El uso de las mordazas en el bondage profesional

25 enero 2018

En la temática bondage se usa en bastantes ocasiones las mordazas, y la gran mayoría de personas adeptas a esta práctica creen que un bondage real, bien hecho, debe de ir acompañado siempre de una mordaza, o al menos de los ojos vendados. Yo no uso mucho los ojos vendados en las fotografías, porque los ojos son muy expresivos y transmiten muchas emociones, y me gusta que se vean los ojos, pero sí que uso mordazas, y ahora os explico cuáles son las mordazas más usadas.

Hay muchos tipos de mordazas. El mercado de los productos eróticos mueve decenas de miles de millones de euros al año, y lógicamente en un sector de este gigante económico mundial hay productos e innovaciones de todo tipo.

¿Cuántos tipos de mordazas se usan? Las mordazas más usadas, que habréis visto en miles y miles de vídeos y fotos, son las ballgags, nombre en inglés. En español se les llama también "mordaza de bola" o "bola" o "bozal" y, tal como indica su nombre, es una bola de diferentes medidas, entre los 35mm y los 45mm, que se introduce dentro de la boca y se ajusta fija con una correa que se cierra con una hebilla detrás de la cabeza.

Yo la uso mucho, en la gran mayoría de las sesiones fotográficas y de los vídeos, porque es una mordaza muy estética, bonita y efectiva, que te hace sentir con intensidad el entusiasmo por el bondage, porque lógicamente el usar mordazas requiere conocimiento por parte de la persona que ata. Debe de saber lo que está haciendo con seguridad, y debe de saber interpretar y leer cómo va la sesión, si la modelo está cómoda, si se encuentra bien, si tiene algún problema, si se encuentra mal, o si está cansada, por ejemplo.

El harness gag es otra mordaza que se usa mucho. Es la misma mordaza, pero con la diferencia de que se ajusta en la boca a través de unas correas que pasan también por encima de la cabeza, además de la correa rodeando el contorno por las mejillas, y se cruzan todas detrás de la nuca, aunque se ajustan con hebillas diferentes. Esta mordaza suele tener bolas más grandes.

El ring gag es una mordaza muy usada con fines sexuales y torturas. Hay diferentes modelos, y consiste básicamente en un aro que se coloca detrás de los dientes, y queda la persona amordazada con toda la boca abierta sin posibilidad de cerrarla. Hay aros muy grandes que consiguen la máxima apertura de la boca, sin poder cerrarla, y se usa para escenas de sexo oral, metiendo la boca dentro de la boca de la persona amordazada. Provoca bastante babeo, y es muy normal ver a la chica babeando como si fuera una cascada, casi ya desde los primeros segundos de la felación. También provoca molestias en la mandíbula, que queda como adormecida.

La cuarta mordaza más usada es la cinta de precintar. Para ser efectivo, lo ideal es dar toda la vuelta a la cabeza con la cinta de precintar, dando tensión y firmeza a cada vuelta, pero sin apretar con locura, porque entonces se dificulta peligrosamente la respiración, y eso no se puede hacer. El inconveniente es que se arrancan los pelos adheridos a la cinta cuando se quita la mordaza.

En este mismo formato de la cinta de precintar, hay personas que ponen telas enrollados como pelotas dentro de la boca. Esto puede ser muy peligroso porque seca la boca y la persona puede asfixiarse. Es una práctica muy extendida, que lo hace mucha gente. Yo no lo he hecho nunca. No me gusta este estilo de mordaza.

Estas son las mordazas más habituales.

¿Cuáles son los riesgos de las mordazas? Siempre hay que estar atento cuando se usan las mordazas. Esta atención máxima debe de ser todavía mayor acentuada cuando la modelo no tiene experiencia con la mordaza. En estos casos, el primer paso es que la propia modelo pruebe las sensaciones que le transmite la mordaza antes de empezar la sesión, para que conozca las sensaciones y diga si le provoca alguna molestia.

Hay personas que no soportan las mordaza. Sienten que su garganta les da como espasmos, que les cuesta respirar, o les da incluso náuseas, entre los factores más comunes. El desarrollo físico en nuestra etapa de crecimiento como seres humanos tiene sus particularidades en cada persona, y no somos idénticos. No existe entrenamiento eficaz e indiscutible, y no recomendamos entrenamiento de la mordaza para este tipo de personas. No se puede entrenar, que esto no es un gimnasio. No estamos haciendo pesas. Se puede ganar experiencia con las modelos que llevan bien la mordaza, pero no se puede entrenar, porque cuando es por rechazo físico los problemas pueden aparecer siempre en cualquier momento, incluso dentro del juego erótico entre parejas. Si no pueden soportar esta mordaza, se busca otra mordaza, porque ¡no! es ¡no!. Hay que respetar la seguridad por encima de todo.

En mis sesiones fotográficas, he hecho fotos con modelos y he tenido que quitar la mordaza ya en el primer segundo. Hay chicas que intentan probarla y dicen que sí, pero cuando la prueban notan las molestias, y he tenido que quitarle la mordaza porque le molestaba mucho. No pasa nada. Estas cosas ocurren, y se hacen las fotos sin mordaza también.

Por el contrario, hay personas que lo llevan de maravilla desde el primer minuto. Hace años conocí una modelo que no había probado nunca esta mordaza, se la colocó y aguantó toda la sesión de media hora sin ningún problema con esta mordaza, sin quitársela ni un segundo, y ella toda cómoda y muy tranquila. Es una cuestión de aceptación del cuerpo de aquel objeto. Los nervios y los miedos que pueda tener en la cabeza esa persona también influyen, pero no hay que convencer nunca a nadie de nada. Es peligroso, y no se hace.

Nunca jamás se puede dejar sola una persona amordazada. No hay que ser bestias. La seguridad y el sentido común tienen que estar por encima de todo.

¿Qué curiosidades tiene cuando se usa las mordazas? Cada mordaza tiene su peculiaridad. En la mordaza de ballgag, mucha gente babea. La bola dentro de la boca provoca alteración en la salivación, y se babea generalmente por los extremos de la comisura de los labios, o por el labio inferior central. También es cierto que hay gente que sabe controlar el babeo. Esto ya son las habilidades propias de cada persona. Sin embargo, con el ring gag o las medical gags se babea mucho más.

Otro detalle es la comunicación. Se puede conseguir entender lo que te está diciendo una persona amordazada, pero no es fácil. La mayoría de las ocasiones se logra saber lo que está diciendo, pero si te esta explicando que ayer vio una película por la televisión y te explica el guión no se va a entender nada. Por eso siempre recomiendo que en las sesiones se refieran solamente a las ataduras, molestias o detalles relacionados directamente con las fotos. Por ejemplo, a veces las modelos te dicen que se le ha movido el peinado, o que tiene una hormiga en la pierna en las fotos en el bosque. Eso sí se entiende. El guión de la película de ayer por la noche no se entiende, pero esto se habla después de la sesión.

El tape gag, que es amordazada con cinta de precintar, da muchas historias. Su popularidad se debe a que es muy barata, se puede comprar en muchos sitios, se disimula en casa, se puede usar para arreglos caseros, y la acepta la gran mayoría de personas. Hay todo tipo de cintas de precintar, y todo tipo de experiencias. A mí me ha pasado de todo con este tipo de cintas. Una vez compré unos rollos que no se enganchaban. Se caían. No se enganchaba a la cara, y la modelo se estaba descojonando de risa. Otras veces ocurre todo lo contrario, engancha un montón, queda bien pegado, demasiado, y hay que desengancharla poco a poco. No se puede desenganchar a la bestia. Hay que ir lentamente y con cuidado.

He de decir que la cinta se coloca con la boca cerrada, por encima de los labios, pómulos, mejilla y barbilla. Hay vídeos porno donde se ve a la persona amordazada con la boca abierta, y que le ponen la cinta dentro de la boca rodeando la cabeza. Eso no está bien. Me importa una mierda la locura que se pueda ver en tal vídeo, o lo que haga tal o cual o pascual. Nunca debéis de colocar cinta dentro de la boca abierta. ¡Nunca!. No hacer bestialidades. La cola puede ser tóxica. Se deshace, y es peligrosa dentro del cuerpo. Insisto, es tóxica, y la cola de la cinta dentro de la boca puede hacer que tengáis que llamar al médico de urgencia, o que os encontréis mal. No hacer tonterías ni estupideces. También corta en las comisuras de los labios, y sentiréis dos cortes en los extremos de los labios.

Cuando la cinta de precintar rodea toda la cabeza, pillando el cabello al dar las vueltas, es habitual que pille algún pelo, y al quitarla suele romper algún pelo a la altura de dónde se ha puesto la cinta de precintar. Esto también depende de la solidez de la cola que tenga la cinta. Se suele hacer la mordaza rodeando la cabeza porque es más efectiva, está mejor amordazada en estética la modelo, de mejor agrado para el público. Suele impedir muy notablemente el habla, dejando tan sólo hacer murmuros, pero la comunicación sigue siendo la misma que os he explicado en los párrafos anteriores.

¿Qué mordaza usar en las sesiones de fotos? Yo casi siempre uso el ballgag, porque es muy estética, porque la lleva muy bien mucha gente, y porque es la preferida por la mayoría del público entusiasta del bondage. Yo siempre propongo usarla, pero no es obligatoria, porque sé perfectamente que hay gente que le gusta probarla, que le gustaría usarla, que dice que sí, pero cuando la prueba no la soporta, y hay que saber esta realidad.

En teoría el ringgag es la mordaza más dura de los cuatro estilos de mordazas que he hablado, pero esto no es una máxima cierta. No es verdad. Este año he conocido a tres chicas que llevan mejor el ringgag que el ballgag. Es curioso, porque el concepto general es al revés, pero con ellas no. A estas chicas les molestaba el ballgag, pero no les molestaba nada el ring gag, lo que demuestra que cada persona es distinta, y que cada persona debe de ajustarse a sus gustos.

Yo siempre les doy a elegir a la modelo qué mordaza quieren usar, y antes de empezar la sesión deben de probarla para ver si les da algún tipo de molestia, y qué dice su cuerpo. Esta es una regla mucho más obligatoria con las modelos sin experiencia.

¿Por qué se usan tanto las mordazas a nivel profesional? Es muy normal que al público amante del bondage, que vive el bondage, que le encanta esta practica, quieran usar mordazas, bien sea para amordazar, o para ser ellos y ellas amordazados y amordazadas. Me explicaba una persona que una persona atada sin mordazas es como un coche sin ruedas. En realidad, hay millones de personas en todo el mundo que practican con mordazas.

A nivel profesional, las mordazas son un elemento indiscutible que te indica el nivel profesional de la chica, bien sea ball gag o una firme cinta de precintar. Las sesiones bondage sin mordaza sólo buscan ese protagonismo estético para las redes sociales y no asustar a la gente miedosa y cobarde, pero yo siempre digo que es como un plato de comida al que le falta su mejor ingrediente, el principal ingrediente. Se puede comer también, por supuesto, pero le falta ese detalle para alcazar la excelencia y la competividad máxima.

De todos modos, los atadores y atadoras deben de ser adaptarse a las circunstancias, y saber que hay personas que no aceptan mordazas o que no permiten mordazas. Los límites siempre los pone la modelo, que es quien manda.

¿Hay más mordazas? Yo he hablado de la ballgag, el harness gag, la cinta de precintar y el ringgag, porque es muy habitual su uso en producciones profesionales de fotografía y vídeo bondage, pero hay muchas más mordazas en el mercado. Muchas de estas otras mordazas son muy duras y peligrosas, como la inflablegag, las que llevan garfío, o la dildogag, y que sólo pueden ser usadas por personas expertas, tanto en el que ata como con la modelo atada.

Yo he hablado de las cuatro mordazas más usadas, y que en su gran mayoría son las favoritas del público.

¿Algún otro detalle más? Termino recordando que la mordaza, como su nombre ya indica, tiene como finalidad tener la persona amordazada. Esto significa que no puede articular palabras, pero sí puede emitir murmuros de muchos tipos con los que se expresa y puede indicar si está bien o hay problemas. Se entiende casi siempre, y es obligatorio confirmarlo repitiendo en voz alta lo que la modelo crees que ha expresado. Eso sí, hay que ser frases imprescindibles relacionadas con el desarrollo de la sesión. No es el momento de hablar del precio de la barra de pan.

La comunicación con la persona amordazada es imprescindible establecerla, y es ideal antes de empezar la sesión establecer algún señal o contraseña que pueda advertir de la necesidad de quitarle la mordaza. ¡Sin debate! Quitarla es quitarla, y lo es en el mismo momento que lo pide. Nada de esperar. No vale decir que terminas en un minuto. ¡No! La seguridad, el respeto, la confianza y seriedad, está por encima de todo.

Atada en la playa

24 enero 2018

En nuestra lista de ideas tenemos muchos escenarios outdoor fantástico, y la playa es uno más de estos lugares. España es un país con mucha playa, mucho turismo, gente paseando por la playa, haciendo deporte, tomando el sol, y cuatro mil planes que tienen las personas en la cabeza.

Para esto la gente... ¡sí que tienen ideas!. Son playas, pero esto no son desiertos, y cuando se hacen fotos en la playa que siempre puede salir gente por todos sitios.

Hicimos la sesión a escasos metros de la orilla, con Thyffany atada con cuerdas rojas que sobresalen llamativas sobre el tono arena de la playa.

Entrevista con Lew Rubens, de bondage espectacular

22 enero 2018

Hoy os hemos publicado la entrevista con Lew Rubens, que es un atador espectacular, asombroso, maravilloso.

Lew Rubens es uno de los mejores atadores que he visto en bondage. Es muy creativo, es muy original, y es sorprendente porque le gusta trabajar sesiones muy diferentes. Tiene escenarios outdoor preciosos, y sus sesiones son todo un arte.

Imparte clases por todo el mundo, conocidas como "Lewbari", que es su magistral shibari, y por supuesto nosotros estamos encantados de publicar su entrevista, con la que podéis conocer muchos detalles de este extraordinario atador.

Recomendaciones para modelos en su sesión bondage por primera vez

10 enero 2018

Cada persona afronta su primera sesión bondage de forma muy distinta. Siempre depende de cada uno o de cada una, y en esto influye la actitud, el carácter, la valentía, la timidez, los prejuicios, los miedos, la cultura, las amistades, el entusiasmo, los nervios y una lista de factores interminable. Es muy complicado dar recomendaciones a personas que no se conocen, pero yo os voy a poner una guía de puntos importantes para afrontar la primera sesión de fotos bondage teniendo al menos una mínima base de conocimiento.

Os voy a comentar seis recomendaciones por si os sirve al menos de valoración, y no están por orden de importancia. ¡No! El orden simplemente responde a tal se me van ocurriendo en la mente mientras voy escribiendo. De todos modos, es una orientación general, porque no hay una fórmula exacta válida para todo el mundo. Cada persona es distinta, en su físico, en su actitud, en su manera de pensar, en su carácter, y las personas enfocan distintas las sesiones de fotos. Por lo tanto, debéis de valorar si las recomendaciones os sirven o no. ¡Por algo tenemos las personas el sentido común, la inteligencia, y el uso de la razón!

Hablar. La primera recomendación sería que, antes de hacer una sesión bondage, se debería de quedar en persona con el fotógrafo, fotógrafa o artista de bondage. Deberías de llevar contigo una lista de preguntas, previamente pensadas en casa examinando su página web o sus fotografías o sus vídeos, y buscar respuestas de su voz. Es importante lo que responde, pero es igual de importante el tono en que responde, si transmite seguridad, si está nervioso, si habla tranquilo, si habla seguro, si se nota su experiencia, si tarda mucho en responder o responde rápido, si modifica su respuesta, o su lenguaje corporal. ¡Pregunta!

Es normal tener dudas, estar nerviosa y se debe de preguntar sin miedo y sin censura. ¡Pregunta todo lo que quieras! ¡Hasta el último detalle! Os tienen que responder con total sinceridad y naturalidad, a todas las preguntas, y en todas explicar el por qué de la respuesta. Si no os responden, o si no hablan muy claro y veis cosas extrañas, ¡a la mierda! Si se burla, o se ríe, o desprecia tus preguntas, o crees que su actitud te falta el respeto, no deberías posar porque la comunicación en bondage es vital para la seguridad. El único tonto y maleducado en este caso es él, y si no le gustan tus preguntas, ¡pues adiós!, que hay mucha más gente.

Autorización. Cualquier fotógrafo, fotógrafa o artista, aunque sea amateur, pero que intente hacer las cosas mínimamente bien, pedirá firmar una autorización para la sesión. ¡Fijate que no he sido muy exigente, y he dicho mínimamente bien! La autorización es un paso previo imprescindible para garantizar la legalidad de la sesión. Sin firmar la autorización, pueden haber muchos problemas en el caso de desacuerdos, accidentes, publicación de las fotografías, uso de las fotos y muchas otros aspectos que terminarían en discusiones y denuncias.

Estas autorizaciones se deben de escribir y firmar previo a empezar la sesión. Se les conoce con el nombre de Model Release Form, y básicamente es un documentos con los acuerdos entre el fotógrafo y la modelo. En Internet hay muchos ejemplares sencillos de una o dos hojas de estos documentos, algunos bien hechos y otros que es mejor no hacerles ni puto caso, porque son un desastre.

Estos documentos los tenéis que leer sin prisas. ¡Todo el tiempo que tú necesitas! Si se molesta el fotógrafo, ¡que se joda! Si el fotógrafo se pone nervioso o se impacienta, ¡que se joda! Si te pide que vayas más rápida en leer, ¡que se joda! Resumido, ¡que se joda, que se joda y que se joda todas las veces que haga falta! Tienes todo el derecho legítimo de leerlo, con tranquilidad y con calma, y no debe de quedarte ninguna duda. Todo aquello que no comprendas, pregúntale el significado. Debe de saber explicarlo. Si no sabe explicarlo, desconfía y la recomendación sería no posar de modelo para ese fotógrafo, fotógrafa o artista.

Deben de darte una copia de lo que has firmado. Debes de vigilar con este paso, porque hay gente haciendo fotos en el sector de la fotografía y del bondage que te hace firmar estos documentos y no dan copias! ¡No, no, no! ¡Eso está muy mal! La copia se da en el mismo momento de firmarlo, en mano, en persona e imprimido sobre papel.

Te puedes negar a firmar estos documentos. Nunca se puede obligar a firmar nada, pero en este caso, en la gran mayoría de ocasiones, casi en su totalidad, los fotógrafos rechazaran trabajar contigo, y no se hará la sesión fotográfica.

En mi caso, conmigo es obligatorio hacer estos documentos, porque la seguridad y la legalidad es imprescindible. Yo no trabajo sin autorización y consentimiento previo, y mi documento he de reconocer que es de los más grandes Model Release Form que existen. En su versión completa son nueve hojas, que siempre enseño a las modelos en la reunión previa a las sesiones de fotos. Según la sesión y los límites de la modelo, acorto muchos detalles que puedan ser innecesario e intrascendentes, y puede quedar un documento de tres o cuatro hojas. Esto siempre depende de los límites que marca la modelo en las reuniones.

Si te interesa este tema con mayor detalle, hay un artículo que publiqué en la seccion de "Opinion" de mi web, dedicado exclusivamente a los Model Release Form.

Comer bien. La gente cree que el bondage es muy cómodo, y sí, dentro de la gigantesca gama de posibilidades que ofrece el bondage existe esa parte sencilla y amateur de bondage atada a la cama y juegos eróticos propios de la intimidad de los hogares. Sin embargo, a nivel profesional, con bondage real exigente, de sesiones duras o complejas, el bondage es una actividad física que es igual de cansado que hacer deporte. Hay chicas que optan ese día por no comer o no beber, para estar delgadas en las fotos, pero podéis tener un bajón físico notable. Puedes encontrarte sin fuerza, sin energía, y puedes tener algún mareo, bajada de tensión, eincluso perder el conocimiento, según sea suspensiones y la duración del bondage.

Es recomendable comer bien y estar bien hidratada un par de horas antes de la sesión de fotos, para dar tiempo a hacer la digestión. En caso de tener desplazamiento, porque es bondage outdoor como hacemos nosotros, llévate dos buenos bocadillos de lo que tú quieras, y agua en cantidad suficiente según sea verano o invierno. Puedes llevar galletas o lo que a ti te gusta, pero lleva comida si hay un desplazamiento superior a una hora de tiempo.

Descansar. Continuando por similitud por el tema de la comida y el cansancio físico, es recomendable hacer la sesión bondage en plena forma y habiendo descansado, porque tal como he dicho antes, esto es una actividad física en la que puedes acabar cansada, por supuesto dependiendo del bondage hecho.

Es recomendable hacer una la sesión un día de fiesta, o que no tengas ninguna obligación diaria o rutinaria. No es recomendable ir directamente del trabajo, o después del gimnasio, o de haber salido a correr y hacer running. La noche anterior es recomendable dormir bien, evitar borracheras o estar bajo los efectos de alguna resaca. ¡No! Hay que ir descansada y llena de energía.

Límites. La primera sesión con chicas que no tienen experiencia y no han hecho bondage profesional, es recomendable que sea una sesión adecuada a su nivel. En España hay como una moda estúpida por las suspensiones, y todas las chicas quieren tener una foto suya de una suspensión para ponerlas en sus redes sociales. Es como una competición para ver quién es la reina en los perfiles de las redes sociales, pero eso no es ser modelo, eso no saber qué es bondage, eso no es profesional, y eso es muy peligroso. Es una de las causas principales por las cuales hay en España muchas malas experiencias de suspensiones, con chicas que lo han pasado mal, que se han mareado, o han tenido un dolor insoportable con una suspensión que no han aguantado ni un minuto. No se puede hacer suspensiones con alguien que se ha comprado una cámara de fotos y cuatro cuerdas.

Los atadores, atadoras y artistas, tienen que aparcar el ego, su vanidad y su prepotencia, que este es otro problema muy común en nuestra sociedad nacional, autonómica y local. Hay algunos personajes que se creen los mejores del mundo, y entonces ocurren otra vez las malas experiencias. No se debería hacer una suspensión el primer día. Se puede usar mucha cuerda, pero deben de ser posiciones asumibles para la modelo en virtud de su experiencia.

Es cierto que esta realidad depende mucho de la forma de ser y la forma deportiva de la modelo, pero no es bueno tomar las decisiones dependiendo de cómo sea el carácter de la modelo. Hay chicas que tienen mucha ilusión, y quizá en algún caso muy concreto se podría hacer alguna excepción, quizá porque la chica practica algún deporte de riesgo o de combate y está acostumbrada a entrenar duro, a sacrificarse y a sufrir, pero ya debería de ser una decisión muy puntual. Por lo general, el atador/a debe de ser profesional, saber su máxima responsabilidad, y hacer la sesión basándose en la experiencia de la modelo, y no en su carácter. Recuerdo que este artículo es una guía para trabajar con modelos sin experiencia en sesiones de fotos bondage.

Comunicación. La comunicación es un punto imprescindible. La comunicación en las sesiones bondage es muy importante para evitar accidentes, para saber si está bien la persona atada, para estar tranquila la modelo, y en definitiva un buen ambiente y divertido, que es lo que debe de haber en toda sesión bondage. Hay que extraer conclusiones sobre si la chica es expresiva, si el fotógrafo habla correcto, y también se debe de conocer que hay unos intervalos de comunicación durante la sesión, para saber si todo va bien.

En la comunicación es importante tener un buen ambiente, relajado y divertido. Mis sesiones siempre son muy divertidas y naturales, pero eso no quiere decir que tengas que hacerte amiga de los fotógrafos, irte a tomar algo con ellos y salir de fiesta por la noche. ¡No, no, no! Es una sesión profesional, y dentro de estos límites inquebrantables hay que ver cómo te sientes. Todos y todas nos encontramos a veces en la vida gente que no nos gusta. Las personas no siempre nos caemos bien. Hay personas que son simpáticos, y hay personas que son antipáticas. Algunos nos parecen graciosos, y otros nos parecen patéticos. Hay de todo. Hay mil razones por la que una persona nos puede caer bien o caer mal, desde la actitud hasta comentarios o expresiones. También hay gente que son muy divos, que tienen un ego y una vanidad gigantesca, tanto atadores como chicas que se creen estrellas porque tienen una foto de shibari en su Instagram o su facebook, pueden tener una forma de ser desagradable, a la vez de peligrosa, porque la vanidad, la soberbia y el exceso de confianza son razones que pueden provocar accidentes y lesiones.

Debes de sentir una buena comunicación entre fotógrafo y modelo, pero no hace falta ser amigos. Es estar a gusto, simplemente. Siestás incómoda, o si no tenéis buena comunicación, es recomendable no hacer la sesión de fotos bondage.

La decisión es tuya. Por último, para no hacer el artículo muy largo, la sexta recomendación es tomar la decisión por ti misma. Puedes preguntar opiniones en quien quieras, pero los consejos a veces pueden ser equivocados, o no son útiles. ¡En los dos sentidos!. Es decir, no puedes posar para una sesión porque tu amiga o tu novio o tu hermano te diga que sí que lo hagas, y tampoco puedes rechazar posar para una sesión porque tu amiga o tu hermana o como he dicho antes tu novio te diga que estás loca, que es peligroso y no lo hagas. Las decisiones las debes de tomar tú misma, porque legalmente sólo es válidos tu sí, libre, voluntario y en estado sano y lúcido, y también porque la que posas y saldrá en las fotos eres tú. No posan tus amigos.

Repito que legalmente es obligatorio que la decisión la tomes tú, de manera libre, voluntaria, personal, en mayoría de edad y en estado sano y lúcido. Por lo tanto, para los productores, fotógrafos, atadores, y cualquier otro profesional serio y maduro, sea chica o chico, sólo tiene validez tu única opinión.

Otras recomendaciones. Se podrían añadir muchas más recomendaciones, pero creo que las recomendaciones aquí expuestas ya componen una buena base de conocimiento y reflexión, pero son sólo orientativas. Ahora es tu madurez, tu inteligencia, tu sentido común, tu personalidad, tu carácter, quien debe de valorar si te sirven, porque cada persona es distinta. Habrá personas que le pueden servir y usará para reflexionar, y habrá personas que no le sirven de nada y no hará ni caso. También puedes pensar que quizá falta alguna otra recomendación que tú habrías escrito porque consideras importancia. Esto demuestra que la única decisión realmente importante y válida es la que tomas tú misma. Piensa, razona, compara, valora, analiza, y decide. La decisión es plenamente tuya.

Entrevista con Bob "RopeMarks", de kinbaku y bondage japonés

03 enero 2018

Esta semana hemos hecho una nueva entrevista de bondage con Bob de RopeMarks, uno de los mejores profesionales de bondage japonés y kinbaku en Europa, y uno de los mejores dentro de un Top Ten en todo el mundo.

Bob es muy bueno. ¡Es increíble! ¡Bob es uno de los mejores en su técnica de bondage! Su kinbaku es asombroso. Comenzó hace treinta años, y pronto hará veinte años desde que empezó su marca profesional RopeMarks , con un éxito indiscutible.

Podéis leer la entrevista original y completa en inglés, y también os hemos puesto traducción en español.

Atada en un sexshop

20 diciembre 2017

Nuestro concepto de fotos bondage es que los escenarios son muy importantes. Deben de ser lugares originales, sorprendentes, divertidos, y es maravilloso si además también son bonitos.

En este concepto es difícil no repetir, pero lo intentamos. Algunas veces se consigue; otras no, pero se debe intentar.

Esta vez sí lo conseguimos con la sesión atada en un sexshop. Con apenas un par de largas cuerdas y un vestuario sexy, recreamos la visita de una clienta atada en el sexshop mirando sus productos, las películas, los vibradores, y multitud de juguetes eróticos, algunos muy curiosos.

El por qué no tengo Facebook e Instagram

18 diciembre 2017

Estamos en una década muy preocupante, en el que sin darse cuenta las personas han sacrificado aquellos valores suyos que les hace únicos y únicas. Me refiero a la personalidad, al carácter, al sentido común, a la capacidad de tomar las decisiones por nosotros mismos, al razonamiento.

Sin ninguna duda, en países como España hay una perdida muy notable de todos estos valores, comparado con hace veinte años, cuando yo comencé en un proyecto antiguo de bondage. Todo ha cambiado mucho. Me he percatado de que hoy en día, en una amplia mayoría, a la gente le cuesta mucho tomar decisiones, le cuesta mucho ser valientes, y una mala experiencia les transforma su carácter divertido en un miedo que les cohíbe.

Las malas experiencias existen incluso comprando una chaqueta, cuando se estropea la cremallera el primer día de estrenarla. Sin embargo, seguimos llevando chaqueta, y comprando chaquetas, pero lógicamente vigilamos la cremallera antes de comprarla. Es, pues, una mala experiencia que nos ha hecho más fuertes, más precavidos, más cultos, al mismo tiempo que seguimos siendo valientes.

Esto es realmente el buen uso de una mala experiencia. El mal uso es esconderse, es refugiarse, en sobredimensionar un miedo o una experiencia negativa hasta el extremo de perder esa cualidad que nos debería de hacer fuertes, mejores, competitivos, carismáticos.

Son varias las razones por las cuales hay este declive en la personalidad de forma general, y entre éstos incluyo el refugio de los miedos en las redes sociales.

Cuando yo comencé, hace veinte años, no había Instagram ni Facebook y mucho menos Whatsapp. Encontrar modelos era muy distinto, y cuando comenzó su irrupción siempre dije que no iban a traer nada positivo. Se vio muy rápido que la gente comenzó a atreverse en las redes sociales con aquellas palabras o frases que no se atreve a decir en la vida real. Esto es un problema. Esto es perder personalidad, madurez y carácter.

Casi al instante, afloró la obsesión de tener muchos amigos en Facebook o Instagram. En realidad, los amigos de verdad son los de la vida real. Los amigos importantes son los que están a nuestro lado. Si se mira bien, quizá no se tiene ningún amigo en las redes sociales, o a lo máximo cinco o diez. Esta estupidez de querer tener muchos "amigos" ha destrozado la palabra "amistad" y ha hundido el significado de lo que son en verdad los amigos.

También fue sorprendente ver cómo la gente explica a todos los desconocidos y a nivel mundial su día a día, qué come, dónde estudian, con quién viven, dónde trabaja, sus vacaciones, cuándo se va a dormir, qué mira en la televisión, qué piensa, qué ha hecho en su vida, sus sueños, y no explica cuándo folla por la censura de Facebook, que si no… ¡también!.

Vamos a pensarlo un segundo. Todos. ¡Hombres y mujeres, chicos y chicas!. Si un desconocido te pregunta en la calle dónde vives, dónde trabajas, dónde has estudiado, y todo eso que he dicho antes, ¿le vais a responder u os vais a ir?. El 99,99% de personas no responderán a este desconocido. Entonces, ¿por qué coño lo explicáis en las redes sociales sin ni tan siquiera que os lo pregunten?.

Si de por sí es ya irracional, ¡sólo faltaba Instagram! ¡El que faltaba! Si no había bastante con un problema, ¡llega el segundo! ¡El hundimiento de la fotografía profesional!. Llegó Instagram, y todo el mundo comenzó a subir a su perfil muchas fotos, fotos, fotos y fotos, miles por minuto, millones al día. ¡La mayoría, una mierda que dan vergüenza!. Sin embargo, otra vez, a darle su voto a la foto, a lo bestia, a discreción. Es inaudito ver cómo la gente humilla su intimidad, de forma personal, propia y voluntaria, haciéndose los selfies con los móviles mientras están comprando, en la terraza de un bar, jugando con el gato, paseando por la calle, sentados en el sofá, sacándose mocos, o mucho peor todavía, tomando actitudes irresponsables como subidos en las peligrosas alturas jugándose la vida por tener simplemente más seguidores.

¡Increíble! ¡La sociedad se ha vuelto loca!. Tal vez el problema es peor. Hemos convertido las redes sociales en el refugio del miedo, en el lugar donde la gente se atreve a decirlo todo, a discutir, a opinar, a pensar, a enseñar el culo en las fotos y donde tienen la sensación de sentirse queridos e importantes. Mientras tanto, se olvidan de la vida real o, dicho simplemente, se olvidan de la vida. El tiempo pasa, y se pierde.

Podría pasarme horas hablando de todos los peligros y riesgos de las redes sociales, y cómo nos perjudican, pero por mí la gente puede esconder sus miedos donde les dé la gana. Es su problema. Lo curioso es que a mí la gente me mira extrañada, porque no tengo Facebook. No tengo Instagram. No tengo Whatsapp. Ni quiero tenerlos. No los uso. No los miro. ¡Y me da absolutamente igual los seguidores que tenga cada persona, sea uno o sea millones!.

Yo valoro las palabras en persona. Yo valoro la conversación, la sinceridad, la personalidad, el carácter, la madurez, la responsabilidad, y el sentido común. Si quieres hablar conmigo, puedes escribirme un correo. Puedes llamarme por teléfono. Yo respondo. Quizá nos podemos caer bien y ponernos de acuerdo, o tal vez no. Podemos pensar que somos simpáticos, o no. ¡No pasa nada! Hay personas que somos muy distintas, que pensamos muy diferentes. Por eso existe los debates, el respeto, e incluso por otra solución la indiferencia. Esto es la vida. Somos personas. ¡No perfiles!.

Entrevista con Hywel Phillips, creador de RestrainedElegance.com

03 diciembre 2017

Hemos empezado una nueva sección de entrevistas de bondage, en este proyecto que sigue creciendo mucho y muy bien.

En esta sección vamos a entrevistar a grandes nombres internacionales de la temática bondage, y la primera entrevista la hemos hecho a Hywel Phillips, creador de la web RestrainedElegance.com .

Comenzó en 2001, y es un bondage muy elegante y romántico. Su entrevista es muy interesante, porque explica muchas cosas y porque además Hywel Phillips es Físico, Físico de Partículas, que trabajó en el experimento DELPHI en el CERN en Ginebra, y fotógrafo de bondage.

Ajedrez y bondage juntos en esta sesión de fotos

24 noviembre 2017

Los días anteriores había pensado en alguna sesión donde pudiera agrupar el del bondage con algún concepto de la inteligencia, y por supuesto pensé al instante en el ajedrez, donde se usa mucho el cerebro. ¡Decidido! ¡Una tarde bondage de chess bondage! ¡Ajedrez y bondage!.

La dificultad de la sesión fue que ese día yo estaba enfermo con mucha fiebre por uno de esos virus en la llegada del invierno y de contagios masivos en las ciudades, donde la gente maleducada tose en todas direcciones sin preocuparse de quien tiene enfrente o a su lado, demostrando que son unos putos imbéciles. Me encontraba muy mal de la barriga y la garganta, con fiebre muy alta que me hervía la frente, pero cada año me contagian de estos virus, porque en esta ciudad subnormales nos sobran a miles.

Las modelos lo hicieron todo las dos solas, con las cuerdas, los posados, las ataduras, y disfrutaron de la sesión a su ritmo. Yo me limité a enfocar y apretar el botón de la cámara.

Los plantones de las modelos irresponsables e inmaduras

14 noviembre 2017

Llevo en torno a 25 años trabajando de fotógrafo cada semana, y casi desde los primeros días de mi juventud aprendí que en el mundo de la fotografía hay historias de todo tipo. Hay experiencias muy bonitas, hay días inolvidables, mágicos, que se recuerdan con alegría toda la vida, pero también hay malas experiencias y días complicados.

Después de tantos años, he hecho incontables centenares de miles de fotografías. En fotoperiodismo he hecho fotos a personas populares, famosos, políticos, deportistas y mil nombres más reconocidos en su sector y por televisión. También he fotografiado a mucha gente gente desconocida, gente de la calle, he retratado la sociedad, eventos, he documentado tendencias y prácticas, y en todos los campos sé que este es un sector complejo.

Hoy en día, tras a irrupción de las redes sociales hace más de una década, y con el masificado y banalizado uso de la fotografía con la puta mierda de los móviles, el arte de la fotografía ha tomado una caída en picado de la cual todavía no se ve forma de recuperarse. Hay una multitud de perfiles de intrusos que se creen fotógrafos o fotógrafas simplemente porque se han comprado una cámara de fotos, que se hacen un perfil en las redes sociales, dicen que son fotógrafos o fotógrafas, y hacen unas fotos de mierda que dan vergüenza, que son ridículas, y que son las típicas fotos que yo tiro directamente a la basura y no conservo ni tan siquiera copia.

Ocurre lo mismo con el tema de las modelos. Cualquiera chica se pone en el perfil que es modelo, y va buscando por todas las redes sociales los miles y miles de perfiles de gente que hace fotos, y posa con el primero que le gusta, sin valorar los detalles reales que marcan de verdad la calidad de la fotografías. Después vienen chicas a mí y me dicen que han tenido alguna mala experiencia con algunos de estos fotógrafos de redes sociales, que han salido feas, que las fotos son malas, que han hecho malos comentarios, que les han pedido tal cosa, y en el fondo les he dicho que se lo merecen, porque no puedes medir la calidad de un fotógrafo o fotógrafa simplemente por un perfil de facebook o de instagram o de dónde mierdas sea.

La fotografía es un arte fascinante, testigo irrefutable de la realidad. Una fotografía puede dejarte sin palabras. Una fotografía enseña la verdad sin necesidad de añadir ni el más mínimo comentario. No hacen falta ante las grandes fotografías, pero tal como he dicho antes, es un mundo complejo, donde hay relación compleja entre el fotógrafo o fotógrafa y el resto, sean modelos, paisajes, naturaleza, retrato, periodismo, cocina, abstracto o cualquier otro ámbito.

En todas las temáticas hay momentos épicos, historias que siempre acompañan las fotografías míticas, pero también hay experiencias desagradables, sí, y momentos duros y complicados. Los fotógrafos de naturaleza se pasan muchas horas y días incómodos, sentados, escondidos, quietos y en silencio, esperando hacer una foto en un segundo. Esto forma parte de la fotografía.

Trabajando con personas, las historias desagradables más habituales son los plantones. En España, se conoce como "plantón" el hecho de que una persona no venga a una cita acordada, y no avise de que no va a venir. Te quedas esperando en la puerta como una estatua, y nada, no viene, no llama, y no avisa. Esto es un plantón.

Desde que comencé a hacer fotos muy joven, he sufrido una cifra increíble de plantones. Me ha ocurrido en todos los campos, porque no soy solamente fotógrafo bondage, aunque es mi mayor especialidad, y hoy os lo voy a ilustrar con números, con detalles, con mis propias estadísticas de plantones sufridos en sesiones bondage.

Número de plantones. En el año 2017 decidí hacer unas estadísticas completas sobre los plantones de las modelos, y en todo ese año de 2017 sufrí 21 plantones. Es decir, 21 chicas habían dicho que sí se apuntaban de modelos a sesiones bondage... 21 chicas en todo 2017 habían dicho que sí venían a posar para fotos bondage... 21 chicas dieron sus datos e hicimos las autorizaciones legales por escrito... Con todas esas chicas acordamos día, fecha y hora... allí estuvimos esperando a esas 21 chicas, y sí, sí, digo bien esperando, pasando el tiempo tejiendo un jersey a mano, con el cubo de rubik o mirando las nubes, porque ¡ya puedes esperar, ya!... A la mierda... Estas 21 chicas no vinieron, y más vergonzoso es que, de estas 21 chicas, ninguna llamó para advertir que no iba a venir. Ninguna llamó. Ninguna escribió. Ninguna advirtió que no podía venir, que cambiaba el día, o que ya no estaba interesada. Ninguna de estas chicas respondió al teléfono cuando les llamamos una vez llevaban diez minutos de retraso.

Sólo dos de estas chicas se disculparon al día siguiente. Una chica dijo haberse puesto enferma, algo que ya me lo han dicho muchas veces en todos estos años, porque es curioso que todo el mundo se pone enfermo el día de la sesión, y la otra chica dijo que se le "murió" el móvil, que no sé qué siginifica esto de "morirse" el móvil, y no pudo llamarme.

El resto de chicas son las clásicas impresentables, que no tienen ni el mínimo gesto de respeto o de educación para decir que no pueden venir o que, simplemente, han cambiado de opinión y ya no están interesadas. ¡No! ¡Ni educación, ni carácter, ni seriedad, ni madurez, ni profesionalidad, ni sinceridad, ni respeto!

El margen de tiempo para los plantones. Sé que existe esta realidad. La he sufrido desde que era un joven estudiante aprendiz de fotografía, y por eso siempre concedo quince minutos de espera y de aviso. Si en este tiempo no ha venido y no he podido contactar con la modelo de la sesión, no espero más. El tiempo es sagrado. La hora acordada no es la hora a la que se tiene que llegar. La hora acordada es la hora a la que se tiene que haber llegado. Insisto en que el tiempo es como ir a ver un evento deportivo o una obra de teatro. La hora fijada es el momento en que comienza el espectáculo. No es la hora donde la gente puede comenzar a llegar, no.

Trabajando las fotos en outdoor, o en escenarios reservados, como son barcos o caballos, por poner algunos ejemplos, cada minuto cuenta, cada minuto se paga, cada minuto se pierde, y para evitar que su estupidez destroce el planing siempre quedo con un margen de antelación que no me afecta en absoluto.

Qué hacer ante los plantones. La experiencia de tantos años me ha hecho tener siempre previstos un plan "B" para los plantones, e incluso yo trazo plan "C" y "D" y si hace falta el abecedario entero. Tengo la gran fortuna de que mi plan "B" es muy fácil. Mi pareja es Thyffany Young, una modelo profesional de máxima confianza y nivel impresionante. Es una de las mejores modelos en todo el mundo. Ella siempre me acompaña a la sesiones de fotos, porque me ayuda con las cuerdas, y porque esto es un proyecto de los dos juntos.

En caso de darme plantón la modelo, yo continuo con el planning, y hacemos las fotos con mi pareja. No nos afecta para nada sus plantones, y no altera el tiempo o la previsión de fotos, porque los quince minutos de margen es tiempo extra concedido fuera del periodo válido de tiempo de las fotos. No afecta nada.

Otro plan que hago a veces es quedar con dos modelos para sesiones el mismo día, que entre ellas no se conocen y no tienen relación. Nunca me han fallado el mismo día dos modelos.

Por qué da plantones la gente. Eso hay que preguntarlo a ellas, porque además no tienen la decencia de dar alguna explicación. ¡No! Simplemente, no vienen y ¡dicen que a tomar por el culo supongo!

En mi opinión, extraída de las experiencias de muchos años, son conductas irresponsables, egoístas, inmaduras, e incultas, que por desgracia en este país son comúnes y no se asumen responsabilidades ni culpas. Esta mierda de actitud ocurre incluso entre amigos y amigas. La gente no va a su cita, y después dicen que se olvidaron, que estaba cansada, que se le hizo tarde, o que se durmió, y lo dice sin darle importancia, sin mayor preocupación, y siguen siendo tan amigos. ¡Una puta mierda! La traición a la confianza se paga perdiendo la amistad o perdiendo el trabajo. Distinto sería una causa justificada, como podría ser una enfermedad, un accidente o averías. Una vez una amiga mía, cuando yo era estudiante, me dio plantón porque se quedó encerrada en el ascensor de su casa. Fui a llamarle al timbre, y en ese momento estaban los técnicos intentando abrir el ascensor, que llevaba una hora dentro. ¡Eso sí se puede perdonar!

Sin embargo, los plantones forman parte de las costumbres de este país. Ocurre con los amigos, con las reuniones de trabajo, con las citas en el médico, y en todo tipo de situaciones. En este país es gracioso, la gente está acostumbrada, y lo acepta. ¡No, no, no, no! Esas costumbres y aceptaciones ruínes, asquerosas y vergonzosas, hay que decir bien claro que no se aceptan, y que no se pueden permitir. Los plantones por dormirse, por olvidarse, o porque no tenía ganas de venir, y no avisan, despreciando nuestro tiempo, nuestra confianza, y nuestra ilusión, no se perdonan.

Sólo se perdonan los plantones justificados y que presenten disculpas, que acepten su culpa, su error, o que fue por razones ajenas a su voluntad.

Cuántas chicas no dieron plantón ese año. Antes he hablado de todos los plantones que me dieron en 2017 al completo. También hubieron chicas que sí vinieron, y ahora os voy a explicar si en las estadísticas ganaron los plantones o la seriedad. En todo ese año, desde enero hasta diciembre, quedé con 34 modelos para sesiones de fotos bondage. Tal como he dicho antes, 21 chicas dieron plantón sin disculparse y sin avisar. Sí vinieron 13 chicas, de las cuales 12 chicas sí posaron, y sí cumplieron su palabra. Hubo un caso especial y muy único, que sólo me he pasado dos veces en todos mis años de experiencia, y fue que la chica sí vino pero tuve que anular la sesión de fotos con ella. La chica se presentó en mal estado físico, sin haber comido, sin haber descansado correctamente, sin traer la ropa o el vestuario que habíamos dicho, y todavía con signos evidentes de cansancio, agotamiento y resaca, por la intensa fiesta en la que la chica nos reconoció haber tomado drogas y alcohol, en la noche anterio. Lamentablemente, me supo mal, pero estuve obligado a suspender la sesión con ella, porque no cumplía las garantías legales y de seguridad que yo pongo en mis sesiones bondage.

Qué hacer cuándo te dan plantones. Nada. En la vida nos encontramos muchas personas impresentables, inmaduras, y mil adjetivos que se pueden ser. También forma parte de la fotografía, y cuando pasa no se hace nada. Como se dice coloquialmente, que se vayan a la mierda, y nunca se trabaja con estas personas. Simplemente, ocurre. ¡Hay que seguir! Quizá también buscan desanimar, deprimir, que la gente sea tan vulgar como ellas, y no hay que darles esa satisfacción, no. ¡Adelante! Nosotros seguimos buscando modelos, porque cada persona es distinta, y las demás chicas no tienen la culpa de la horrorosa actitud de otra gente impresentable. Las malas experiencias no deben nunca desanimar. No deprimen. No quitan las ganas. Todo al contrario, te hace más profesional, más fuerte, más valiente, más competitivo, más ganador, más experto, y forman parte de las piezas que engranan nuestra cultura, nuestra calidad y nuestra sabiduría, con el paso de los años.

Atada en la cascada de un río

08 noviembre 2017

La nueva sesión de bondage en el agua, que tenemos clasificadas en nuestra web dentro de la categoría de water bondage, es en esta cascada, que nos encantó con la belleza del agua al caer.

No es la clásica cascada gigantesca con grandes saltos de agua. Tiene en torno a unos dos metros de altura, de los cuales medio metro como mínimo está sumergido bajo el agua y no se ve. En ese tramo el río se estrecha, y el agua cae con mucha fuerza a lo largo y ancho de su dominio, y por eso se ve el agua con tanta fuerza.

El resultado de un trabajo divertido ha sido una sesión muy bonita.

Atada en hogtied en la orilla del mar

04 noviembre 2017

La segunda sesión del mismo día fue un hogtied atada en la orilla, donde llegaban el tímido oleaje y dejaba la espuma de las olas y el rastro de agua en la orilla.

Después de dos horas de viaje, y de haber decidido pasar todo el día de excursión por la playa y sus cercanías, era lógico que todos y todas queríamos hacer por lo menos una segunda galería, como correcta inversión del tiempo y de la pasión y diversión que se siente por esta temática.

Hicimos más de quinientas fotos, porque el agua no repite nunca sus formas, al menos en nuestro caso, y daba miles de opciones a la creatividad fotográfica.

Tres días de fotos en edificios abandonados

02 noviembre 2017

Esta semana ha sido intensa en las sesiones fotográficas hechas en edificios abandonados y en ruinas, aprovechando el buen sol y los días de descanso que hemos tenido.

Son tres nuevas galerías, ambientadas la primera de éstas en las columnas erguidas de una fábrica abandonado, la segunda atada encima de una de las vigas caídas en la parte trasera derrumbada, y una tercera galería hecha atada en lo que fue antiguamente una puerta de entrada a un edificio.

Para nosotros los escenarios son muy importantes, porque le da un atractivo mágico a las fotografías, ignorando otros egos y sus vanidades personales.

La gente cobarde que se pasa la vida sin hacer nada

30 octubre 2017

El miedo es una reacción instintiva del ser humano ante determinadas situaciones. Es normal tener miedo, y en algún momento de la vida todos y todas las personas van a sentir miedo. Insisto, ¡todos y todas, sin excepción!. No importa si haces dos metros, si eres un saco de músculos de gimnasio, si llevas tatuajes por todo el cuerpo o si alguien es el típico chulo barato borracho de bar. ¡Da igual quien seas! El miedo lo experimenta todo el mundo.

En ocasiones las situaciones más surreales son las que generan mayor miedo. Cuando se habla del miedo, siempre se piensa en las personas, o en animales grandes, tigres, elefantes o leones, pero no es verdad. Una araña, o una serpiente, nos puede hacer huir corriendo. El huir es la reacción propia del ser humano ante el miedo. Es la defensa del instinto de supervivencia.

Los miedos hay que admitirlos y aceptarlos. Hay gente que aconseja enfrentarse a los miedos para superarlos, pero esto es una estupidez. Por poner un ejemplo, si te da miedo una tarántula venenosa, es porque es venenosa, y aunque te enfrentes mil veces a la araña seguirán siendo venenosas, y seguirás teniendo miedo.

El factor sorpresa incide mucho en el miedo. La ingorancia, el desconocimiento y lo desconocido, también son factores muy importantes en el reacción por miedo, y también están los miedos por contagio, es decir, aquellos miedos que no son nuestros pero nos los crea la gente, con su negatividad, su pesimismo, su falta de su valentía y sus excusas.

Así, pues, como he dicho antes, los miedos es mejor admitirlos y aceptarlos. Hay que admitir y aceptar que forman parte de la vida, y que sufriremos miedos, pero los miedos infundados, los miedos basados en la incultura, en los prejuicios, no pueden limitarnos vivir la vida. Lo diré bien claro y fácil que lo entienda todo el mundo. De viaje de turismo a la selva te puedes encontrar arañas que te pueden picar. El miedo es bueno porque te debe de hacer precavido, pero puedes ir a la selva.

Sin embargo, hay ese tipo de gente que opta por la vía cobarde y miedosa, y prefieren quedarse en casa para no encontrarse con la araña. Día tras día, en esta estúpida actitud que no conduce a nada, dejan pasar el tiempo y se limitan a ser meros espectadores y espectadoras de un espectáculo en el que no son participes por voluntad suya propia.

Es asquerosa esta actitud, y me repugna este tipo de gente con esta actitud. Es despreciable, y no entiendo por qué optan por afrontar los miedos con la solución de no hacer nada. No hacen lo que quieren hacer, y se quedan en casa que están seguros. En las casas se producen incendios, por si no lo han pensado. Supongo que se montarán aquella burda excusa pueri de que hay mucho tiempo por delante, y así no tienen que asumir que su actitud es un saco lleno de falta de voluntad, de inseguridad, de tabues, de incultura y de prejuicios.

Yo pienso que estos errores y estas actitudes horribles no surgen solas con el tiempo. Nacen ya equivocadas desde su infancia, cuando nos explican historias maravillosas de las etapas de la vida. Nos dicen que somos preciosos de bebés, aunque nos cagamos encima y lloramos todo el día. Dicen que somos encantadores cuando somos niños y niñas, con esas fotos que las vemos veinte años después y estamos horribles. Dicen que nos hemos hecho maduros y responsables ya adolescentes, cuando en realidad la gran mayoría somos unos criajos idiotas llenos de hormonas revolucionadas y muy poco cerebro. Dicen que somos hermosos al llegar a viejos, cuando ya no puedes ni correr ni saltar ni casi nada de lo que has hecho en toda tu vida.

Yo no me creo nada de todo lo que dicen. ¡Y una mierda! Lo he dicho antes. Nos pasamos todo el primer año de nuestra vida llorando, meándonos y cagándonos encima, sin saber comer, ni hacer nada. ¡Todo un año! No hay ninguna especie animal que tarde un año en aprender estas cuatro cosas simples. Los dos años siguientes hay que aprender a hablar y andar, y así ya llevamos tres años a la mierda. Los tigres ya están cazando solos a esta edad. Por si no hay bastante dura realidad, los médicos especialistas dicen que no se puede saber si somos atrasados mentales hasta que tenemos los tres años. ¡Además, ese comentario! Es una forma elegante de decirte que parecemos tontos.

Los años siguientes tampoco son ninguna maravilla. Es un desfile cada día y sin descanso de "esto no lo hagas, esto tampoco, esto ni se te ocurra, eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca" y así uno tras otro, sin dinero, sin coche y sin poder hacer nada sin permiso. Pero nos tienen contentos a esas edades, porque nos compran juguetes, el teléfono móvil, el ordenador, los juegos del ordenador, nos llevan de excursión a la playa, nos compran helados, nos ponen canalones para comer los domingos y nos dejan ver la tele. ¡Es el soborno más patético de toda la historia de la humanidad!.

Al llegar a adolescentes, las personas están hasta los huevos de tanto soborno barato, y las personas queremos empezar nuestra propia vida. ¡Y otra mierda!. Sin dinero, sin coche, sin piso, sin poder pagar los alquileres, sin poder comprarte piso, con unos primeros trabajos con unos sueldos que dan asco, y precios desorbitados, no queda más remedio que joderse y quedarse ahorrando en casa. Nos contentamos en salir con los amigos a tomar algo, de bares, de fiesta, discotecas, noches, o comprando ropa. ¡Poco dinero que tenemos, y además lo perdemos de esta manera!.

Llegamos así a los veinte años por lo menos. Digo y remarco lo de los veinte años, porque en la sociedad actual también podría decir treinta años, y hasta cuarenta años. Muchas especies animales en los veinte años ya van por la cuarta generación. ¡Seríamos bisabuelos!. Sin embargo, las personas todavía no somos nada. Esta sociedad es una locura egoísta donde la gente no se da cuenta que es mucho más esclava de lo que pudo ser la humanidad en siglos anteriores.

Cuando por fin tenemos ya cierta edad, podemos admitir y aceptarlos los miedos solos y vivir la vida, pero entonces hay una grandiosa mayoría de la gente que comienza su vocabulario con la mítica frase de "me lo tengo que pensar". Hay gente que esto de pensar lo lleva al extremo. Se pasa años pensando en si hacer una cosa o no. Se va de los veinte a los treinta pensando, y todavía no se ha decidido.

Sigue pensando, y entonces llega el día de su boda, el que nos cuentan que es el mejor día de la vida, el día más especial y mágico. Yo me casé en chándal. No voy a disfrazarme por una costumbre que la debió de inventar hace siglos algún sastre para vender ropa porque no vendía nada. Ya tengo Halloween o Carnaval para disfrazarme.

Luego llega el día de ser padres. Curiosamente, también nos dicen que cuando somos padres es el mejor día de la vida el día más especial y mágico. ¿Otra vez? ¿En qué quedamos? ¡O uno u otro!. Porque si el día más especial de nuestra vida es uno, tal como dice su nombre, ¡es UNO! ¡No es cinco o seis!.

Entre medio de todo esto, hay que trabajar. Hay que pagar el coche, el alquiler del piso, la compra del piso, la comida, el hijo que engulle y caga como una máquina, y entonces la gente ya no tiene tiempo para pensar. A estas alturas ya no se piensa la gente. Se han convertido en robots esclavos de la sociedad, atados y atadas a sus normas sádicas, que se mantienen sin descanso hasta llegar a viejos. ¡Qué va! ¡Mucho más lejos! No descansan hasta el último día de nuestra vida.

Es una vida cobarde, esclava, rutinaria, vulgar, mediocre, vergonzosa y humillante, que sonríen con aquella felicidad que nos han inculcado, felices porque han tenido hijos, porque han tenido coche, porque han tenido trabajo, porque han ido de viaje, que es al fin y al cabo la felicidad que te marca la sociedad. Llegan al fin de su vida, que es un tiempo muy limitado, el cual lo cifro en 90 años siendo generoso, y sólo han sido sólo meros espectadores y espectadoras que han cumplido las normas a rajatabla.

Por el camino, hubo un día que dijeron la frase de que se lo tenían que pensar, inseguros/as, miedosos/as, repletos/as de excusas, y casi con toda probabilidad lo tuvieron que preguntar a sus amigos y amigas, a sus padres, a los que tienen agregados en el Facebook o Instagram o sus redes sociales, a sus conocidos en los grupos de whatsapp, y hasta a la margarita deshojada para ver si salía la hoja más larga o más corta, hasta poder encontrar su excusa.

Para esta gente, a millones y millones, el hecho de pensar se usa como excusa para ocultar los miedos, la falta de personalidad, las inseguridades y los prejuicios, que hay dentro de ellos y ellas mismas, y esto no hace reír. Se deja pasar el tiempo sin respuesta, olvidándose de que mientras se duda hay otras personas que ya se han decidido. Es su puto problema si quieren vivir escondidos y cobardes. En la vida se puede ser espectador/a, o se puede ser protagonista y vivirla con intensidad. Desde el escenario se ve la vida muy distinta, pero no vamos a echar a faltar esta mierda de gente. Nadie es imprescindible, y el escenario nunca está vacío.

Sesión bondage atada dentro del agua

27 octubre 2017

Nos encantan estas sesiones fotográficas que hacemos en los escenarios donde se puede jugar con el agua. Son divertidas, en cierta manera mágicas, y además el agua te permite un abanico tan gigantesco de ideas que casi merecen el adjetivo de infinitas. Puedes levantar agua trescientas mil veces, y en las trescientas mil fotos el agua siempre tiene alguna forma distinta.

En esta sesión la idea fue Thyffany con los brazos atados a la espalda y que pudiera levantar grandes cantidades de agua con las manos atadas a la espalda.

Como contraste, también hicimos fotos con el agua calmada y tranquila.