Esta es una de nuestras míticas galerías por ser natural, real y espontánea, de public bondage. Fue en un bar, en el roleplay de la fantasía camarera, llena de cuerdas rojas atadas a su cuerpo y amordazada, entre los clientes y las clientes de esa noche, y los propios camareros, estos sí reales del bar.

El propietario y los trabajadores nos habían dado permiso. Habíamos hablado un par de semanas antes, preparando la sesión, cómo podía ser y todos los detalles necesarios para hacer la sesión segura y divertida, y el mismo propietario estaba encantado y muy animado.

Es una sesión de leyenda porque fue una increíble lección de cómo reacciona la gente en estos casos, porque los clientes no sabían nada. Nos contó el propietario que era clientela fija, muchos ya incluso amigos, y le hacia mucha ilusión al propietario ver cómo reaccionaban sus amigos y sus amigas en una sesión de este tipo, con la modelo atada en público.

Las reacciones fueron fascinantes para conocer un poco mejor cómo es la gente. Hubo reacciones muy buenas, con la gente participando y probando, tanto chicos como chicas, pero también hubo reacciones muy malas a la espalda por la hipocresía que existe en esta sociedad arcaica y de muy poca mente abierta.

Fue en torno al año 2009 cuando hicimos esta sesión. Hoy en día no es recomendable, porque todo el mundo va haciendo fotos con los móviles y las sube a las redes sociales, y en estas condiciones es absurdo hacer una sesión de estas características porque estoy regalando mi trabajo, mi obra, a la gente que hacer fotos con los móviles estúpidos. En esa época esta mierda de las redes sociales y los móviles no estaban tan desarrolladas, y la gente tenía mejor cultura fotográfica, con mejor respeto por el trabajo de los artistas.

Algún día explicaré todas las curiosidades de esta sesión, las malas y por supuesto las buenas, que fueron mayoría por alegría nuestra.

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com