puertas laterales, y busqué una suspensión que no fuera muy complicada, algo arqueada, con los pies más levantados que el cuerpo, para ver qué tal salía estética.

Era un día tranquilo, de entrenamiento, y nos encanta al terminar las sesiones en estos rincones tranquilos quedarnos descansando en medio de ese paisaje y sus vistas, lejos del estrés aburrido de la ciudad y la tontería estúpida de la gente.

Entrevista con Boris Mosafir , shibari y bondage en Rusia. Boris Mosafir es uno de los nombres grandes e importantes del bondage y shibari en Rusia, reconocido y famoso internacional con su presencia en la mayoría de los grandes eventos de bondage mundiales.

Es el organizador y el director del festival de shibari RopeFest, y da cursos y talleres desde hace años, además de otras actividades relacionadas con el shibari.

Boris Mosafir nos enseña muchos aspectos del bondage y shibari en Rusia, nos habla de él, nos habla de shibari, de sus viajes, y más detalles que hacen muy interesante su entrevista. La entrevista original fue hecha en ruso, y nosotros os ponemos la traducción al español.

Talleres ilegales y peligrosos de shibari y bondage en España. Muchas personas que me conocéis sabéis que soy fotoperiodista para grandes medios de comunicación. Conozco a centenares de famosos periodistas, tengo relación con ellos porque compartimos muchas horas de espacio juntos en coberturas, y por la relación con mi oficio sé que el tema de los talleres y cursos shibari y bondage ha estado sobre las mesas de redacciones en áreas informativas periodísticas, enfocados desde sus posibles peligros e irregularidades.

Como periodistas, hasta día de hoy no se ha dado luz pública a través de medios televisivos, pero sí hay una parte documentada con recursos y cápsulas, para cuando tengan percha. Incluso sé puede haber planteado infiltrar periodistas en alguno de estos cursos.

Yo estoy en ambos campos al máximo nivel, en periodismo y en shibari y bondage, y hoy os voy a explicar el peligro, las irregularidades, las historias ocultas y los problemas, de estos talleres y cursos, a base de responder las preguntas clásicas de toda duda que genera la ignorancia y el desconocimiento.

Comenzamos, y os resalto cada punto en negrita, para una mejor lectura.

"Peligrosos cursos y talleres bondage y shibari"

Hoy un día, con el auge de las redes sociales, todo el mundo quiere hacer su taller, y anuncia sus talleres. Son, teóricamente, cursos y talleres donde la gente aprende qué es bondage y shibari, con una explicación teórica y otra práctica, donde ves a una chica atada, o donde se ata a la gente que asiste al curso.

"Bondage y shibari no es un título con formación y enseñanza oficial"

El bondage y el shibari no es un título con formación y enseñanza. Esto NO es un estudio homologado, y NO es una enseñanza reglada. Aquí, en España, las competencias en materia de educación son tanto de las Comunidades Autónomas como, en según qué parte, del Estado. Dentro de la enseñanza, se incluye la educación sexual, y los cursos de educación sexual deben de hacerlo sexólogos/as graduados, inscritos como Colegiados en sus respectivas titulaciones.

En la fecha que escribo este artículo, la forma de ser sexólogo profesional es cursar un máster, que debe de ser un máster profesionalizante o habilitante, o un posgrado, y van dirigidos principalmente a personas graduadas en Psicología, Medicina, Trabajo Social, Educación Social o Ciencias de la Educación.

Esto sería en líneas generales. Hay excepciones, pero la formación en Sexología en nuestro país es una formación posgrado, que se hace a través de Másteres Universitarios, porque está considerada una área de especialidad, y cada graduado/a se acerca por diferentes razones. Los psicólogos/as la estudian por las razones psicológicas de la sexualidad, los médicos por la conducta física, o los pedagogos y los educadores por la educación sexual, por poner diferentes ejemplos.

Hay máster en salud sexual y sexología clínica, másters en terapia sexual y de pareja, másters en educación sexual, y alguno que otro máster que quizá ahora no recuerdo, hablando de memoria.

Ejercer la enseñanza sin titulación puede ser presunto delito de intrusismo profesional, penado por las leyes españolas, sobre todo cuando hay afán de lucro.

En España no hay otra formación profesional, y por lo tanto no puede haber enseñanza profesional, y mucho menos lucrativo. Acudir a estos cursos y dejarse atar es como pedirle al fontanero de tu barrio que te revise las tuercas del motor del coche, y te expliqué qué son los caballos del coche. En ambos casos, es una temeridad.

Los/as sexólogos/as sí imparten talleres y cursos profesionales de BDSM y bondage. Son cursos teóricos, pueden ser demostrativos, educativos, pero no te van a atar. Es lo correcto en un curso y taller bondage.

"No dejarse atar en estos cursos clandestinos"

No tienes que dejarte atar en estos cursos. No. Lo repito, NO, y en mayúsculas para que quede claro. No son profesionales, y no están formados para la enseñanza. No tienen homologaciones. No tienen titulaciones.

Tampoco tienes que dejarte tocar. Hay personas que, con esta excusa, tocan los pechos, se abrazan a la modelo, la acarician, le dan masajes, o le besan, con la excusa de transmitir energía o el tantra y mil excusas. Eso NO se puede permitir. Eso NO se hace jamás. Podría ser considerado un presunto delito sexual, quizá en la categoría de abuso porque no hay consentimiento previo, penado por las leyes españolas.

"El negocio lucrativo de estos cursos"

Estos cursos, excepto sexólogos/as titulados, mueven economía sumergida, dinero negro, no declarado, porque no son profesionales reales, y no pagan impuestos por su actividad. Ellos cobran, y además cuotas muy altas, pero no tendrías que pagar.

Os explicaré un detalle que es una mezcla de penoso, vergonzoso y presuntamente delictivo. Algunas de estas personas usan chicas para sus exhibiciones. Estas chicas posan gratis porque les gusta, pero ellos a cambio cobran precios de 50 euros o 100 euros o más, a las personas que asisten. ¡Que listos! ¡Negocio perfecto! No pagan impuestos, no lo declaran, no pagan a la modelo, y el beneficio es 100%. Dependiendo de la cantidad, podrían entrar dentro de los delitos económicos y de interés para Hacienda.

Además, la chica trabaja gratis para alguien que gana dinero con esa actividad. Es para estudiar si aquí hay otro presunto delito, en este caso laboral.

Sólo son gente que usa esta excusa de cuerda para atar a chicas, en ocasiones con dudosas intenciones. La gran mayoría son muy buenos en la conversación porque hace muchos años que repiten una y otra vez el mismo discurso entrenado. Son como los comerciales de la televisión o esos que preguntan todo tipo de historias, pero no os tenéis que dejar engañar.

"Diferencias entre un profesional real y un charlatán"

Hay dos puntos inequívocos para ver claramente estas diferencias. En primer lugar, un profesional de la sexología tiene titulación, porque son Graduados en sus titulaciones universitarias, y como tal tiene su número de Colegiado. La promoción del taller debe de ir acompañado de un número de Colegiado. Es como ir al dentista. ¡Idéntico! Son Colegiados titulados. Los números de Colegiados se pueden consultar en su Colegio oficial, en el término que se emplea en España.

El segundo punto es que un profesional debe de cumplir con sus obligaciones fiscales. Cobran por su actividad, pero también pagan sus impuestos, su declaración de la renta, etc. Esto les ocurre a los sexólogos/as.

"La despreciable parte práctica de estos cursos"

Esta es la parte indignante y de despreciable ética. Muchas personas aprovechan estos cursos para atar a las personas, y poner las manos donde NO se puede tocar, por respeto, por educación, y por mil razones más. Hay historias asquerosas y repugnantes. Hay atadores que se abrazan a las chicas, que las besan, y se inventan ese discurso de mierda de que se transmite el sentimiento, la energía del cuerpo, y hablan de los conceptos de moda tántricos y de yoga y estupideces por el estilo. ¡Vergonzoso! Hay que recordar que son PERSONAS que asisten a un curso, y NO SE TOCAN bajo ningún concepto.

Yo hace muchos años que me dedico al bondage. Me gusta desde pequeño, y desde mi juventud ya quería tener cuerdas. ¡Hace más de 20 años! Yo he atado en sesiones bondage a muchas chicas, y NO hay que tocar las tetas ni el coño de la chica. No hay que tocarlo NUNCA, y no hace falta. Estos asquerosos me repugnan, y deberían de ser denunciados. Me importa una puta mierda si les jode lo que digo. Mi vida es de combate desde que nací, y es lo único que se hacer. Cada enemigo te hace más fuerte, más rápido, más estratega, más astuto, más paciente, y así es mi historia. No soy poeta, lo sé. Soy muy agresivo, pero es mi forma de ser. Si alguien busca poetas, que se vaya a un club de poesía.

"Accidentes en cursos y talleres bondage y shibari"

Hay accidentes, por supuesto que sí. Puede haber accidentes en estos cursos. He escuchado muchas historias, pero sólo debes de usar el sentido común. No son sexólogos/as. He escuchado muchas historias, y por desgracia algunas historias estoy convencido personalmente de que son ciertas.

Sólo son personas que, en su mayoría, tienen un ego y una vanidad enorme, y esta actitud son parte de los ingredientes para tener accidentes. Se preocupan de ellos, de hacerlo bien, de quedar genial. Su lenguaje es "yo, yo y yo", y esa norma acaba en accidentes tarde o temprano. Puede haber accidentes físicos, como lesiones, roturas, esguinces, abrasiones u otros.

Puede haber traumas mentales, provocados por la mala experiencia, por si te han tocado la vagina o el pecho, te han hecho una foto vulnerando tu intimidad, etc. También puede haber enseñanza teórica equivocada, porque vuelvo a decir que no son personas tituladas ni formadas.

De todos modos, yo no me apiado de la gente que sufre accidentes en estos cursos. Ya se ve usando el sentido común. No hay que ser un prodigio de la inteligencia.

Aún así, si te han tocado las tetas en estos cursos, te han besado, te has sentido vejada, te han fotografiado sin premiso, o te han provocado alguna lesión y tienes el parte de lesiones médicos, y todo lo han hecho sin permiso y sin ser consentido, deberías de presentar denuncia en las Comisarías de Policía inmediatamente. Puede haber presuntamente algún delito sexual, como el de abuso, y otros delitos, como el de intrusismo laboral, por citar dos casos que me vienen a la cabeza.

"Las recomendaciones interesadas de la gente"

Estos negocios son de poca gente. No tienen afluencia de público, y se retroalimentan entre ellos. Hay clubs que te dirán que tienes que ir al curso de tal persona, y esta persona dirá que puedes conocer gente de bondage y shibari si vas a tal club. También te dirán que pruebes los cursos de otra persona, o que eres preciosa y te dejes fotografiar por tal o cual fotógrafos, que es su amigo y forma parte del grupo y del club. La estrategia que usan es no estar todos en el mismo sitio, sino que deben repartirse. Se alimentan entre ellos mismos, porque en el fondo sólo son un grupo, con un negocio lucrativo económicamente.

Después cuentan con sus chicas cebos, que les hacen fotos gratis para sus redes sociales, ellas las publican, ganan seguidores y fama, y recomienda sus cursos, sus clubs o determinados fotógrafos que, en verdad, no lo son. Simplemente, es una persona que se ha comprado su cámara de fotos. Ante la duda, pedirle sus autónomos.

Al mismo tiempo, también te dirán que no vayas a tal sitio, o que vayas en cuidado con tal o tales personas, y os darán discursos repletos de injurias, calumnias y difamaciones. Es otra forma de seguir manteniendo su retroalimentación.

"Diferencias entre un workshop, un taller y un curso"

Dicho de una forma coloquial, es decir mil nombres para ir al mismo sitio, porque en el fondo estas personas se refieren a lo mismo.

"Valorando la legalidad de estos talleres si fueran profesionales"

En base a la legislación española, debería de haber varios requisitos para ser plenamente legal, sin excusas baratas. Entre éstas, cito:

- debería de haber la opción de devolución del dinero en caso de no quedar satisfechos;

- debería de haber una hoja de reclamaciones, dado una vez habéis pagado sois clientes de un servicio profesional, y podéis solicitar la hoja de reclamaciones si no estáis satisfechos/as;

- el curso, taller, etc, al ser una enseñanza, debería de estar impartido por un persona Graduada y titulada, en este caso sexólogo/a, y su número de Colegiado debería de verse claro y nítido. Las personas pueden realizar las consultas pertinentes con el número de Colegiado en el Colegio donde están inscritos, desde que ya han conseguido su Graduado y/o titulación universitaria;

- las modelos que participan son trabajadoras en estos casos, deben de tener contrato, y ser remuneradas, porque en caso contrario puede haber un presunto delito laboral;

- las personas participantes no tienen por qué ser atadas. Es como cuando os dan un curso de educación sexual. Para enseñar a colocar un condón se usa un dildo, pero no se usa la polla de un tío que está entre el público. Es lo mismo;

- debería de haber unas medidas de seguridad médicas, como personal médico cualificado en el lugar, en el caso de las suspensiones, por el riesgo que entrañan de graves lesiones.

Un curso legal debe de cumplir con estos principios legales, pero la gente dice que se puede hacer porque las leyes no dicen nada de estos cursos. Es su apreciación, que yo no comparto. También es la típica excusa barata de este país, pero imaginar que alguien pide hoja de reclamaciones y no tiene, o que pide la devolución del dinero y se niegan. Sería interesante ver qué pasa.

"Yo nunca he ido a esta mierda de cursos, y Thyffany tampoco"

Yo NO he ido nunca a estos cursos, y no iré jamás. Yo NUNCA he recomendado a la gente que vaya a estos cursos. Yo NO recomiendo a la gente que vaya a cursos de gente que no son profesionales titulados. NUNCA voy a ir a estos cursos.

Sólo debéis ir a los cursos oficiales impartidos por sexólogos/as titulados.

"Cómo aprender bondage sin ir a estos talleres"

Sé que la gente está en la imbecilidad moderna de Facebook y las redes sociales y whatsapp y todo eso, pero hay una comunicación mucho mejor. Es hablar. Habla con tu pareja. La comunicación es vital e imprescindible. Explicar los dos, claro y detallado, vuestras preocupaciones, deseos, fantasías, inquietudes, etc. Comprar un par de cuerdas si queréis probar, y experimentar. Primero las manos a la espalda, y ya está. Es suficiente la primera vez, y comunicar, si aprieta, si duele, si te gusta o no, etc. Hacer menos redes sociales, y más vida real. El tiempo que estás conectado a las redes sociales es tiempo que no estás follando.

Si tu pareja se asusta, entonces te ha servido para conocer que tu pareja tiene una mentalidad retrógrada, primitiva, con prejuicios, con tabúes, y con miedos. Te ha servido para conocer mejor a tu pareja. ¡¡¡Uff... La que te espera en el futuro!!! y lo digo con ironía, por si no lo has pillado.

La paciencia, el sentido común, la conversación, la confianza, el respeto, el afán de superación, la autocrítica, el ir paso a paso, son ingredientes imprescindibles para aprender con tu pareja. Si no tienes estos ingredientes juntos, evalúa entonces si tenéis algún problema, o no.

"Cursos oficiales impartidos por sexólogos y sexólogas"

Lo he dicho antes. Siempre asiste a cursos profesionales, impartidos por sexólogos/as titulados, y profesionales Graduados. Pide que te lo demuestren, y puedes comprobar si es verdad. Los Colegiados y Colegiadas están obligados a mostrar su número de Colegiados, y se puede acudir al Colegio respectivo para consultar si realmente es verdad. Te informarán también de si está expedientado o sancionado.

Los sexólogos/as también imparten talleres BDSM y bondage, oficiales y legales. Incluso los sexólogos/as ofrecen algo mejor. Están preparados para terapias sexuales, educación sexual, o relaciones de pareja, entre muchas otras situaciones.

Busca con paciencia, porque hay sitios que te pueden engañar, y puede ser peor todavía. No tienes que confiar en un lugar porque ponga simplemente academia o escuela de sexo en el letrero, o sinónimos parecidos. El ser humano tiene una gran capacidad, que es el sentido común, o al menos debería de tenerlo, y usarlo, por supuesto. Usa el sentido común. Pregunta. Habla. Compara. Evalua. Razona. ¡Y menos tonterías de las redes sociales! No somos perfiles en la vida. Somos personas.

"Algún otro detalle"

Hay un apartado de interés informativo periodístico, en el que deberíamos de hablar de periodistas infiltrados en cursos, tomas para recursos, áreas de documentación, y otras historias preparadas para darle percha informativa, pero no terminaría nunca este artículo, así que esta parte la explico más adelante, o la veréis en televisión.

Espero que todo esto texto os sirva para ampliar vuestro conocimiento y así podéis hacer mejores valoraciones.