Hoy publicamos otra suspensión bondage atada boca abajo. Son suspensiones muy fáciles, y todo el mérito es siempre de la modelo, que aguantar atada boca abajo amordazada no es tan fácil como parece, sobre todo porque se puede marear, y porque la posición es incómoda. No esta sentada en el sofá de su casa mirando la tele. Hay que hacerlo con práctica, experiencia y sentido común.

La dificultad de esta suspensión es mirar si el soporte de la suspensión es recto o no, si está muy alto o bajo, si se tiene poleas o escaleras, y detalles por este estilo. Por lo demás, atar en esta suspensión no tiene ninguna dificultad.

La suspensión esta vez ha sido poniendo el apoyo a partir de las cuerdas en una pierna atada en frogtied. Es fácil esta suspensión. El resto de las cuerdas, bien sea de la manos atadas a la espalda o de la otra pierna atada, no tienen ningún efecto en la suspensión. Las cuerdas que van de las muñecas o de la otra pierna a la barra de la pared son para mayor inmovilidad, que la modelo no se balancee, no se mueva y no cambie la posición. Son más seguras estas posiciones tan fijas y de cuerdas tan tensas.

Tal como se observa en la foto, el soporte es de aparatos de gimnasio, y el inconviente es que la pared está demasiado cerca, por lo que las cuerdas consiguen el objetivo de que la modelo no se mueva hacia la pared. Este es el único inconveniente de esta sesión. Las suspensiones es mucho mejor hacerlas en un espacio vacío, en el centro de una sala, alejada de la pared, pero trabajar en escenarios significa saber adaptarse a todas las circunstancias y ser capaz de garantizar la seguridad siempre. Es más difícil que tener tu propio espacio, pero somos personas competitivas, con espíritu de sacrificio y superación, y los retos nos hacen mejores, como profesionales y como personas.

Thyffany es una modelo impresionante, y pude hacer todas las fotos previstas. Me sobró tiempo.