WaterBondage. Bondage atada dentro del agua. Nos acercamos justo hasta la rampa lateral de la presa. A nuestra derecha estaba la compuerta cerrada. En caso de abrirla, estaba previsto plan de salida sin problemas. Llevo desde mi infancia moviéndome por ríos. Después de la compuerta, viene la rampa principal de la presa, y al otro extremo del río hay otro desagüe de la presa.

Había llovido mucho los días anteriores, el caudal de este río había crecido medio metro porque recogió mucha lluvia, y la rampa va llena de agua a una velocidad propia de las cascadas.

"Atada en el agua muy cerca de la presa"

Este es el punto máximo de seguridad, por inteligencia y por sentido común, para poder acercanos y hacer bondage atada muy cerca en la presa. Esas rocas están pulidas y lisas, cubiertas de un fino musgo que en épocas de duro frío se hace mucho más grande, y que podéis ver en las fotos con esas tonalidades verdes en la roca. Ese musgo es muy resbaladizo. Es como pisar hielo o hacer patinaje. La pendiente de la roca te empuja hacia abajo, camino del curso principal y las corrientes, y te puede tirar a las corrientes del río. También existe el riesgo de caer en una de las profundidades que se forman delante de estas grandes presas con este desgüace, pero otro riesgo es que al resbalar te puedas golpear con una roca con violencia, y producir fracturas y lesiones serias y graves. Por eso no puede haber ningún error.

La modelo se colocó sobre la zona mojada, en una posición y un rincón que estaba frenada para no resbalar, porque forma la roca como un cuenco, donde apoya sus nalgas y sus manos atadas, y le sirve para estar frenada. Hicimos un arnés simple por el cuerpo por seguridad en caso de resbalar, que forma parte de las medidas perfectas, las manos atadas a la espalda, los pies atados juntos y amordazada, y comenzamos a hacer las fotos.

"Esas piedras resbalan como pisando hielo"

No tiene nada de margen de movimiento la modelo. Sólo podía mover las piernas, levantarlas y encogerlas. La modelo no puede salir del cuenco donde está apoyado su culo, porque es su freno. Esa forma de la roca, en aquel tramo, la frena. Moverse un palmo a la derecha o a la izquierda, levantar el culo o incluso la espalda, sería perder el punto de freno y resbalar, y por eso no se mueve nada. Esto es una presa. Es una presa real. Esto no es la palangana de la ropa de la lavadora, no. Este es uno de los ríos que cuando crece tiene una fuerza impresionante. Aquí no se hace el imbécil. En la naturaleza nunca se hace el imbécil, aunque por desgracia ya vemos por televisión y por internet gente que se cae a ríos, o en rocas, y les hace gracia y se ríen. A mí me parece patético.

Las fotos salieron muy bonitas, y algún día publicaré los vídeos que hacemos durante las fotos, porque el imponente ruido del agua al caer es precioso.