Dos días antes ya habíamos hecho una sesión de bondage en público, y de nuevo comienzo este texto dando mil gracias a todos y todas que han aceptado nuestra locura. Yo soy así cada día de todo el año. No aflojo jamás.

Vuelvo en este párrafo a repetir lo que dije en la sesión anterior, y es que en una ciudad tan turística como Barcelona tenemos que vigilar con la gente que va andando con el puto móvil levantado, haciendo fotos y vídeos sin parar.

Hoy en día la pierde ha perdido la educación. Hacen miles de fotos estúpidas y ridículas con los móviles sin permiso y sin respeto. A veces me da la impresión que la inteligencia ha retrocido por debajo incluso de los antepasados trogloditas.

Después, suben la mierda de fotos que hacen a sus redes sociales, y así les dan gratis a estas empresas, llamadas redes sociales, las ubicaciones, las imágenes, identidades y todo aquello que en economía se conoce como conjuntos de datos. Estas empresas se enriquecen, porque los conjuntos de datos son un valor económico que genera dinero, mientras que la gente pierde y humilla su propia intimidad, y ¡¡¡peor todavía!!! la de los demás también sin su permiso.

Estas fotos son todo lo contrario. Yo no tengo redes sociales, salvo un twitter. Yo nunca he hecho una foto con móvil. Mi móvil no tiene cámara de fotos. Y yo siempre pido permiso.

Hablar con la gente siempre es una aventura y un riesgo, porque hay gente de todo tipo. Hay gente muy abierta y muy moderna que se apunta, y hay gente aburrida que no se apunta con una mentalidad prehistórica. Hay de todo. Llevo más de veinte años como fotoperiodista, haciendo fotos desde famosos, políticos y momentos históricos, hasta la gente de la calle. Tengo decenas de miles de historias para explicar que son increíbles, buenas y malas, de todo tipo.

Nosotros vimos que por suerte todavía existe gente con muchas ganas de divertirse, que respeta el arte y diferentes formas de expresión fotográfica, y que son modernas. De nuevo, muchas gracias a los/as que se han apuntado por su muy buen rollo.

A nuestros seguidores/as os comento que esto es sólo el principio. Vamos a subir el nivel en próximas galerías. ¡Voy a buscar mayor dificultad! ¡Más difícil todavía! Porque me gusta. ¡Soy así!.

Por cierto, recordar que hay publicada una segunda galería distinta, con otro vestuario. Lo digo por si buscáis vuestra foto que os hemos hecho. La segunda galería está en la categoría de Public Bondage, justo en las secciones debajo mismo de este texto.