Bonita propuesta. Bondage con un piano en la sala, pero no hay música. Ahora es momento para las cuerdas, y la pianista, Katy Boom Boom, está atada y amordazada en una tranquila y relajante sesión.

La sesión fue divertida, muy cómoda en un ambiente muy simpático. Es una chica muy agradable, y que demostró tener compromiso, palabra, seriedad y personalidad. Esto no es fácil en España, y por fortuna hay personas como Katy Boom Boom, que muestran los mejor y las buenas cualidades que todos y todas podemos tener.

En otra ocasión buscaremos alquilar otro escenario para Katy Boom Boom, poque las fotos están retocadas oscureciendo los laterales del escenario, demasiado lleno de objetos apilados por todos los rincones como si fuera un trastero, debido a su limitado espacio. Hubiera quedado precioso con un fondo de pared y laterales limpio.