En un lateral del gimnasio había algunas máquinas de musculación, y Niki Stern es una modelo muy fuerte. Levanta pesas de diez kilos como si fueran plumas de palomas, y era lógica nuestra idea de querer mezclar su rutina de pesas con nuestra pasión por el bondage. Al fin y al cabo, ambas temáticas, bondage y deporte, se practican con pasión.

Sentada sobre la banca de la máquina de pesas, comenzamos atando los pies de Niki a los apoyapiés de la máquina. Cruzamos las cuerdas por los tobillos, entre ambos dedos gordos, seguimos por las rodillas, y las cuerdas anudadas en los hierros posteriores.

Después continuamos por su cuerpo, atada a la espaldera y zigzagueando las cuerdas desde su cuerpo a los laterales de la máquina, hasta terminar la cuerda arriba de sus hombros. Los brazos estaban en lo alto, atada a la barra en la que se levantan las pesas. Niki está muy fuerte, y sabíamos que era capaz de mover esa barra fácilmente aunque tuviera las manos atadas, y por eso colocamos a los costados discos de diez kilos cada uno, treinta kilos en total en el bando derecho y treinta kilos en la izquierdo, para ser exactos. ¡Somos así de perversos!.

Las pesas es un deporte duro cuando se levanta mucho peso, y usamos como mordaza el ringgag, para equilibrar el simbolismo.

Niki Stern estuvo muy cómoda y aguantó sobresaliente.

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com