El día se nubló, y decidimos cambiar los planes. Eran fechas difíciles también, con una sociedad que se había vuelto loca y aborregada, y buscamos un lugar tranquilo. Nos acercamos a este río, porque justo era tomar una salida fácil de la autopista que nos quedaba muy cerca. El tiempo no amenazaba lluvia. Sólo eran nubes, e incluso en algunos momentos se colaba entre las nubes algún rayo de sol.

Este río es engañoso. No es un río tranquilo. Las apariencias engañas, y en la naturaleza juzgar por la apariencia puede costar muy caro. Parece tranquilo, pero rápidamente toma profundidad, y en algunos tramos hay fuertes corrientes que arrastrarían a una persona sin ningún problema. Las ondas muestran por donde van las corrientes más fuertes, pero no voy a dar un curso de rescate tampoco, que estoy hablando de bondage.

Además, es un río que arrastra mucho sedimento, y tiene acumulado mucho sedimento en el fondo. Te puedes hundir hasta la rodilla muy fácilmente. Tiene mucha pesca. Es pesca controlada, con lo que los agentes rurales y medio ambiente van dando vueltas de vez en cuando. Hay centenares y centenares de pescadores repartidos a lo largo y ancho de todo el río, y muchos de estos pescadores llevan años con estas prácticas. Hay buenas personas, pero también hay mucho pescador ilegal o tramposo, que son muy agresivos y están muy alerta por si les descubre la policía, por lo que hay que ir muy en cuidado. Es peligroso el río, y es peligroso la gente.

Otro detalle es que está lleno de mosquitos. Hay ejércitos inmensos de mosquitos. Thyffany y yo estamos muy acostumbrados a que nos piquen mosquitos de todo tipo, desde el mosquito común al mosquito tigre y muchos otros.. En todo un año nos pican miles de mosquitos, y no exagero. Aquí había un mosquito que no habíamos visto nunca. Nos picó un mosquito de un tono marrón ocre y peludo. Era enorme. No parecía un mosquito. Era como un avión de combate el muy desgraciado, y nos picó a través de la ropa. Nos picó vestidos con manga larga. El mosquito tigre también pica a través de la ropa, pero este mosquito picaba a través de la ropa gruesa, pero ya tenemos mucha experiencia en mosquitos, y sabemos lo que tenemos que hacer.

Las fotos fueron atada dentro del río lo más cerca de la orilla. El río toma profundidad vertiginoso, y medimos la profundidad del río delante de los pies de Thyffany. Había casi un metro y medio de profundidad. Había llovido mucho, y el río bajaba muy fuerte esas fechas. Al día siguiente vimos al río mucho más profundo, y cubría los postes de madera que se ven en la foto. No se veían. Estaban cubiertos por el agua al día siguiente.

Tenemos mucha experiencia en naturaleza y ríos, y tampoco hace falta explicar mi preparación ni mis secretos, que sería aburrido. Esto es bondage, y estas son algunas de las fotos que estuvimos haciendo durante casi media hora de juego. Conseguimos como siempre convertir un día complicado en un día muy divertido.