Suspension Bondage con Sakura Strike

04 abril 2018

Hemos conocido a Sakura Strike. Es una chica maravillosa, y una excelente profesional. Le gusta el bondage porque es arte, y ha sido muy encantadora.

Las fotografías en naturaleza siempre son muy bonitas, y le enseñamos algunos árboles encantadores y muy seguros, porque Sakura Strike quiso hacer en su primera sesión una suspensión.

Los tonos verdes del paisaje quedaban fantásticos con el color de su pelo, alumbrado y muy brillante por el sol. Hicimos los brazos atados a la espalda, y las piernas separadas atadas por los tobillos, porque así Sakura podía hacer bellos posados.

Sesiones de fotos con nueva modelo Sakura Strike

04 abril 2018

Sakura Strike es una chica impresionante, muy simpática, muy profesional, muy guapa, y muy buena modelo

En esta sesión hicimos un bondage atada de pie, con mucha cuerda rodeando sus piernas, continuando por su cuerpo, y subiendo una cuerda vertical uniendo todas las cuerdas alrededor de su cuerpo. Las manos están atadas a la rama superior, y comenzamos a hacer las fotos.

Ha sido genial, y muy interesante trabajar con una modelo de otro país con sobresaliente cultura, muy buena, inteligente, y con perfecto respeto por el bondage y la profesionalidad. ¡Es maravillosa!.

El concepto de "peligro" en bondage

30 marzo 2018

Hay una historia que refleja muy bien el concepto de lo que es peligroso... ¡¡o no!!. Es muy fácil de resumir esta historia. Yo estaba hablando con una chica. Me contó con un tono de voz nerviosa que le gusta el bondage, pero no había posado nunca en fotos bondage porque le daba miedo que le pudieran ocurrir cosas. Me lo dijo, y justo a continuación me explicaba contenta que se iba tres semanas a Bulgaria con un chico que había conocido hacia una semana en las calles de Barcelona, y le había invitado a ir a Bulgaria con él

¡Yo no lo entiendo! ¡Que alguien me lo explique! ¡Porque yo pienso que es al revés! Yo pienso que lo peligroso es irte tres semanas a Bulgaria con un chico al que has conocido en la calle hace una semana, y que te invita.

Esta anécdota nos invita a reflexionar sobre lo que es peligroso en la vida diaria y rutinaria de la gente. No voy a hablar de los peligros que puede haber en deportes de riesgo, o en situaciones excepcionales. Voy a hablar de los peligros rutinarios, y para ello voy a plantear situaciones reales.

Comienzo hablando de los peligros rutinarios en la vida diaria de la gente, y lo haré usando el bondage en la misma frase.

Un primer caso. La gente dice que es peligroso el bondage, y te lo dicen fumando. Se ha dicho millones de veces que fumar mata. Lo han dicho las autoridades sanitarias. Lo dicen las estadísticas oficiales de las causas por las que muere la gente. Lo han explicado por televisión, por radio, por prensa escrito, y por Internet. Lo han dicho los gobiernos. ¡Muy peligroso! Pero la gente sigue fumando. El bondage no lo practican porque es peligroso. ¡Pero fuman! ¡Hay que joderse!

Otro caso. La gente dice que es peligroso el bondage, pero conducen coches y motos. Decenas de miles de personas mueren al año por accidentes de tráfico, y decenas de miles sufren secuelas y lesiones irreversibles. Para evitar los accidentes existen unas grandes medidas de seguridad en la industria del automóvil y en la carretera, pero la gente sigue muriendo en accidentes de tráfico. ¡Y seguirán! Porque la gente seguirá haciendo el imbécil al volante. Hay gente que sigue conduciendo drogados, borrachos, que van de expertos sobrados, que ponen el coche a doscientos por hora donde no se puede, que miran el móvil mientras conducen, que se maquillan al volante, y mil temeridades más. ¡Pero el bondage no lo practican porque es peligroso! ¡Hay que joderse con la de estupideces que se escuchan!

Podría continuar. Podría hablar del alcohol y la gente que muere por las enfermedades causadas por el exceso de alcohol. Podría hablar de la gente que cruza el semáforo en rojo, y les importa una mierda si viene un coche, una moto, un autobús o un avión de combate, que cruzan poco a poco, con aquel desafío de quien dice que no tienen huevos de atropellarte, y quizá es cierto, quizá no lo tienen, pero es muy probable que tampoco tienen tiempo de frenar o esquivar. ¡Y podría continuar horas! Pero para toda esta multitud lo peligroso es el bondage. ¡Subnormalidades!

Los tres grandes factores que marcan el concepto de miedo y peligroso son la ignorancia, el desconocimiento y los prejuicios.

En el caso de los miedos por estúpidos prejuicios, yo no trabajo con este tipo de personas. No les hablo, no me interesa conocerlas, y no me importa nada sus miedos de mierda. Yo no ayudo a esta gente, yo no les enseño, y que se jodan con sus miedos. Los miedos basados en estas estupideces es problema de los cobardes y ni tan siquiera me esfuerzo en darles alguna explicación. Tal como he dicho antes, no me interesa nada esta gente, ni profesional ni como amigos y ni quiero conocerlos, o conocerlas. No van a superar su miedo si no pierden sus prejuicios, y por lo general esta gente no tiene ni putas ganas ni una mínima fuerza de voluntad para superar sus prejuicios. ¡Ni quieren superarlos! Los sumamos a la lista de enemigos, simplemente. La vida es combate y batallas hasta el último día. Es lo que es.

Los miedos por desconocimiento o ignorancia sí que pueden superarse. Se necesita voluntad, interés, ser personas de mente abierta, estar dispuesto/a a aprender, usar el sentido común, la lógica, pensar, escuchar, comentar, hablar, y comparar diferentes escenarios, entre otros requisitos. ¡Creo que es pedir demasiado a la gente!

De todos modos, por supuesto que el bondage sí tiene su peligro y riesgo. ¡Por supuesto que sí! Saltar un escalón de un palmo de altura también es peligroso. Hay gente que tropieza y se cae al saltar. ¡Todo en la vida tiene su parte de peligro!

Es innegable, pero no pasa nada. Por eso se supone que somos el ser animal más inteligente del planeta, aunque en millones de especímenes humanos no lo parece. Miles y miles de gente parecen subnormales perdidos sin solución. El resto de gente sí puede pensar y adoptar medidas para evitar los riesgos, y yo os voy a hablar de los peligros sí reales, que deben de evitarse en las sesiones bondage.

En primer lugar, hablaremos de dónde NO se debe de poner cuerdas. No se debe de poner nunca una cuerda en contacto con el cuello. El cuello es una zona que no se debe de tocar nunca. Hay que recordar a la gente que el juego erótico o la fantasía sexual de la asfixia es de los que causa mayor número de muertes por accidentes durante el sexo. Una cuerda en contacto con el cuello es un peligro, porque puede hacer opresión con cualquier mínimo movimiento, aunque sea sin intención, y no se debe de poner nunca. Sé que lo he dicho antes, pero la respiración debe de ser siempre completamente normal.

En segundo lugar, hablando de los peligros sí reales, las personas es otro de los puntos a valorar en todo peligro. Quizá es el punto más importante junto con el primero mencionado, porque vivimos en una sociedad cada vez más llena de locos, psicópatas, violentos e imbéciles sexuales. No es ninguna sorpresa, y tampoco es ningún secreto. El ser humano el mayor depredador del planeta, el animal más peligroso, y eso que existen tiburones, leones, cocodrilos y muchos más. ¡Pero no! Todas estas especies son como corderos si los comparamos con la gente. ¡El animal más peligroso es el ser humano! Por lo tanto, hay que elegir correctamente las personas para practicar bondage.

El tercer punto es cumplir un paso previo, imprescindible y obligatorio, en todo juego o sesión, que es la comunicación. Hay que hablar, y hay que preguntar. Hoy en día parece que la gente se está olvidando de hablar. Quedan por mensajes que se mandan por el móvil, se escriben por facebook, y hasta se mandan besos por el móvil. ¡Que romántico! ¡Tierno para llorar que te cagas, vamos! A este ritmo la gente acabara follando a través del móvil. Parece imposible, lo sé, pero ya nada es descartable en la estupidez humana.

Por lo tanto, hay que hablar, sí. La gente habla de ideas políticas, habla de creencias religiosas, habla de deportistas, de las guerras, del mundo, de los sombreros y hasta de las mermeladas. ¡Por supuesto que sí se habla de bondage! Habla todo, pregunta todo, comenta todo, expresa todo, y que no quede ninguna duda. Todas las respuestas deben de ser sinceras, claras, directas, naturales, espontáneas, y hay que responder sin evasivas, sin tartamudeos, sin dudar, y todas las preguntas tienen que ser sin miedo y sin vergüenza. ¡Pregunta! Si no responde, ¡que se vaya a la mierda!

El cuarto punto es la experiencia. En mi opinión la experiencia es igual de importante, o incluso más importante, que la confianza. La gente confía en su pareja, confía en sus amigos y en sus amigas, y confian porque los amigos y las amigas no quieren hacerte daño. Sin embargo, el riesgo de accidente existe por la falta de experiencia. Por eso yo siempre pienso que las parejas deben de comenzar poco a poco, primero haciendo juegos simples de las manos atadas a la espalda, o en plan bondage de ir por casa como es atada a la silla o a la cama, e ir evolucionando con la experiencia. Hay confianza, pero no hay experiencia, y es peligroso, y por esta razón creo que la experiencia es más importante que la confianza.

Otras personas buscan desconocidos o desconocidas, pero hay que ir con cuidado de no encontrarse un puto imbécil de mierda con menos cerebro que un mosquito. ¡Sí, los hay de éstos! ¡En chicos y en chicas! ¡Hay muchos! ¡A miles! No es una buena decisión guiarse por las fotos que algún chico ha puesto en su Instagram, su Facebook, los "Likes" que tengan o los comentarios que ponga la gente. Yo comprendo que las redes sociales están de moda, y como tal también están eclipsando el uso del sentido común y el pensamiento. Estamos en una época donde parece que las redes sociales piensan por la gente, pero sólo usando un mínimo de inteligencia la gente puede darse cuenta de que no se puede elegir una persona por los seguidores que tiene, por los "likes" que le dan o los comentarios. ¡Hacer la medición por estos factores es una desastre!. Con este barómetro hay un riesgo alto de tener malas experiencias y accidentes. Hay gente que ya le ha pasado.

La gente se ha vuelto cada vez más independiente, ha perdido la capacidad de conversación, y la comunicación es el punto más importante en la seguridad. La gente ya no llama. Te envía whatsapp, sin darse cuenta que el texto escrito no tiene tono de voz, no sé con qué tono de voz me hablan, no sé si tartamudea, si está nervioso o no, y no sé si ha sido respuesta espontánea o preparada. Me importa una mierda el whatsapp, y no tengo whatsapp, ni quiero, ni hablo por whatsapp. ¡Ni sé cómo funciona! Es tan fácil como llamar y hablar.

Si se pierden estas capacidades y estas habilidades humanas, aumenta sí el riesgo y los peligros. ¡En todo! ¡En cualquier campo de la vida!. La comunicación es esencial.

Por último, otro peligro es el alcohol y las drogas que consume mucha gente. Nunca jamás se debe de practicar bondage con gente que está borracha. Me importa una mierda si es dos vasos de vino, una cubata o se ha metido la botella entera y es un alcohólico de primera línea. Me da absolutamente igual. El nivel de permisibilidad tiene que ser cero. El alcohol distorsiona la realidad, crea euforias equivocadas, y el nivel de peligro y riesgo es muy alto con la gente que ha bebido alcohol, sea lo que sea. Nunca se menclan el bondage y el alcohol. ¡Nunca! ¡Los chicos o chicas que no lo entiendan que le den por el culo! ¡No hagáis bondage con esta gente!

Otro peligro es la gente drogada, y nunca se practica que están bajo los efectos de las drogas, o cualquier otra sustancia estupefaciente. Hoy en día hay un montón de drogas y pastillas y nombres que no conozco, porque este tema me repugna y no tengo ningún interés. El bondage y las drogas no se mezclan. ¡Nunca! ¡Ni tan siquiera un porro! Alteran los reflejos, la capacidad de reacción, la percepción, e incluso a vida sexual, porque hay chicos que no se les levanta la polla cuando se fuman porros. Por lo tanto, no se disfrutra ni follando.

Para practicar bondage se debe de estar en estado sano y lúcido, con plenas facultades físicas y mentales. Es lo mismo de antes. El nivel de permisibilidad es cero. ¡Cero real! Si algún gilipollas dice que no puede esperar y necesita drogarse, ¡NO hay sesión! ¡Jamás! El peligro es muy alto con este tipo de personas adictas que demuestren usar muy poco el sentido común. Nunca se debe de practicar bondage en estas condiciones.

Yo recuerdo una vez que vino una modelo para una sesión con malos síntomas. No sé qué le pasaba. Yo no le hago test de drogas a la gente, no. No es mi trabajo, y no tengo permiso. La chica nos contó que se había ido de fiesta, se había pasado toda la noche con mil locuras, vino sin comer, agotada, y una resaca monumental. Yo NO hice las fotos con ellas. Anulé las fotos, y nunca he vuelto a trabajar con ella. No me interesa este tipo de gente. Es peligroso hacer bondage con esta gente.

Visto todo el artículo, para mí está muy claro que todo es peligroso si nos ponemos a buscar los peligros a todas las situaciones. Es innegable que el bondage también tiene su peligro y su riesgo, pero también es peligroso saltar a la comba. La gente hace cada día centenares de gestos y acciones que son peligrosas y que han sido mortales para millones de personas en toda la historia. Por lo tanto, la gente que no hace bondage porque dice que es peligroso no es verdad. El peligro y los riesgos sólo es una excusa vulgar, ridícula y patética. No se atreven porque son un saco moral lleno de prejuicios. No se atreven porque tienen un montón de tabues. No se atreven por la incultura y el analfabetismo que le hace ver el sexo y las fantasías como algo de pervertidos y psicópatas. No se atreven porque no tienen valentía, porque son aburridos y aburridas, y hablan del peligro porque no quieren que se atrevan los demás, para no ver su nivel de ridiculez personal. ¡Porque, si la razón fuera el peligro, no deben de saltar ni a la comba! ¡Y saltar a la comba sí se atreven! ¡O quizá tampoco! Hay gente que es muy aburrida.

Entrevista con Jerome Duplessis, pionero del bondage en Francia

17 marzo 2018

Hemos publicado una nueva entrevista de bondage con Jerome Duplessis, uno de los grandes nombres históricos del bondage francés. Tuvo dos webs muy famosas de mucho éxito, CaptiveCulture y LatexCulture, creadas en el año 2000, y que cerró más de quince años después por una grave enfermedad que tuvo Jerome.

Fue uno de los pioneros del bondage en Francia, cuando en aquella época el bondage era una aventura humana.

Con Jerome hemos hablado de muchos detalles que os sorprenderán en esta genial entrevista, y os ayudarán a entender mucho mejor el bondage.

Atada en un poste en la montaña

15 marzo 2018

Esta semana nos dimos cuenta de que hace muchos meses que no hacemos fotos bondage atada en un poste, y aporvechando una excursión de entrenamiento por las montañas decidimos hacer una sesión con Thyffany atada al poste.

El posado atada recta en un poste nos encanta, y pronto haremos alguna sesión parecida, pero en este caso decidimos darle algún toque distinto, e hicimos una pierna atada al poste y otra pierna atada en frogtied levantada hacia arriba.

Fue una sesión calmada y divertida, y al terminar continuamos con nuestra excursión y nuestro entreno.

Dura suspension en la viga de un taller de bicicletas

08 marzo 2018

Hoy os hemos publicado una galería de una suspensión muy dura que sólo podemos hacer entre Thyffany y yo. ¡No repetirla! ¡No copiarla! ¡Insisto! No hacer jamás esta suspensión. ¡Con nadie!

Esta es una de esas únicas historias que son sólo de Thyffany y yo, porque esta suspensión requiere veinte años de experiencia, es confianza, es máximo sacrificio, y mucha capacidad mental de concentración, y es horroroso para las muñecas. ¡Es cierto! ¡No repetirla, ni copiarla!

Se necesita una personalidad muy especial y singular, y os explicamos muchos detalles dentro de la galería.

Diferentes tipos que existen de bondage

05 marzo 2018

El bondage tiene miles de posibilides distintas en sus posados, y hay centenares de estilos y técnicas que se puede realizar. Es la práctica sexual y erótica con mayor variedad que existe, y esto es uno de los principales ingredientes que convierte el bondage en una fantasía divertida para las personas.

Hablar de todos los tipos de bondage que existen me ocuparía muchos días y muchas hojas, y estoy seguro que casi nadie se leería completo un texto tan largo, por lo queos pongo una lista resumida con los tipos de bondage más habituales.

Hogtied. El primero que os explico es la posición de hogtied, que traducido al español sería la "atadura del cerdo", porque se decía que esta es la posición en la que se ataban antiguamente los cerdos cuando se transportaban sobre barras de madera, o se dejaban colgando. Por eso se le puso este nombre a esta posición, que en su forma más simple consiste en tener las manos atadas a la espalda, los pies atados juntos, y con una cuerda se acerca al máximo las manos y los tobillos, de tal forma que manos y tobillos quedan muy cerca, con las piernas dobladas hacia atrás, encogidas, los talones de la planta de los pies casi tocando el culo, sin poder separarse, y las manos muy cerca del culo. Es una atadura muy popular, muy efectiva, muy erótica en las fantasías sexuales, y que se hace con apenas tres cuerdas, por lo que no se necesita ser ningún experto.

Outdoor bondage. En outdoor bondage se engloba todo el grupo de ataduras que se pueden realizar en exteriores. Como dice la propia palabra "outdoor", es exteriores, lo cual significa que son las ataduras hechas en bosques, ríos, montañas, prados, árboles, jardines, playas, campos y cualquier otro rincón que sea fuera de las cuatro paredes de un edificio. El outdoor bondage tiene millones de adeptos en todo el mundo, por la vistosidad y el morbo que da las ataduras en exteriores, pero tiene el peligro añadido de la gente, que está por todos sitios y cada vez vivimos en una sociedad más peligrosa con mayor número de idiotas y psicópatas. Hay que ir con mucho cuidado.

Nosotros practicamos mucho outdoor bondage, pero cada día es un nuevo día, y siempre hay que vigilar sin fiarse porque el día anterior fue perfecto. Este pensamiento sería un error, y los riesgos del outdoor bondage se deben siempre de tener en cuenta, por lo que nosotros en las sesiones outdoor siempre adoptamos las medidas de prevención necesarias. Los imbéciles están en todos sitios. Son como una plaga, y hay que tenerlo en cuenta cuando se hace outdoor. No se puede olvidar.

Hay mies de opciones en el outdoor bondage. No voy a describirlas todas porque no acabaría nunca el artículo. Es cuestión ya de la fantasía y gustos personales de vosotros y vosotras mismos/as.

Selfbondage. El selfbondage se traduce al español como las autoataduras, o atarse a uno mismo, o una misma. Es posible, sí, y hay técnicas muy avanzadas. La tecnología también ha aportado sus inventos a esta práctica sexual. Hay candados y esposas de apertura retardada por cronómetro, hay poleas que tensan las cuerdas, hay cajas donde se cierran las llaves de las esposas y se abren solas horas más tarde, hay imanes con baterías que funcionan como ataduras y es imposible de soltarse hasta que el imán pierde la carga de la batería, y hay técnicas con cuerdas muy sofistifcadas y trabajadas que consiguen atarse uno mismo/a sin posibilidad de desatarse.

En Internet hay miles de vídeos explicativos y demostrativos, que te enseñan cómo se hacen estas ataduras, y las miles de formas posibles que existen, y también hay muchas páginas y blogs dedicados a técnicas de selfbondage, con vídeos, fotos, artículos, cursos, e incluso venden productos con esta finalidad.

De todos modos, cuidado con el selfbondage. Es muy peligroso quedarse atado o atada solos, sin ninguna posibilidad de desatarse. Comprendo, y sé, que esta fantasía es muy común en miles de personas, pero hay que usar el sentido común, y saber que puede tener resultados muy peligrosos, incluso trágicos si nadie os encuentra nunca. No hagáis tonterías. Sólo practicar selfbondage completo con la compañía de una persona que os puede desatar. No practicar selfbondage solos, o en tal caso limitar la practicar a un selfbondage parcial, bien sea sólo las piernas, los ojos vendados u otras partes del cuerpo. Hay que usar el sentido común.

Shibari. El shibari es otra modalidad de bondage, aunque en España hay un montón de errónea confusión por el uso comercial que ha hecho de esta temática determinadas personas. España es un país con muy poca cultura en muchos campos, y las grandes vanidades, sumadas a los prejuicios e ignorancias de esta sociedad, no ayudan en absoluto, y han infectado de mala información y malas prácticas esta modalidad de bondage.

El shibari es un bondage que busca mucho la estética, la belleza de las cuerdas, usa mucho las suspensiones, pero en España es una demostración de las actitudes presuntuosas y la enfermiza vanidad de muchos atadores y atadoras. Además, se olvidan de la modelo, porque cuando la gente mira las fotos piensa más en el nombre del atador que en la modelo, y yo eso no lo comparto.

El shibari es un bondage obsesionado con la técnica, con los trazos precisos, y que se usa mucho para hablar de la parte artística del bondage, sobre todo a convencer a gente sin cultura, sin nivel y sin experiencia, a que prueben las ataduras, pero no hay que convencer nunca a nadie de nada. Si alguien no quiere, pues que se vaya, pero el shibari también es bondage, también es erótico, también es sexual, y también hay gente que se excita, que se masturba y que folla, con shibari.

Kinbaku. El kinbaku es lo mismo que el shibari. Aquí en la cultura occidental todo lo queremos diferenciar, pero en la cultura oriental kinbaku y shibari son lo mismo, e incluso en Japón y otros países asiáticos, o Rusia también, encuentran este debate amateur, ridículo e innecesario. Ellos, que son muy elegantes al hablar, dicen que estos son debates occidentales.

Tape bondage. El tape bondage consiste en atar con cinta de precintar. Es también una práctica bastante habitual, porque comprar un rollo de cinta es barato, discreto, fácil y rápido. Además, es multiuso, porque te sirve tenerlo en casa por si algún día revienta la cañería del agua, o se rompe una madera, y no hay que dar explicaciones a nadie, que no sospecha de su uso sexual.

Se utiliza mucho como mordaza, que es el tape gagged. Hay muchos tipos de cinta, e incluso cada rollo es distinto. Algunos tienen una capacidad adhesiva que no se nota, y se desenganchan solos. Otros, por el contrario, tienen una cola que se engancha muy fuerte, y hay que estirar lento y con mucho mimo para quitar la mordaza. Es cuestión de mirar cada rollo, uno a uno, porque sus propiedades se alteran según la condiciones a las que están sometidos, según sea calor, frío, lugares ventilados o húmedos, por decir algunos ejemplos.

Hay dos inconvientes con el tape bondage, que mucha gente se reirá al leerlos, porque quizá les ha pasado a ellos y ellas. El primero de estos problemas es que al atar la cinta se engancha sobre el propio rollo o a nuestros dedos, se estira con más fuerza simplemente para desenganchar la cinta, y se aprieta tanto la cinta que llega a cortar la circulación de la sangre en las muñecas. Esto no puede pasar, y hay que repetir las ataduras.

El segundo problema habitual de la cinta de precintar es que es efectiva como mordaza dando la vuelta a toda la cabeza, rodeando todo el contorno, pero si se hace por encima del cabello los pelos se adhieren a la cinta, y al quitarla se arrancan pelos, o se rompen pelos. Hay que saberlo.

Momificación. La momificación dentro del campo de bondage se hace con vendas, pero la mayoría de ocasiones se hace con cinta de precintar también porque es un material mucho más barato que la cinta. No es recomendable hacerlo sobre la piel desnuda, porque reseca la piel y crea problemas de piel. Se puede hacer sobre ropa, con la modelo vestida, o colocando primero film transparente, que en inglés se dice "plastic wrap", aunque el film transparente da calor y se crea debajo una capa de humedad que impregna como vapor todo el plástico por debajo.

Como es fácil de intuir, consiste en atar a las personas en la misma posicion de las antiguas momias, para entendernos. Hay algunas recomendaciones que son propias del sentido común, como es no practicarlo en verano salvo que tengas aire acondicionado en casa, no tapar jamás las fosas nasales porque la persona debe de respirar con total normalidad, no colocar la cinta o las vendas apretadas en el cuello porque puede cortar o dificultar seriamente la respiración, y otros cuidados que os lo dice vuestro propio sentido común y uso de la razón, que según dicen el ser humano tiene estas capacidad, aunque muchas veces no lo parece, y estamos llenos de subnormales.

Suspensión. La suspensión es una persona atada suspendida en el aire, sin tocar suelo. Las suspensiones no son shibari. No cometer este error. Es cierto que el shibari usa muchas veces la suspensión, pero una suspensión es una suspensión. ¡Así de fácil! Consiste en atar a la persona de alguna viga, una rama, anclajes en el techo, o cualquier otro firme y sólido apoyo que consiga que la persona está atada en el aire, sin tocar suelo. Requiere de mucha práctica y experiencia, y no debe de practicarse sin experiencia en bondage. Una cuerda mal puesta puede causar mucho dolor, o incluso alguna lesión, y hay auténticas salvajadas en esta modalidad, de gente que no tienen ni puta idea de lo que están haciendo. La vanidad, la prepotencia, los aires de grandeza o una actitud de divo o divas presuntuosas, son riesgos peligrosos para la suspensión.

En España hay como una obsesión, es como una moda en la que todo el mundo quiere tener su suspensión de mierda para ponerse la foto en las redes sociales, aunque sólo sea cinco segundo colgando, pero estamos en una sociedad con una cultura muy atrasada, que tampoco muestra ningún interés en aprender y avanzar, más pendientes de sus egos y su soberbia para ser la más guapa o la más lista o el mejor maestro en el facebook o instagram y esas tonterías, y hay muchas malas experiencias en suspensiones.

Strappado. Esta posición es muy erótica y sexual, y quizá la podéis haber visto en vídeos o fotos bondage. Consiste en los brazos atados a la espalda, pero con la cuerda tirando de los brazos hacia arriba desde detrás, desde la espalda, quedando los brazos paralelos al suelo. Podría decir que forman un ángulo de 90 grados entre los brazos y la espalda. Para conseguir esta posición, la cuerda debe de estar atada a algún punto alto, por encima de los hombros, porque las manos quedan aproximadamente a la altura de los hombros, según la flexibilidad de la persona atada.

Cabe decir que para un buen strappado la persona debe de estar recta de pie, sin doblarse hacia delante, que es lo habitual en personas rígidas o de poca flexibilidad. Debe de mantenerse erguida, y es una posición que se hace con chicas. Casi ningún hombre puede estar atado en esta posición, por la constitución física masculina, que nos da un dorsal y unos hombros de características distintas a las mujeres, y es casi imposible alcanzar esa altura por detrás de la espalda. Debe de ser un hombre muy flexible o muy delgado, pero un hombre musculoso no puede, salvo riesgo de una grave lesión, como dislocaciones o roturas. Los chicos doblaran el cuerpo hacia delante, y ya no es un strappado perfecto. Las chicas sí pueden conseguir esta posición.

Cuffbondage. Este es el bondage que se hace con esposas, y grilletes. Yo soy amante de las cuerdas. Para mí el bondage siempre son cuerdas, y sólo me sirven cuerdas para bondage. Me encantan las cuerdas, y pienso que las cuerdas es el material de todos y todas los entusiastas y amantes del bondage. El bondage real es con cuerdas, pero he de reconocer y aceptar también que hay gente que lo practica con esposas. Hay esposas de juguete, esposas profesionales, y hay webs que venden esposas y grilletes muy elaboradas, casi como de los castigos en las mazmorras de la Edad Media, con todo tipo de formas y particularidades. Son sus gustos, y hay que respetarlos, pero este estilo no es lo mío, no.

Cast bondage. Puestos a hablar de prácticas bondage minoritarias, explicaré en pocas líneas el cast bondage, que son las escayolas médicas. Muy poca gente la usa, porque necesitan conocimientos en enfermería o medicina, y es de coste económico, además de los problemas de limpieza y suciedad. Consiste en enyasar los brazos o las piernas o el cuerpo tal como se hace en medicina, de tal forma que la persona no puede usar esa parte del cuerpo, o todo el cuerpo. Hay fotos y vídeos muy curiosos por Internet, que podéis encontrar escribiendo simplemente "cast bondage", pero es muy minoritaria, aunque os la explico para mostrar que existen una enorme variedad de modalidades sobre cómo practicar bondage.

Más estilos. Hay muchos más estilos que os iré explicando en otros artículos, y que como siempre voy publicando cada mes.

Atada en un jacuzzi

02 marzo 2018

Este febrero ha sido un mes de mucho frío, y justo esta semana ha entrado una ola de frío siberiano que ha dado un par de días de frío muy fuerte.

Nosotros teníamos ganas de hacer una sesión de fotos de bondage atada en el agua, para nuestra categoría Water Bondage propia, pero en exteriores es para pillar pulmonía con este frío, así que fuimos a un hotel para hacer una sesión bondage atada dentro del jacuzzi, con las burbujas en las fotos.

Encontramos un jacuzzi que no es bonito, pero nuestra idea era centrarnos en estar atada en el agua, y el jacuzzi ofrece las grandes ventajas de las burbujas.

Atada en un boxing ring que fue propiedad de Jorge Lorenzo

26 febrero 2018

Hicimos una sesión bondage con Thyffany atada en este boxing ring que hace años fue propiedad del mítico Jorge Lorenzo, tricampeón del Mundo de Motociclismo de MotoGP, por resaltar algunos de sus muchos títulos, todavía en activo.

Por lo visto, este mítico piloto tenía un ring de boxeo, lo vendió hace unos años, y os demostramos que es verdad.

Esta sesión es con Thyffany atada en el centro del ring, justo sobre los números 99 de esta leyenda del motociclismo, atada de pie, e inmóvil en el centro por cuatro cuerdas cada una a un poste, y cada una de estas cuerdas rodeaba a Thyffany por la cintura.

Suspensión atada y curvada encima de un neumático

24 febrero 2018

Decidimos hacer una suspensión diferente del estilo clásico. En una esquina vimos neumáticos que se usan para entrenar en el gimnasio, y la idea fue suspender el neumático con la modelo atada encima, boca arriba y con la curvatura del neumático.

Es un posado difícil que se necesita modelos profesionales como Thyffany, que tienen además buena flexibilidad, mucha experiencia y capacidad de resistencia, porque la posición es dura.

No es una posición cómoda, y es de tiempo muy limitado. La experiencia y la excelente profesionalidad de Thyffany es de máximo nivel para poder hacer esta sesión.

Niki Stern es una nueva modelo en la categoría de Gym Bondage

21 febrero 2018

Niki Stern es una nueva modelo, que ha debutado en su primera experiencia de bondage profesional con nuestras sesiones de bondage en el gimnasio.

Ha sido una tarde divertida con tres sesiones buenas de bondage. Lógicamente, era su primera experiencia con las cuerdas, y por lo tanto las sesiones estaban ajustadas a su medida, lo cual es una norma de seguridad de sentido común, como ocurre cuando se conduce por primera vez.

Fue una sesión atada en la esquina de un boxing ring , otra sesión atada en la máquina de musculación, y la tercera sesión fue bondage en equilibrio.

Bondage atada en una cascada

19 febrero 2018

Volvimos a hacer una nueva sesión bondage atada en el cascada. Esta vez, más complicada. Esta vez, en el centro de la cascada, bajo el agua.

Nos encantan estas sesiones. Thyffany es una modelo increíble, y tenemos mucha experiencia en esta temática. Yo jugaba en mi infancia en ríos, bosques y montañas, y sé que la naturaleza pide máximo respeto.

Thyffany tenía todo su cuerpo rodeado con las cuerdas rojas, atada con los brazos a la espalda, y amordazada con un bozal de bola verde brillante porque en ese tono destacaba con el agua, y se veía muy bien la mordaza entre el agua de la cascada.

Los riesgos de selfbondage, es decir, atarse uno/a mismo/a

17 febrero 2018

Selfbondage es una modalidad de bondage que consigue en atarse uno mismo, o atarse una misma. En ocasiones lo podéis encontrar escrito como autobondage, pero el nombre real es selfbondage. Es un nombre muy fácil. No hace falta saber inglés, no es necesario estudiar para aprenderlo, y tampoco se debe de ser ninguna eminencia intelectual. ¡Selfbondage! ¡Simple!.

Esta modalidad de bondage lo practican muchas personas que no tienen pareja, no tienen con quién practicar su fantasía favorita, y no pueden esperar. En todo el mundo hay millones de personas que practican las ataduras en su vida real, y a un gran porcentaje le gusta ser atados, o atadas. El recurso de estas personas sin pareja para satisfacer su fantasía es atarse ellos o ellas mismas.

En una abrumadora mayoría de personas se practica con la forma correcta, que es atarse hasta el límite recomendable por el sentido común que se supone tenemos todas las personas, y el resto de ataduras propias simularlas. Las personas pueden atarse las piernas, los tobillos o la polla. Masturbarse con los ojos vendados, o con las piernas atadas, muy bien atadas, o incluso mirarse al espejo cuando se amordazan ellos o ellas mismas, es muy común y habitual en este sector. También es habitual usar aquellos modelos de esposas que pueden abrirse con la apertura de seguridad, o ciertos tipos de muñequeras.

Este comportamiento es bastante lógico, practicado decenas de miles de veces cada día, y perfectamente normal. ¡No permito los estúpidos puritanismos ideológicos que nos pretenden hacer creer que la gente folla haciendo el misionero, un besito y un cariño! ¡Y una mierda!.

Sin embargo, el selfbondage comporta un peligroso riesgo cuando es completo y extremo. Esto es totalmente desaconsejable. Hay muchos tutoriales en internet donde se puede ver y aprender al detalle cómo se puede conseguir un excelente selfbondage, con vídeos que alcanzan los centenares de miles de reproducciones.

Hay que reconocer que algunos de estos vídeos están muy bien hechos. Ha avanzado mucho la práctica del selfbondage. Ya no es aquella vieja historia, muy peligrosa por cierto, del nudo corredizo y que no se debe de practicar por el riesgo a cortar el riego sanguíneo. ¡No! Hoy en día hay vídeos donde se puede ver escenas de un selfbondage muy sofisticado, con ingenios de poleas por las que se pueden tensar las cuerdas, mandos de control remoto que pueden empujar las cuerdas hacia arriba al tiempo que las cierran para conseguir unas perfectas ataduras, llaves de esposas que a través de contrapesos suben hasta ser inalcanzables, aparatos de apertura retardada que no permiten desatarse hasta que se habrán solos al cabo del tiempo especificado, y otros ejemplos.

La tecnología, y el sector de la industria pornográfica, también se han incorporado a este sector, debido al alto consumo en una sociedad cada vez más incomunicada e independiente.

Cuando se visualizan estos vídeos hay que usar la cabeza, el sentido común, el uso de la razón, y hay que saber que las personas que ves en el vídeo haciéndose un selfbondage muy logrado no están solas. Son vídeos la mayoría profesionales, y tienen una persona por lo menos junto a ellas que les va a desatar. Sin embargo, practicar un selfbondage completo solos o solas es muy peligroso, y no se debe de hacer nunca. El riesgo de no poder desatarse es real. Puede existir una situación de riesgo en la vivienda, un incendio, una alarma, y entonces no poder escapar. Puede haber riesgo alto de morir de asfixia por estar un excesivo periodo de tiempo prolongado amordazados o amordazadas, y este tiempo se acorta si la persona se asusta, se pone nerviosa o se agota físicamente. Puede haber el riesgo de que nadie les encuentre, en el caso de personas que viven solas, y morir de inanición. Puede existir la situación de encontrarse mal, mareos, naúseas, agotamiento, etc, y agravarse con fatales consecuencias.

Son situaciones terribles, y os lo voy a decir muy claro. No hay que ser idiota y volverse loco por una fantasía. ¡Calma! ¡Tranquilidad! Hay millones de personas que les gusta el bondage y las ataduras, y hoy en día, con las redes sociales, foros y mil cosas más, es muy sencillo. Sólo hay que tener paciencia, y aguantar un poco la gente. Hay mucho imbécil por el camino ¡sí! ¡es cierto!. Hay mucha gente impresentable, irresponsable y vergonzosa, que hace perder el tiempo, pero rendirse es hacer que toda esta tropa de capullos y capullas ¡que los hay en ambos sexos! se queden contentos.

¡Una mierda! Las batallas se libran sin piedad, y se responde con contundencia. Me he encontrado en toda mi vida centenares de estas personas asquerosas. ¡Sí! ¡Las hay! ¡Muchas! ¡Un montón! ¡Son una plaga repugnante que nunca se acaban! ¡Parece que crían como cucarachas! Aprendí hace muchos años, ya en mis primerizos combates, que el miedo es un arma de defensa que nos hace ir hacia delante. Hay que ser competitivos, decididos, valientes, con carácter, con personalidad, y todos los miles de imbéciles que te salgan por el camino son batallas que nos hacen mejores, más fuertes, que consiguen superarnos a nosotros mismos, y mismas. Hay miles de millones de personas en el mundo. ¡Paciencia!.

En una sociedad avanzada, moderna, libre, abierta, y respetuosa, hay mucha gente que habla de bondage, y que comparte libre y voluntariamente, en estado sano, lúcido y en su mayoría de edad, sus fantasías, y el bondage tiene millones de seguidores. ¡Yo lo confirmo sin ninguna duda! Hay millones de opciones de conocer alguna persona interesante, pero es innegable que se pierden todas las opciones sentados en la sofá viendo la televisión. ¡Hay que moverse!.

Mientras tanto, recordar que en selfbondage por encima de todo siempre se debe de usar el sentido común, la inteligencia, el pensamiento y el razonamiento. ¡Indiscutible! Es el único método para practicar solos y solas, las personas sin pareja, el selfbondage de manera segura.

Bondage atada en la orilla dentro del agua

31 enero 2018

Después de haber hecho la primer sesión del día en la arena, fuimos al agua. Soplaba un poco de viento seco, muy leve, que levantaba un mínimo oleaje y que nos dio algunas fotos muy divertidas.

Atamos a Thyffany con muchas cuerdas por todo su cuerpo, los brazos atados a la espalda, cuerdas atadas por la cintura, y amordazada con esa mordaza ballgag de color rosa que nos gusta mucho su tonalidad en ese ambiente outdoor en la playa.

Se tumbó en la orilla, justo ya dentro del territorio del mar, donde llegaban las tímidas olas, y comenzamos a hacer las fotos, que salieron maravillosas.

Nueva sesión de bondage atada en la playa

29 enero 2018

Al día siguiente volvimos a hacer una sesión de Thyffany atada con un disfraz sexy de women police, tumbada sobre la arena y buscando un bondage sensual, atractivo, de tono romántico, y cómodo.

Todavía no es verano, pero ha hecho unos días muy buenos y hemos trabajado una serie de sets fotográficos en la playa. Esto es España, y aquí es habitual este clima. Por eso tenemos tanto turismo, porque vienen para disfrutar del buen tiempo y el sol.

Los paisajes exteriores, y el concepto outdoor en general, es fantástico porque te ofrece escenarios muy bonitos y unos ángulos de enfoque en todas direcciones.