Dentro de la ciudad de Barcelona buscamos un espacio que no fuera un parque verde, y tampoco calles urbanas. Buscamos un escenario durante muchos días que tuviera escaleras o muros, y encontré este rincón que reunía los dos requisitos.

Era un buen lugar porque además nos daba margen de movimiento, de poder cambiar algunos metros y conseguir unas tomas muy distintas. Nos gustaba mucho las escaleras que se puede ver en algunas fotos, pero también el tramo empedrado que conducía hacia unos parques.

Allí se puso Alexia atada en público, con las cuerdas rodeando todo su cuerpo, los brazos atados a la espalda y amordazada, y de nuevo comenzó el repertorio de comprobar el sinfín de reacciones distintas que tiene la gente. Algunas situaciones son peligrosas, y hoy en día hacer estas fotos es más difícil por el hecho de que la gente va con el móvil haciendo fotos incluso de los pelos que le salen de la nariz. Es peligroso porque pueden hacer fotos con los móviles, y es como regalarel trabajo y la obra artística, y lógicamente la modelo tampoco quiere que le hagan fotos personas no autorizadas. En la actualidad se debe de ir mucho más en cuidado.

En esta sesión nos pasó una de las anécdotas más insólitas que nos ha ocurrido jamás. Estaba Alexia atada y amordazada, y vino una mujer de unos 50 años, abrió el mapa de guía turística que llevaba, y me preguntó por ¡¡¡una calle!!!. Le indiqué la calle, y se fue. ¡La gente es todo un mundo impredecible!.

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com