Atada a los mangos de un jacuzzi

27 mayo 2018

Este jacuzzi era interesante por los dos mangos que tenía en un costado, aunque era muy blanco, y además la luz de la habitación era muy mala, muy oscura y de colores. Conseguí la iluminación que se ve en la foto con la cámara y el flash correcto, porque de otro modo no se hubiera visto nada. Habría salido la foto toda oscura.

Atamos a Thyffany sin estar sumergida en el agua, porque las cuerdas al mojarse pesan y se frenan, y es más difícil hacerl bondage con las cuerdas mojadas.

Faltaba la mordaza, de bola azulada. El jacuzzi ya estaba lleno, encendimos las burbujas, y comenzamos la sesión.

Historias de fotógrafos y modelos ( II ) - Fotógrafos / as de mentira

27 mayo 2018

Hace muchos años que me dedico a la fotografía, y conozco a excelentes fotógrafos y fotógrafas, fotoperiodistas de prestigio, freelances u otros artistas famosos. Hay grandes profesionales en este arte.

Sin embargo, yo hoy os voy a hablar de ese otro lado del oficio, con miles y miles de personajes lamentables que se creen fotógrafos o fotógrafas simplemente porque se han comprado una cámara de fotos y hacen fotos. Se hacen su típico Facebook o su Instagram, se ponen que son fotógrafos y fotógrafas, y ¡venga! ¡a subir estupideces y fotos de mierda! ¡Una tras otra!. Ponen en sus perfiles que son fotógrafos o fotógrafas de moda, o urbano, ¡o artístico! ¡que con lo de artístico me meo de risa! ¡Es la excusa más vieja para pedir que te desnudes! La gran mayoría de veces que dicen fotografía artística significa que hay alguna foto desnuda, en ropa interior o enseñando las tetas. Hay decenas de miles de estos personajes. Incontables, y cuando me conocen me dicen "yo también soy fotógrafo/a". Te lo dicen felices, orgullosos, y te explican sus fantasmadas. Hay que reconocer que sorprende la cantidad de burradas por minuto que llegan a decir.

Esto es un desastre. Esta mierda mancha el oficio, y devalúa un arte cada vez más menospreciado. La fotografía esta devaluada. ¡Mucho peor todavía! Se está destrozando el oficio de la fotografía. Grandes fotógrafos y fotógrafas, con muchos años de experiencia, han sido despedidos de sus puestos de trabajos en muchos medios de comunicación, otros tantos miles deben de trabajar casi sin descanso en inmundas condiciones para mantener su trabajo, y la gran mayoría cobran una mierda como única opción de mantener su puesto laboral.

Hemos alcanzado un punto en que la gente ya se cree fotógrafo por hacer fotos con el teléfono móvil, y que cualquier foto sirve. Se publican borrosas, torcidas, mal enfocadas, en vertical, pero sirven. Se publican fotos hechas en cualquier momento, en cualquier lugar, por la razón que sea... por irnos, por llegar, por volver, por estar, por estar con él, por estar con ella, por estar con todos… se hacen fotos a lo que comemos, lo que bebemos, dónde estamos, lo que vemos, lo que hacemos... . y todas se suben, se comparten, y se votan con miles de "me gusta"... y continua.

Toda esta multitud de errores provoca por desgracia las malas experiencias. Hay chicas que a veces me comentan las situaciones muy desagradables que les ha ocurrido, y este multitud de fotógrafos y fotógrafas de mierda está conduciendo a la decadencia de la fotografía.

Os voy a comentar algunas de mis opiniones, por si os sirve de recomendación para evitar las malas experiencias. En primer lugar, NO se puede valorar la calidad de un fotógrafo o fotógrafa por los comentarios en su Facebook o su Instagram, o la cantidad de seguidores que tiene. Esos datos NUNCA son un termómetro de calidad. Yo no tengo Facebook, no tengo Instagram, no tengo whatsapp, y me importa una puta mierda lo de las redes sociales. En mi opinión personal, sólo son empresas cuyo valor es el conjunto de datos, y mirar economía para saber qué significa.

Yo valoro MUY MAL los horripilantes discursos de que hacen fotografía artística o son profesionales. ¡Ya empezamos con lo de artística!. Es la mayor excusa barata y patética para posar desnuda. Las explicaciones de los fotógrafos deben de ser claras, directas y estructuradas, bien sea desnuda, sombreros, bailes, deportes o bondage.

Otro desastre es cuando explican que están aprendiendo, haciendo prácticas, estudiando, y que necesitan modelos para practicar en sesiones no remuneradas. ¡Y tiene 50 años! ¡Otro vieja excusa barata y penosa!. Yo opino que a este tipo de propuestas siempre se debería decir NO rotundo, porque la vida diaria está llena de momentos que nos forma como fotógrafos. Cuando yo era estudiante, ya hace muchos años, comencé haciendo fotos a flores, insectos, animales, perros, coches, a mi novia, paisajes y mil cosas, que me ayudaron a ir corrigiendo todos esos detalles necesarios para mi superación y ser más competitivo.

También desconfío de aquellos fotógrafos y fotógrafas que no protegen su obra o su arte, y publican sus fotos en grande, a máxima calidad, y sin marca de agua, que son las letras de la web o autor en la foto. Es comprensible pensar que los autores, en cualquier disciplina, protegen su arte. Es lógico. Nadie quiere que le roben sus fotos, en las que ha puesto tanto esfuerzo, entusiasmo y pasión. Es una conducta muy natural de los grandes nombres de la fotografía. Sólo liberan sus fotos cuando ya han conseguido la rentabilidad económica por su trabajo.

Con estos cuatro puntos comentados, es fácil deducir que si viene una persona y me dice que es fotógrafo y su promoción es su Facebook o su Instagram, que hace fotos artísticas, que no es remunerado porque está buscando modelos para practicar, y que publica sus fotos sin marca de agua… ¡uff! en mi opinión no sería ninguna sorpresa que las fotos sean una mierda o la sesión sea una asquerosa experiencia.

Estaría escribiendo horas, buscando el mejor adjetivo para definir esta aberrante saturación de fotógrafos y fotógrafas de mentira que conducen a la fotografía a una terrible devaluación del sector. Difícil salvación tiene este oficio en su vertiente profesional, pero podríamos esforzarnos, entre todos y todas, para llamar realmente fotógrafo y fotógrafa al que lo es de verdad, y no al mentiroso o mentirosa que sólo tiene perfiles en redes sociales y hace fotos.

El reto de una suspensión en un árbol sin ramas

17 mayo 2018

Nos gusta divertirnos. Nos gusta hacer sesiones variadas. Nos gusta ir probrando cosas, hacer cosas difíciles, y esta vez nos propusimos intentar conseguir una suspensión atada en un árbol que no tenía ramas largas hacia los lados.

Lo hicimos con las piernas atadas en frogtied, abiertas, con el tronco del árbol entre sus ambos muslos, haciendo puntos de apoyo que aseguraran la firmeza, el equilibrio y la inmovilidad de sus piernas.

También debe de ser una suspensión recta, con el cuepo paralela al suelo, porque un desequilibrio sería incómodo para la modelo, y salió muy bien la idea.

Normas básicas y obligatorias para practicar bondage

15 mayo 2018

Hay unos límites y unas normas simples, básicas y obligatorias, cuando se practica bondage. Estos límites son los que marca el respeto y el sentido común que se supone tienen todas las personas, pero es innegable que la vida está llena de imbéciles, en todos sitios, de ambos sexos, cuyo sentido común e inteligencia parece que la perdieron cagando hace muchos años.

Los riesgos sí existen, y tienen un propietario, que es el ser humano. Forman parte del día a día de nuestra vida, cruzando la calle, en el trabajo, en casa, o en cualquier lugar, porque al fin y al cabo los seres humanos estamos en todos sitios.

Las normas del sentido común NO se dictan para volvernos cobardes, retraídos, inseguros/as, indecisos/as, temerosos/as o o aburridos/as. ¡No! Las normas dictadas por el sentido común para practicar bondage son la base imprescindible para hacernos disfrutar de unas aventuras, un arte, o una fantasía, divertida y fascinante, y continuar adelante, siendo valientes, atrevidos/as y decididos/as.

Estas normas son obligatorias e imprescindibles. Hace dos años escribí este artículo hablando de las normas, que se hizo muy famoso sobre todo en Colombia por lo que vi en las estadísticas de la web, y ahora en 2020 voy a ampliar el artículo, porque veo textos en blogs y en portales de anuncios que demuestran que todavía hay mucho idiota en el mundo sin enterarse de la obligación ética y legal de cumplir las normas.

Os voy a poner las cinco normas fundamentales que escribí en el artículo original, y os añado una sexta norma que también considero obligatoria, y que no puse en su primera publicación original.

La comunicación es la primera norma. Tal como he escrito en otros artículos, la primera de todas estas es hablar previamente. Se tiene que hablar sin vergüenza, con naturalidad, espontáneo, como quien habla de deportes o moda o teatro o cine. Se tiene que hablar de lo que os gusta, que lo que esperáis, de lo que deseáis, de lo que os da miedo, lo que os preocupa, preparar soluciones si hicieran falta, y coincidir ambos en todos los puntos hablados.

No cambia nada en la relación por hablar. No puede haber rechazo, ni risas estúpidas, y tu pareja, tu ligue o lo persona con la que estás hablando, no puede pensar que eres un pervertido/a porque te gusta el bondage. Esto no es ningún escándalo, que estamos en el siglo XXI por si no se ha dado cuenta.

Si en la conversación detectas que la otra persona da señales de ser inmaduro o inmadura, casi con una forma de pensar infantil, si aprecias que tiene prejuicios, estigmas, que se escandaliza o se avergüenza, o cualquier otra reacción que pueda generar inseguridad, quizá no sea conveniente practicar bondage con esa persona, o al menos todavía, hasta que suficientemente maduro o madura. El sentido común nos advertirá de que puede ser arriesgado jugar a bondage con esa persona, porque el resultado puede ser una fantasía aburrida, llena de miedos, de incomprensión, sin conexión, que puede afectar personalmente y que puede haber problemas incluso de seguridad, si no entiende lo que es el bondage.

La comunicación es sagrada. La comunicación debe de ser fluida, natural, sincera, y perfectamente comprensible, sin ninguna duda. Cualquier error en la comunicación es síntoma de problemas.

Jugar libre y de mutuo gusto es la segunda norma. Siempre, en cualquier temática y concretamente en la que nos atañe en este artículo, ésta es bondage, debe de ser aceptada por todas las personas participantes de manera libre y voluntaria, ejerciendo su derecho a la libertad de decisión y por su propia voluntad. Practicar bondage debe de ser siempre consentido mutuamente, realmente interesados todos y todas en ello. Nadie, chico o chica, debe de ser animado, amenazado, convencido, coaccionado, chantajeado u obligado a participar en la práctica del bondage. Nunca.

La aceptación de la fantasía debe de realizarse en estado sano y lúcido. Sin drogas, sin alcohol, sin estar borrachos, ¡nada de nada!. Hay que estar completamente en perfecto estado, con especial atención en bondage.

La tercera norma es informarse de lo qué es bondage. El tercer punto a remarcar es informarte sobre bondage antes de practicarlo. Hoy en día no es como cuando yo empecé. Hay de todo, centenares de páginas, vídeos, foros, y mucho más. Obtener información en esta época es increíblemente fácil, y sin embargo todavía hay gente que por comodidad, por vergüenza o por vagancia, no se informan. ¡No, no! Hay que informarse previamente.

Este mismo artículo os sirve, y os explico que bondage es, sencillamente, aquella práctica donde las personas encuentran su expresión artística, su fantasía, su aventura, su erótica personal, en la práctica de atar o ser atados a atadas. El bondage no es sado, y toda aquella persona que confiesa su atracción por esta fantasía, no significa en ningún momento que busca humillación y maltrato y dominación y sumisión y dolor. Hay centenares de miles de personas que les gusta el bondage por el juego de las cuerdas, pero NO quieren azotes, NO quieren pinzas en los pezones, NO quieren que les insultes, y NO son sumisos o sumisas. ¡No! Son personas que les gusta la imagen de un chico o una chica atada.

Bondage y sado son dos cosas completamente distintas. Hay personas que practican ambas, sí, es cierto. También hay personas que se comen la tortilla de patatas con ajo, y otros no. Ocurre lo mismo. Hay personas que practican bondage, pero NO practican sado.

El respeto, la confianza y los límites es la cuarta norma. Este es otro punto imprescindible de todas las normas para practicar bondage. Es obligatorio el máximo respeto a la confianza que ha depositado la persona atada. Se tiene que cumplir a rajatabla los permisos que os han dado. SÍ es SÍ, y NO es NO. Esto es muy claro. Tiene el mismo significado en casa, en las montañas, en el barco, en el desierto, o donde sea. En todos sitios, SÍ es SÍ, y NO es NO.

La confianza, y los límites impuestos antes de comenzar a follar o antes de comenzar a atar, son los límites que jamás, bajo ningún concepto, se pueden cruzar. No hay excusa. Sólo los putos subnormales que me dan asco buscas excusas, pero no practicar bondage nunca con esta mierda de gente. ¡Ni tan siquiera un lazito! Si estos indeseables quieren atar, ¡que se aten los cordones de las zapatillas! Recordarlo muy claro. En los límites no se permite ni un error. No se cruzan ni un milímetro. Son de escrupuloso y exacto cumplimiento. No hay ningún margen para nada fuera de los límites no permitidos, porque la confianza es otro elemento inquebrantable. Sólo se puede hacer aquello que os ha dado permiso expreso, claro y sin duda.

Remarco el sentido común, la responsabilidad y la madurez, de la persona que le gusta atar. Hay personas que no les gusta y no practican bondage. Máximo respeto por el NO. El NO es NO, siempre. No pasa nada. Hay millones de personas que sí les gusta y lo practican. Yo lo sé, lo afirmo convencido y lo puedo demostrar. Entrevisto cada año a miles de personas en mis entrevistas de sexo, hablo de sexo con mucha gente, me dedico al bondage cada día, y hay miles y miles y miles de personas que lo practican, le gusta y tiene curiosidad. Segurísimo que sí encontraréis a personas que coinciden en vuestros gustos y con los que compartes fantasía, pero cada persona es un mundo. Es cuestión de tiempo y paciencia. Hay gente que encuentra gustos afines rápidos, y hay gente que tarda más, por la cultura donde vive, por el estrés del trabajo, por la falta de tiempo libre, por timidez, porque no se sabe comunicar, u otras razones. Paciencia. Me atrevo a decir, sin riesgo a equivocarme, que el bondage es de las fantasías más practicadas en todo el mundo.

Las palabras de seguridad como quinta norma. Otra norma que se podría mencionar es que en toda práctica bondage es muy recomendable, sobre todo para personas sin experiencia o que prueban el bondage por primera vez, establecer una palabra de seguridad para detener el juego inmediatamente ante cualquier problema. También se les conoce con el nombre de contraseñas, y por ejemplo podéis pactar la palabra "stop".

La palabra de seguridad debe de ser una palabra que no olvideis, que sea inconfundible, y que se entienda perfectamente porque no forma parte del lenguaje sexual. Yo conocí una vez una chica que me preguntó si podía usar la palabra "panocha" como palabra de seguridad, porque le salía fácil y se acordaba, y le dije que sí, por supuesto, sí sirve.

Si la persona atada pronuncia la palabra de seguridad el juego se finaliza inmediatamente. Me importa una importa si estás follando, si tienes la polla dura o estás a punto de correrte. El juego se acaba en ese mismo instante. NO se pregunta por qué. NO se piden razones o explicaciones. Se desata ya y rápido. La persona puede encontrarse mal, puede ser que la presión fuerte de las cuerdas no le gustan, puede ser que el que ata sea un gilipollas y la persona atada ha perdido la confianza en él o en ella, puede ser que ha superado los límites no permitidos, o que no le gusta la fantasía. Cuando se pronuncia de seguridad se desata inmediatamente.

Una vez desatada, podéis hablar de lo que ha ocurrido si queréis, pero primero se desata. Esto es la palabra de seguridad.

No jugar con gente que está borracha o drogada o sin control. La sexta norma que añado es que jamás se tiene que practicar bondage con gente que está borracha, drogada, o ha consumido alguna sustancia o bebida que le altera su control, indistintamente sea depresivo o eufórico. Existe probabilidades muy altas de tener un accidente, de provocar lesiones, de rebasar los límites y de que la fantasía termine con un resultado trágico o traumático, e incluso ser víctima de graves delitos, como sería violaciones u otros.

No hace falta consumir nada para practicar bondage. Yo no consumo drogas, yo no tomo alcohol, yo no tomo nada, y ningún idiota que hable de drogas o alcohol me supera en fantasía, en diversión, en morbo o incluso travieso y perverso. No hace falta.

Hay gente que tiene miles de excusas para consumir drogas y alcohol, o incluso invitar a tomar sus mierdas. No practicar nunca bondage con este tipo de personajes. Si están cachondos, que se masturben solos, que seguro que tienen mucha experiencia en pajas, pero no jugar con ellos o ellas nunca. Si insisten, si os quieren convencer, os vais. ¡Que les den por el culo! Ya encontraréis personas más inteligentes, más divertidas y más seguras.

Recordar que no se puede consumir drogas y alcohol ni antes ni durante ni con el juego de bondage. En vuestra vida personal, podéis hacer lo que os de la puta gana, pero en bondage no. El control sobre nuestros sentidos, nuestro uso de la razón, del pensamiento, debe de ser completo, lúcido, sano y sin alterar de ningún tipo.

Otras normas. El listado de normas es muy grande, y os he escrito en este artículo seis normas imprescindibles para disfrutar del bondage con diversión, con excitación, con fanfasía, con seguridad y con buenos resultados. Hay más normas, y seguiría escribiendo un largo rato, pero en realidad tú mismo/a puedes añadir las normas que yo no he acabado de escribir, porque el listado completo te lo dirá tu propio sentido común y tu razonamiento, imprescindible en bondage, al igual que también en todos los aspectos de la vida.

Atada en las aguas rápidas de un río en bosque sombrío

13 mayo 2018

Esta sesión no intentéis copiarla, porque puede ser muy peligroso.

Esta sesión sólo puede hacerla gente como nosotros porque estamos preparados, equipados, tenemos mucha experiencia, estudiamos el terreno y otras ventajas que son privadas y secretas, y que nos pemiten poder hacerla con total seguridad.

La profundidad en este tramo lateral donde hicimos las fotos supera el metro y medio, y viendo la forma del agua y su espuma es fácil imaginar que esto no es agua mansa. Es una zona mde río muy sombrío, oscuro incluso, con muy poco sol por los grandes árboles que crecen pegados a la orilla.

Nueva sesión de fotos atada dentro de un río

09 mayo 2018

No para de llover. Llevamos casi cuatro meses con muchos días de lluvia, y esto no es habitual en nuestro clima. Hace muchos años que no llovía tanto. Estábamos hace un año con riesgo de sequía, y ahora las presas han tenido que abrir compuertas, con algunos ríos muy crecidos de agua.

Por esta razón estamos haciendo muchas fotos de nuestra categoría de Water Bondage, y ayer fuimos a una zona de remanso en un río, donde circula más calmado.

La sesión fue atada con los brazos junto sus pechos desnudos, como una red atada a su cuerpo, rodeando su figura para asegurar la fuerza de las ataduras.

Nueva modelo que se llama Venena

05 mayo 2018

Hemos trabajado con una nueva modelo, Venena, que es una modelo con mucho tatuaje impactante repartidos por todo su cuerpo, que le dan una imagen fantástica.

Era la primera experiencia de Venena con el bondage. Nunca había hecho una sesión bondage, y buscamos unas ataduras de acorde con sus tatuajes, intentando no esconder ningún tatuaje con las cuerdas, pero esto era casi imposible, porque tiene muchos tatuajes y muy bonitos.

Decidimos priorizar algunas obras de este arte que es el tatuaje, y mostrar diferentes tatuajes en varias de las sesiones previstas durante aquel día.

Venena atada en un árbol

05 mayo 2018

Este árbol con esa bonita curva de la zona baja de su tronco nos gustó como escenario para la segunda sesión bondage que trabajamos con Venena.

Buscamos un posado donde Venena adaptara su cuerpo al dibujo del árbol, y entre muchas opciones decidimos esta posición sentada sobre el tronco, los pies sin tocar suelo, apoyados en la base del árbol, y la espalda recostada en el tronco.

Quedaba un posado artístico, sensual y atractiva, y a partir de esta posición fue ir acoplando las cuerdas, por los muslos, los tobillos, la cintura, los brazos atados detrás del tronco y amordazada.

Fotos bondage atada en la cascada

02 mayo 2018

Hemos aprovechado después de las fuertes lluvias la belleza del agua para nuevas sesiones bondage variadas.

Ahora lleva un par de semanas sin llover, y los ríos y cascadas ya no tienen esa asombrosa espectacularidad, y por eso aprovechamos las semanas pasadas.

Yo soy muy exigente y perfeccionista, y además el sentido común dicta como es el agua que la seguridad prevalece por encima de todo. Por eso comprobamos primero la zona, y después comenzamos a hacer la sesión con Thyffany atada con cuerdas rojas en la cascada, los pechos desnudos, y la mordaza de un ballgag rojo.

Vimos esta serpiente en una sesión outdoor bondage

02 mayo 2018

¡Tranquilos/as! ¡No se comió a nadie! Vimos una serpiente en el agua, y nos dio tiempo a hacerle un par de fotos antes de irse, que por lo visto era tímida.

Como siempre he dicho, la seguridad en todas las sesiones es lo más importante, y sobre todo en bondage outdoor y water bondage, porque son espacios abiertos cuyo acceso no podemos cerrar.

En la naturaleza hay arañas, hay hormigas, hay ranas, hay insectos, hay hierbas, hay pinchos, hay árboles, y el otro día nos encontramos esta serpiente nadando por el agua. Por algo se le llama naturaleza, y la propia palabra lo dice. No hace falta ser un prodigio increíble de la inteligencia para llegar a esta conclusión.

Es la naturaleza. Es su casa, y hay que respetarla. La serpiente nos vio, y se fue, pero nos dio tiempo a hacerle un par de fotos.

Nosotros habíamos acabado ya la sesión de water bondage, atada en la cascada, que podéis ver en el post superior a este artículo. Nos habíamos sentado en la zona de las rocas donde daba el sol, al lado de la cascada, a comer, descansar, secarnos y que la modelo vuelva a recuperar la temperatura corporal, porque no es verano, y de pronto las "alarmas", por decirlo de algún modo, nos advirtieron de la presencia de la serpiente.

En este tipo de rocas junto las cascadas y ríos se forman grietas muy estrechas que son un escondite ideal para la protección de muchos animales salvajes y, concretamente, de serpientes. Siempre exigimos máximo respeto por la naturaleza, y recordar siempre que no se puede jamás hacer daño o molestar a los animales. Son nobles y responden a su instinto natural, y la gran mayoría de los animales salvajes se esconden cuando ven, huelen o escuchan personas. Hacen muy bien. El mayor peligro son estos animales de dos patas llamados seres humanos, bestias incluso se dice a veces. En esta especie de los seres humanos sí que hay imbéciles, psicópatas, enfermos mentales, pervertidos y todo tipo de indeseables asquerosos y asquerosas, que ambos sexos somos iguales. ¡A miles que hay! ¡Incontables!.

Por el contrario, las serpientes, como otra tanta fauna de la naturaleza, son nobles y responden a su instinto natural. Se esconden y se van si ven humanos. Nosotros hacemos igual y fue una anécdota divertida que sólo asusta a toda aquella gente cobarde que quiere tener miedo.

Arima Hutsa es una nueva modelo genial y muy divertida

29 abril 2018

Esta semana hemos conocido una nueva modelo, Arima Hutsa, que nos ha encantado. Ella nunca había hecho de modelo bondage, y quería probarlo. Su actitud era ideal para pasar un día muy divertido lleno de experiencias y nuevas emociones, y lo ha hecho genial.

Nos ha demostrado desde el primer minuto que es una chica de palabra, responsable, profesional, comprometida, madura, y nos encantó.

Para su primera experiencia bondage buscamos atada muy cómoda, con cuerdas rojas que brillaban sobre su piel desnuda y sus guapos tatuajes al sol.

La primera suspensión bondage outdoor con Arima Hutsa

29 abril 2018

Arima Hutsa estaba muy animada, decidida a continuar y probar nuevas emociones, y se atrevió con una suspensión.

Fue una suspensión sencilla, con dos puntos de apoyo muy rápidos de quitar a la orden de Arima Hutsa, porque en bondage siempre, ¡y digo siempre! ¡y siempre es siempre! mandan las modelos. Hacemos las ataduras que ellas permiten, y se terminan inmediatamente las sesiones cuando lo dice la modelo. Es obligatorio, es respeto, es confianza, y es sentido común.

Al mismo tiempo hicimos un experimento fotográfico, que muy pocas veces se enseña, y que podéis ver en la galería.

Bondage atada en el barro

24 abril 2018

Esto es barro, sí, sí, barro, el barro encharcado que se forma por la lluvia.

Ha sido una sesión genial, con Thyffany que es una modelo extraordinaria, en unas fotos increíblemente emocionante. La dificultad fue atar a la modelo en el barro, porque resbalaba mucho el barro. Teníamos que atar a la modelo tumbada en el suelo, y éramos nosotros los que resbalábamos.

Por si alguien quiere saber cómo terminó Thyffany, se puso media hora a tomar el sol, por encima de los veinte grados, con el barro en su cuerpo. Decía que era como un masaje, suave y relajante. Se limpia sin problemas. Sólo es barro de la naturaleza.

Qué es bondage hogtied

18 abril 2018

La posición de hogtied casi podríamos decir que está entre las posiciones favoritas de las personas que practican bondage. Durante muchos años, el hogtied fue la técnica estrella del bondage. Hay muchas razones por las cuales está posición tiene mucho éxito y aceptación. En primer lugar, se necesita muy poco material, con respecto a otros estilos de bondage. Tres cuerdas pequeñas de cinco metros cada una, o incluso una sola cuerda de diez metros, es suficiente para hacer un hogtied firme y efectivo.

En segundo lugar, es una posición que la gente puede verlo de muchas maneras diferentes. Puede ser un hogtied erótico, puede ser sensual, excitante, puede ser artístico, puede ser duro, y muchos otros adjetivos. Da mucha variedad, puedes hacer ataduras muy distintas, de distinto nivel, bien sea light o duro, y la cantidad de las cuerdas, el escenario o las modificaciones dentro del posado, pueden hacer que la posición sea artística o sea erótica.

Otro punto a favor de su éxito es que es muy fácil de hacer. En dos minutos ya está hecho, y la persona atada puede sentir una importante excitación, debido a la gran indefensión que percibe, en el caso de ser una fantasía sexual. Por el contrario, si el objetivo es artístico, es una posición con encanto y muy atractiva para la gran mayoría de público que le gusta el bondage. También cabe decir que es incómoda, porque no es la posición de descanso natural elegida por el cuerpo. El forcejeo entre las muñecas y los tobillos genera un desgaste físico, y es una posición que en el tiempo prolongado es cansada. No da mucho margen de movimiento, e incluso en los hogtied muy logrados, muy trabajados y tensos, impide a la persona atada poder ni tan siquiera girar en el suelo, salvo logrado con mucho esfuerzo.

Os voy a explicar cómo se hace un hogtied clásico, escrito fácil para no aburrir para aquellas personas que lo quereis probar en vuestra vida privada y personal, y que siempre de mutuo acuerdo y ambos/as libre y voluntariamente, queréis llevarlo a la práctica sexual.

En bondage lo ideal es usar cuerdas. Tres cuerdas de cinco metros son suficientes para realizar un completo y buen hogtied. Muy sencillo. Es una buena medida para empezar, y con el tiempo y la experiencia vosotros/as mismos/as sabréis encontrar las medidas de longitud adecuadas a vuestra fantasía.

Atar no significa liar las cuerdas en torno a las muñecas de la persona, apretar y ya está, que las personas no somos un jamón como bien sabéis. También en la posición de hogtied debe de tenerse en cuenta la fuerza que realizan las piernas flexionadas, cuando quieren volver a su cómoda posición. Las cuerdas lo evitan, y en ese gesto se realiza una fuerza añadida en las cuerdas de las muñecas, donde suelen apretarse las muñecas con las cuerdas, y puede molestar mucho a las personas que desconocen esas sensaciones propias de un hogtied muy duro dentro del campo profesional.

Es recomendable hacerlo en tres partes. La primera parte es atar los brazos a la espalda por las muñecas con una cuerda, dando vueltas horizontales rodeando las muñecas, y el último medio metro atar en sentido contrario entre los brazos.

Con las manos atadas, se repite la misma operación en los tobillos, atados juntos. Una vez atadas las muñecas y los tobillos, es el momento de usar la tercera cuerda. Esta cuerda se pasa entre el espacio interior de las dos piernas, por encima de la cuerda de los tobillos, y se estira hacia las muñecas. De este modo veréis que las piernas se doblan hacia atrás. Los talones de los pies casi quedando tocando el culo de la persona atada cuando el hogtied es muy tenso entre las cuerdas. En caso de no haber mucha tensión en esta tercerca cuerda, las piernas tienen un relativo margen de recobrar la posición hasta formar un ángulo recto con los muslos.

Cuando ya habéis aplicado la tensión que os gusta a todos/as, se vuelve a pasar la cuerda por el espacio interior de los brazos, por encima de las muñecas, y rodeando en dirección vertical, bajando entre el hueco interior de los tobillos y volviendo a subir por encima de las muñecas, en repetidas veces.

Hecho esto, sólo falta aplicar el nudo, y el hogtied ya está conseguido. Es rápido. El resultado de la práctica es la completa indefensión de la persona atada. Los brazos quedan inmóviles a la espalda. Las piernas también quedan sin ninguna utilidad. Las piernas quedan dobladas y "obligadas" en una posición inalterable, que impide cualquier gesto como puede ser, a modo de ejemplo, ponerse en pie, estirarse, doblarse, etc. El hogtied, con tan sólo tres cuerdas, es completo, perfecto y seguro.

Debéis de tener en cuenta que el hogtied es una posición muy agotadora e incómoda, y hay muchas personas que esta práctica no es de su gusto. Se debe de tener en cuenta también la edad de la persona, su sexo, su forma física, su altura y su peso, pues todos estos factores influyen muy notoriamente en el cansancio y la comodidad.

Como en cualquier otra fantasía erótica, podéis aplicar diversos complementos a la indefensión proporcionada por la posición del hogtied. Podéis, por ejemplo, usar la fantasía de los ojos vendados, que es más erótico por el hecho de no saber en qué zona de tu cuerpo depositará la mano tu pareja, o dónde aplicará las próximas caricias, besos o roces e incrementa la sensibilidad de todo el cuerpo.

Otro complemento es una mordaza para desarrollar el juego erótico con las sensaciones de estar amordazado/a. Si no tenéis experiencia en mordazas, es mejor adquirir experiencia previa en otras fantasías más sencillas.

Recordar muy importante, que siempre hay que preguntar a la persona, que libre y voluntariamente ha depositado la confianza en vosotros/as para ser atado o atada, cómo se encuentra, si le aprietan las ataduras, si está cómoda, etc. Las preguntas deben de ser siempre más continuas mientras menos experiencia se disponga, y si sois personas sin experiencia o principiantes. Es habitual que el primer intento no salgan perfectas las ataduras. Se ha de tener paciencia y disfrutar de la fantasía con inteligencia y sentido común.

Otra recomendación es tener siempre a vuestro alcance unas tijeras. El hogtied es una posición que puede provocar dolores musculares de diferente causa en la zona femoral de ambas piernas, sobre todo. En caso de producirse dolores o tirones musculares, o cualquier otra indisposición de la persona atada que requiera su rápida liberación, finalizar el juego inmediatamente, si es necesario cortando las cuerdas.

Aunque sea vuestra fantasía, es obligatorio iniciarse poco a poco y paso a paso.

En el caso de fantasías con personas que no son parejas estables, pudiendo ser a modo de ejemplo relaciones esporádicas, ocasionales, o gente que se conoce ligando, recordamos que las fantasías siempre deben de ser aceptadas, libre y voluntariamente, por todas las personas participantes. Queda terminantemente prohibido obligar, coaccionar, amenazar o chantajear a las personas para la aceptación de una fantasía sexual que no es de su gusto y en contra de su voluntad. Está prohibido insistir, ser pesados o intentar convencer. No es no, y esto está muy claro. Hay gente que no le gusta. Máximo y completo respeto por su decisión. También hay millones de personas en todo el mundo que sí les gusta. Por eso somos diferentes todas las personas. Sólo hay que buscar, preguntar y hablar.

Otra sesión atada a un poste en bondage outdoor

12 abril 2018

Thyffany está atada recta al poste, con cuerdas atadas por los tobillos, los gemelos, por debajo de las rodillas, por encima de las rodillas y a la altura de los muslos, atadas al poste todas las cuerdas.

En la parte superior del cuerpo desnudo decidimos atar a Thyffany haciendo una voluminosa anchura en las cuerdas que la rodeaban por la cintura y por encima del pecho, atada contra el poste.

Otra pequeña cuerda fue suficiente para atar sus muñecas por detrás del poste, porque las estratégicas cuerdas desde los tobillos hasta el hombro conseguían que no se pudiera mover ni doblar.