Hogtied militar atada bondage sobre balas de paja

09 septiembre 2018

Preparamos una segunda sesión bondage con las balas de paja.

Esta vez fue bien montadas, horizontales y verticales, creando una especie de sofá o de cama, asegurados de que estaban muy bien colocadas y firmes. Thyffany se vistió con un sexy conjunto de lencería militar, y se tumbó sobre las balas de paja, con bondage atada en hogtied.

Nos encantó la sesión, y hubiéramos hecho muchas más sesiones, pero tampoco queremos llenar demasiado la website de fotos de balas de paja. La variedad es entretenimiento y es espectáculo. Hay que ir variando escenarios.

Atada entre una plantación de olivos y cañas

02 septiembre 2018

Encontramos este rincón donde el escenario nos ofrecía dos contrastes muy diferenciados, a la derecha olivos y a la izquierda estas cañas típicas de muchas zonas de Cataluña, frente a frente.

Quedaba un espacio neutral entre ambos, y fue en este espacio donde decidimos colocar a Thyffany atada en un bondage de mucha cuerda, llenando sus piernas por tobillos, gemelos, rodillas, muslos y cadera, y subiendo más arriba las cuerdas, hasta por encima de los hombros.

En medio de todas esas tonalidades verdes, usamos cuerdas rojas y una vestimenta blanca.

Atada en el centro entre dos hierros

30 agosto 2018

Nos encontramos en la montaña con esta instalación. Hay muchas de este tipo, y casi siempre suelen tener relación con cañerías, pozos o conductos de agua que trascurren por debajo del suelo.

Aquí son sólo cuatro elementos entre zarzales donde había unas arañas grandes con cuerpo de avispa, a rayas horizontales amarillas y negras.

Hicimos las fotos con la modelo colocada entre los dos hierros. Hicimos sus brazos atados a la espalda, e igual con su cuerpo para a continuación colocar cuerdas en dirección contraria, quedando así Thyffany atada fija en el centro.

Hombres heteros casados que buscan sexo con otros hombres

29 agosto 2018

El sexo manda. El sexo mueve a la humanidad. Se ha dicho toda la vida, y en mi opinión es una gran verdad. El sexo es imprescindible para la mayoría de las personas. Yo he preguntado a muchas personas en mis entrevistas si para ellos o ellas es más importante el sexo o la personalidad de tu pareja, y más de la mitad de las personas responden el sexo.

Las doctrinas religiosas y las culturas que averguenzan el sexo durante todo la historia de la humanidad son las causas principales de los estigmas, los tabues, los miedos y los prejuicios que a día de hoy, en el siglo XXI y terminando la segunda década, que todavía existen a millones. Sin embargo, la realidad innegable es que en todo el mundo se folla. La gente folla en multitud de sitios, y ahora, mientras yo estoy escribiendo este artículo, seguro que hay miles y miles de personas follando. Ocurre también cuando vosotros y vosotras, mis queridos lectores y lectoras, estáis leyendo este artículo, que seguro también habrá gente follando en este momento.

El sexo es una actividad cotidiana, a pesar de que los tabues y prejuicios que nos pretenden inculcar a todas horas. También a todas horas la gente folla, y follan de todas las formas imaginables. Hay gente que folla a cuatro patas, otros en la cama, hay gente que folla atada, hay gente que se azota, y hay gente que son como atletas que follan haciendo el pie o abriéndose de piernas como gimnastas. El porno enseña formas de follar que sólo son para cuatro afortunados/as. ¡Yo a ese nivel no llego!

En mi opinión la gente puede follar como le dé la puta gana, pero también que hay unos límites. El sexo tiene que ser siempre consentido, voluntario, libre y de mutuo acuerdo. Este principio es fundamental, pero yo siempre digo que hay que follar con cerebro. La polla sólo recibe instrucciones, pero no puede mandar. Es el cerebro quien manda, a pleno control. Hay gente que piensa con la polla, y eso es muy peligroso.

Esto es muy habitual en los hombres. En primer lugar, porque son los que tienen la polla, lógico, pero también es una causal hormonal y química de nuestro cuerpo. De todos modos, el ser humano tiene el cerebro para usarlo, aunque mucha gente tiene el cerebro en vaga indefinida. El ser humano tiene uso de la razón, pero mucha gente optar por la sinrazón, y el ser humano también tiene sentido común, pero muchos parece que no lo han tenido nunca en su vida.

El deseo hormonal sexual sin control y desenfrenado provoca determinadas conductas sexuales en los hombres que son peligrosas para ellos mismos, son peligrosas para los demás y es muy difícil encontrar explicación.

Uno de estos comportamientos impulsivos sexuales, que es el objetivo de este artículo, es sexo de los hombres que están casados con un mujer, que tienen hijos y familia, y mantienen sexo a escondidas con otros hombres, pero no son gays. ¡Son heteros! En mis entrevistas de sexo mucha gente me dice que esto es imposible, y dicen que un hombre que tiene sexo con otro hombre es gay o bisexual, pero no puede ser un hombre hetero.

Es un debate muy interesante, y es al mismo tiempo el análisis de una conducta hormonal difícl de explicar, pero un ejemplo muy fácil de entenderlo son los lavabos públicos en muchos lugares de Barcelona, como son las estaciones de tren sobre todo. En estos lavabos hay hombres que van a estos lavabos masculinos para satisfacer sus deseos sexuales, y no son hombres gay. ¡No, no! Quizá habrá sí algún hombre gay, por supuesto que sí, pero muchos de ellos son hombres solteros sin pareja que no follan, que no ligan, que no tienen novia, y que no pagan por ir de putas, porque no quieren, porque no tienen dinero o porque no les gusta. También hay hombres casados, con hijos, hijas o novias, y la gran mayoría son heteros.

Yo no soy médico, pero en mi opinión son hombres incapaces de controlar sus impulsos sexuales. Necesitan contacto sexual con otra persona por alguna fantasía o razón que no pueden controlar. Es un vicio, porque es un comportamiento muy parecido, y son hombres viciosos que se encuentran con otros hombres en los lavabos públicos, se encierran en el lavabo y se masturban juntos, o follan, o se la chupan.

Hay varios tipos de estos personajes. Por un lado, están los asiduos que son bastante agresivos porque han convertido los lavabos en su coto de seducción, como si los lavabos fueran su segunda casa o en su nido de follar, y ya le han perdido el miedo a todo. Se creen que el lavabo es de su propiedad, y les sirve todo tipo de hombres, viejos, altos, gordos, feos, jóvenes o maduros. Les sirve cualquiera de dos patas que tenga polla. Se comportan como la gente cuando está en una discoteca. Quizá no idéntico, pero sí parecido.

Después están los sujetos que han convertido el lavabo en su centro de negocios, y cobran pequeñas cantidades de dinero por follar o chuparla. Son como mafiosos proxenetas, o chaperos. Se citan por su whatsapp, sus páginas de anuncios, sus foros, o lo comentan entre conocidos, o leen mensajes en grupos, y por privado acuerdan su cita. También hay chicos que se anuncian y dicen simplemente que están en tal lavabo a tal hora, y van las hombres a buscarlo. Es un negocio de prostitución masculina para hombres.

Identificar estos sujetos es muy fácil. Están esperando en las puertas de los lavabos de la estación de tren, o se ponen en los meadores de pie, haciendo creer que están meando. Se nota algo raro porque quince minutos después todavía están meando, sin moverse de sitio. A ese ritmo es para deshidratarse y perder tres kilos. Comienzan a mirar al hombre que está a su lado meando, con pequeñas miradas, buscando siempre que se miren los dos a la vez, y te miran mientras estás meando, en plan seductores.

A mí me parece asqueroso. Es muy incómodo estar meando y saber que el imbécil que está a tu lado quiere verte la polla y chuparla. Por eso siempre voy a los lavabos cerrados, pero me acuerdo de un día que estaban follando dos hombres en el lavabo de al lado. ¡Sin reparo y sin disimulo! Los dos tíos están jadeando como si fuera una película porno. ¡No había forma de concentrarse para mear! ¡Me costó casi dos minutos salir el chorro!

Yo lo digo claro y directo. Me parece repugnante. Esta es una de las pocas prácticas sexuales que me repugnan, y os voy a explicar los puntos principales de mi por qué.

Me repugna, en primer lugar, porque esta práctica de los hombres que tienen sexo con otros hombres desconocidos en lavabos públicos se ha convertido en un foco de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Hay chicos que han contraído enfermedades de transmisión sexual. Hay anuncios de hombres que ponen en el texto claramente que tienen el vih, y aún así hay hombres que les escriben y mantienen sexo con ellos. Otros chicos no lo dicen, o quizá no lo saben todavía, pero me parece asquerosa esta actitud irresponsable. Las enfermedades de transmisión sexual no son ninguna medalla.

Me repugna, en segundo lugar, porque si analizamos la historia de esta práctica nos remontamos muchos años, ya en el siglo pasado, cuando ser gay y la homosexualidad estaba penalizado por las leyes de muchos países, y ser gay o lesbiana podía costarte ser repudiado por la sociedad, castigos físicos, torturas, prisión o incluso la pena de muerte. En aquellas épocas, lógicamente la comunidad gay y lesbiana debía de esconder sus relaciones, incluso en su propia familia. Por esta razón algunas comunidades de determinados países comenzaron a encontrarse en lavabos, donde no podían ser vistos.

Sin embargo, hoy en día ha cambiado mucho. La comunidad gay y lesbiana ha conseguido muchos avances por todo el mundo, y aquí, en España, se pueden casar, hay hoteles de público gay, locales, tiendas, bares, ropa, se pueden besar en público, abrazar, y en definitiva, han conseguido la igualdad de derechos, como en muchos otros países. No hay por qué esconderse, y encontrarse en un lavabo para chupársela o pajearse entre dos tíos que no son pareja es puro vicio sexual. Simple y fácil.

Me repugna, en tercer lugar, porque en mi opinión esto es una conducta sexual irrefrenable, sin control, conducidos por las hormonas y la química humana, sin tener el cerebro al mando de las decisiones, y esto es muy peligroso. Muchos de estos hombres están casados. Tienen novias. La infidelidad les puede costar el divorcio, y la pérdida de beneficios, pero pueden contraer enfermedades que después pueden contagiar a otras personas o incluso a su pareja, que está enamorada de él y que no sabe nada de él. Me dan asco.

Hay otro problema, y es que no es una cuestión de los lavabos. Hay hombres que se citan o se encuentran en las playas. En verano es muy fácil pasar desapercibido entre el público, pero están todo el año. Se esconden en playas apartadas. Buscan rincones entre rincones donde cobijarse del frío, porque las rocas paran el viento y crean bolsas de calor, donde pueden estar desnudos y esperar a otros hombres. Es todo el año, desde enero hasta diciembre, y también existe el segundo tipo de depredador en la playa, que está al acecho y vigilando desde fuera de la arena, en el paseo o en carreteras u otros zonas desde las cuales tiene un amplio campo de visión y ven toda la playa.

Otro tercer lugar son zonas boscosas o parajes exteriores cerca de carreteras, porque hay mucha gente que no vive en Barcelona y vive lejos de la playa. Este tercer grupo de sujetos viven en poblaciones cercanas, y aparcan con sus coches junto caminos por los que pasa gente andando, paseando los perros, en bicicleta o haciendo deporte. Este grupo de sujetos son muy peligrosos, porque son zonas solitarias y apartadas de los núcleos urbanos, pero tienen las grandes carreteras cerca, quizá a medio kilómetro, y es fácil escapar o comunicarse. Estos sujetos se masturban mirando la gente, o esperan la llegada de otros hombres con los que se han citado previamente, o conocen el lugar donde están escondidos y se encuentran. Hay depredadores muy peligrosos en este grupo.

En mi opinión personal es horroroso y asqueroso, y yo tendría mi solución, pero no puedo decirla. Se podría eliminar los problemas en dos segundos. ¡Exactos! ¡Ni más ni menos! De todos modos, no entiendo de leyes, pero creo que no se puede aplicar mi decisión para toda esta mierda. Las personas que me conocen ya saben cuál sería mi solución. Ya saben que soy persona de poesía, de romanticismo y de buenas palabras. Lo he demostrado en cada puta ocasión que he tenido. Por lo tanto, prefiero evitar estos lugares y esta gente. La opción inteligente es no encontrarlos para evitar hechos que no voy a explicar, y que chupen lo que quieran.

Atada en público con gente muy divertida

27 agosto 2018

Este verano hemos hecho una variante en esta sesión atada en público, donde llevamos a la calle un par de cuerdas, mordazas y vendas, y le pedimos a la gente que participaran atando a la modelo.

Explicar la sesión fotográfica es muy fácil. ¡Mil gracias a todos y todas que se han prestado a nuestra locura! No es por ser verano. Mi locura es como los árboles de hoja perenne, que dura todo el año.

A nuestros seguidores/as os comento que esto es sólo el principio. Esto es muy fácil. No tiene mérito. Vamos a subir el nivel en próximas galerías. Más difícil todavía. ¡En próximas semanas!.

Public bondage con la complicidad de la gente

23 agosto 2018

Esta es la segunda sesión de este experimento loco y divertido haciendo sesiones bondage en público llevando vendas, mordazas y cuerdas, y pidiendo la complicidad de la gente en la calle.

Dos días antes ya habíamos hecho una sesión de bondage en público, y de nuevo comienzo este texto dando mil gracias a todos y todas que han aceptado nuestra locura. Yo soy así cada día. No aflojo jamás.

Se han apuntado a nuestras ideas parejas, chicas solas, y chicos solos. Hemos buscado variedad, y estoy preparando ideas para nuevas sesiones, un poco más complicadas, porque me gusta.

Bondage hogtied en un río

20 agosto 2018

Esta parte de un río está claramente marcada por la mano humana, con la edificación de unas canalizaciones y una estación destinadas al sector industrial y consumo.

No es agua transparente, y tampoco hicimos la sesión desnuda, con una agua de color muy marrón, debido a las montañas y tierras por las que transcurre.

El posado fue atada en un hogtied con las piernas atadas juntas, amordazada y atada dentro del río. Este posado le permitía a la modelo moverse, cambiar de posición, y podíamos hacer fotos con el paisaje de fondo, captando todo el río en el campo visual o enfocando la orilla.

Atada en una cascada con agua sobre su cuerpo

16 agosto 2018

Nueva sesión en otra cascada en el bosque muy sombría, entre altas montañas y grandes árboles que le dan una intensa oscuridad la mayor parte del año.

La zona está llena de mies de mosquitos, y en la cascada hay que pisar con mucho cuidado. La modelo está pisando dos rocas justo a pie de la cascada, pero apenas un palmo delante de ella hay un metro de profundidad en caída recta.

En su tramo más profundo supera fácilmente más de un metro de hondo. Es habitual estos grandes hundimientos del terreno irreguar delante de las grandes cascadas, o zonas de fuertes aguas torrenciales.

Secretos de por qué me elogian y por qué me odian

06 agosto 2018

Tengo una increíble habilidad para no dejar a nadie indiferente. La gente me elogia o me odia. Me ha ocurrido toda la vida, y hay mucha gente que le caigo mal, muy mal, pero en mi opinión personal esto es una virtud muy positiva, si me fijo en la tropa de indeseables, en ambos sexos por supuesto, que les caigo mal.

Las razones por las cuales la gente me elogia y habla muy bien de mí son las mismas razones por las cuales hay mucha gente que me odia y no me soporta. No hay que ser adivino. Es una mezcla de mi forma de ser y de mi imagen. La gente que me conoce sabe que mi imagen, ahora, superados ya los 40 años, es muy normal. Paso inadvertido. No soy guapo, no soy alto, no tengo tatuajes, no tengo el pelo verde o rosa o de mil colores, hace años que no voy al gimnasio, mi ropa es lo que pillo en el armario para ir vestido, y ya ni me peino para no perder el tiempo por los pelos que quedan. Mi imagen es la que los estereotipos de la sociedad marcan como que soy muy normal.

En realidad, soy todo lo contrario. Una vez hablan conmigo me llaman de todo, pero nunca me ponen el adjetivo "normal" después de haber hablado conmigo. Soy muy especial.

Me encanta competir. Lo he hecho toda la vida desde pequeño, y sólo se competir. He competido siempre por todo. Competir es vivir. Soy agresivo en los términos de ser decidido, tengo un carácter muy fuerte, y mi preparación secreta por mi pasado me encanta la estrategia. La estrategia, la estructura y la organización, es fundamental. Siempre voy en serio. Yo no hablo. Yo hago. Las derrotas existen, sí, lo he dicho otras veces. Forman parte de las reglas del juego de la vida. Hay que levantarse, aprender de las derrotas, superarse, mejorar y seguir compitiendo hasta el último día de nuestra vida.

Esto ya es un problema para mucha gente. Simplemente por ser así ya le caigo mal a mucha gente, pero me importa una mierda si les gusta o no. No puedo gustar a todo el mundo. Nadie puede hacerlo. Si no les gusta cómo soy, ¡que se jodan!. Yo no voy a intentar quedar bien con nadie. Yo no leo cuentos de princesas.

A mí me gusta la gente competitiva. Me gusta ver la gente competir, y me repugna la gente que se pasa el puto día dejando las cosas para mañana, con todos los días sentados en un bar explicando sus historias de grandeza ridículas. No tengo compasión con esta gente.

Además, soy muy sincero, claro y directo. La gente siempre dice que le gusta la gente sincera y directa, ¡y una mierda! ¡Nos odian!. La gente odia la sinceridad. No soporta la sinceridad. Sólo quieren que les digan cosas que les gustan, que les des la razón siempre, y que pienses como ellos. ¡No me da la puta gana!. Yo digo las cosas como son, no le doy la razón a la gente si no la tiene, y pienso en mi pleno derecho libre como yo quiero. ¡Faltaría más!.

Otro problema habitual es la hipocresía de esta sociedad. Hablan mucho de ser liberales. La sociedad siempre dice que es de mente abierta, que es moderna. He conocido mucha gente con este falso discurso, pero les hablas de cuerdas, y te miran como si fuera un psicópata pervertido, como mínimo.

Hay gente que me ha dicho que mi web es pornográfica, simplemente porque hay chicas atadas y desnudas. El porno es sexo real, y en esta web no hay nada de sexo real. Una chica desnuda no es pornografía. Una chica atada no es pornografía. Supongo que para esta tropa de trogloditas intelectuales las playas nudistas deben de ser una orgía griega.

No soy nada falso. La falsedad es propia de gilipollas. No voy a bares si no me gustan. No tengo por qué compartir aficiones con nadie si considero que no puedo ser yo mismo. No tengo por qué decir cosas bonitas. No tengo que ser políticamente correcto. No creo en la gente. Creo que hay extraordinarias personas que valen la pena conocer, pero apenas son una anécdota entre una multitud de un millón de despreciable gentío.

Así soy de forma rápida y breve. Así sabéis por qué me elogian, y por qué me odian. Así sabéis por qué hay idiotas que me critican en la primera oportunidad que tienen. No hay mucho mayor secreto. Hay simplemente falta de respeto. Hay odio por ser cómo soy.

A estas alturas, superados los 40 años, debo de tener unos 123.786 enemigos por lo menos. Los enemigos forman parte de la vida de todos y todas. A mucha gente no le gusta. Los enemigos tienen una ventaja. Siempre critican, siempre vienen a hacer daño, siempre quieren joder, molestar. Esto tiene su parte positiva. Cada batalla, se gane o se pierda, te hace más fuerte, más rápido, más decidido, más astuto, más estratega, más inteligente. Cada batalla con esta tropa de imbéciles te hace superarte, te hace aprender. Los enemigos siempre quieren engañarte, siempre mienten, siempre tejen sus estrategias para fastidiar. ¡Lo asumo!

Mi vida está marcada por esta realidad repleta de subnormales desde que era pequeño, y lo asumo. La lista de enemigos, de gente que me odia y le caigo fatal, es interminable. ¡Los tuve, los tengo y los tendré!, y como el primero de toda la lista, por aquel entonces mi infancia, cada enemigo o enemiga aniquilada te hace más grande. Cada victoria te hace más grande. Las derrotas, si se aprenden, también. La vida es una partida tras otra de ajedrez, sin cesar y sin descanso. Así es, y así será, hasta la muerte.

Atada en la cascada de este bosque húmedo y frondoso

04 agosto 2018

Este es un bosque muy húmedo y muy frondoso, y en esta cascada no entra el sol durante la mayor parte del año.

En este tramo del río el agua baja con fuerza algunas semanas de los deshielos y en lluvias torrenciales. Las rocas están muy lisas, pulidas por la propia naturaleza, cubiertas de un musgo verde todo el año, y resbalan. Pisar esas rocas es como pisar hielo, y lo cierto es que resbala mucho .

Además, está plagado de mosquitos. Hay centenares de mosquitos. Hay miles de mosquitos. Son los mosquito tigre, pero en este tramo de río casi deberíamos llamarlos elefantes. Son enormes.

Bondage atada en una cascada dentro el bosque

27 julio 2018

Sigo estrenando las nuevas cámaras que hemos comprado para poder hacer fotos en zonas oscuras. Son cámaras con mucha luminosidad, que no necesito usar flash, y este fin de semana hemos estado en una cascada rodeada de bosques y montañas donde casi no entra la luz del sol.

En esta cascada hay mucha sombra, oscurece temprano, y los resultados han sido muy buenos, teniendo en cuenta que todavía no conozco las cámaras a la perfección y justo están recién estrenadas.

Hicimos fotos con la cascada completa y Thyffany atada en el centro de la cascada, y fotos enfocando de lejos.

Bondage en una casa muy derrumbada

23 julio 2018

Llevábamos meses sin hacer sesiones bondage en casas abandonadas, y esta semana hemos hecho dos galerías fotográficas en esta casa que está en muy mal estado. En algunas zonas el suelo temblaba si dábamos un pequeño salto, y algunas zonas eran muy peligrosas.

Vimos un par de ladrillos peligrosos, al borde del tejado. Simplemente los rocé para asegurar la zona, y los ladrillos cayeron tres plantas abajo.

En estas condiciones, esta es sólo una sesión para Thyffany y yo, que tenemos nuestros secretos profesionales. Aquí no pueden venir modelos externas.

Estrenando nueva cámara para zonas oscuras

20 julio 2018

Esta semana he comprado una cámara nueva con requisitos muy concretos en su sensor, su iso y su luminosidad, para poder hacer sesiones de fotos en aquellas zonas muy sombrías y oscuras donde las sombras son muy intensas, y la luz es difícil.

Fue en esta sesión con Thyffany desnuda atada dentro del agua con cuerdas rojas que destacan en el paisaje.

Es un rincón ideal para inagurar la cámara y comprobar su luminosidad porque no entra la luz del sol. Este torrente tiene muchos tramos bastante oscuros, por la altura de los árboles y porque aquí las montañas cerca del Pirineo de Girona son muy altas.

Elegir entre bondage light y bondage duro

19 julio 2018

El bondage permite miles de posibilidades en las posiciones y formas de atar, y gracias a este interminable abanico de ideas se pueden crear ataduras de todo tipo, pero en España tenemos el estúpido debate de si el bondage duele o no duele, de si es artístico o erótico, y mil tonterías más que a estas alturas del siglo XXI ya deberían de estar superadas. Es una sociedad desorientada y confundida con discursos para contentar a la gente cobarde y miedosa que tiene prejuicios, que es insegura, o que sólo busca adornarse con cuatro cuerdas dando vueltas al cuerpo para decir que han hecho shibari, cuando en realidad eso sólo es adornar como un arbolito Navidad.

Vamos a ver si podemos avanzar en la cultura de este país, y para ello os pongo este artículo donde os enseño los dos grandes grupos principales donde encajan miles de fantasías y prácticas bondage, que es el bondage light y el bondage duro.

¿Qué es el bondage light? Es aquel bondage cómodo, que no representa molestia, con posados que no son forzados, que no es doloroso, que no se sufre, que las ataduras no están sometidas a una estricta tensión, que se puede estar mucho rato sin tener ninguna molestia de ningún tipo, y que no tiene ninguna dificultad especial, ni para el atador o la atadora, y tampoco para la modelo.

Casi estoy convencido que muchos y muchas de vosotros y vosotras os viene a la cabeza rápidamente estas ataduras que la gente hace en su casa, atada en la cama, un sofá o en la silla, por decir dos clásicos mundiales. Esto es bondage light, pero hay muchas otras posiciones en que las ataduras también se engloban dentro del bondage light.

El bondage tiene ataduras increíblemente cómodas, y yo recuerdo una anécdota que me ocurrió cuando yo era un joven estudiante con mis primeras experiencias en el bondage. En aquella época, cuando yo apenas tenía veinte años y sin ningún recurso económico, tenía que hacer las fotos en mi casa. No tenía dinero y no podía alquilar escenarios. Quedé con una chica, muy guapa y muy simpática, para hacer una sesión de fotos. La idea de aquel día fue atada encima de una mesa, toda recta, atada desnuda y mirando hacia arriba. Yo estaba aprendiendo, y fue algo simple de pocas cuerdas.

La chica ya estaba atada. Yo preparé la cámara, que en aquella época todavía era de carrette, coloqué el flash, y de pronto la escuché roncar. Pensé que era una broma, porque yo fui un poco lento en preparar la cámara. Era joven e inexperto, y no tenía todavía los automatismos profesionales. Ya con la cámara preparada, fui hacia la mesa del comedor donde estaba atada, y sí, la chica estaba dormida. ¡Se había dormido! Me quedé parado, y no sabía qué hacer. La desperté, y apenas llevaba un minuto de fotos que la chica volvió a dormirse. Volví a despertarla, entre risas de las dos. Me pidió un minuto de descanso, y yo dije que por supuesto que sí. Las modelos mandan. Fui a desatarla, pero me dijo que no hacía falta, que no le molestaba estar atada, que sólo cerraba los ojos dos minutos para descansar porque me explicó que se había ido de fiesta la noche anterior y había dormido muy poco, y en dos minutos seguíamos con las fotos. Estuvo ¡dos horas! ¡Se pasó dos horas durmiendo y roncando encima de la mesa! Yo estaba sentado al lado, viendo la televisión, esperando cada minuto que se despertara. No quería molestarla. La chica me lo había pedido, y pensé que eran cinco minutos. ¡No, no! ¡Dos horas! ¡No me lo podía creer!.

Estuvimos riendo mucho rato cuando se despertó, y me acuerdo mucho de que me comentó que había estado muy cómoda. Me impactó, porque yo era joven y estaba aprendiendo, y me impresionó el hecho de poder dormirse estando atada. No pensaba que fuera posible, pero fue divertido.

¿Qué es el bondage duro? También se le llama hard bondage, por su nombre en inglés, y se le llama extreme bondage cuando ya la práctica del bondage es muy dura.

Este grupo de prácticas bondage es todo lo contrario al anterior. Son posados bondage incómodas o muy incómodas, que molestan y en las cuales el cuales el cuerpo sufre porque la modelo esta atada en una posición que no es natural para la cuerpo. Hay un forcejeo por recobrar la naturalidad de la posición que las cuerdas impiden, y ese forcejeo crea menor o mayor molestias, incluso ser doloroso. Se sufre, y las cuerdas están muy tensas, con ataduras muy severas, que pueden ser complicadas de hacer, y que la chica tiene que concentrarse y tener mentalidad para soportarlas. Aquí es fundamental e imprescindible la actitud de la modelo, que tenga valentía, sacrificio, competividad y mentalización, porque sin estos rasgos la chica no aguanta ni un minuto.

El bondage duro es muy cansado, y se puede salir agotada de la sesión. Es doloroso, se sufre, y se puede usar como forma de tortura, siempre por supuesto dentro de las reglas de juego consentido erótico sexual entre ambas partes. Hay miles de posiciones en el bondage light, y hay miles de posiciones en el bondage duro.

¿Cuál de los dos está bien hecho? Ambos están bien hechos. El bondage light está destinado a no sufrir, a estar cómoda, a no sentir molestias, y a no ser exigente. Estas son reglas del bondage light.

El bondage duro engloba las prácticas de mayor nivel, las posiciones incómodas, dolorosas, los sufrimientos, los castigos, la severidad, y también está bien hecho.

Los dos están bien hechos, cuando los dos consiguen sus objetivos. Si te duele el bondage duro está bien hecho, porque el sufrimiento es uno de sus objetivos. Si te duermes en el bondage light y sientes las cuerdas como un masaje también está bien hecho. Es así de fácil, y no hay que hacer caso de las sandeces que se dicen, acerca de si duele está mal hecho y burradas por el estilo. Cada bondage tiene su nivel distinto, y cada persona debe de adaptarse a su nivel.

¿Cuál elijo si quiero practicar bondage? Esto es tu decisión personal. Nadie puede decidir por ti, nadie puede aconsejarte, nadie puede incitarte, motivarte, animarte, y mucho menos convencerte. Esto es una decisión libre, propia y voluntaria.

A modo de información, tan sólo te comento que tú debes de saber cómo eres. Tú debes de saber de ti mismo/a si eres una persona que le gusta el dolor, que le gusta sufrir, o que prefiere estar cómoda y no pasar un castigo con las cuerdas. Tú debes de conocerte. Esa tontería de que nadie se conoce a sí mismo es una puta estupidez. Todas las personas nos conocemos a nosotros/as mismos/as, claro que sí. Sabemos de nosotros mismos sí somos personas luchadoras o pacíficas, nerviosas o tranquilas, competitivas o no competitivas, si nos esforzamos mucho o nos rendimos pronto, si insistimos y aguantamos y tenemos paciencia, o si por el contrario lo enviamos todo a la mierda rápido porque no tenemos paciencia. Todos estos rasgos de nosotros mismos/as sí los conocemos.

Piensa bien, infórmate antes si lo consideras necesario, pero elije bien. Elegir bondage duro cuando te gusta el sexo light te puede ser una decisión equivocada, porque lo puedes pasar horroroso y fatal. Puede ser incluso traumático, y muy mala experiencia hasta el punto de no querer volver a practicar bondage. Por el contario, si te gusta la intensidad y el sufrimiento pero eliges bondage light, quizá te aburres un montón y te decepciona. La elección es única y exclusivamente tuya.

¿Cuál de los dos grupos es más peligroso? Estoy seguro de que a tu mente ha venido la idea de que el bondage duro es más peligroso que el bondage light, pero no es verdad.

En ambos estilos, el bondage light cómodo y el bondage duro y de sufrir, yo no he tenido nunca ningún problema de lesiones. Yo practico el bondage a todos los niveles, del más cómodo al más duro. Llevo más de 20 años de experiencia, y nunca he tenido problemas. Ninguna técnica provoca lesiones si está bien hecha. El peligro es equivocarte con la persona que has elegido para practicar bondage, sea light o dura.

Tanto practiques el bondage light como el bondage duro, debes de elegirlo libremente, y en ambos casos debes decir "no" si no te gusta. No pasa nada por decir "no". Si has elegido practicarlo duro pero te arrepientes y cambias de opinión, dilo y se cambia a bondage light. Si, por el contrario, el bondage light te parece aburrido y quieres mayor intensidad, di que ponga más tensión a las cuerdas y busca un posado incómodo. Como dice la frase, "sí" es "sí", y "no" es "no". ¡Innegociable!. Aplicar una u otra técnica sólo depende de la preferencia de cada persona y los gustos mutuos compartidos y consentidos libre y voluntariamente.

¿Cuál es mi grupo favorito? Yo no tengo ninguna problema en reconocer que me gusta el bondage duro. Sí, mi favorito es el bondage duro. Hay una parte del hard bondage que es espectacular, impresionante, y que consigue unos grandes resultados fotográficos. Salen unas preciosas fotos que le encanta a la gente, y a veces me vienen chicas y me dicen que quieren posar para esas fotos, pero siempre les advierto que ven el resultado de la foto, pero no el proceso de la foto. Muchas de esas sesiones son duras e incómodas, y les advierto que en esas sesiones pueden sufrir, y tendrán que mentalizarse y concentrarse.

La gente siempre ve el resultado final. La gente siempre ve que tal gimnasta, o tal atleta, se ha proclamado Campeón del Mundo, que ha hecho récord del mundo y que ha hecho algo increíble, pero no piensa la gente en el proceso. Para llegar a conseguir ese título, en el camino hay dedicación, constancia, sacrificio, sufrimiento y superación. En el bondage duro también coincide muchos de estos requisitos, y yo siempre lo advierto previo a las chicas. A veces se asustan y se van. No pasa nada. Pues adiós, que se vayan. El escenario nunca está vacío, somos millones de personas, y siempre hay personas que dicen que sí.

Me encanta también el bondage porque creo que destaca el mérito indiscutible de la modelo. En España siempre se está hablando de los atadores y las atadoras. Hay un ego, una vanidad y una prepotencia, que me repugna, y esa gente tiene las puertas cerradas para siempre aquí. Yo no trabajo y no hablo con esa gente. El mérito no es del fotógrafo o la fotógrafa. El mérito es siempre de la modelo, por su actitud profesional, su sacrificio, su voluntad, y su capacidade de concentrarse en soportar las incómodas posiciones.

Espero que estas explicaciones básicas os sirvan para comprender mejor el bondage light, el bondage duro, y por extensión el bondage real, y sus miles de posibilidades.

Espectacular suspensión atada boca abajo en un velero

17 julio 2018

Estoy convencido que esta es una de las mejores sesiones espectaculares de bondage que he trabajado, curiosamente con sólo tres cuerdas rojas.

Es una suspensión atada en suspensión boca abajo desde el botalón de un velero, con una modelo impresionante, increíble en su belleza y maravillosa actitud.

Habíamos hecho las primeras sesiones atadas en el barco en alta mar. En plena calor de verano, los vientos térmicos habían alterado el oleaje, y yo estaba como un pato mareado por el mareo en el barco, por lo que decidimos regresar a puerto y pedirles que nos dejaran hacer las fotos.