¡Terrorífico! ¡Ventajas cerradas! ¡Maderas clavadas por detrás de las puertas! ¡Noches de brujas, vampiras y zombies! Llega... HALLOWEEN.

Falta una semana para esta fiesta, y nosotros nos hemos ido a pasear por el bosque antes de que lo invadan las brujas y hagan imperar su reino de maldad. Porque, si las historias son ciertas, en el bosque viven las brujas, escondidas, esperando el momento de salir por la noche a saciar su apetito.

Deben de ser ciertas estas historias, porque de pronto vimos... ¡una bruja! ¡Que miedo! ¡Estaba durmiendo! Cabe decir que también nos sorprendió. No era la clásica bruja de los cuentos, fea, gorda y vieja. ¡No, no!. Era muy distinta a lo que nos habiamos imaginado, muy guapa, joven, con un precioso cabello largo. Esta bruja debía de ser modelo casi seguro.

Con mucho sigilo, por aquello de no despertarla, nos acercamos con cuidado. Por casualidad, llevábamos con nosotros centenares de metros de cuerdas, firmes y robustas. ¡Lo habitual! ¡Todo el mundo sale de su casa con mochilas llenas de cuerdas!. Abrimos la cremallera, tomamos un par de rollos de cuerdas y nos abalanzamos sobre la bruja, atando sus muñecas a la espalda para que no se pudiera escapar.

Habíamos cazado una bruja, y todavía falta una semana para Halloween. La pusimos de pie, y atamos la bruja al árbol, atada al tronco rodeando las cuerdas por el pecho y la cintura. Daba patadas la bruja malvada, y decidimos que también era mejor atar a la bruja por las piernas. En apenas minutos, ya estaba capturada, atada por los tobillos y las rodillas al tronco.

Hablaba extraño. Quizá era francés, o alemán, o en alguna lengua rusa. Nosotros sólo hablamos español y catalán, así que no entendíamos una mierda. O tal vez eran los conjuros de las brujas y sus maldiciones. Teníamos que evitarlo, y lo hicimos amordazada la bruja con un ballgag.

Este HALLOWEEN es muy divertido. ¡Y justo acababa de empezar!.

Con la bruja atada bajo nuestro poder, nos quedamos mirando su belleza y preguntando por las historias que se explican de las brujas, pero se mostraba rebelde. No entendíamos sus respuestas. Quizá también es cierto que fuera porque estaba amordazada, pero no íbamos a desatarla hasta que no desvelara sus respuestas. La bruja no quería confesar sus secretos. Faltaba una hora para el anochecer. El sol se retiraba. El bosque se oscurecía. La preciosa bruja seguía sin confesar, pero se había rendido, capturada, atada, cansada. Fue el momento para desatarla de aquel árbol y adentrar a la bruja en la soledad del bosque, atada en una suspensión sin posibilidad de escapar.

Atamos algunas cuerdas al tronco, porque hizo algunos intentos de escapar, sabiendo que iba a estar toda la noche atada en la oscuridad del bosque. Atada no podía usar algunos de los poderes mágicos que tienen las brujas, o al menos eso dicen. La bruja forcejeaba, y pusimos algunos leños rotos y caídos de los árboles debajo de bruja atada en suspensión, recordando la pesadilla de sus hogueras tal como dicen las historias.

Finalmente, a pocos minutos de caer la noche, confesó. Nos dijo que estaba disfrutando atada y amordazada. La bruja confesó que no había intentado escapar. Simplemente, estaba gozando de las ataduras. Le gustaban las ataduras, y disfrutaba de estar atada. Sus miradas sensuales fueron cómplices de nuestra diversión. Fue muy simpática y muy divertida, y como gesto de agradecimiento decidimos desatarla. La bruja escapó, y se despidió diciendo que volveríamos a ver para repetir la experiencia en el próximo Halloween 2018.

VALENTINE'S DAY BONDAGE

CARNAVAL BONDAGE

CHRISTMAS BONDAGE

HALLOWEEN BONDAGE

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com