Este coche antiguo también me llamó la atención. Es bonito, es elegante, y es como si este modelo de coche lo hubiera visto en miles de películas. Me suena de esas películas de ricos, de hombres elegantes, pero también me suena de las películas de gangsters, aunque en color negro el coche. Se nota que no tengo ni puta idea de estos coches, y tampoco voy a hacerme el listo. La gente rápidamente va de soberbia y de lista, de que lo saben todo, pero yo tengo la suficiente personalidad para decir que no tengo ni puta idea de estos coches. Además, esta es una web de bondage. Aquí no vendemos coches y no hablamos de coches, por si algún despistado/a no se ha enterado.

Aquí los coches son el escenario. Me gustaba toda su estética exterior, y la idea fue colocar a Lady Black apoyada sobre esta parte exterior del coche, que sobresale de las puertas y es bastante ancho. La modelo podía sentarse bien y tenía el espacio necesario para mantener el equilibrio cómoda. Tampoco iba a ponerse a saltar, lógico.

Tenía las dos piernas atadas juntas por tobillos y rodillas, y podía hacer movimientos de subirla y bajarla, apoyarlas en la tabla o en el guardabarros de la rueda trasera del coche. Los brazos los tenía bien fimes a la espalda, y apoyó sus hombros sobre la rueda de respuesta.

Con esta colocación ya me gustaba mucho el posado. Tenía diferentes espacios donde podía ir variando los ángulos fotográficos, y Lady Black estaba muy guapa y sexy. Hicimos diez minutos de fotos, y al terminar decidimos hacer unas cuantas fotos más con la participación de Thyffany Young, con el gesto de guiarla con las cuerdas o tenerla amordazada con la mano. En inglés hay muchos foros, fotos y webs que le llaman a este práctica "handgag", y lo tiene como un fetiche, con miles y miles de adeptos y adeptas.