WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Estos pequeños estanques se forman después de grandes temporales de lluvia, o de desbordamientos de ríos en lluvias torrenciales. Los ríos tienen sus márgenes, que por lo general están secos y son hierbas, o rincones donde la gente se sienta, pero ese terreno pertenece al río, y cuando crecen mucho los ríos se apoderan de aquel terreno, que es suyo, y se llena de agua.

"Atada dentro de un estanque tras las lluvias torrenciales"

No sale por la televisión, ni es noticia, porque es natural. No causa ningún daño, ya que en estos lugares está prohibido cualquier edificación, precisamente por esta razón. Esto es naturaleza. Cuando los ríos vuelven a su curso habitual, forman estanques de diferentes tamaños, muy cerca de las orillas.

Este es uno de esos miles y miles de estanques que se forman por estos procesos naturales. El color del agua se debe a los sedimentos que ha arrastrado el río, diferentes según el terreno. Es un pequeño estanque, y al ser agua cerrada está más caliente que el agua del río. Es agua muy tranquila, lógicamente sin corriente, sin salida, con apenas dos palmos de profundidad, y nos apeteció hacer una sesión bondage aquí, para seguir añadiendo variedad a nuestro waterbondage atada en el agua.

La sesión fue desnuda, con las manos atadas a la espalda, amordazada y las piernas atadas juntas por los tobillos, y por encima y por debajo de las rodillas. Estamos acostumbrados a corrientes, cascadas, ríos profundos, aguas frías y muchas otras historias, y esta sesión fue muy tranquila y relajante. Estuvimos haciendo las fotos con mucha calma durante unos veinte minutos. También nos gusta de vez en cuando hacer alguna sesión muy cómodos y relajados, aunque ya sabéis que la gran mayoría de nuestras fotos son muy arriesgadas, atrevidas y competitivas. Esto es variedad, y la diversidad y la variedad enriquece siempre la cultura, el saber, y por lo tanto, la experiencia.