Qué hacer cuando se tiene miedo a practicar bondage. Hay gente que le da miedo practicar bondage, tanto en chicos como en chicas. Esos estereotipos antiguos de que los chicos son más valientes que las chicas es una estupidez enorme que no sé quién lo dijo en la antigüedad, pero es una mentira inmensa. Todo el mundo puede o tiene miedo en algún miedo de su vida, indistintamente de su género, y hoy voy a hablar del miedo en el bondage.

"Qué es el miedo"

Comienzo diciendo que el miedo es una reacción emocional, básica, primaria y universal, desde que éramos simios, ante lo que podemos considerar un peligro. Da igual si ese peligro es real, es una imaginación de nuestra mente, es inminente, es mañana o es dentro de un año. No importa el plazo de tiempo. El miedo seguirá existiendo, indistintamente del cómo o el cuándo, porque surge por un sentimiento de desconfianza, de inseguridad, de debilidad, de inferioridad o de negatividad, que le genera el temor de ocurrirle algo malo.

"Por qué hay gente que tiene miedo al bondage"

La gente que tiene miedo de practicar bondage piensa que se pueden romper un brazo, o sufrir una lesión, o les pueden secuestrar, o torturar, o violar, o matar, o descuartizar, o robar, y mil cosas.

La base lógica de estos pensamientos es que el ser humano está lleno de psicópatas, asesinos, violadores, ladrones, traidores, mentirosos, estafadores, chalados, y yo, que mis seguidoras o seguidores ya sabéis que me da asco la gente desde mi infancia, en este punto concreto les doy toda la razón. En este planeta tenemos cocodrilos, leones, tigres, tiburones, orcas, serpientes venenosas, osos, y mucha fauna poderosa, pero el mayor depredador del planeta es la especie humana. ¡Hay que joderse! El ser humano es torpe, patoso, cegato, despistado, atontado, lento, vago, quejica, llorón, cobarde, y sin embargo, es el mejor asesino, el más cruel y el más despiadado. ¡Pues menos mal que somos todo eso! ¡Si no, lo llevamos claro!

Apartando esta base, también hay otros desencadenantes de estos miedos a practicar bondage, que pueden ser lo que han leído en redes sociales, lo que le han contado otras personas, lo que le ocurrió a una amiga de tu amiga que le contó su amiga sobre una amiga suya, ¡más surreal imposible!, o simplemente lo que se ha inventado en sus propias paranoias por sí solo o sola.

"Por qué otra gente no tiene miedo"

La ciencia bioquímica y fisiológica te va a contar que el miedo es un producto del cerebro y que interviene en su creación distintas hormonas, o sustancias neurotransmisoras como la dopamina. Dependiendo de la fabricación en la amígdala cerebral, o digamos en cada cuerpo, porque verás cómo en unos meses los científicos cambian de opinión, se puede tener más o menos miedo. ¡Así de fácil! ¡A tomar por el culo todo lo demás! ¡De verdad que hay que tener mucha paciencia con esta sociedad!

Para mí, la ciencia es un mercenario que se vende al mejor postor, y tenemos de clara demostración la pandemia, en la que han salido miles y miles y miles y miles de expertos científicos por televisión. Han aparecido científicos de hasta debajo de las piedras, buscando su fama, su popularidad, su minuto de gloria y convertirse en estrellas mundiales. Sin ir muy lejos, en nuestro propio país tenemos algunos aborrecibles personajes, con un ego y una vanidad desbordada, que se creen leyendas, por ser sólo un profesional de un hospital básico en una pequeña ciudad.

En realidad, el miedo se puede tener, se puede adquirir o se puede educar. No es todo química. Por ejemplo, yo conozco una persona que tuvo un hija, y su madre le iba apartando y asustando a los perros, toda nerviosa, cada vez que se acercaba un perro a su niña, aunque sólo sea para jugar. Esa niña hoy es adulta, y les tiene pánico a los perros. Fue educada para tener miedo a los perros, y este es el miedo a través de la cultura y el condicionamiento educativo.

Otro ejemplo sería un vagón de metro o un tren parado en un túnel porque se ha estropeado. Si todo el mundo está tranquilo, la situación está controlada. Si una persona entra en estado histérico y sale corriendo, habrá gente que se pondrá histérica también de miedo y saldrá corriendo. Copiara su actitud de miedo.

Por lo tanto, el tener o no tener miedo intervienen muchos factores. Dependerá de la educación, de la cultura, de la capacidad de control, del saber, de la experiencia, de la preparación, de la seguridad en uno mismo, e incluso de las creencias.

Todo ello hace que en situaciones idénticas la gente tiene reacciones muy distintas. Hay gente que se ponen serpientes por el cuerpo o agarran arañas con las manos, pero hay otra gente que ve la serpiente y las arañas y salen cagando ostias aterrorizados, pero la situación es idéntica.

En bondage ocurre lo mismo. Hay chicas o chicos que ven cuerdas y se apuntan tranquilos y sin problemas, y hay otro grupo que se vuelven neuróticos y les brotan en su cerebro todas las paranoias del mundo.

"Para qué sirve el miedo"

El miedo es un arma de defensa, que nos hace evitar, atacar, amenazar, repeler o escapar de una situación en el que consideramos corremos un peligro.

Una parte teórica psicológica dice que tener miedo es positivo porque hace a las personas reaccionar, pero yo no estoy totalmente de acuerdo con esta teoría, aunque he de reconocer que una parte de verdad sí tiene con determinados sujetos. Sin embargo, también muestro mi diferencia en la opinión porque el miedo también paraliza a mucha gente y no saben qué hacer, se quedan bloqueados, en cuyo caso están jodidos, ya que su miedo juega en su propia contra, y el aliado se convierte en el principal enemigo.

Desde de mi punto de vista entonces, el miedo, como muchas otras emociones y circunstancias de nuestras vidas, puede ser negativo y peligroso para uno mismo, si no se sabe controlar o gestionar.

"Quién tiene la emoción del miedo"

Todos hemos escuchado, una o millones de veces, según hables con una o millones de personas, la frase de que ellos no tienen miedo. ¡Que valientes! ¡Superhéroes! En los bares de borrachos te sale el típico macho hombre de la selva que mata elefantes con sus propias manos. ¡Di que sí! ¡A ver quién dice burrada mayor!

Después, a la hora de la verdad, la gente le tiene miedo a todo. ¡A todo! Hay gente que ve una rata y sale de la cocina o del almacén como si hubiera un incendio o un terremoto, y puedes sumar a la lista las arañas, las inyecciones, las tormentas, la oscuridad, volar en aviones, y hasta que se te escape un pedo en autobús.

Es imposible vivir sin sentir miedo en algún momento. Nadie se libra, pero el uso de la razón, el instinto y la inteligencia, nos debe de dar las herramientas suficientes para vencer y afrontar esa situación.

"Cuándo es un problema el miedo"

El miedo es un problema para uno o una mismo/a cuando te limita. Dicho de otra manera, tener miedo es negativo y perjudicial cuando te hace quedarte sentado en el sofá porque no te atreves salir, cuando no haces lo que te gusta porque te preocupa lo que te puede ocurrir, cuando no disfrutas de la vida, o cuando vuelve al idiota más idiota de lo que ya es.

El miedo es un problema cuando tienes treinta años y todavía le tienes que pedir consejo a tus amigos por si vas o no vas a tal sitio, o cuando no tienes el valor de tener tu propia opinión y pensamiento, y adoptas lo que te dicen los demás por tu propio ideal. ¡Treinta años, y así de infantil e inmadura! A esa edad, los pulpos van ya por la sexta generación.

El miedo es un problema cuando provoca que vayas acumulando fracasos, rechazos, pérdidas, y se ha convertido en una barrera infranqueable que no te deja atravesarla, perdiendo oportunidades una tras otra porque el miedo te dice que estás bien como estas, que estas segura y cómoda, cuando en verdad sólo es engañarse a uno mismo por justificar su miedo.

El miedo es un problema cuando te sabotea y es tu propio enemigo, y te convierte en una persona débil, asustadiza, retraída, indecisa, insegura, sin confianza, sin sacrificio y sin fuerza de voluntad.

"Las excusas patéticas cuando se tiene miedo a practicar bondage"

El bondage es mi estilo de vida desde mi infancia. Yo era el típico niño que jugaba con los muñecos y los ataba con cinta aislante o con gomas elásticas, sí, sí, lo reconozco. ¡Ningún problema! Ahora ya no ato muñecos, lógico, porque tengo pareja y practico consentido con gente mayor de edad, y tampoco tengo juguetes ni muñecos, pero trae un oso peluche y te lo amordazo y te lo ato. En mí el bondage está en la genética.

Lo llevo con total naturalidad y espontáneo, y hablo de bondage como puedo hablar de la lluvia, deportes, política, viajes, y cualquier otro tema. Esto significa que llevo más de treinta años hablando de bondage con todo tipo de gente, conocidos y desconocidos, chicos y chicas, siempre mayores de edad y que quieran hablar, claro, porque cuando yo era joven le comenté a una amiga del instituto que me gustaba el bondage, y no me habló nunca más. Me dejó de llamar y hasta de saludarme. ¡Ningún problema tampoco! Las amistades crecen, se renuevan, se hacen de nuevas y otras desaparecen. Es un proceso normal y habitual.

En tantas miles de conversaciones durante tantos años he hecho montones de propuestas, juegos y sesiones, y he visto el miedo de la gente salir a flote. En toda mi vida sólo una chica ha reconocido que le gustaría practicar bondage, pero con toda sinceridad me dijo que el miedo le superaba y no se atrevía. El resto son excusas que la gran mayoría no se han trabajado nada. Me han dicho que se quedaron encerradas en el ascensor, que perdió la dirección, que se le escapó el tren, que le llamaron para hacer de niñera ese mismo día, que le robaron la cartera en el metro, o que se le murió el móvil, que todavía no sé qué significa morirse el móvil.

Me han dado una colección de excusas ridículas que un día intentaré reunirlas todas, porque nos vamos a reír mucho. Las más habituales son dar plantón directamente, no dan excusa ni se disculpan, o que se ponen enfermas justo ese día. Es un clásico la excusa vulgar y simplistas el dolor de barriga, que le sentó mal la comida, que se levantó con fiebre, que estaba resfriada, y similares.

Toda esta lista de excusas simplemente demuestra que el miedo les supera, que son personas sin valentía, sin coraje, sin compromiso, sin honestidad, y yo siempre he dicho que para mí la actitud es fundamental, y yo no trabajo ni soy amigo de esta gente.

Después de tantos años de experiencia, conozco la realidad del miedo de la gente y su actitud deplorable, y siempre tengo planes alternativos preparados cuando quedo con alguien, porque en muchas ocasiones se rajan y te dan plantón. Por algo es gente.

"Cómo superar el miedo al bondage"

Yo nunca doy consejos y nunca digo a nadie cómo se ha de comportar, porque esto es esa ley no escrita de que le dices a alguien que para superar su miedo a los ascensores ha de esforzarse y entrar en un ascensor, y justo ese día se estropeará el ascensor. Es como la ley de Murphy.

Yo nunca he convencido ni he intentado convencer a nadie. Simplemente, a mí me gusta el bondage y comparto mi afición con personas que le gusta practicarlo en la misma actitud. No voy a perseguir, ni insistir, ni convencer, a nadie, por practicarlo. Quien quiera, perfecto, aquí estoy; quien no quera, en el mundo somos más de siete mil millones de personas. ¡De sobras! En cien años no tengo tiempo de conocer a todo el mundo.

Mi actitud respecto a esas personas que tienen miedo es muy claro. Vencer o superar el miedo depende de ellos y ellas exclusivamente. Pueden intentar vencer su miedo por su propia iniciativa, poniendo sacrificio, competividad, fuerza de voluntad, capacidad de superación, entusiasmo y otros factores, pero repito por segunda vez que esto depende sólo de ellos y ellas.

En el caso de necesitar ayuda, yo no tengo licenciatura ni la titulación homologada para ejercer de psicólogo y mucho menos de psiquiatra. No soy ni psicólogo ni psiquiatra, no estoy formado en estos campos, y yo no ejerzo esta función.

Si alguien quiere venir y practicar bondage, mi teléfono y mi email es público. Puede venir y divertirse, y si esto le sirve para superar su miedo a mí no me tiene que dar gracias por nada. Yo simplemente pongo las cuerdas y mi forma de ser. Las motivaciones y los miedos dependen únicamente de la otra persona, y son suyos.

"Cómo valoro yo la actitud y el miedo"

Tengo fama de ser muy claro y muy directo. No tengo nada de hipocresía, y las apariencias de quedar bien me las paso por el culo, y en el tema del miedo al bondage soy igualmente claro y directo. No hago excepciones nunca en nada.

Comprendo el miedo de la gente. ¡Por supuesto que sí! El miedo forma parte del carácter. Incluso yo también puedo tener miedo en determinadas situaciones, pero en la batalla entre el miedo y el uso de la razón siempre ha de vencer la razón. Si esa batalla la gana el miedo estás perdido o perdida.

Ante una situación que podemos considerar comportar un peligro, hay que usar con total eficacia la razón y la inteligencia. Mi estrategia es anticiparme y preparar reacciones al hecho que puede advertir el miedo. Expongo esos posibles sucesos, los valoro, los analizo, los estudio, los desgrano, contemplo sus variantes, sus otras posibilidades, y preparo defensas, ataques y reacciones tanto para el propio suceso sospechado como las variantes. No me sirve un solo plan. Planeo todas las respuestas que sean necesarias, sin límite. Respondo con la dureza que merece el peligro, y todo es posible.

Thyffany y yo hacemos muchas locuras y tenemos situaciones peligrosas. Por eso siempre hablo de las medidas de seguridad en muchos artículos y galerías de fotos bondage. Los vehículos tienen sus medidas de seguridad. Tirarse en parapente o hacer puenting o rafting tienen sus medidas de seguridad. Construir un edificio tiene sus medidas de seguridad. Un concierto, un partido de fútbol, una carrera de motos, tiene sus medidas de seguridad. Todo tiene sus medidas de seguridad. ¡El bondage, también!

Nosotros siempre decimos ¡adelante! El miedo no nos frena. El miedo, simplemente, varía las medidas de seguridad. Dicho un número al azar como mero ejemplo, sin ser real, en cada sesión de bondage tendré un mínimo de diez medidas de seguridad, por decir una cifra inventada sin dar pistas, pero si por alguna circunstancia el miedo advierte de peligros adicionales, tomaré todas las medidas de seguridad adicionales que hagan falta, aunque sean quinientas, y añadiré quinientas más para eliminar el margen de error y dejarlo en cero. Pero seguimos adelante. El miedo no nos puede parar, porque los riesgos existen incluso para cruzar la calle. Los peligros son inevitables, y el juego es estar preparado, entrenado, despierto, prevenido, astuto y rápido, para contrarrestar el riesgo. La vida es conseguir el máximo número de victorias hasta el último de los días.

Esto es lo que Thyffany y yo aplicamos en nuestras sesiones de bondage, lo que opinamos del miedo en el bondage, y lo que aplicamos en nuestra vida real, en cualquier faceta y ámbito.

"Qué hacer con la gente que tiene miedo"

La gente que tenga miedo y se quiera quedar sentada en el sofá, está en su derecho. Es su sofá. Por mí pueden dibujar la forma del culo en el cojín, o se pueden tumbar. Me da igual. Es su sofá. A mí no me gustan los sofás, y no voy a ir a levantarlos del sofá. Ya se levantarán cuando les dé la gana, y si quieren.

Hay otra gente que escriben orgullosos en sus perfiles o blogs las ridiculeces de sus miedos. Es su teclado. Por mí pueden escribir hasta que se borren las letras de la tecla. Están también en su derecho de escribir. Es su ordenador, es su móvil. Es suyo. Es cierto que esos textos pueden contener muchas paranoias y mentiras y hay gente que se lo puede creer. ¡Pues que se lo crean! Ganamos el descubrir dos cobardes por partida doble. Por una parte, el que escribe sus miedo, y el otro quien se cree los miedos de los demás y los hace suyos. ¡Dos invitaciones que nos ahorramos de enviar!

Yo nunca juego ni hablo ni animo ni convenzo a la gente que su miedo les paraliza. Hay decenas de miles de personas en el mundo con una actitud positiva, animada, segura, decidida e inteligente, dispuestas a practicar bondage sin ningún problema, que no quieren quedarse de simple espectador o espectadora sentados en la butaca del teatro de la vida y ver cómo tira por la borda el poder disfrutar de la vida. Hay mucha gente que no quieren ser aburridos y aburridas, y quieren subir al escenario, actuar y ser protagonistas. Es cuestión de moverse, de buscar, y de paciencia para encontrarse y compartir aficiones de una forma libre, mutua, mayores de edad y consentido.

Esta es una de las características muy marcada de mi estilo de vida, de mi forma de ser, de mi ideología, de mi opinión, y de mi creencia. Lo he dicho mil veces. Creo en el destino. Yo creo que el destino está escrito, y esconderse por los riesgos que se imagina la gente por sus propios miedos no va a evitar que el destino se cumpla. Querer esquivar lo que el destino ha escrito es una estupidez inútil y una absurda pérdida de tiempo. De una manera u otra, el destino se cumplirá infalible, inevitable y seguro.

Bondage suspensión atada en el bosque con Sweet Foxy. Esta semana hemos vuelto a quedar con Sweet Foxy para hacer sesiones de fotos bondage, y nos ha encantado volver a quedar con ella. Es maravillosa. Hace ya años que yo no repetía sesiones con la misma modelo. ¡Ya ni me acuerdo de esos tiempos pasados! Debería de ser por la era de los trogloditas y la Prehistoria como mínimo.

Desde nuestros principios profesionales con el bondage, que fue con un blog cutre por el año 1997 más o menos, la gente ha cambiado mucho. Mis seguidoras, seguidores y visitantes, ya sabéis que me da asco la gente. Nunca lo he escondido. Es desde pequeño, así que es una pieza vital y fundamental de mi carácter y mi personalidad, pero desde nuestros comienzos a las fechas actuales la gente ha cambiado a peor. ¡A mucho peor! No sé si son los móviles, la comida, o es que la humanidad ha dejado de evolucionar y hay un fallo genético que vuelve a la humanidad más idiota, pero la sociedad va para atrás a un ritmo de vértigo. .

De todos modos, no voy a perder más tiempo en hablar de las tonterías e idioteces de esta sociedad, porque no terminaría nunca de escribir, y voy a lo divertido, que es el bondage, y os voy a explicar el día fascinante y guapo que pasamos con Sweet Foxy haciendo fotos bondage, y una de las sesiones de ese día fue esta suspensión bondage en el bosque atada a las ramas del árbol.

Bondage outdoor atada junto vacas en libertad por las montañas. Siempre me gusta ir poniendo escenarios nuevos, originales y variados,y después de llevar toda la vida, desde mi infancia más pequeña, viviendo, conociendo, explorando y viajando, todas las montañas y bosques de nuestro país, conozco miles y miles de rincones donde hacer fotos diferentes. Puedo estar haciendo fotos en escenarios variados cada día durante cien años por lo menos, así que tenga variedad suficiente para toda la vida.

En esta sesión se me ocurrió hacer una sesión de fotos bondage muy divertida atada al lado de vacas en libertad en la montaña, y he aprovechado el artículo para hablar de vacas y dar un curso sobre vacas. ¡Yo siempre a favor de avanzar en la cultura! Os explico muchos detalles curiosos sobre vacas en el artículo.

Las fotos han salido muy divertidas, y es otro escenario distinto sumado a nuestra gigantesca colección de lugares o ambientaciones diferentes, únicas y variadas. Mis seguidoras y seguidores ya sabéis que siempre voy cambiando de escenarios, y todavía tengo miles de ideas diferentes. Soy una fuente inagotable de ideas. Las personas sin ideas, sin originalidad y sin variedad, repetitivos y rutinarios, son muy aburridos. Buscar nuevas ideas me encanta. Es mi forma de ser, mi forma de pensar, y mi forma de vivir.

Nos encontramos este sospechoso escondite en una barraca abandonada. Siempre inspecciono los lugares donde hacemos las fotos. Tengo fama de ser muy calculador, muy detallista y estudioso, y siempre he dicho que vamos preparados, entrenados y prevenidos, pero no doy más detalles. Me leen mis seguidoras y seguidores, pero también me leen mis enemigos, y las únicas pistas que de vez en cuando doy son para despistar..

Ayer estuvimos haciendo fotos en esta barraca abandonada, minúscula y muy pequeña. Por seguridad, obligatorio en bondage, exploré la barraca, como siempre, y al mover unas maderas nos encontramos este agujero en el suelo. La gran mayoría de veces son pozos o túneles conductores antiguamente de agua, pero esta vez no era un pozo, y tampoco un túnel de agua.

El espacio para bajar al hueco de la foto es de medio metro. Una vez has bajado aquí, te agachas y hay que arrastrarse medio metro por debajo de la pared, y a este medio metro hay que sumar el marco de la entrada reforzado con hierro, que es de un palmo de grosor. A la derecha está la puerta abierta, y dentro hay una habitación, como una cámara, sin salida ni ventana. Tiene unos dos metros de altura, dos metros de anchura y unos tres metros de ancho. El techo está reforzado con unos tubos de hierro cruzados, muy casero pero también muy sólido, y como respiradero tiene un tubo curvado y serpenteante, no muy ancho, que conecta con un rincón del exterior entre maleza.

"Es una habitación sótano sin salida que parece un zulo o un escondite"

La oscuridad es absoluta, y he pensado cuál podría haber sido su uso. Es innegable que de allí dentro no se sale ni se escapa nadie, porque está bajo tierra. Las paredes es inútil golpearlas, porque estás bajo tierra. No se van a destruir. Sólo se conseguiría derrumbar la estancia. Tampoco hay cobertura. Las curvaturas del estrecho respiradero anula los gritos, y es una estancia insonorizada. ¡Que mala pinta tiene!

Me llamó la atención de que no hay graffittis, no hay pintadas, y sólo hay un par de papeles y alguna lata de algún sujeto que, por la razón que fuese, se metió allí dentro en algún momento. Todos los edificios abandonados están acribillados por graffittis, pero aquí no hay ni una sola firma. También me llamó la atención las arañas. Están todas muertas y como momificadas, cubiertas de una capa blanca de apariencia salina que viste todas las arañas. Es como si fuera su propia tela de araña secada al estilo de ser su piel.

Otro efecto extraño y curioso se produjo cuando la luz de nuestros focos potentes de emergencia enfocaban al interior, de fuera adentro. Resultó que no sale nada de luz al exterior por el túnel. Nada. No sale ni un halo ni un resplandor. Esto significa que puede haber personas dentro con luz, pero las personas desde fuera da la impresión que dentro no hay nadie y está todo oscuro, porque no se ve nada de luz. Todo negro. Sin embargo, te agachas y está todo iluminado, pero dependiendo de la dirección de la luz no se ve nada de luz dentro del zulo. Desde fuera, un equipo de rescate lo vería como si estuviera apagada la luz y todo fuese la oscuridad impenetrable.

Es muy fácil pensar de que allí habían escondido algún material prohibido o peligroso, pero también es muy fácil pensar que allí se escondía alguna persona, voluntariamente o podía ser un zulo de secuestros y cosas peores.

Lógicamente, vosotras y vosotros que nos seguís desde hace mucho tiempo, ya vais a intuir que preparamos todas las medidas de seguridad al máximo, alertas y activadas para ser usadas de inmediato, pero no pasó nada. Todo perfecto, y si hubiera venido alguien con malas intenciones no habría podido sorprendernos. Lo hubiéramos detectado a la distancia necesaria para la pefecta defensa, pero esto ya sabéis que son secretos privados y personales.

De todos modos, no sé para qué se usaba ese lugar, pero eso no es una nevera o un armario. Eso es, como mínimo, un escondite. Es muy fácil pensar mal, y todavía es peor ver la puerta de la barraca. La cerradura está intacta, pero la puerta muestra los signos muy claros de haber sido abierta a patadas por la fuerza, porque está la madera rota igual que cuando se rompe a patadas. No sé qué pasó aquí en este lugar. No conocía esta barraca, pero se puede aplicar esa frase típica española, que dice "piensa mal y acertarás".

En los próximos meses os publicaré nuestras fotos hechas en la barraca. Quedaron muy divertidas.

Atada en este sótano de estilo antigua biblioteca. Este escenario fotográfico nos recordaba al sótano de una biblioteca y por eso le he puesto este título a las fotos, pero voy a tener un buen detalles con mis fieles seguidoras y seguidores, y os desvelaré que no es una biblioteca. La cultura no es el mejor bien de nuestro país, y a este ritmo no lo será nunca.

Aquí vivía una persona sin hogar, que en la actualidad es otro caso más de personas desaparecidas durante esta oscura etapa de la humanidad, con la pandemia, el autoritarismo de los políticos, y las democracias seriamente atacadas, con prácticas más propias de regimenes opresores y dictaduras. Desde mi faceta de fotoperiodista internacional, sé que no es el primer caso de personas sin hogar o excluidos que han desaparecido, o se les han quemado sus casas o barracas. Además, había muchas manchas y salpicaduras de sangre en el lugar, tal como podéis ver en una imagen entrando en nuestra galería de fotos.

El plástico que veis en la pared es porque estas paredes son muy húmedas. En realidad, el aire y la atmósfera del lugar es muy húmedo, y se respira una humedad muy notable. Es lo primero que se nota al llegar, y eso que ahora, con las paredes derrumbadas, está ventilado, pero la humedad sigue siendo muy presente. Respecto al corcho, para quien no lo sepa, es un buen secante, ya que no se moja. Si lo tiras al agua, verás que flota y no se hunde. Podéis intentarlo con todas las fuerzas. Se romperá, y seguirá flotando aunque sea a trozos diminutos. Además, da temperatura. Thyffany comentaba que si te tumbas sobre este material desnudo o desnuda se nota como un poco de calor. No estan frías las placas, e incluso hace menos frío tumbada sobre el corcho que estando de pie. Esto son secretos de la gente que sobrevive en frío.

Atada sobre las piedras resbaladizas de esta presa. Nos acercamos justo hasta la rampa lateral de la presa, porque a la derecha estaba la compuerta cerrada. En caso de abrirla, ya que son automáticas, estaba previsto plan de salida sin problemas.

Usando la inteligencia, el atrevimiento y el sentido común, este es el mejor punto de seguridad, porque estas rocas resbalan como el hielo. Es patinaje.. Estas rocas están pulidas y lisas, cubiertas de un fino musgo que en épocas de duro frío se hace mucho más grande, y que podéis ver en las fotos con esas tonalidades verdes en la roca. Ese musgo es muy resbaladizo. Es como pisar hielo o hacer patinaje. La pendiente de la roca te empuja hacia abajo, y te puede tirar a las corrientes del río, puedes caer en una de las profundidades que se forman delante de estas grandes presas con este desgüace, o te puedes golpear contra las rocas con violencia, y producir fracturas y lesiones serias y graves.

Por eso Thyffany, que también tiene mucha experiencia, se colocó en una posición estaba frenada, con las manos atadas a la espalda pero las palmas abiertas apoyadas en un bache de rocas, que le ayudaban mucho a no resbalar, pero no tiene nada de margen de movimiento la modelo. Sólo podía mover las piernas, levantarlas y encogerlas. La modelo no puede salir del cuenco donde está apoyado su culo, porque es su freno.

La práctica muy peligrosa de meterse objetos por el ano. Hace muchos años vi un vídeo que se había hecho muy famoso en esa época. En el vídeo se veía un vaso en el suelo, y la cámara grabando en plano fijo, con la típica escena de quien se graba a sí mismo. Un hombre se coloca sobre el vaso y empieza a introducírselo por el ano. Es lo que llamamos popularmente metérselo por el culo.

"El vídeo del vaso roto dentro del culo"

Cuando intenta quitárselo, el vaso se rompe. Supongo que eso le pasó por el efecto vacío o por la presión de los músculos y huesos sobre el vaso. ¡O el vaso era una mierda! ¡No tengo ni idea! Se rompió a trozos, y se ve con los dedos cómo se quita una parte del vaso, pero al estar roto en diferentes cristales no sale todo el vaso de una vez. Se quita una segunda parte del vaso. El hombre busca con los dedos otra tercera parte del vaso, y se ve en el vídeo que cae una gota grande de sangre. ¡Y una segunda gota de sangre! El goteo es cada vez más rápido, y cuando se quita la tercera parte de cristal ya es un hilo continuo de sangre, como un grifo abierto, y el hombre se levanta y apaga la cámara. Aquí se acababa el vídeo.

La continuación está muy clara, que es urgente al hospital, operado de urgencias y quizá con secuelas graves para toda la vida.

"La historia de un alto cargo de medicina"

Me acuerdo que le estaba explicando el vídeo a una persona que conocía hace años, y que ocupaba el máximo puesto en su área de un hospital importante y prestigioso en su país. Le dije que había visto el vídeo de esta carnicería sangrienta que se hacía ese hombre en su culo, y me comentó que eso la gente lo hace porque la próstata es un órgano erógeno en los hombres, que produce mucha satisfacción sexual, y añadió que él se metía guindillas y pasta de dientes por el culo. ¡¡¡Pasta de dientes por el culo!!! ¡¡¡Y guindillas!!! ¡¡¡¡Un jefe máximo del área de un hospital!!!

Desde esa fecha, entre el vídeo y el profesional, yo me lo creo todo cuando me explican los objetos que la gente se mete por el culo. Cualquier cosa que me digan me lo creo. Yo de la gente me lo creo todo, y si son estupideces seguro que sí.

"Objetos de todo tipo que la gente se mete por el culo"

Hay muchas historias. Hay miles de historias, y algunas de las historias que encontramos en las habladurías de la gente, en televisión o en internet, pueden ser sólo mitos y leyendas.

Hay historias que no me creo y no he encontrado documentadas demostrables, como esa leyenda de una persona que llevó medio año un vibrador dentro de su recto. No me lo creo, porque es muy importante acudir con urgencia y rapidez, desde el inicio del problema hasta la consulta médica, y lógicamente están los síntomas, las molestias y las complicaciones.

La sintomatología de tener un objeto dentro del ano es variada, eso es cierto, y puede ser desde muy simples, como el dolor anal, molestias pélvicas, dolor abdominal bajo, estreñimiento, dificultad para tirarte pedos, o la rectorragia, hasta presentar abdomen en tabla con signos de irritación peritoneal y signos de sepsis.

Esto sería los síntomas que pueden provocar el dejar el objeto dentro del culo, pero las complicaciones puedes ser perforación intestinal, perforaciones rectales o colónicas, trauma rectal, fístulas de todo tipo, rectovaginales, rectovesicales, enterocutáneas o perianales, infecciones pararrectales, peritonitis, lesiones del esfínter, abscesos intraabdominales, laceración del esfínter anal, lesión de tejidos perirrectales, obstrucción intestinal baja, hemorragia digestiva baja, la emigración del objeto hacia órganos vecinos con lo que puede provocar lesiones en esos otros órganos, y en los casos más peligrosos puede provocar un sock séptico y a la muerte. Hay gente que ha muerto por estas prácticas, y han sacado el objeto con el paciente ya fallecido.

Por eso no me creo estas historias de un objeto medio año en el ano. Además, hay que tener en cuenta, cuando se escuchan historias, que en medicina hay una responsabilidad ética universal sobre la protección de personas y animales, en el que también entran la confidencialidad inviolable de los datos de los pacientes, su privacidad, el requerimiento del consentimiento explícito y escrito del paciente para difundir cierta información con su situación clínica, y no entrar nadie en conflicto de intereses, entre otros compromisos adquiridos por la medicina en todo el mundo. Habrá algún país que se los salta, pero al llegar la información a otros países éstos restringen o borran datos que vulneran estos compromisos.

Por estas razones yo no busco informarme en lo que diga la televisión o la prensa, porque no me fío nada de periodistas, y mucho menos en una época que este oficio está en el momento más bajo de toda su historia, convertidos en el brazo ejecutor propagandístico de los intereses de sus jefes políticos.

Yo me informo y contrasto lo que escucho en documentos, estudios e informes de revistas de investigación o divulgación médica y científica, por ser de mayor rigor. Lo que diga un canal de televisión u otro me es indiferente. Apenas veo la televisión un par de horas a la semana.

En estas revistas he leído durante años un montón de objetos extraños que los médicos de Urgencias han tenido que extraer de los pacientes.

Las botellas es el objeto más extraído en urgencias del culo de la gente. Son muy famosas y habituales las historias de gente que se meten botellas, e incluso hay gente que se había metido la botella al revés, entrando primero la parte gruesa y dejando la boca estrecha para el final. Con las botellas nos pasaríamos horas hablando, de la cantidad de botellas que se mete la gente por el culo y acaban en el hospital. ¡Botellas de todo tipo, tamaño y forma! La gente no aprende, y eso que este error es de siglos pasados, pero nada, ¡¡que no aprenden!!

El segundo lugar casi siempre lo ocupan la gente que se ha metido vibradores hasta el fondo, todo entero, por la excitación o por sentarse encima o lo que sea, y se han pasado apretando demasiado y se ha ido todo hasta dentro, y ya no sale hasta que vayas a las urgencias de un hospital. Los vibradores tienen la forma anatómica para facilitar su penetración y uso, pero hay que aguantarlos e introducir una parte de ellos. No se puede meter todo entero hasta el fondo.

A continuación, en esta clasificación morbosa, viene un grupo donde están reunidos los objetos de forma fálica, que parezca una polla, o que tengan un extremo redondeado, que también le sirve a la gente para metérselo por el culo. Hay historias de gente a quien han tenido que extraerle en el hospital puros, velas, un salami, un tubo de aluminio ,desodorantes, frascos de otros productos como perfumes, una linterna, un cañón de escopeta, un destornillador, barras metálicas, objetos cilíndricos de todo tipo, y todo lo que la incultura, el analfabetismo, y la imaginación sin control, hace pensar a la gente que se pueden meter esa barbaridad por el culo.

A veces no hace falta que el objeto tenga forma de polla, o que sea anatómico. Muchas veces es porque el objeto les resulta atractivo, curioso, divertido, llamativo, o es un su fetiche, o es lo que tienen más fácil a mano, y aquí entra de todo. Hay casos de bolígrafos, muñecos, rotuladores, un guante de horno, tornillos, pilas eléctricas, pelotas de tenis, vasos tubulares, bombillas, huevos de metal, lápices, un picador de hielo, termómetros rectales, un bate de béisbol, y todo lo que pillan por los armarios, o la caja de herramientas.

Los objetos con mango que la gente tiene por su casa es otro clásico, y hay gente que ha acabado en el hospital por introducirse el cepillo de dientes, un destornillador, un martillo, el mango de la escobilla del wáter, un bastón o el palo de una escoba, porque estos objetos también pueden provocar lesiones graves, sin necesidad de atascarse. Los cristales se pueden romper, las maderas se pueden astillar, y los hierros o cantos pueden rasgar y cortar. Además, provocan infecciones porque tienen gérmenes y bacterias.

Las verduras en el recto es muy habitual. La gente se mete zanahorias, pepinos, calabacines, plátanos, un huevo cocido, e incluso hubo el caso de un preso que se había metido una manzana en una práctica autoerótica, pero no son objetos que la naturaleza haya diseñado para metérselo por el culo, aunque al ser humano lo da lo mismo, y se lo mete. Acaban frenados, succionados o metidos hasta adentro del todo, y la solución para quitarlo es ir urgente al hospital. Se meten la nevera entera de frutas.

Después ya empiezan los grupos de las singularidades y minoritarios, y en este apartado me llama mucho la atención la gente que se mete animales. Hubo un caso muy famoso de un hombre que se metió una anguila viva por el ano, según dijo porque estaba estreñido, metiendo primero la cabeza de la anguila, lo cual provocó mordiscos, perforación del intestino y parte devorada, y tras la cirugía estuvo meses con una bolsa para colostomía. No sé cómo acabó su recuperación, si llegó a recuperarse del todo, o si le quedaron secuelas de por vida, porque estas imbecilidades no me interesan para nada. ¡Es su problema! ¡Ya se apañará con sus estupideces!

Por supuesto, tendría que hacer un apartado especial para los casos más increíbles e insólitos documentados. Esta clasificación ya depende de la opinión de cada uno, pero para mí las tres historias más sorprendentes son el paraguas, un jarrón de vidrio plomado, y una dentadura. ¿Cómo se le ocurre a una persona meterse un paraguas en el culo? Quizá es por si lluvia. ¿Y el jarrón de vidrio plomado? No sé cómo son estos jarrones, ya lo buscaré por google pero me gustaría preguntarte si esta persona tenía pensado adornarlo con flores, pero ¿el jarrón o el culo? Y lo de la dentadura postiza llevo media hora intentando comprenderlo, pero prefiero no perder el tiempo. ¿Se la metió con la boca abierta o la boca cerrada? Digo la dentadura, claro. Mi teoría de que esta humanidad va camino directo a la extinción es totalmente acertada, y la única duda es si lo hará con un paraguas en el culo o vete a saber qué otro objeto. ¡Visto lo visto, todo es posible!

"Quizá os preguntáis si la gente se mete todo esto por el culo"

Tal como os he contado, yo me documento en revistas de investigación o divulgación médica y científica, pero otra forma es mirar vídeos porno, en portales porno, en sus apartados temáticos de sexo anal y objetos por el ano. ¡Es increíble! He visto un vídeo de una chica metiéndose una manguera de goma. He visto otro vídeo de una chica que se está metiendo una pelota del tamaño de un balón de balonmano. He visto otro vídeo de otra chica metiéndose un vibrador de un tamaño que es como una lanza de los caballeros medievales, y en resultados de búsqueda me pone todavía miles de vídeos encontrados. ¡Con esos tres ya tengo suficiente! Yo me creo cualquier objeto. Esto es la gente.

"Quién se mete estos objetos por el culo"

Las urgencias por objetos en el ano son mayoritariamente hombres. El 94,4% de los pacientes que acuden de urgencia a un hospital por meterse algo en culo son hombres, indistintamente si son heteros, gays, bisexuales o lo que sea. No hay ninguna relación o riesgo mayor por la orientación sexual, pero sí que hay mayor incidencia en la franja de edad entre 30 y 40 años del sexo masculino.

A pesar de este comentario general, es innegable algunos grupos de riesgo que os voy a comentar y os pueden sorprender.

El primer grupo que os puede sorprender, o al menos a mí me sorprendió cuando me informé por primera vez, son bastantes casos en personal penitenciario, es decir, presos. Lógicamente, su vida sexual al estar encerrados es muy complicada, y recurren a prácticas autoeróticas y la masturbación, pero entre gente presa hubo un año en el que tuvieron tres casos de introducirse desodorantes en vía rectal.

El consumo de drogas, alcohol y homosexualidad, todo mezclado, es una peligrosa combinación que coincide en bastantes casos de gente que acaba en urgencias por meterse algún objeto en el culo. A veces hay gente que no recuerda lo que se ha metido, o no es capaz de decirlo porque su estado de embriaguez o semiinconsciencia por la droga le impide expresarse para hacerse entender.

Las personas con transtornos psicológicos, sea cual sea el transtorno, porque hay un montón y a este ritmo la sociedad está cada vez más enferma de la cabeza, es otro factor de riesgo. Es difícil precisar porque lo hacen este tipo de personas, porque su cerebro no funciona en su estado sano y normal, y muchos de sus actos pueden ser incomprensibles e irracionales, actuando simplemente de acuerdo a la percepción y razonamiento de su enfermedad mental..

Otro grupo que me sorprendió son los intentos de suicidio. Es gente que intenta suicidarse metiéndose un producto tóxico y venenoso por el ano, que el cuerpo absorberá muy rápido y provocará su muerte. Siempre hemos visto en televisión que la gente se suicida bebiendo veneno o productos muy peligrosos, pero hay gente que se lo mete por el culo.

En ocasiones los objetos en el ano están implicados en homicidios, gente que ha muerto por el objeto introducido en el ano, y aquí ya es cada caso concreto y sus respectivas investigaciones quien determinará la gravedad del delito, sus culpables y sus condenas, pero esto ya es otro tema.

El grupo de las prácticas eróticas sexuales, heteros, gays, sadomasoquistas, o cualquier otro, es también otro de los grupos que terminan en las urgencias de hospitales por haberse metido un objeto por el ano, y este es el grupo en el que yo me centro para hablar en este artículo.

Otro grupo, lamentablemente, es el de las víctimas de violaciones o agresiones sexuales, a quienes el violador subnormal de mierda les mete un objeto por el culo, sin ninguna consideración. A veces hay violaciones bajo los efectos de drogas o sustancias que adormecen a las víctimas, o las dejan sin voluntad, y en su violación no saben qué objeto les han metido por el ano, pero cualquier violación es abominable. Estos desgraciados miserables me repugnan, y no puedo decir mi solución para esta gentuza asquerosa.

El último grupo que menciono, que no es tan sorpresa pero sí solemos omitir o ignorar, son las "mulas" o "correos" como nombres populares y famosos, aunque supongo que la policía tiene mil nombres para esta gente, y son estas personas que ocultan drogas o narcóticos en su cuerpo para entrarlas por aeropuertos o controles en variadas instalaciones, envuelta la droga en condones dentro del ano, por ejemplo. En estos casos los expulsan mediante ténicas, pero también es una urgencia, porque si les explota el paquete el cuerpo absorbería la droga y morirían, y tienen que expulsarlo lo más rápido posble.

Estos son los grupos mayoritarios y las causas principales, aunque siempre hay causas excepcionales que no encajan en ninguna categoría..

"Lesiones irreversibles de por vida"

Hubo un caso muy famoso en 2018 aproximadamente, de un británico que se perforó su intestino después de introducirse un objeto de 77 cm por el ano mientras estaba borracho. Las placas de las radiografías y las exploraciones siguientes mostraron que se había perforado el intestino, había atravesado todo el abdomen, y había llegado casi al diafragma. En la intervención le tuvieron que quitar 20 centímetros de intestino grueso que había quedado gravemente dañado en el acto, y le realizaron una ostomía porque tendrá que eliminar la mierda a través de una bolsa adherida a su cuerpo. ¡Que bestialidad! 77 centímetros. Un par de palmos más, y le sale la punta del objeto por la oreja. Un poco más largo, y es mejor quitarle el objeto por el tímpano. ¡Increíble la gente! ¡Yo de la gente me lo creo todo! No es que sea iluso o fácil de engañar, no. Es que la gente me da asco, no creo en la gente, y no espero nada bueno de la gente.

Este es un caso muy extremo que no había ocurrido nunca, pero una vez habéis hecho el idiota, es mejor asumir la realidad, no empeorar las cosas, y acudir a urgencias donde un cirujano, doctor o doctora, os solucionará el problema, al tiempo de que la propia experiencia enseñará al paciente a tener esa inteligencia que se supone ya debería tener la gente por naturaleza.

Sin embargo, no intentar sacarlo por vosotros mismos si no se puede, porque eso sólo empeorará mucho más las cosas. Ha habido casos de gente que ha tratado de sacarse el objeto con ganchos o hierros, y al hacerlo se han desgarrado el colón, lo cual es con toda probabilidad una lesión irreversible y llevar bolsas adheridas al cuerpo para ir cagando en esas bolsas por toda la vida.

"Qué hacen en el hospital"

Los profesionales harán su diagnóstico por imágenes con el uso de radiografía simple y la tomografía computada, o también con otros métodos como los endoscópicos, para determinar las características del objeto, sus dimensiones, y en qué posición está colocado el objeto, y dependiendo del resultado podrán sacarlo manualmente por el recto o con cirugía con el paciente anestesiado.

Son extracciones de urgencia porque el tiempo de retención del objeto aumenta el riesgo de lesión de la pared y la perforación. En ocasiones es posible la extracción manual transanal en el mismo box sin anestesia, que no es agradable porque es muy probable que el doctor te meta el puño entero por el culo, pero no de esa forma mal pensada que a la gente le va el rollo y se ponen cachondos, ¡no, no, no!, sino en plan médico, que es muy diferente.

Sin embargo, muchas veces no es posible, y en muchas ocasiones es obligatorio cirugía. Se intenta si se puede buscar métodos mínimamente invasivos, y pueden optar en el hospital por la sigmoidoscopía flexible y el TAMIS, que es cirugía transanal mínimante invasiva, pero si el tema está complicado, por el objeto, por no ser posible manualmente, por el riesgo de migración del objeto y que se mueva, por abscesos asociados, o por la sospecha de haber perforación colorrectal, la única solución es operación en quirófano, para extraerlo por vía transanal o por abordaje abdominal, lo cual significa que el nivel sexual de imprudencia, temeridad, peligro, incultura, analfabetismo e inconsciencia, de esa persona es para no follar con él o con ella jamás.

"Qué decirle al médico en estos casos"

Hay una frase que dice "a lo hecho, pecho". Eso quiere decir que lo mejor es decirle la verdad, ser honesto, asumir que se ha hecho el idiota, no complicar más la situación, y salir del problema sin secuelas.

Las excusas y las mentiras en estos casos son ridículas. Hubo un caso de un paciente que dijo que se había caído de forma accidental sobre el objeto vegetal y se le había metido por el culo. ¡No me jodas! ¡Qué vulgaridad! A lo mejor dijo que se sentó sobre la silla, y estaba el pepino en la silla, y se le metió el objeto por el culo. ¡Qué tontería! O quizá explicó que estaba en el huerto recogiendo pepinos, se cayó hacia atrás y se le metió todo el pepino en el culo. ¡Con esas excusas se queda patético, idiota, mentiroso y cobarde!

Llegados a este punto, es mejor decirle simplemente que en el juego sexual se ha metido voluntario un objeto en el culo, y no sale. ¡Ya está! ¡Simple y fácil! Los doctores ya saben centenares y miles de estos casos. No les asombra, y a los doctores y doctoras les importa una mierda tus gustos. Ellos sólo quieren quitarte el objeto del culo, que entra dentro de las urgencias médicas, porque el juego es muy peligroso.

Lo vuelvo a decir. Introducirse objetos en el ano es un juego muy peligroso. Las secuelas leves pueden ser tener que ir al lavabo muchas más veces de lo habitual, para evitar que la gente afectada se cague encima en cualquier momento, pero las secuelas graves y muy graves son muchos casos de gente que va con la bolsa de cagar adherida a su cuerpo toda la vida, y además no hay que olvidar que una perforación intestinal puede ser mortal, y hay casos documentados de autopsias donde se han encontrado objetos inverosímiles en el intestino del cadáver.

Estos errores pueden ser mortales, así que no complicar la idiotez. Es mucho mejor quedar como una anécdota vergonzosa que ser una lesión irreversible o un muerto en el cementerio. Por lo tanto, decirle toda la verdad al médico, acudir de urgencia rápidamente, y no hacer estas burradas. Estamos ya bien entrado el siglo XXI y la humanidad cada vez es más subnormal. No aprende, no evoluciona, y los errores son mucho peores que en el pasado. Se repiten los errores, y peor todavía, porque se hacen mucho más grandes. Yo ya dije en un artículo, escrito en esta web y que podéis encontrar en la sección Opinion, que esta humanidad va camino de la extinción a este ritmo, y cada día estoy más convencido. No tengo ni la más mínima duda.

"Las modas ridículas de las redes sociales lo empeoran todo"

Las redes sociales en modas peligrosas, absurdas, subnormales e irracionales, poniendo de moda o retos el introducirse cualquier bestialidad por el ano o la vagina, con excusas cada cual más patética y prehistórica, lo empeora todo.

Estas mierdas de modas, y me refiero a todas, de la primera a la última, sea cual sea, de las redes sociales poniendo de moda meterse veté a saber qué barbaridad por el ano o la vagina, son abominables y repugnantes. No voy a mencionar ninguna, que la gente lo lee y ya lo prueba sólo por leerlo. El ser humano tiene la capacidad de razonar, de pensar, de meditar, tiene el sentido común, la lógica, pero por lo visto la humanidad va camino de la extinción, y en muchos millones de personas estas virtudes ya han desaparecido, y han quedado con un cerebro que no llega ni a primates. No lo hacen ni los monos.

De todos modos, en un gesto de buena intención, os diré que no sigáis ninguna de estas modas despreciables que han salido, salen y saldrán, por redes sociales. ¡Ni puto caso! Por hacer el gilipollas no sois más hombres, no sois mujeres más modernas, no sois más listos, ni más interesantes, ni diferentes ni únicos ni especiales, porque por eso son modas, es decir, muchedumbres adoctrinadas, todos iguales, todos calcados, todos repetitivos, y ninguno original.

"La obsesión de la gente por el culo"

Debería de estudiar la ciencia la obsesión de la humanidad por el culo. La gente va mirando culos por la calle, va enseñando culos en cualquier sitio, van tocando culos, quieren follar por el culo, se chupan el culo, se meten objetos por el culo, se azotan en el culo, etc. ¿Qué le pasa a la gente con el culo? Sólo son dos nalgas y un agujero por el que sale mierda. ¿Por qué tanta obsesión con el culo? Tenemos partes del cuerpo muy sexys, eróticas, sensibles y placenteras.

Algún día se debería de analizar reflexivos y exhaustivamente esta obsesión humana con el culo.

"Una reflexión para el sexo anal con seguridad"

Introducirse objetos por el ano es una práctica muy peligrosa, pero es innegable que la gente la continuará practicando, aunque sepa que es peligroso. Decir que no lo hagan es una guerra perdida de antemano, y es perder el tiempo tontamente.

Yo prefiero decir a la gente que, si se quiere meter cosas por el culo, tiene un montón de juguetes eróticos y productos sexuales diseñados y pensados con esta finalidad. Hay vibradores, hay dildos, hay plugs, y otras opciones.

Si se usan juguetes eróticos, no hay que meterlo todo entero, porque se puede hundir y de ahí no lo sacas. Por eso muchos juguetes tienen en su diseño una especie de tope. Si es un vibrador, deja la parte que vendría a ser el mango afuera. No metas el vibrador adentro, porque salvo que tu pareja tenga un ano del tamaño de una portería de fútbol y puedas meter la mano, no saldrá el vibrador.

Sobre meterse bolígrafos, mangos de martillos, linternas, cepillos de dientes, y mil ocurrencias más, ¿por qué? ¿Os vais a poner a escribir un libro en el intestino? ¿Tenéis pensado hacer obras con el martillo? ¿Se os han caído las llaves dentro para la linterna? Y el intestino no se lava los dientes. ¡Ya toca un poco de inteligencia humana! Dije una vez que la ciencia se equivocó en la línea evolutiva, porque según la ciencia el hombre de Neanderthal y el Homo Sapiens convivieron juntos hasta hace unos treinta mil años, cuando se extinguió el Neanderthal y sobrevivió el Sapiens, pero yo creo que no es verdad. Yo creo que el extinguido fue el Sapiens, porque el Neanderthal lo exterminó a bastonazos.

El fisting, que es meterse el puño entero cerrado dentro del ano, también es muy peligroso, puede provocar graves lesiones irreversibles, y no es necesario meterse el puño o el codo por el culo para excitarse locamente. Los médicos están de acuerdos en que la introducción de un dedo ya estimula la próstata de los hombres, lo cual es muy excitante y placentero, que enloquece de excitación y se vive el sexo muy intensamente.

Por lo tanto, dejar la colección de objetos raros en el armario y olvidar las ideas estúpidas, y disfrutar del sexo anal que os gusta con seguridad, con sentido común, con inteligencia. La forma ideal de terminar bien la fiesta sexual es todos felices y contentos, en casa, en el hotel, la playa o donde hayas follado, y la forma horrible, triste, lamentable y peligrosa, es terminar en el hospital y en quirófano. Así no se termina un buen polvo. Así sólo acaban las imbecilidades.

Atada sobre el brazo extendido de esta telescópica. Esta maquinaria agrícola y de ganadería le llamamos tractor, porque es la forma simple de referirnos a estos vehículos, pero las personas que son expertas con experiencia, sobre todo en ganadería, le llaman "la telescópica". El nombre de telescópica lo recibe por su brazo desplegable inconfundible, porque es extensible y se esconde dentro del tractor. Los tractores tienen su brazo fijo, siempre visible, pero esta maquinaria es al contrario. Sólo queda al descubierto el tramo final pintado de amarillo, y el resto se plega y se esconde dentro de la carrocería.

En las fotos desplegamos hasta alcanzar los dos metros y medio exactos del brazo, y sabemos su exactitud porque por el lado contrario de la toma fotográfica está marcado cada medio metro en el hierro. También se puede levantar y girar la pala, a pesar de ser todo como una viga perfectamente recta y sólida. Se utiliza, por ejemplo, para salvar obstáculos en ganadería, y llevar la comida hasta el ganado teniendo que salvar muros, vallas, zanjas o cualquier otro impedimento que no deje acercarse al vehículo, y puede depositar las balas de paja con precisión milimétrica.

Nosotros quisimos hacer algo distinto, porque ya hemos hecho varias suspensiones en tractores, y este modelo ofrecía la oportunidad de hacer las fotos en su brazo extensible. Thyffany se tumbó encima, boca arriba, y está atada toda recta pegada al hierro por los tobillos, rodillas, muslos y el pecho. Los brazos no llegaban por detrás de la barra debido a su grosor, y por esta razón los puse atados cada uno a un lado opuesto, atados bien abajo, con la cuerda que iba de una muñeca a la otra muñeca, e impedía levantarlos, subirlos o abrirlos.

Atada en tractores y remolques de tala de bosques. Este tractor es maquinaria pesada soviética en los profundos bosques de Siberia. ¡No, no, que va, no son los bosques de Siberia! ¡Es una broma!

Hablando en serio y de verdad, esto sí es maquinaria de mucha potencia. Sólo debéis de observar el grosor y la altura de las ruedas sobre las que está sentada la modelo. En realidad, esta maquinaria entra en lugares inauditos. Puede cruzar zonas inundadas, puede adentrarse en barros, circula por caminos en muy mal estado, y muchos otros rincones donde los coches acabarían hundidos, destrozados o ya directos para el desguace. Este monstruo no tiene esos problemas, y su fuerza es impresionante. Se usa mucho para tala de bosques, limpieza y transporte de leña, en tramos donde los camiones no pueden entrar o maniobrar.

Decidí unas ataduras simples, que fue con las manos atadas a la espalda y los pies atados juntos, y amordazada por supuesto, que me permitía cambiar a la modelo de lugar, y fotografiar las dos partes del tractor. Comenzamos por las fotos sentada encima de las imponentes ruedas. y después de estar haciendo diez minutos de fotos cambié a la modelo a la parte del remolque,donde se transportan los troncos y árboles apilados.

Dos nuevos relatos bondage eróticos y apasionantes publicados en junio. Os he publicado dos nuevos relatos eróticos muy buenos, eróticos, excitantes, morbosos y al mismo tiempo con mucha carga crítica, dedicados el primero a una chica autoestopista que quiere cambiar de vida en un lugar muy lejos de la asquerosa ciudad y su mierda de gente, y el segundo relato bondage es increíble, de una chica espía que se infiltra en un laboratorio para detectar un virus.

El primer relato que os he publicado se titula "La autoestopista" , y es una relato bondage ficción de un chica que se va de la repugnante ciudad y su gente enloquecida para empezar una nueva vida, pero que le he dado un final con mucha carga crítica a la sociedad, usado la aventura como si fuera una metáfora.

Os pongo aquí tres párrafos del relato de ejemplo, porque ya sabéis que el relato completo lo encontraréis en la sección de relatos eróticos, en la barra superior de mi web.

"... Acepté agraciada, que en alianza ahorraba otro arcén y desconocido. Ubicó los rulos al envés de su diván, en cofre de rutina descuidada, y recliné sofá pues de otro modo no había forma de alcanzarlo. Tomado y asido en ágil recaudo, me aposté a horcajadas sobre su recto femoral y el vasto interior, con sus rótulas pegadas y mis piernas muy abiertas, acatando enfocar mi trapecio a su globo ocular, ambos par vigías de mi dorsal. Junté muñecas atrás en área oscile de la quinta vértebra lumbar a la doceava vertebra dorsal, y apresurado volteó una primer círculo todo el derredor, en bucle itinerante un segundo y un tercero y hasta el quinto, recular en su corte y retornar tenaz por envolver ahora en trazo cruzado, por cuya cañada interna entre carpos anuló motín e indisciplina.

Confieso en aquel espacio reducido, un cubículo insignificante que en longitud rebasaba miserable el metro, altura bajo techo no distaba en medidas muy lejanas, y anchura aunque mayor no presuma tampoco pues apenas es un paso corto, una excitación escondida brotó de mis entrañas, amagada a vista y lograda disimula, pero tan pronto coloque su glande en la entrada de mi vagina verá el apuesto resbala su miembro liso y raso cual patinaje sobre el hielo.

Levanté las nalgas, esplenio doblado por no magullarme en tejado, y al sentarme en posición entró en diana su estaca muy al fondo. . ...".

El segundo relato publicado tiene por título "La espía y el virus" , y es una espectacular y maravillosa historia de una chica espía a quien le asignan la misión de adentrarse en un laboritario, y descubrir y apropiarse de un peligroso virus en el que están trabajando científicos del ejército enemigo.

Os pongo aquí tres párrafos del relato, pero como siempre el relato entero está dentro de mis obras, en la sección de relatos eróticos.

"...Tome usted lápiz y papel por dibujar mi figura, frontal mi caja torácica a vos, pechos desnudos y tersos bien expuestos, pezones bien bonitos punzantes, brazos atados a la espalda no han de verse en trazo, recuerde estoy de cara. Bosqueje la viga gruesa, en usar color sea madera maciza, brillo cual barnizada, y raye seis líneas de cuerdas, tal manojo de espárragos, del armatoste a perderse por detrás de mi omoplato, acerque las rayas a columna vertebral. Perfile las piernas dobladas, encogidas, con el talón a tocar su nalga respectiva, ningún pie toca el suelo sino todo lo contrario, buscan el arrecife del escafoides y cuboides a la antónima estratosfera. Garabatee bien las piernas muy abiertas, a límites de cruzar la arriesgada línea roja, tome por molde los pétalos de una uve, aleje las puntas un trecho largo, y esquematice las sogas, cada una de una pierna a su esquina correspondiente, cuatro hilos en idéntica tensión habrá visto de las arpas o guitarras.

Concedo ilustre el flagelo contenido en mi rostro, por no desvelar a aquel cabrón el dolor de su salvaje suspensión, pero recuerde transmitir levito en el espacio, imposible desplazarme, quimérico cerrar las piernas, inasequible estirar las piernas, inverosímil erguirme en pie, ilusoria en liberar muy brazos, confío sabrá obrar este bosquejo y mándemelo, a ver si me ha entendido.

La afilada hoja de una navaja tajó el sujetador y mis braguitas por las cosidas molestas a su fin de despojarme de todo atavío, y totalmente desnuda dijo de violarte no te salvas, clementes seremos si confiesas espionaje, y en mi estilo inamovible respondí fóllame salvaje, que tu rabo no concede título universitario. ....".

Podéis leer estos dos nuevos relatos en la sección de mis relatos eróticos bondage.

Bondage atada y amordazada en esta minería abandonada. Andando por los profundos bosques de Siberia nos encontramos con una mina abandonada de la antigua Rusia del siglo pasado. ¡Que no, que no, que también es broma! Este mes me he levantado gracioso con el tema de Siberia.

Esta estructura sí pertenece al ramo de la minería, y sí está abandonada, pero en nuestro territorio hay centenares de estas estructuras. La gran mayoría se encuentran en uso, y está relacionado con la creación de cemento y trabajos de piedras, pero este rincón no se trabaja y sí está abandonado.

A mí me gustan las piernas atadas con mucha cuerda por diferentes alturas, tobillos, gemelos, rodillas y muslos. Es un signo de muchas de mis fotografías publicadas en la web. Junto al frogtied, son dos formas de atar las piernas que me encantan, y los brazos los até distintos. Me gustan los brazos atados a la espalda, a cada costado, con la cuerda bien tensa haciendo como si fuera un cinturón, y apretando los espacios interiores. Otra cuerda ata sus codos juntos, cercanos uno contra otro, pasando por encima y por debajo de los pechos y cerrando los huecos por dentro, de tal forma que los brazos quedan inmóviles y no puede moverlos en ninguna dirección. Usé un ballgag negro para estar amordazada, y comenzamos a hacer las fotos.

Atada en este tramo descendente del río. Este es un típico tramo de río ancho en nuestro país, cuando desciende de las montañas con fuerza. Recordar que los ríos es agua en movimiento. Esta no es la piscina del hotel o de tu casa o del pueblo.

Durante bastantes meses al año aquí no se podría estar, porque el río crece de punta a punta en los deshielos de las nieves y las lluvias,baja con mucha fuerza e incluso se desborda por los alrededores, pero es bosque de ribera, es decir, naturaleza propia adaptada a las inundaciones. No vive nadie, y si alguien se hace casa en estos rincones es un analfabeto, un inculto y un temerario.

Ahora, en épocas de sequía y poca lluvias, el río deja adentrarse, pero sigue empujando con fuerza y te puede tirar, como si te pusiera la zancadilla, por lo que hay que moverse con cuidado. Nos colocamos en este tramo escalonado donde el río es bonito y vistoso, con poca cuerda porque la modelo tenía que aguantarse bien a la roca,que el río empuja mucho más de lo que gente sin experiencia puede intuir en las fotografias.

Las enormes diferencias entre un dominante y un maltratador. Hoy propongo un debate agrio y muy polémico, que a priori mucha gente dirá que no le ve el sentido, porque una persona dominante en las relaciones sexuales no tiene nada que ver con un maltratador, pero esto son líneas generales que identifican a la gran mayoría de los/as integrantes de un grupo, y nos olvidamos de que la realidad no es siempre verdades tan exactas.

A veces, las diferencias entre un juego sexual de dominación y un maltrato son tan finas que hay casos que han llegado real a los Tribunales españoles. Hay unos cuantos casos juzgados donde el Juez o la Jueza han tenido que esclarecer si estaban ante un caso de maltrato, o ante una práctica sadomasoquista. Aunque no es muy habitual, tampoco es ninguna excepción.

Os voy a explicar un caso juzgado hace pocos años, donde la relación estaba deteriorada, y el hombre la azotaba, le llamaba "puta" e incluso le obligaba a comer en el suelo. La mujer lo denunció por maltrato, expresando la violencia, los insultos y las vejaciones que le sometía su pareja dentro de su relación, mientras que el hombre alegó ser sus fantasías sadomasoquistas, las cuales llevaban practicando muchos años, y dijo creyó estar cada uno en su rol marcado por las reglas BDSM. El Juez se interesó por el testimonio de la mujer para saber si en sus relaciones sexuales ella había consentido las prácticas descritas en el juicio, y ella respondió afirmativa.

El Juez no pudo condenar al hombre por maltrato al alcanzar la conclusión de la insuficiencia de elementos probatorios acreditativos que había sido maltrato, ya que no se podía distinguir claramente el maltrato de sus relaciones sexuales, y quedó absuelto. En ocasiones, el testimonio de la víctima, crucial en estos casos, no reúne las condiciones exigidas por la Jurisprudencia citada para alcanzar la cualidad de prueba de cargo incriminatorio. Esto ocurre, esto ha ocurrido, y es real de Juzgados. No es una historia inventada en un perfil anónimo de mierda de las vulgares redes sociales. Esto está documentado en Tribunales, y hay otros casos similares que os podría poner de ejemplo, a veces con el mismo resultado en la sentencia, y otras totalmente contrarias y favorables para la víctima. Esto ya depende de las singularidades y particularidades singulares y exclusivas que rodean cada juicio, y de la decisión del Juez o la Jueza.

Así, pues, aunque comprendo que molesta el debate y es incómodo, ¡el debate existe y es real!, y en este artículo vamos a buscar las diferencias entre un dominio sexual y un maltratador, que en realidad son abismales, pero voy a analizarlas detalladamente y con calma.

"La diferencia en el consentimiento"

Las aventuras sexuales siempre tienen que ser con el consentimiento válido de ambos, de mutuo acuerdo, libres, voluntarios, y expresamente emitido, es decir, un sí seguro y sin dudas.

Una vez de acuerdo, en todo juego sexual hay una conexión emocional, pasional, con la otra persona, bien sea en pareja, amantes, ligues de una noche, o una orgía de cincuenta personas en un barco. No importa el número. Sean cuantos sean, hay una complicidad y una unión, y todos y todas se lo quieren pasar bien. Todos los participantes se preocupan de que todo el mundo se lo pase bien y esté disfrutando, con orgasmos, placeres y deseos.

Por el contrario, el maltratador no busca consentimiento. Sólo busca excusas, y tienen un saco de excusas. Tiene excusas de todo tipo, pero no importa el tono de voz suave o tierno con el que lo diga. No importa si mira como un delfín o como un lindo gatito. Siguen siendo excusas de mierda, y se salta todas las normas, despreocupado de los gustos, preferencias o gozo de la otra persona.

"La diferencia en la comunicación"

Todo juego sexual algo duro tiene, de una forma u otra, su comunicación. Aunque sea el ligue de una noche, se suele confesar lo que gusta, lo que no le gusta, los límites, y siempre es recomendable poner alguna palabra de seguridad por si hay alguna confusión.

La comunicación es verdad que depende mucho de las personas. Hay gente que habla mucho, como yo, y gente que no dice nada. Hay gente que tiene las ideas claras, y gente que no tiene tan claro sus propios límites. Hay gente abierta, espontánea y extrovertida, y hay gente vergonzosa, tímida y retraída. Todo esto marca la comunicación, pero sigue existiendo una comunicación.

El maltratador hace lo que le sale de los putos huevos porque es así de chulo. Cree que todo el poder es suyo, y lo que piensen o lo que quieran los demás le importa una puta mierda. Lo planifica todo en su mente enferma, básicamente estupideces sin ningún control y sin ningún cuidado hacia la otra persona, y se pone manos a la obra sin decir o sin preguntar nada. Hace lo que quiere, y trata a la otra persona como si sólo fuera un trozo de carne sin sentimientos ni derechos.

"Las diferencias en el lenguaje"

La gran mayoría de personas hablan durante el sexo, y muchas personas tienen un lenguaje que definiríamos de guarrerías, palabras y hasta insultos. Hay gente que se ponen a follar, y es como si estuvieran poseídos por el diablo más pervertido y mal hablado del mundo. ¡Sí, sí, seguro que alguno o alguna estáis sonriendo porque os sentís reflejados en este punto!

Es muy habitual. En lenguaje español, la gente cuando folla dice frases del tipo "que cerdo eres", "fóllame como una guarra", "sigue cabrón", "pedazo de puta estás hecho", y mil similares, de chicos a chicas y viceversa, o entre el mismo sexo. No pasa nada. No hay que sacarlo de contexto tampoco.

Esto lo dicen chicos, y lo dicen chicas, y este lenguaje para muchas personas resulta excitante, erótico, morboso, sensual y placentero. Hay gente que dirá que este lenguaje no le excita nada. Es compaginar y coincidir en los gustos.

Cuando se alcanza el orgasmo y se acaba, comienza la recuperación del lenguaje habitual, y vuelven las frases de cariño, los gestos de abrazos, el respeto educativo, y el diálogo cómplice que nos reconecta con la normalidad de la relación, pero con el maltratador esto no ocurre. Estos indeseables se creen que pueden llamar "puta" o "cerda" a su pareja cuando quieren, e insultan en cualquier momento, en la cama cuando follan, en la mesa cuando comen, en el coche cuando viajan, en los viajes de vacaciones, en la calle cuando pasean, y en todos sitios.

"Las diferencias en el juego físico"

Hemos hablado del lenguaje en el sexo, y ahora vamos a hablar del juego físico, porque es innegable que millones de personas de personas usan el rol de la fuerza física de forma cuidadosa y controlada.

Por entendernos como ejemplo, son aquellas situaciones donde la persona dominante coge a su esclava o prisionera para llevarla a la habitación, o hacen un forcejeo para aguantarle los brazos y que no pueda moverlos, como si estuviera reducida. Al mismo tiempo, la otra persona adopta su rol, y se deja llevar sin oponer resistencia, o toma el rol rebelde y hace que la persona dominante tenga que sudar y emplearse a fondo para su objetivo. Eso ya son juegos personales de cada uno, pero son dos ejemplos que ya ilustran el significado de la fuerza física.

El maltratador es violento. Lo suyo no es un juego. Lo suyo es violencia, y es violencia unilateral, también fuera del juego sexual. El maltratador tira del cabello pudiendo incluso arrancar mechones o cabellos, abofetea, y lo hace durante el sexo, pero también cuando discuten, cuando se enfada, y cuando recrimina. Insulta, grita y amenaza al mismo tiempo, y esta conducta es asqueroso y repugnante, y me voy a callar para no decir lo que yo haría con esta basura humana.

Los maltratadores trasladan la violencia en el sexo a la vida diaria y rutinaria. Los juegos sexuales duros para esta inmundicia sólo son un entreno y un adoctrinamiento. Después lo hacen durante el día, en cualquier momento, en la cocina, mirando la televisión, o saliendo de fiesta, y cuando les dice su pareja que no lo hagan entonces se ríen, y responden que saben que les gusta, al tiempo que le llaman guarra o algo parecida. ¡Abominable! Esta mierda humana no debería de tener derecho a existir.

"Las diferencias en la confianza"

La confianza no se regala. La confianza no es obligatoria. La confianza no se compra. La confianza sólo se gana cuando se merece de verdad.

Una persona dominante con sentido común, con inteligencia, y demostrando control en el juego sexual, puede ganarse la confianza de las otras personas que han participado, y gracias a esta confianza se tiene ganas de volver a repetir con él, o con ella.

Con un maltratador no se confía jamás. Estos especímenes no se merecen confianza, y confiar en ellos es un error muy peligroso. Jamás hay que confiar en un maltratador, porque es traidor, es mentiroso, es egoísta, y nunca se sabe que va a pasar con su cabeza. Nunca se les puede dar la espalda, y nunca hay que bajar la guardia ni un solo segundo, hagan lo que hagan.

"Parejas e inconcebibles amistades de los maltratadores"

Hay personas que su pareja se vuelve maltratador cuando ya conviven juntos, o cuando se han casado, o cualquier cambio en su vida, aunque ya lleven años juntos y ella está muy enamorada. Estos subnormales no valoran estos detalles, y entiendo la situación emocional difícil que supone este cambio para las personas que están enamoradas desde que se conocieron.

Al mismo tiempo, no entiendo cómo los maltratadores pueden tener amigos, o gente que va de fiesta, o que les cae bien. Yo jamás tendría como amigo una mierda de estos miserables. Para mí ser amigos de gente así es como apoyar y aprobar su conducta, y esto es inadmisible. Yo soy partidario de aplicar medidas que podría llegar incluso a la pena de muerte, en los casos más graves. Yo votaría a favor.

Todos mis seguidores y seguidoras, después de tantos años, sabéis es muy famoso de mí que me da asco la gente, pero los maltratadores me dan el triple de asco. Sus parejas les han entregado su amor, su cariño, sus cuidados, su tiempo, su vida, sus secretos, sus emociones, y ellos responden pegando, gritando, amenazando, insultando, vejando y matando. ¿Les gusta la violencia? ¿Quién adivina mi respuesta para estos valientes? ¿Qué creéis que haría yo con estas sabandijas? Venga, ¡el juego de las adivinanzas!

"Los maltratadores cuando acuden a servicios de prostitución"

Muchas veces he hablado con prostitutas, que lo hacen por cuenta propia, de forma libre, voluntaria, propia y porque ellas quieren. En estas condiciones, es un oficio digno y respetable como cualquier otro, desde carpintero o fontanero hasta arquitecto.

He entrevistado a chicas en mis tiempos de fotoperiodista y mi vinculación al periodismo, y me han comentado situaciones donde, en opinión de ellas, que son las expertas y las profesionales, los clientes se han comportado machistas y maltratadores. Les han tirado del pelo, les han escupido, les han abofeteado, y además se lo han hecho sin permiso, con desprecio y con odio. Una chica me comentó que llegó a tener una lesión en un ojo. Ellas no tienen ninguna duda de que esos clientes maltratan a sus mujeres, porque acompañan las agresiones de frases e insultos machistas muy humillantes hacia el sexo femenino. No insultan a una sumisa, o a un rol, o a un personaje. Insultan a un género, y están convencidas de que en su casa son hombres machistas, violentos y maltratadores.

Estas chicas las considero muy elogiables, con una gran fuerza en la personalidad, porque lo aguantan. Lo hacen por necesidad del dinero, y yo las felicito por aguantar a semejantes engendros.

"Cómo distinguir un dominante de un maltratador"

Después de tantos años de entrevistas, de conversaciones, de mis muchos años a nivel profesional en el fotoperiodismo al máximo nivel en todos los campos, inclusive denuncias, manifestaciones o investigación de interés informativo, he extraído conclusiones que os las voy a resumir en una serie de frases comparativas entre dominantes y maltratadores, que os será muy fácil de entender, y que os escribo en estos párrafos a continuación:

Primera diferencia Un dominante respeta a su pareja, a su sumisa, a su otra persona con quien comparte el juego sexual. Una persona dominante no abusa de su pareja o su sumisa o cualquier otro rol de entrega de poder en el juego erótico. Le hace disfrutar y comparten fantasía. Por el contrario, un maltratador no respeta, es frío, impasible, despiadado, sin sentimiento, sin emoción, sin arrepentimiento, y no piensa en la otra persona. Un maltratador es un abusador, y mucho peor.

Segunda diferencia. Una persona dominante siempre tiene el consentimiento válido dado de las otras personas que participan en la fantasía. En una sesión bondage, ocurren los juegos que la persona atada quiere, comparte y le gustan, y también es idéntico es las situaciones de sumisión, donde la persona que hace de sumiso o sumisa quiere ser dominada y sometida, en muy diferentes formas, perfectamente válidas si son de su gusto y consentidas. Se divierte, se siente segura, y es una cesión o una entrega del poder erótico en la relación sexual. Sin embargo, un maltratador hace lo que quiere sin pedir permiso, sin preguntar y sin importarle una mierda su pareja. El maltratador hace lo que le sale de los huevos, porque se lo dice su cerebro atrofiado, y la persona maltratada no disfruta, está aterrorizada, tiene miedo, y con muchas ganas de que su pesadilla acabe.

Tercera diferencia. Con una persona dominante no hay confusión de cuándo comienza y cuándo termina el juego sexual. Una vez se ha acabado de follar o de jugar, el personaje adoptado se acaba y se vuelve a ser las personas que somos en la relación. Vuelven los abrazos, el tomar las decisiones juntos, los mimos, la libertad, y el ser quienes somos en nuestra vida diaria y rutinaria. Por el contrario, un maltratador continua con los insultos, las vejaciones, las amenazas, las prohibiciones, los gritos, la violencia, los zarandeos y las agresiones, en cualquier momento del día, incluido fuera de la vida sexual.

Cuarta diferencia. Una persona dominante sexualmente no da miedo, y eso que a veces se usan diálogo y frases muy dentro del personaje que aplica torturas y castigos, pero a pesar de estas palabras las personas participantes disfrutan y se involucran como parte de la aventura, rol o fantasía sexual. Sin embargo, las víctimas de un psicópata, un tarado, o un maltratador, sí tienen miedo, y están tan aterrorizada que no se atreve ni a rebelarse o confesarlo. El lenguaje de un maltratador en sexo es violento. No es excitante. Es degradante, hiriente, insolente, vejatorio, incómodo, y causa un daño emocional que provoca miedo, dudas, preocupación, incertidumbre, y que se queda grabado su dolor en la memoria de la persona afectada.

Quinta diferencia. Una persona dominante puede llegar a sentirse culpable si la persona sometida, castigada, atada, no ha disfrutado. Puede asumir que no ha adoptado bien su rol dominante, que no ha bordado la actuación, que es culpa de él mismo o ella misma, y esto ocurre bastantes veces dentro de las fantasías sexuales. En comparación con un maltratador, los maltratadores no se sienten culpables, no tienen sensaciones de culpabilidad, no conectan, y están convencidos de que nunca hacen nada mal, y cualquier cosa que salga mal le echa la culpa a la pareja, porque dice que le despista o que no le ayuda o mil excusas patéticas y ridículas de fracasados y frustrados. Son muy criticones, todo dicen que lo hace mal su pareja, y cualquier límite que les pones les parece ridículos o se burlan.

Sexta diferencia. Las personas dominantes aceptan las críticas. Les gusta hacer bien las cosas, se asume que se mejora con el paso del tiempo, con la experiencia, con la práctica, con la comunicación, con irse conociendo, y encajan bien las críticas, debates y las opiniones de las otras personas que participan en el juego sexual. Sin embargo, los maltratadores no aceptan quejas. Estos inútiles consideran que lo hacen todo perfecto, que son los mejores, los más listos, los más sabios, y se cabrean si les dices que lo han hecho mal. No aceptan críticas, y responden con amenazas, con insultos, e incluso con agresiones.

Séptima diferencia. Una persona dominante somete a su compañera de juego, sea una chica, un chico, o quince personas. El castigo, la tortura, la humillación, el sometimiento, en la forma que libremente les gusta compartir, va dirigido única y exclusivamente a esa persona en su rol de juego, dentro de los límites y gustos de cada uno y una de los participantes. Sin embargo, un maltratador va mucho más allá en sus insultos y en sus humillaciones, y hace referencia y alusiones a las mujeres y al género femenino en general, con graves menosprecios usando incluso escenas de la cotidianidad o la vida diaria, y que aquí no voy a reproducir ninguna porque no quiero dar ni idea ni ejemplo de estas barbaridades a ningún imbécil.

Octava diferencia. Una persona dominante no es machista. En realidad, cuida y protege a la persona sometida, y dentro de las prácticas siempre está el límite de cuidar por su bienestar, tanto física como emocional. Hace que su pareja disfrute, que se sienta cómoda, excitada, sumisa, sin herir sentimientos y limitándose el juego al rol sexual entre ambos personajes. Un maltratador, por el contrario, atormenta en la mente de sus víctimas, deja heridos los sentimientos, el orgullo, la autoestima, y su experiencia es horrorosa, peligrosa y traumática.

Novena diferencia. Una persona dominante juega con su sumisa, su pareja, sus amigas, sus ligues, sus conocidos, su compañera, o su mujer, por citar algunos adjetivos. Por el contrario, un maltratador juega con su víctima. Esta es la realidad.

Otras diferencias. Hay muchas más diferencias, tantas como quieras añadir en libertad, porque realmente una persona dominante no se parece en nada a un maltratador. La diferencia es de 0 a 100, de blanco y negro, del día a la noche, como se suele decir popularmente.

"Nunca tener aventuras sexuales ni amar ni follar con un maltratador"

Como podéis ver, las diferencias son descomunales, y una persona dominante y un maltratador no se parecen en nada, absolutamente en nada. No tienen nada que ver. Es como comparar un patinete y un Fórmula 1. No se parecen en nada, pero sí hay algunos maltratadores que intencionadamente se camuflan en roles sexuales dominantes.

Hay que ir muy en cuidado con las personas que se eligen para estos juegos sexuales. Nunca se puede jugar con esta gente. Nunca se puede amar ni convivir con esta basura. ¡Ni tan siquiera amigos! Hay que rechazarlos siempre, en todos los lugares, en todas las situaciones. Con ellos no se cuenta para nada, absolutamente para nada. El rechazo ha de ser completo y total.

En España hay leyes que combaten esta lacra, y hay teléfonos de atención a las víctimas, donde se pueden hacer consultas gratuitas y anónimas, que no quedan reflejadas y no hay rastro de las llamadas. Esta mierda no debería de existir. Esta gentuza se debería de extinguir y erradicar del planeta, y espero que en el futuro este objetivo se haya conseguido.

Bondage desnuda aprovechando la cosechadora estropeada. Esta cosechadora es un modelo antiguo, que se había estropeado y estaba en medio del campo, imposible de moverse, esperando vinieran a repararla. Estaba sola, y esto es muy poco habitual, casi insólito, porque estos vehículos son muy caros, y no se dejan solos, pero también es cierto que no te la llevas en el bolsillo. Es como un tanque.

Nosotros aprovechamos esta oportunidad, que no nos había ocurrido nunca, teniendo en cuenta que este es nuestro ritmo de vida, e hicimos a toda velocidad una sesión fotos bondage atada en la coscechadora.

Las fotos salían impresionantes, con la modelo atada desnuda en la cosechadora, en medio el campo, con el cielo azul y todo el paraje rural. Había mucha tensión y no podíamos bajar la guardia ni un sólo segundo, porque en cualquier momento podía venir el propietario, o quizá algún técnico a repararla. Hay que controlar la lejanía, los caminos, los ruidos, y estuvimos unos quince minutos haciendo fotos, que han salido fantásticas.