BODYBUILDING FEMENINO La unión del sacrificio, el deporte y la belleza

01 de octubre de 2017..

En algunos países, el bodybuilding femenino todavía no es un deporte muy conocido. España es uno de estos casos, absorbidos todo el puto día por el fútbol, otra vez fútbol y más fútbol, y si sobra tiempo, el resto de deportes. Dicen que el fútbol es un deporte emocionante. ¡uf! ¡Que emocionante! ¡Sí! ¡Y divertidos de ver! ¡Sí! Partidos que terminan con empate a cero, con lluvia, en invierno, viento, tiene que ser de divertido que te cagas. ¡Y además tu equipo pierde! Eso tiene que ser lo que llaman “sado duro”. Sales temblando del estadio por el frío, mojado por la lluvia, con dolor de cabeza por los gritos de gente, sin el dinero de la entrada que han pagado, viendo los jugadores de lejos desde veinte metros, y deprimidos por la derrota. Sí, sí, lo dicho, esto es sado del duro pero duro, muy duro. ¡A nosotros no nos esperéis!.

Nosotros os vamos a hablar de bodybuilding femenino. En España, lleno de listillos de pacotilla que se creen que lo saben todo pero no se entera de nada, le llaman las chicas cuadradas. En este punto sería un buen momento recordar que si en algún país necesitan tontos de mierda que se creen Einstein os los podemos exportar. ¡Se producen cantidades ingentes! ¡Nos sobran a miles!.

Son deportistas femeninas, y con mucho mérito. Es de destacar el inmenso respeto que, dentro de este deporte, los atletas masculinos tienen por su categoría femenina. Quizá es uno de los deportes donde hay el máximo respeto. Entrenan juntos, les ayudan a superarse, les aconsejan, comparten horas de gimnasio, y les apoyan, porque este deporte es muy difícil. Conseguir esa estética muscular es un conjunto de horas en el gimnasio, de entrenamiento cardio, y también de mantener una dieta estricta, muy estructurada, con mucho sacrificio y fuerza de voluntad, y por supuesto constante.

Las categorías tienen sus curiosidades. Os hablaremos hoy de la categoría “bikini”, en la que las mujeres no se pesan. No se clasifican por peso, como es el caso de los hombres en culturismo o del boxeo, por decir dos deportes. Se clasifican por altura y por su equilibrio muscular, y hay miles de practicantes. Su musculatura no es gigantesca, aunque sí es notable y muy trabajada. También destaca la belleza de muchas de ellas. Son el prototipo de belleza que siempre hablan muchas personas de esta sociedad, cabellos largos, bonitos ojos, y sí, hay chicas muy guapas. En realidad, muchas de ellas trabajan como imagen de marcas publicitarias sobre todo de empresas vinculadas al deporte.

Hemos hablado con muchas de estas deportistas. Es muy interesante hablar con ellas de deporte, porque se aprende mucho, y al mismo tiempo sirve para romper muchos de esos tópicos idiotas que corren de boca en boca sin sentido, sin rigor, sin pruebas, sin demostrar, pero que la gente se lo cree.

Durante los tres días que hemos estado en sus competiciones nosotros también hemos aprendido. Ha sido una intensa demostración sobre la tarima de centenares de profesionales, cada una en su categoría, demostrando todo el trabajo de cada día, pero que la gran mayoría no vemos porque está debajo de la ropa. Frente a los jueces que evalúan los resultados, y el público que abarrota los asientos, todos llenos y mucho público de pie porque no hay sillas libres, se ve la rivalidad, la competividad, un espíritu deportivo de muy buen ambiente, y las ansias de ganar.

Os enseñamos la sesión fotográfica que hicimos con una de las Campeonas, una chica deportista de gran belleza y físico de mucho esfuerzo. Es un ejemplo que os hemos querido ilustrar. No es modelo nuestra. ¡Ya nos gustaría! ¡Pero no! Es deportista profesional, y una ganadora en el bodybuilding femenino.