Os explicamos qué es BONDAGE

Desde los primeros días de este proyecto me he dado cuenta que la mayoría de las personas sí han escuchado la palabra "bondage" y han visto fotografías y contenido de bondage, pero también me he percatado que hay mucha confusión sobre lo que es "bondage", y hoy os vamos a explicar "bondage".

Un error muy habitual de la gente es que relacionan bondage y sado. ¡No! ¡No es lo mismo! . Una persona que le gusta que le aten no es un sumiso o una sumisa. Una persona que le gusta atar tampoco es un amo . En el bondage no hay insultos en el juego verbal. No se insulta, no se azota a nadie, no hay mazmorras, y esto no es sadomasoquismo.

Es cierto que hay personas que le gusta las dos cosas y lo unen, pero también hay gente que le gusta poner chorizo a la tortilla de patatas . Las preferencias de cada uno y una son muy personales, propios, y son libres de cocinar sus platos como les dé la gana . También debemos de recordar que hay conceptos equivocados creados de forma intencionada por personas que tienen sus negocios, sus clubs, con sus intereses económicos e ideológicos escondidos, y en algunos casos con una vanidad o un ego desmesurado y nada sano . Suelen abusar de aquella antigua frase absurda, cansina y desgastada, de "¿y sólo te gusta el bondage y ya está?" , expresada con un tono casi de desprecio y prepotencia . ¡Pues sí! ¡Me gusta el bondage, y punto!. Ningún idiota con cerebro de secta va a decirme lo que me gusta o lo que no me gusta . Nadie decide sobre mis gustos, crecidos y expresados con la libertad que todos y todas nos merecemos, y si no le gusta mis gustos pues adiós . Es así de fácil.

Por eso hay miles, y decenas de miles de chicos y chicas, que les gusta el bondage, y no les gusta el sado. Les gusta atar o ser atados o atados, como fantasía, juego erótico, o simple curiosidad de experimentar estas sensaciones que genera esta temática. El bondage, por sí solo, es maravilloso. En su vertiente erótica permite a las personas jugar con la indefensión en su significado morboso y fantasioso, y por su parte artística las cuerdas te pueden dar miles de ideas, pasando las cuerdas por muchos sitios distintos del cuerpo, hacer formas, dibujos y tantas posibilidades como te puede dar el arte de la pintura .

Así, pues, para que quede bien claro, el bondage no es sado. El bondage es atar y ser atados o atadas. Puede tener centenares de adjetivos , divertido, creativo, artístico, morboso, atrevido, erótico , duro y mil formas más. Pero esto NO es sado. Aquí no humillamos a nadie, no azotamos, y no dominamos. Las personas atadas no son sumisas. Son personas divertidas, con su valentía, o su fantasía, su deseo de experiementar, etc, pero NO son sumisas. Nunca.

Entenderlo es sólo una cuestión de cultura. España es un país que habla mucho de libertades, que habla mucho de respeto, de la cultura, pero que demuestra muy poco de todo lo que habla . ¡Demasiado hablar y poco demostrar!. Es hora de modernizar esta mentalidad cultural demasiado arcaica y llena de prejuicios y de tópicos estúpidos.

Nuestra web es de bondage. Atar y ser atadas. ¡Y son personas!. Yo NO ato sumisas. Yo ato personas. Si hay gente que esto no lo entiende y no lo respetan, es que algo en ellos y ellas no funciona bien, porque con un mínimo de digna cultura, el suficiente respeto y una inteligencia normal, se entiende sin ninguna dificultad.

El bondage permite miles de posibilidades en las posiciones y formas de atar, y gracias a este interminable abanico de ideas se pueden crear ataduras de todo tipo.

Hay ataduras que son increíblemente cómodas. Casi estoy convencido que muchos y muchas de vosotros y vosotras os viene a la cabeza rápidamente estas ataduras que la gente hace en su casa, atada en la cama o en la silla, por decir dos clásicos mundiales, pero hay otros ejemplos en los que las ataduras son muy cómodas.

+ Leer más

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com