Suspensión atada boca abajo en la pista de caballos. Esta es la suspensión atada boca abajo que hicimos durante una sesión atada bondage con los caballos, en los momentos que los caballos estaban descansando, porque hacía mucho calor, y a los caballos les gusta evitar la calor, y prefieren quedarse a la sombra.

Nosotros seguíamos haciendo fotos en esos ratos que los caballos querían descansar, y esta es la suspensión que hicimos para la categoría de estas fotos en nuestra web.

La suspensión fue con la modelo atada desnuda boca abajo y amordazada, con los brazos atados hacia arriba, atada en una suspensión boca abajo en las vallas que cierran una de las pistas de esta enorme finca.

Atada en esta columna derrumbada de una fábrica abandonada. Vimos en un tramo de esta fábrica abandonada que había resistido al derrumbe este pilar, columna, pared o lo que fuese, con una forma ideal para ser otro escenario de bondage, con la modelo atada de pie en la columna.

La modelo esta atada con las cuerdas que rodean todo su cuerpo, atada por tobillos, rodillas, muslos, cintura, por debalo de sus pechos desnudos y las manos atadas por encima de la cabeza, hacia atrás, a los hierros hundidos en el inquebrantable cemento que rellenaba todos los ladrillos, y amordazada. Yo soy partidario de añadir siempre las mordazas en todo buen bondage profesional, porque las mordazas son parte del bondage real. Lógicamente, hay que buscar qué tipo de mordaza se acopla a cada modelo.

El sol quedaba muy bien iluminando la escena, entrando por el espacio libre de las paredes derrumbadas, y me gustaba el campo fotográfico, con las columnas al fondo torcidas, las paredes agujereadas y el techo por el suelo.

Bondage atada en una jaula real de terneros. Hoy hemos hecho una sesión bondage atada dentro de una jaula de transporte de animales en ganadería. Real. Es una jaula real. No es para caballos, porque los caballos necesitan otro tipo de acondicionamiento. Estas jaulas se usan para el transporte de terneros.

Nosotros la hemos usado para hacer esta galería de fotos bondage porque las fotos tienen su aspecto impactante. La jaula impone, porque es muy grande. Son terneros, y los terneros son muy grandes cuando crecen.

Había estado buscando alguna posición en la que la modelo estuviera sacando la cabeza de los barrotes, en simbolismo al uso real de la jaula. Esta idea era fácil, pero también quería que fuese una sesión erótica, y se vieran las ataduras. Los brazos a la espalda no me dejaban enseñar las cuerdas, y me decidí por la pose con la modelo atada con los brazos abiertos, extendidos cada uno a un extremo, atada a las barras de hierro superiores, amordazada con cinta de precintar roja, desnuda y su cintura atada a la parte delantera, de tal forma que permanecía inmóvil atada.

Mitos, leyendas y mentiras sobre el gore bondage. El cine gore era antiguamente aquel género cinematográfico de terror que se caracterizaba por dar un exagerado protagonismo gráfico y muy detallado a la sangre o partes del cuerpo humano, como vísceras o cualquier tipo de órgano, con primeros planos muy explícitos de las heridas o las mutilaciones en todas sus formas, para producir terror. Era un género inconfundible por la abundancia de estos primeros planos, todo hecho con gran exceso, hasta alcanzar los extremos de ser sádicos y repugnantes.

Cabe decir que las escenas son siempre falsas y simuladas. Las escenas no son reales. Las imágenes de estas pertenecen a producciones profesionales, en su mayoría de ocasiones de la industria cinematográfica norteamericana, y hace años era un género que generaba devoción a sus seguidores y seguidoras, y repugnancia a la gente detractora.

Yo hice un reportaje en torno al año 2000 sobre una disciplina del cine gore, que es el gore bondage, y hoy os escribo un artículo actualizado hablando de este tema, pero tal como hice en aquellas fechas comienzo con dos claras advertencias, he aquí siguientes:

1. - No intentar reproducir, copiar, imitar o practicar, ninguna de las escenas clasificadas como cine gore. Es muy peligroso, y hay peligro de muerte.

2. - No aceptéis tampoco actuar este contenido con desconocidos/as.

Las producciones cinematográficas profesionales de gore bondage son un trabajo profesional, de actores, actrices, modelos, productores, cámaras, contratos y características de acordes a las leyes, y son producciones legales. Todos los condicionamientos del cine gore son efectos especiales creados por empresas especializadas, con recursos económicos, técnicos y humanos, que buscan su beneficio empresarial. Su éxito es lograr el engaño y la mentira dando la apariencia de la máxima realidad. Por lo tanto, repito por segunda vez, que no lo hagáis en vuestra vida personal porque es muy peligroso.

Dentro de este género de la industria cinematográfica profesional norteamericana, yo os voy a hablar del subgénero "gore bondage". Este género surge después del gran éxito gore de las películas clasificadas en el subgénero gore "torture porn", que contenían torturas y sadismo propias de las fantasías sexuales sadomasoquistas, pero lógicamente exagerando y resaltando las características propias del gore.

El éxito del gore bondage a principios de este siglo es muy fácil de entender. La base es tan simple como asumir y reconocer que no es difícil tener miedo. El ser humano está preparado para asustarse, para sentir miedo, y tiene miedo por cualquier razón. Le da miedo lo desconocido, le da miedo lo extraño, lo insólito, lo minoritario o simplemente lo diferente. También existen las fobias, con el miedo a volar, a la oscuridad, a las arañas, a las serpientes, a los túneles, a los lugares cerrados, y miles de miedos más. Es nuestra capacidad emocional, y un timbre vulgar es capaz de sobresaltarnos y despertar las fantasías más terroríficas de las personas.

Todas las personas sienten miedo en su vida, y lógicamente es un negocio. El cine comercial ha producido películas de éxito mundial que se aproximan al "torture porn", como Saw, o que aplican características propias del gore con la sangre, como directores de la talla de Quentin Tarantino con películas del tipo "Abierto hasta el amanecer".

El gore bondage es un cine rebelde, lleno de imágenes donde el espectáculo gráfico más violento, visceral y trágico es fundamental, y hay películas que fueron muy famosas en su época. Tengo anotadas películas que corrían por las redes en el año 2000 aproximadamente. Navegando por ese Internet todavía muy joven y en crecimiento te podías encontrar de todo.

Yo seleccioné algunas películas variadas para hablar en mi reportaje. Fue difícil, porque algunas películas copiaban títulos de películas famosas para alcanzar mayor repercusión, o para camuflarse entre la oferta y el contenido, a fin de no ser detectadas. Esto les permite defender su ilegalidad, y por esta razón era habitual encontrar escribir el nombre de la película gore y aparecer sin embargo otra película con el mismo título que no tiene nada que ver. Es su camuflaje famoso. Usan el mismo título.

La primera película que tengo anotada fue "Caníbal Revenge", donde las dos protagonistas, Janice y Jane, son socias en el crimen que perpetran junto a un personaje. Roban, y huyen con todas las drogas y dinero, pero se traicionan por su avaricia, y tras una serie de peleas las chicas caen inconscientes.

Cuando despiertan, están atadas de manos y pies en dos sillas, colocadas espalda con espalda. Atadas y sin poder desatarse, son golpeadas en repetidas ocasiones con puñetazos en la cara. Es cine gore, así que se ve los primeros planos de la sangre por la boca y la nariz. El tercer personaje es un caníbal, y se ve en escenas mordiscos que desgarran sus mejillas. Hay pedazos de la cara sangrienta de la carne por todo el hogar, y luego se come sus pechos, e incluso se come su estómago y sus intestinos, estando ellas todavía vivas. ¡Todo muy asqueroso! Por supuesto, todo era simulado y falso, pero seguía siendo muy asqueroso.

La segunda película de gore bondage se habló mucho de ella en los chats y foros de esa época. Había modelos de bondage que también habían escuchado la historia, y me preguntaban si era cierta la película. Lógicamente era falsa, pero no me sorprenden los miedos de la gente. ¡Toda la película era mentira!

La historia de la película era una modelo que llega a su sesión fotográfica con un fotógrafo, para hacerse fotos atada y amordazada. La chica luchaba por desatarse, y justo entonces el fotógrafo trae otra cuerda que enrolla al torno del cuello de ella, y comienza a estrangularla. ¡Ya estamos! Hubo unos meses donde todo el mundo tenía miedo a las fotos. La clave fue la escena de la estrangulación, que estaba muy elaborada, y la actriz era para darle un premio mundial. Era todo falso con una interpretación genial, impresionante, y sí, era todo falso. Los médicos forenses os hubieran dicho que todo era falso por mil detalles físicos que se producen en estos casos, pero consiguió su éxito, que era dar miedo. La película se llamaba "Bondage Strangler I", y se hizo muchas partes, copias e imitaciones.

La tercera película era de un guión muy simplista. Se titulaba "Hostage", y en realidad era como un remake o copia de otras películas antiguas con este mismo título. De una forma resumida para no dedicarle mucho tiempo tiempo, la actriz interpretaba ser secuestrada por hombres vestidos de militares. Desnuda y atada, era violada y torturada por sus secuestradores, y al final de la película es salvajemente asesinada. ¡Todo muy previsible! No se merecía ser clasificada de gore, pero sus primeros planos de la sangre y carnicería sí son rasgos clásicos del gore.

Otra película que describí en ese reportaje fue "Emma Steel vs Silencer 2". Los guiones de este estilo de películas fueron muy famoso porque era como una colección o serie de películas con mucho contenido de lucha. Habían muchas películas que incluían ataduras, peleas, asfixias, torturas, sangre y muerte, pero esta película destacó por su última parte, cuando coloca a la actriz, que simula ya está muerta, de espaldas a él y la viola en una escena famosa de sexo necro. ¡Muy bestia!

Por supuesto es falso, pero hay que destacar el trabajo de las actrices, que siempre dejan al espectador o espectadora con la duda de si lo que han visto es real o no es real. Este es el éxito de este género.

Anoté también una película de cine gore "torture porn". Veo que se titulaba "Electrocuting Kordelia", y la historia es una novia que está a punto de separarse de su novio, y se acuesta a dormir. Justo cuando está dormida, el chico conecta cables eléctricos a su novia, y observa los efectos de la electrocución, como la escena donde los ojos de ella se cruzan, o le arde el cerebro.

Eran efectos especiales de aquella época, que hoy en día la tecnología y la informática puede hacer mucho mejor.

Hablé de otras dos películas de gore porno, porque eran muy famosas en esos tiempos. Son históricas, y seguro que ahora al mencionarlas hay personas que recordarán su historia.

La primera de estas dos películas se llamaba "Bellybutt Bubblebath", y habla de un mito con muchas décadas de historias, y del cual se han hecho centenares de películas. Este mito es una grabación antigua en la que se veía a un hombre masturbándose al mismo tiempo que se está clavando un cuchillo. Se clava su cuchillo más y más, y mientras más se clava el cuchillo, más se acerca al orgasmo, y al final de la grabación llega al orgasmo y se muere. ¡No hagáis esto jamás en la vida!

La historia es un mito, una leyenda urbana de una grabación antigua, según dicen de principios del siglo XX o mediados, y que nunca nadie ha visto. Hay centenares de versiones, e incluso había versiones en serie de las películas "Deathgasm" en las que se explica cómo se hace. ¡Falso! ¡Mentira! ¡Es muy peligroso! ¡No hacerlo jamás!

Hoy en día, ha cambiado todo una barbaridad. Hace 20 años, cuando Internet era todavía un nuevo descubrimiento para la gente, que funcionaba con aquellos sistemas del windows95 o del 98, o navegabas con el Netscape, te podías encontrar de todo en Internet. ¡Vaya tiempo! La gente joven no tenéis ni puta idea de lo que hablo, pero en aquel ancestral Internet no había censura, no había leyes, no había control, y la policía comenzaba a formarse en esa nueva tecnología. Era todo muy nuevo.

Recuerdo que me estaba documentando sobre el gore para hacer mi reportaje. Yo era joven, y comenzaba ya a ser profesional en el bondage y en periodismo. Vi unos ficheros. ¡De por sí ya daba mala espina! En aquella época era todo diferente, incluso el sistema de carpetas y descargas. Dentro de esas carpetas había muchas fotos, más de 50 fotos, y un pequeño vídeo, de muy mala calidad, de unos veinte segundos creo. ¡Ya hace muchos años y no me acuerdo a la perfección! La imagen era una chica, ella sola, y un cuchillo. Se arrancaba la carne del brazo ella misma. Se iba cortando la carne del brazo como si fuera filetes a trozos. Era horrible. Las heridas eran terribles, y en algunas fotos profundizaba con el cuchillo dando la impresión de que buscaba llegar los huesos, como quien hace un agujero en una maceta para plantar una flor. En el vídeo se cortaba un trozo de carne en la zona del tríceps, y lo tiraba. ¡Fue escalofriante! ¡No hacerlo jamás! Cualquier problema mental de esta gravedad debéis de tratarlo con un psicólogo o psiquiatra, pero no hacer jamás estas atrocidades. Tiene resultado de muerte porque es muy peligroso.

Según me informé, esas autolesiones son producto de una grave enfermedad mental, reconocida y tratada. No recuerdo el nombre, pero son personas que odian su cuerpo y se atacan a sí mismos, pero yo siempre planteé la reflexión de que, por el ángulo y variedad de enfoque, alguien debería de estar grabando o fotografiando, y debería de haberle ayudado. Por supuesto que no guardé ni las fotos ni los vídeos. Hay límites que no se pueden cruzar.

En la actualidad, el gore es muy minoritario. En algunos lugares está prohibido, las leyes también han delimitado mucho sus características, pero en estas fechas la realidad es mucho peor que el gore. La realidad presente supera el gore en todos los aspectos. La realidad ha destruido el gore, y la realidad ha ocupado su lugar. Hoy en día se puede ver real, en vídeos, en redes sociales y en portales, vídeos de asesinatos reales en directo, de gente tiroteada, de palizas, de gente ensangrentada, gente atropellada por coches, por trenes o por camiones, gente mutilada por bombas y guerras, gente que muere quemada en llamas, gente muerta, gente apuñalada o con el cuchillo clavado en el cuerpo, cadáveres descuartizados, gente que cae desde rascacielos, y todo esto al alcance de cualquier persona. Sí, sí, hablo de youtube, de Facebook, de Whatsapp y estas modernidades.

El gore está muerto, y voy a poner un ejemplo irrefutable que os demuestra que el gore está muerto.

Hay vídeos de violaciones reales que graban los propios violadores mientras violan a su víctima, sí, sí, violaciones reales, con sentencia judicial, con los violadores detenidos, condenados y encarcelados. Los mismos violadores han compartido sus vídeos que grabaron ellos mismos en la violación real en sus grupos de wthasapp. Esto ha ocurrido en España, en varias violaciones que han sido de trato periodístico, mediático y judicial. Antiguamente, esto hubiera sido un vídeo gore, sí, esto era gore. Hoy en día es normal. La gente está acostumbrada a ver violencia real, dura y trágica, en los vídeos. Esto ya no es gore. Esto es la realidad.

Me parece curioso escuchar muchas veces a la gente protestar porque dicen que el cine porno da una imagen equivocada de la mujer, pero también da una imagen equivocada de los hombres, que la gran mayoría no son tan guapos, no son tan musculosos, no tienen la polla tan grande y no se pasan tres horas follando sin parar. Sin embargo, no escucho a casi nadie protestar porque todos estos vídeos de violencia, de muertes, de sangre, están al alcance público de cualquier persona, incluidos menores. No, no. Por esta violencia la gente no protesta. Le gusta. ¡La gente lo niega! ¡Dicen que no! Sólo hay que mirar las visualizaciones de estos vídeos violentos. ¡Millones y millones de visitas! Las negaciones su pura hipocresía.

Para terminar, estoy seguro que mi público lector/a de este artículo se pregunta si existen vídeos gore reales antiguos.

Hay dos tipos de producciones gore. Está el cine gore profesional, con escenas simuladas y mentiras, con mejores o peores efectos especiales, que forman parte de un trabajo profesional, de actores, actrices, modelos, productores, cámaras, contratos y características de acordes a las leyes, y son producciones legales. Hay trampas, secretos y trucos, nacidos de la experiencia y la dedicación profesional, como en todo cine.

Sin embargo, supongo que la pregunta de mi público lector/a se refiere al segundo tipo de gore, el gore prohibido. La respuesta es muy sencilla.

Hace años, con mi reportaje, vi algunos vídeos muy antiguos, casi de principios del siglo XX, en el que los médicos grababan las trepanaciones o los experimentos eléctricos con pacientes en psiquiátricos. ¡Que bestias! Les metían ganchos por la nariz. Les metían descargas eléctricas de muchos voltios, con el fin de documentar en qué consistía esa práctica médica. Decían que eran tratamientos médicos contra esquizofrenia y enfermedades mentales. ¡Salvajadas! ¡Los mataban! ¡Los pacientes se retorcían! ¡Les salió humo por la cabeza! Esos vídeos se guardaban para enseñar qué ocurre con esos experimentos. ¡Eran asquerosos! ¡Yo no creo en los médicos!

Después se grabó la Primera Guerra Mundial, se graban los bombardeos, se grabaron las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial por parte de los propios torturadores, y hoy en día la gente va grabándolo todo con el móvil, los atropellos, las peleas, los accidentes, los robos, las muertes y los atracos. Lo graban la propia gente con su propio móvil, y lo suben para compartirlo con todo el mundo. ¡Los humanos somos unos putos macabros!

Visto el currículum del ser humano, por supuesto que sí existen vídeos gore. Seguro que sí. El ser humano le gusta deleitarse con su crueldad. Disfruta, se divierte y se excita, viendo lo despiadado y sanguinario que puede llegar a ser. Negarlo es hipocresía. El ser humano es el peor depredador del planeta, el más cruel, el más perverso, el más sanguinario, es más despiadado. Existen tiburones, leones, hienas, cocodrilos, serpientes, orcas, tigres, y muchos otros animales salvajes muy fuertes, pero el peor de todos es el ser humano. ¡Triste, pero real!

Existir, sí, los vídeos gore existen seguro. Estoy convencido que los vídeos gore sí existen, pero no están en Internet, básicamente porque hay un minucioso y exhaustivo control sobre Internet, con programas robots automáticos, la policía tecnológica y los mismos Gobiernos. Detectarían estos vídeos muy rápidos. Incluso leerán mi artículo por contener palabras clave. Quizá puede haber alguno muy perdido en algún servidor de un país conflictivo, pero es muy excepcional.

¿Dónde están entonces los vídeos gore? Usar la lógica. Esos vídeos antiguos se grababan con cámaras antiguas. No existían las tarjetas de memoria. Su máximo tecnología en esa época fue las antiguas cintas vhs, e incluso puede que sólo están grabados en la propia cinta de la cámara. Aquellos vídeos gore se pueden haber deteriorado con el paso del tiempo, dañados por la humedad, el abandono, el deterioro de la cinta o la falta de conservación. Muchos vídeos estarán ya perdidos para siempre.

Quizá se conservan los vídeos gore de algún reducido grupo selecto que comparten sus visualizaciones privadas en alguna mansión, algún coleccionista de fortuna económica al alcance de muy pocos, o alguna familia macabra y tétrica que le gusta visionar los salvajes vídeos de sus abuelos, pero no están en Internet.

De todos modos, el gore es un género antiguo y hundido. La realidad es mucho mejor. La realidad actual es el gore más duro de toda la historia, y tenéis los vídeos en vuestras redes sociales y portales. El gore no puede competir con la realidad actual. Si no lo crees, entra en cualquier portal de vídeos, y comprueba los innumerables vídeos de peleas, tiroteos y muertes que hay publicados. ¡Sorprendente! ¡O quizá no tanto! Depende sólo del nivel de ingenuidad e inocencia de cada persona.

Bondage con cuerdas rojas tumbada sobre arena. Planeé una sesión donde la modelo estuviera estirada sobre tierra y arena con el sol, porque ya sabéis que me encanta hacer las fotos con el sol y el brillo de la luz del día.

La sesión fue con la modelo desnuda y atada tumbada sobre la tierra. Puse mucha cuerda rodeando su cuerpo desde los tobillos hasta los hombros, haciendo como una re, y fuí añadiendo cuerdas, porque me gusta muchas cuerdas, enredando las cuerdas entre sí, y con las manos atadas a la espalda.

Este estilo de bondage da mucha movilidad a las modelos, a pesar de que están atadas con muchas cuerdas. Sin embargo, las cuerdas no están atadas a ningún punto fijo, como maderas, columnas, hierros o postes, por ejemplo, y las modelos pueden hacer todo tipo de posados, tumbada boca arriba, ladeada, levantando las piernas, doblando las rodillas, y un largo listado que no menciono todo por no aburrir.

Nueva entrevista 2020 con Bob de RopeMarks hablando de novedades. Bob es uno de los mejores profesionales de bondage japonés y kinbaku en Europa. Es un pionero del kinbaku y el bondage japonés en Europa, y es de los pocos nombres gaijin (extranjeros) que se ha ganado la aprobación de los profesionales japoneses. El kinbaku en Japón se vive de una manera completamente distinta a la cultura occidental.

Nosotros le hicimos una entrevista a Bob en el año 2018 concretamente, y ahora en 2020 hemos publicado esta nueva entrevista, donde Bob habla de sus novedades con RopeMarks.

Es una entrevista muy interesante, porque habla de sus novedades y su nuevo enfoque con sus talleres, sus shows y todas sus actividades.

Suspensión atada de colegiala en esta maquinaria robusta. Hemos estrenado este disfraz de colegiala sexy con esta suspensión atada en el lateral de esta maquinaria robusta y fuerte.

Es una máquina sorprendente, y es un gran escenario para un día de bondage, porque tiene hierros, enganches, brazos y muchos detalles que da para miles de ideas bondage.

Me decidí por una suspensión atada boca arriba, con los brazos atados a la espalda, las cuerdas de suspensión en el torso, y las piernas atadas en los tobillos y las rodillas, también atadas para la suspensión a la maquinaria.

Atada y con los ojos vendados en medio de este campo. Estos campos me llamaban mucho la curiosidad cuando yo era pequeño. Son muy grandes, y en mi infancia jugaba con mis amigos y amigas a escondernos en estos campos, porque alcanzar una altura superior al metro y medio de alto.

Sin embargo, este tipo de plantaciones esconden una sorpresa. Crecen muy juntos, se enredan entre ellos, y forman como una especie de red que no te deja andar fácil. Es como andar entre una selva, o peor. Hay trozos por lo que no se puede ni andar. Para los conejos o las liebres es una ventaja, porque se esconden cuando ven peligro, pero también puede haber alguna serpiente buscando roedores o estos animales que se esconden.

Busqué algo simple y fácil, y opté por la modelo con los brazos atados a la espalda, desnuda y los ojos vendados, para crear el juego de estar desorientada y perdida en este gigantesco campo que no le deja avanzar. Quedó una bonita sesión erótica, diferente y juguetona.

Entrevista con Joan Belle, modelo indonesia que vive en Alemania. Joan Belle es una modelo indonesia que vive en Berlín, Alemania. Es una enamorada entusiasta de las cuerdas, y esto es una cualidad muy positiva en las modelos, porque es más fácil trabajar sesiones fotográficas muy buenas.

Cada año se van incorporando en toda Europa y a nivel mundial nuevas modelos al bondage, siempre en constante crecimiento. Joan Belle es una de estas modelos que ya tiene algunos años de experiencia, y ha demostrado tener un nivel, una pasión, que ha gustado a muchos atadores. Vive el bondage con emoción, lo siente, y este detalle es muy importante.

Nosotros hemos querido conocer un poco más a la modelo Joan Belle, sus inicios, sus inquietudes, sus aspiraciones, y otros aspectos que podéis leer en esta entrevista.

Atada entre balas de paja en hilera. Las balas de paja se colocan de muchas maneras. Se apilan, se colocan en hilera, se agrupan, se dejan solas, se hacen rectangulares, o se redondean, dicho sea a modo de algunos ejemplos.

Estas balas de paja estaban colocadas en hilera, y yo lo veía bonito en el plan fotográfico. Hay que reconocer que es muy habitual que los fotógrafos y fotógrafas usen las balas de paja de escenario, sobre todo en bodas. Es un escenario que se hecho bastantes veces para el álbum de bodas de la gente.

El bondage fue con las manos atadas a la espalda. Las cuerdas recorren toda la espalda, esparciendo los nudos y atados firmes a las tres largas cuerdas que rodean su cuerpo, que consiguen unas ataduras de completa eficacia y sin poder desatarse. Colocamos la mordaza, y quedó una sesión bonita.

Bondage en el centro de este río bajando por las montañas. En estas montañas se puede tener un día de sol, y de repente pueden comenzar a aparecer nubes y terminar nublado. Las montañas son muy altas y se forman nubes que también llegan a estos parajes.

También en estas fechas el río está ancho. Los ríos varían su caudal varía por las lluvias o la nieve, como todos los ríos de nuestro país. Ahora es una época del año en que se puede entrar en el río, pero igualmente siempre con precaución, porque en algunas zonas su profundidad casi alcanza el metro de profundidad, y tiene fuerza suficiente para tirar a una persona y arrastrarla si se hace el imbécil.

Lo sé perfectamente, porque llevo toda la vida en la naturaleza. Yo jugaba de pequeño en naturaleza, en bosques, en ríos, en montañas y con animales, y sé que siempre hay que tener máximo respeto por la naturaleza, pero tampoco se puede olvidar que el mayor peligro es la gente, porque en cualquier momento aparece una persona entre los matorrales y por la orilla. Este lugar no es desértico, y hay que tenerlo en cuenta. La gente está en todos sitios, y muchas veces no tienen buenas intenciones. Aquí no viene la gente a escribir poesía. Eso queda romántico en la literatura y las películas, pero esto es la realidad. Es muy diferente.

Hoy os explico qué es el bondage medical. Hoy os voy a hablar del bondage medical, y al mismo tiempo os voy a descubrir algunos aspectos de las ataduras en el campo médico real, de su legalidad y de su ética, aunque ambas aplicaciones de ataduras sólo tienen como única coincidencia el diseño del material.

Para empezar, el bondage medical es aquella modalidad de bondage que se aplica con el mismo material, o casi idéntico, del que disponen los hospitales psiquiátricos o áreas de psiquiatría en otros centros, como pueden ser prisiones de alta seguridad. Son aquellas correas, cintas, muñequeras y otros objetos o dispositivos de inmovilización del que se hace uso para pacientes o personas ingresadas. La diferencia es el uso sexual y erótico de las ataduras.

Aquí, en España, es una modalidad muy poco practicada. Es un material muy caro, de difícil acceso y difícil de comprar. Además, la educación sexual en España está atrasada y apenas inexistente desde los medios de comunicación y Gobiernos, y todavía hay muchos tabúes y prejuicios, con el simple hecho de hablar de sexo. Sin embargo, en Estados Unidos, Europa o Asia, hay mucho mayor nivel, con vídeos y webs donde incluso reproducen como escenarios un hospital con todos sus detalles, sus habitaciones, sus camillas, y sus equipos médicos, y que podéis ver en muchas webs por Internet.

Cabe insistir en que el bondage medical NO es el bondage de los hospitales, a pesar de usarse el mismo material.

Yo hice un gran reportaje informativo en el año 2009 sobre el bondage medical, y que ahora, diez años después, uso como fuente documentaria de este artículo. En esa época vi que las diferencias del bondage medical en las fantasías sexuales y las ataduras en hospitales son abismales. No se parecen en nada.

En primer lugar, en la medicina no se usa el término "bondage medical". Este término sólo se usa en sexo. En términos médicos su palabra correcta es "contenciones", o "contenciones mecánicas". Este era el procedimiento correcto y legal en esas fechas, aunque entre vestuarios y despachos se usa la palabra "atar", y se dice que la persona está atada, por supuesto que sí. Es innegable que este vocabulario se usa entre compañeros de oficio y en círculos privados sobre todo, sin descartar que alguien hable sin complejos como excepción, pero lo habitual es escuchar que un paciente había sido sometido a contenciones mecánicas físicas. Dicho en lenguaje coloquial, que el paciente está atado o atada.

Legalmente, en el año 2009 de aquel reportaje, se entendía por contención mecánica física el uso de un dispositivo físico y/o mecánico para restringir los movimientos de una parte del cuerpo, o impedirlos en su totalidad, con el objetivo de prevenir actos que pueden suponer riesgo de lesión para el propio paciente u otras personas de su entorno.

En cada país se regulan de manera distintas. En algunos países están prohibidas. En el caso de España, por ejemplo, son legales, y el problema es que las ataduras se aplican muchas veces en pacientes que no es necesario. Se abusa de su uso, y en ocasiones, mayormente en otros lugares que no son los hospitales convencionales, tiene finalidad de castigo o lección por comportamiento problemático o agresivo. ¡Lo diré claro y directo! Se ata muchas veces cuando no hace falta.

Los hospitales, centros psiquiátricos, penitenciarios u otros lugares, guardan mucho silencio a este respecto, y no responden a preguntas de mis compañeros periodistas. Se les ha preguntado por esta cuestión. No quieren hablar del tema de forma pública, pero sí aceptan dar su opinión en el círculo personal y anónimo, y sí, algunos profesionales reconocen que a veces se usan las ataduras sin necesidad.

Desde un punto de vista ético, las contenciones es una medida de urgencia que debe utilizarse como último recurso, después de que hayan fracasado el resto de medidas alternativas, como la contención verbal, la contención ambiental o la contención farmacológica.

Dentro de este código ético, se valora aplicar las ataduras médicas a los pacientes cuando pueden provocarse lesiones a sí mismos (autolesiones, intentos de suicidio, etc.), o comportamiento agresivo que provoca lesiones a terceras personas. Las diferencias comienzan cuando las ataduras se aplicar por quitarse vendajes que cubran las heridas, alterar el programa terapéutico como sería la extracción de sondas o vendajes por ellos mismos, o aplicar las ataduras si el propio paciente lo solicita. Hay muchos profesionales que en estos casos no están de acuerdo en aplicar ataduras.

Las ataduras médicas no se hacen con cuerdas, esposas, cadenas o cinta de precintar. Yo no conozco ningún caso, pero si existiera se debe de denunciar inmediatamente. Las ataduras médicas se deben hacer con cinchas de cuero homologadas o dispositivos de contención homologados, correas, muñequeras u otros dispositivos de inmovilización homologados, los cuales además deben de reunir las condiciones exigidas acerca de su longitud, textura y presión, para evitar posibles lesiones a la persona.

También hay testimonios que nos han confesado en periodismo, fuera de cámara por miedo a las represalias o los despidos, que en determinados centros las ataduras se usan como forma de castigo o lección, especialmente en presos o pacientes internados con enfermedades psiquátricas, con comportamiento agresivo, problemático, y que están abandonados por sus familias, sus amigos y la propia sociedad. Nadie va a preguntar por ellos. Nadie quiere saber que les ocurre. Esto existe. Las personas abandonadas a su maldita suerte es una trágica realidad de esta sociedad egoísta, avariciosa, individualista, atrasada y estúpida intelectualmente.

En mi opinión personal, me parece repugnante que se permitan las ataduras en hospitales, psiquiátricos y prisiones. Las ataduras no pueden ser jamás una forma de tratamiento médico. Esto demuestra el fracaso del tratamiento, y la inoperancia y la incapacidad del equipo que, en teoría, debe curarlo. Me parecen ataduras abusivas de autoridad, pero esta es la asquerosa realidad de nuestro país.

De todos modos, los Órganos de poder ya han creado una lista de excusas ante protestas o escándalos públicos. Yo os enseño algunas de estas excusas en los siguientes párrafos:

- como excusa se dice que se informa al paciente afectado/a de la necesidad de proceder a la contención, para intentar que lo acepte y colabore. En nuestro país, calquier persona, en su estado sano y lúcido, tiene el derecho de tomar decisiones sobre su vida y su salud, y por lo tanto la persona que requiera la aplicación de contenciones mecánicas deberá de ser informada del uso de esta medida y solicitar su consentimiento, pero hay gente que se niega, y sin embargo sí los atan también, porque buscan el consentimiento en su entorno más próximo. De esta forma ya se consiguen una excusa legal y una razón para no ser criticados por la opinión pública;

- también dicen de excusa que las ataduras sólo se aplican para beneficio del paciente. Es curioso que este prevista esta excusa, porque su mero planteamiento casi comporta la aceptación y el reconocimiento de que hay ataduras que no son para el beneficio del paciente, sino que son para el beneficio de los médicos, guardias o personal de custodia;

- Otra excusa es que las contenciones mecánicas deben de causar las mínimas e imprescindibles limitaciones de movilidad al paciente. Para entenderlo, las ataduras pueden ser extremadamente severas en su totalidad, privando de total movimiento, desde los dedos con manoplas hasta el cuerpo completo, incluso provocando privación sensorial con mordazas, antifaces y hoods que impiden hablar, oír y ver. Jamás se le puede aplicar a un paciente, enfermo o preso, estas ataduras. ¡Jamás! Debería de ser delito penal por tortura;

- Un detalle entre cómico e indignante es que las contenciones dicen que se aplican en lugares protegidos de la miradas innecesarias de terceros y de personas ajenas al cuidado del paciente y las ataduras, quedando prohibido tomar fotos e imágenes de los/as pacientes sometidos/as a contenciones mecánicas salvo por orden judicial. ¡Sólo faltaría! Todavía van a hacer con la víctima, y sí, sí, digo víctima en todo su significado, una sesión de fotos bondage en su puesto de trabajo, y después se van a masturbar mirando las fotos, o follar en plan orgía. ¡Por supuesto que debe de estar totalmente prohibido!

Yo soy partidario de prohibir las contenciones en hospitales, centros psiquiátricos, prisiones y otros lugares donde las personas tengan consideración de pacientes, enfermos y presos. El roce de las ataduras puede provocar irritaciones o heridas en la piel. Pueden oprimir la circulación sanguínea del paciente y dificultar su recuperación. Puede provocar molestias. Puede provocar una intensa agonía estresante, porque no puede ni rascarse ni levantarse para mear. Provocan traumas mentales que no se olvidan en toda la vida en las personas que no les gusta estar atadas. Pueden provocar daños por inmovilidad, pérdida de masa muscular y debilidad muscular si esta inmovilidad es excesivamente prolongada. Puede provocar hipotensión ortostática, o tromboembolismo, por ejemplo. Puede provocar la muerte súbita en pacientes muy obesos por asfixia posicional atados en la posición de decúbito prono. Hay riesgo de asfixia en las personas atadas en la posición de decúbito supino, si el paciente presenta síntomas que derive en vómitos y cuya posición provocaría su propia aspiración del vómito.

Además, se suelen acompañar las ataduras de una sedación farmacológica, con la cual atar es una estupidez, dejando como única explicación lógica que el sentido de esas ataduras médicas es humillar, denigrar, castigar o aleccionar al paciente o detenido.

En España ha habido casos polémicos. Hubo un hospital psiquiátrico que mantenía a sus enfermos sometidos a contenciones mecánicas sujetas a la cama y los radiadores, atados de día y de noche. También hubo un caso donde algunos pacientes ingresados fallecieron en incendios de los cuales no pudieron escapar a causa de las ataduras a las cuales estaban sometidos.

Yo, repito, que debería de estar prohibidas las ataduras a personas enfermas, pacientes y presos, por ejemplo. Yo siempre he atado a las personas cuando están en plenas facultades mentales, sanas y lúcidas, de forma libre y voluntaria, y mayores de edad. Nunca he atado a una persona enferma, que no se encuentra bien, borracha o drogada. ¡Nunca! ¿Verdad que vosotros/as lo veríais mal? ¿Verdad que sí? Pues estamos en lo mismo. Las ataduras pueden ser una forma de tortura, y supone un trauma mental muy fuerte para las personas que no quieren ser atadas. Les puede durar el trauma mental toda la vida.

Ahora os voy a hablar de la segunda parte del artículo, el bondage medical, que es completamente distinto al tema expuesto hasta estas líneas.

Comienzo esta segunda parte puntualizando que el bondage medical es distinto al sado medical. Hay muchas personas que les gusta el bondage medical, pero odian el sado medical.

Explicado de una manera resumida sus diferencias, en el sado medical se aplican prácticas como enemas, lavativas, o se ponen inyecciones, inyectándose realmente suero fisiológico, y cuya práctica es muy peligrosa, porque este suero no es un juguete. No hagáis este juego por el grave riesgo para la salud.

Estas prácticas, así como otras no mencionadas, no forman parte del bondage medical. El bondage medical se refiere exclusivamente a las ataduras. Es decir, son personas quienes les gusta atar o ser atados/as con dispositivos de inmovilización homologados en la medicina, para su uso en hospitales, psiquiátricos o prisiones. Les gusta el tacto, las sensaciones, y la extremada calidad de un equipamiento cuidado al detalle. La inmovilidad puede ser absolutamente severa y completa, incluido la privación sensorial que impide oír, hablar y ensordece a la persona.

Hay muchos materiales. Hay mordazas de todo tipo, hay antifaces, hay hoods, hay correas para todo el cuerpo que contemplan incluso atar la cabeza, hay manoplas de manos para inutilizar los dedos, y todo lo que se pueda imaginar, sin olvidarnos por supuesto del equipamiento más conocido y popular, que son las camisas de fuerza. En los próximos artículos dedicaré alguno a las camisas de fuerza.

Hay muchas empresas y portales webs dedicados a la venta de estos productos.

Recuerdo que en el año 2008 conocí en Alemania una empresa que se dedicaba a vender estos artículos. Me impresionó que es un mercado ágil, con novedades, que se moderniza y se actualiza. Me comentaba que en sus nuevos diseños cuidaban desde la textura y el grosor hasta la eficacia y las posibilidades de las ataduras, y hubo un detalle que me hizo mucha gracia. Tenía unas correas que, colocadas en la modelo atada, era imposible desatarse. La modelo no podía desatarse sola, pero nadie podía desatarla tampoco. No se podía. No había candado. No había llave. Sólo había cerrado la correa, nada más, y nadie podía abrir la correa. Esto era debido a que el cierre de la correa era con un dispositivo que únicamente podía abrirse con un imán. El imán se colocaba sobre el cierre de las correas, y se abrían, pero sin el imán era imposible. Me pareció gracioso y curioso.

Como juego sexual, el orgasmo y la excitación es el punto de mayor coinicidencia de la gente que lo practica. Las ataduras firmes y severas provocan una estricta inmovilidad. Los chicos sólo queda libre la polla, y las chicas son los pechos o las piernas abiertas, y aquí es cuando intervienen otros juguetes del bondage medical.

Se usa, por ejemplo, la electro estimulación. Es estimular el clítoris, la vagina o la polla, con una serie de artilugios, bien sea ventosas, parches, sensores, etc, adheridos en contacto con el sexo, que transmiten descargas eléctricas y estimulan el placer. Conozco gente que lo ha probado, y dice que es maravilloso y una experiencia única, que llegas al orgasmo seguro.

Otro objeto para alcanzar los orgasmos con casi total seguridad son los vibradores de estimulación de clítoris, muy usados y con millones y millones de adeptos y adeptas en todo el mundo. Recordemos que estos vibradores consiguen los orgasmos muy rápidos en las chicas y les proporciona sesiones multiorgásmicas, pero también es válido para los chicos, que también consiguen el orgasmo con estos juguetes.

También se usan aparatos de fucking machines. Son esas máquinas robotizadas de diferentes formas, con un dildo o vibrador, que son para penetrar, anal, oral o vaginal, y van funcionando mientras la persona está atada, haciendo la función de estar follando. Hay miles y miles de vídeos, y diseños de todos los estilos.

Otro juguete muy usado, ya a nivel castigo y tortura, son los succionadores que provocan vacío. Los he visto puestos en todos sitios. Casi siempre se colocan en los pechos y en la polla, pero también he visto chicas que lo tenían puesto en la vagina.

En todos estos juguetes, podéis percibir que el bondage medical se goza mucho usando equipamiento sofisticado. Es una fantasía muy cara económicamente al máximo nivel, perfectamente hecha. No hablo de dos cinturones de mierda. No.

Un último detalle para terminar este artículo es que no debéis de confundir el bondage medical con la fantasía sexual de roles del médico o la enfermera y ese estilo. ¡No, no, no! Disfrazarse de enfermera sexy o doctor sexy no es bondage medical. Es como encontrar un grano de arena en la playa, y decir que es una roca. Es igual de bestia la comparación. ¡No! El bondage medical no es sado medical, no son las ataduras de psiquiátricos u hospitales, y no es ponerse minifalda blanca y cofia. ¡No!

Bondage medical es la fantasía sexual de atar con el sofisticado y completo equipamiento surgido del campo de la medicina y la psiquiatría, pero que no tienen nada que ver ambos campos porque su uso es completamente distinto, buscando el bondage medical su parte erótica y sexual. Recordar también que el bondage medical se practica siempre, obligatorio e imprescindible, de mutuo acuerdo, consentido, y libre y voluntario, con el máximo y total respeto y confianza.

Eileen es una chica que se ha animado a ser modelo bondage. Hemos conocido otra chica que ha querido ser modelo bondage en nuestras fotos. Se llama Eileen, es una chica decidida, divertida y que respeta el bondage. Ha tenido esa actitud de que ha venido con la idea de experimentar, de conocer, y lo ha hecho respetando la pasión que se tiene que sentir por el bondage.

Me encanta ver que hay personas como Eileen, y que es agradable conocer. Eileen demuestra que siempre hay gente que quiere subirse al escenario, compartir y ser protagonistas. Tal como he dicho muchas veces, el escenario nunca está vacío.

La idea para su primera sesión fue usar de recursos maderas y troncos que nos encontramos. Nos pusimos en modo bricolaje. Eileen se tumbó desnuda sobre la tabla de madera, con el cuerpo atada toda recta y estirada, sin poder despegarse de la tabla. Los brazos los tenía totalmente abiertos a los laterales, también atados a otra tabla, formando una forma de cruz o de la letra T pero tumbada, y amordazada con un bozal.

Bondage suspensión outdoor de una modelo extraordinaria. Esta suspensión es muy dura e incómoda, y Thyffany Young aguantó los quince minutos de la sesión fotográfica. Pudimos hacer todas las fotos programadas, enfocando el pino entero y todos los ángulos previstos. Thyffany Young es una modelo espectacular. Thyffany es la mejor modelo de bondage, y esta entre las mejores modelos del mundo.

La posición del cuerpo queda caído hacia abajo, hacia su espalda, con las manos atadas a los tobillos, en un hogtied, con lo que el arqueo es máximo, y con la cabeza boca abajo. La modelo no puede levantarse y las duras ataduras someten a la persona en un arqueo inmóvil y fijo.

A pesar de su dureza, es una suspensión perfectamente segura. Las cuerdas están pefectas, aseguradas sin margen de error. Sin embargo, es muy dura, ¡sí, sí, lo es!, y las marcas de las cuerdas en la cintura duran algunos días. Al cabo de pocos días se fueron las marcas, y las fotos salieron fabulosas.

Atada dentro del río para nuestra categoría water bondage. Pensé en hacer una sesión bondage atada dentro del agua donde se pudieran ver los brazos de otra forma, porque nosotros publicamos galerías nuevas cada mes, y tengo que darle variedad a las ataduras. El bondage tiene muchas técnicas y muchas posibilidades.

Pensé en buscar un posado donde se vieran perfectas las cuerdas, las ataduras, y la belleza de Thyffany, y se me ocurrió hacer con los brazos doblados.

Estas cuerdas de este rojo intenso destacan bien visibles en el contraste con su top blando y el agua, y estuvimos haciendo fotos durante veinte minutos. Las fotos salieron muy guapas, y es muy difícil elegir las mejores, porque me gustan todas, pero no puedo publicar más de mil fotos, y he elegido algunas fotos variadas para publicar.