Desde hacía un par de meses teníamos pensada una sesión de bondage underground en un excelente escenario. Se trataba de una colosal bola redonda que descubrimos entre unas ruinas en una de nuestras excursiones. Es una bola muy grande, en torno a los cuatro metros de altura, y diríamos que mismo diámetro calculado a ojo.

Desconocemos con exactitud su uso. Quizá la usaban los dinosaurios para jugar a la lotería con tal gigantesco tamaño, o tal vez quisieron recrear una bola del mundo. A lo mejor es una pelota perdida de los gigantes de la Antigua Grecia jugando a bolos. ¡Es broma! ¡Nos salen muchos chistes malos! Ahora hablando en serio, casi con seguridad debió de tener uso para fabricación industrial de algún sector o producto. Suponemos que debería de ser para agitar o centrifugar a gran escala, pero no nos hagáis mucho caso tampoco. Si alguien lo sabe que nos lo explique, y lo pondremos en este texto.

A nosotros nos pareció un imponente escenario donde ambientar una nueva sesión de bondage, e hicimos una galería con Alexia Storm atada frente a esta gigantesca redonda. No era posible atada a la bola. Su diámetro es muy considerable, y apenas se verían las cuerdas. Además, la bola esta encajada entre árboles y ruinas que la mantienen frenada. Sin las paredes derrumbadas debajo de este artefacto, la bola saldría rodando montaña abajo.

Hicimos una galería fotográfica con un amplio abanico de enfoque fotográfica, entre las cuales como es lógico hay fotos centrados en Alexia atada y fotos mostrando toda la panorámica de la escena.