Bondage muy tierno e impresionante con la modelo y los caballos

31 julio 2019

He buscado hacer unas fotos muy tiernas e impresionantes en las que estuvieran en contacto la modelo y el caballo, ambos transmitiendo confianza, nobleza y ternura. Se tocan, están juntos, y también hice fotos con la modelo entre tres caballos.

Vuelvo a decir que hay que saber de caballos para hacer estas fotos, por seguridad de todos, de la modelo y de los caballos, y que nadie sufre ningún daño, molestia y ni tan siquiera estrés. Los caballos son seres vivos, con carácter, nobles, sensibles, que hay que respetar al máximo. Es un ser vivo que hay que cuidar, mimar y escuchar, y ambos, la modelo y el caballo, deben de estar perfectos.

Quedaron unas fotos extraordinarias, en las que incluso daba la impresión que los propios caballos aportaban sus ideas y sus mejores posados. Esto es confianza y respeto.

Atada dentro de la piscina

26 julio 2019

Nos hemos pasado un sábado muy divertido con fotos bondage atada dentro de la piscina, de pie, atada con cuerdas rojas, desnuda y amordazada con un ballgag rojo.

Esta sesión es complicada. Hay que muy en cuidado. La piscina tiene poco más de un metro de profundidad, y es muy fácil ver el riesgo. Recordar que cada año mueren centenares de personas ahogadas en piscinas, públicas o privadas y particulares, y no están atadas. Sólo nadan, y se bañan, o caen a la piscina de manera involuntaria, y se ahogan. Esto ocurre mucho en verano. Por lo tanto, no se necesita ser ningún genio para ver la parte peligrosa. Tampoco es necesario tener una inteligencia superdotada, ni nada por el estilo. Es sólo usar el sentido común y la lógica, y hay que hacer las fotos con la máxima seguridad y experiencia, sin margen de error. ¡Ningún problema! ¡Tenemos experiencia, profesionalidad, madurez, sentido común, y seguridad!

La sesión salió perfecta, divertida, e incluso la modelo supo jugar con el agua. Quedaron unas fotos muy divertidas.

Destrozos al medio ambiente en las playas de este país

Crecí rodeado de naturaleza y de animales. Jugaba de pequeño en bosques, en ríos, en montañas y en los campos. Jugaba con mis amigos al escondite, clásico juego de la infancia, y nos escondíamos entre balas de paja o campos de trigo, por ejemplo.

Todos los días estaba con animales. Jugaba con mis perros y mis gatos. Comprobé la fuerza impresionante y la nobleza de los caballos. Les daba de comer a los conejos. Vi ovejas, y me encontré con serpientes muy grandes que hace años no veo ya, porque tristemente ha disminuido mucho la población de serpientes en Cataluña, y en algunas zonas ya se han extinguido.

Las golondrinas habían anidado en las vigas centrales del porche con sus nidos de barro, y les dejábamos una ventana abierta para que pudieran entrar y salir para alimentar a sus crías. Por las noches veía las ranas y los sapos pasar por los caminos camino de las charcas, y en las malezas y matorrales brillaban las luciérnagas. Me parecía un espectáculo muy curioso y llamativo. Hoy en día es imposible. El camino de tierra de las ranas esta asfaltado y pasan coches. No hay ni una rana. Las charcas han desaparecido. Son casas ahora, y los matorrales de los centenares de luciérnagas es una urbanización de casas y chalets.

Había visto jabalíes salvajes autóctonos, ciervos, y lo peor fue cuando me picaban las avispas. Desde entonces cada vez que veo una avispa salgo corriendo. ¡Tengo miles de historias!

Salía de aquella vieja casa de mi infancia y me iba con los perros por el bosque, que comenzaba a apenas 20 metros casi exactos de mi casa. ¡De casa al bosque directo! ¡Bosque de verdad, de los buenos! Ahora aquella casa que dejé hace más de 10 años tiene el bosque a centenares de metros. Entre medio hay la calle de una urbanización, y una hilera muy larga de casas unifamiliares adosadas.

Yo comía las almendras directamente de un almendro que ya no existe ¡Ahora es una casa! Comía las nueces del árbol, que tampoco existe. ¡Es una zona de aparcar coches! ¡Y así una historia tras otra!

Hace más de diez años que dejé esa casa, e hice bien. Los campos, el bosque, los descampados, todo ha cambiado, y está lleno de casas, de coches, de gente y de asfalto. ¡Ahora es repugnante! Me encanta la naturaleza y los animales, y odio la mierda asquerosa de la gente.

Muchas días, ya en mi adolescencia, me gustaba ir en moto hasta playas en aquella época tranquilas y naturales. Formaba parte de mi entrenamiento, pero no os voy a explicar qué entrenaba. Era mi adolescencia y mi vida privada. Iba en invierno sobre todo. En aquellos años las playas estaban muy desiertas y naturales. No había nadie. No había casas delante. Todo eran campos y prados.

Me acuerdo de que el mar vertía a la orilla todos los troncos, cañas y maleza que los ríos bajan de las montañas. Es la naturaleza, y eso no es ningún problema, nunca. También tenían dunas. Recuerdo las dunas de la arena. Recuerdo una vegetación muy singular que ya no existe, con unas flores raras que sólo veía junto esas dunas.

El viento, el oleaje y los temporales moldeaban la costa como es en realidad por naturaleza. Recuerdo que en algunos tramos la playa era enorme, tenía centenares de metros, y en otras zonas se estrechaba. El mar moldea la costa, y aquella costa que yo conocí no se parece en nada a las playas actuales.

No son historias de viejo. Parecen historias de viejo, pero justo estoy en los 40 años, por si queréis saber mi edad. Va demasiado rápido la destrucción del medio ambiente y su alteración para convertirlo en un mero negocio.

Tengo algunas anécdotas curiosas en las playas. Recuerdo las bandadas de gaviotas. Había centenares de gaviotas paradas en la playa. Apenas me acercaba yo unos 50 metros de distancia, y las gaviotas levantaban todas el vuelo. Siempre iban hacia delante. Nunca pasaban por mi lado ni por encima de mí. Se alejaban 100 metros y volvían a parar en la playa. ¡Y así otra vez! Siempre se mantenían a unos 50 metros de distancia de mí, y al tercer vuelo yo salía unos centenares de metros de la playa para no molestar a las gaviotas.

Recuerdo pensar en cómo lo podía solucionar. La naturaleza te hace sabio, y el cerebro forma parte del entrenamiento. Un día decidí correr por dentro del agua, donde la profundidad del mar ya alcanza las rodillas. Miré qué hacían las gaviotas, y fue distinto. Hicieron un vuelo en arco, de apenas 20 metros de recorrido. Volaron a lo ancho de la playa, en lugar de hacia delante. Superadas las gaviotas, volví a la playa, y los centenares y centenares de gaviotas se quedaron donde estaban. ¡Perfecto! El agua fría de la playa no tiene microbios. Los microbios los tiene la puta mierda de la gente idiota tosiendo y bombardeando sin importarles la salud de los demás.

De repente, casi sin darnos cuenta, todo cambió hacia mal. Un día, por sorpresa, vi un barco cerca de la costa, con algo que parecía una manguera. ¡Yo no había visto nunca eso! Tiraba arena del fondo del mar hacia la playa.

Os voy a explicar cómo está ahora, que lo he visitado para verlo en invierno y en verano. Las dunas ya no están. Las dunas naturales de la playa no están, a pesar de que un letrero turístico indica las dunas. Sólo son dos montículos ridículos de arena de dos palmos para los turistas. Yo había visto esas dunas tener más de un metro de altura en algunos tramos, y había dos olas de dunas. ¡Ya no existen!

Había unas hierbas con unas flores de colores. Había lilas azuladas, otras rojas y otras de tono amarillo verdoso, aunque soy un desastre para los colores. No sé cómo se llaman técnicamente, pero sí, las vi. ¡Las recuerdo! Nunca las pisé, ni las corté. Eran muy frágiles, porque estaban en la arena, cerca de las dunas. Ya no están esas flores. Desconozco otros litorales, pero en esta zona están extinguidas de esas playas.

Las bandadas de centenares y centenares de gaviotas ya no están. Apenas vi un par de gaviotas. No puede haber gaviotas. Quieren mucho espacio solitario, y ahora está lleno de gente todo el año, andando, paseando, con el perro, jugando con los niños, y mil historias.

Los campos, prados y explanadas no existen. Ahora son campings. Son hoteles. Son casas. Hay un campo de fútbol. Está lleno de hoteles y calles asfaltadas, y el camino de tierra junto la arena es una calle asfaltada. Hay un túnel incluso. Un espacio de las dunas antiguas es un parking, y está lleno de coches.

La playa es uniforme, muy idéntica. Los tramos anchos donde la playa era gigantesca ahora son mucho más estrechos, porque por la parte interior han hecho calle y parking en batería. Hay calles de acceso a los campings y hoteles y a las poblaciones.

Los tramos estrechos de la playa están llenados de arena falsa, y es más ancha. Dicen que lo hacen porque las playas pierdan arena y son incapaces de regenerarse de forma natural después de los temporales de invierno, pero es mentira. No ha habido NUNCA esa playa en su proceso natural. Por naturaleza esa playa no existe, o no tiene esa extensión. Simplemente, es una playa creada por el ser humano, pensada para el ocio y el turismo, y lógicamente los temporales la destrozan.

La arena de las playas que se lleva el mar no es culpa del mal tiempo. No es culpa del cambio climático. No es culpa de la sucesión de temporales. Es culpa del ser humano por haber creado una playa que no existía.

Las grandes dunas no existen, y no es culpa de los ríos. No es culpa tampoco de los lodos, ni los sedimentos, ni los vientos. ¡Siempre echamos la culpa a cualquier cosa! Es culpa del otro… es la mala suerte… es culpa del bache… es culpa del viento… es culpa de la lluvia… es culpa de la calor… es culpa del tráfico… a este ritmo será culpa del bueno de Espinete… ¡Una puta mierda! Es culpa de la gente, traidora, mentirosa y cobarde que no tiene ni la decencia de asumir su culpa.

Hablo de 20 km de extensión calculado así de cabeza, pero esto es aplicable al 90% de las playas españolas.

Os explicaré un secreto. Sabéis que tengo vinculación profesional con el periodismo al máximo nivel, cubriendo política, noticias, deportes, conciertos y actualidad generalista, para medios de comunicación internacionales. Conocemos fuera de España la singularidad del litoral español en todo el mundo, y sabemos que no es ningún ejemplo a seguir para el respeto al medio ambiente. Nos llegan a las redacciones informes de supuestos expertos en la materia, y digo "supuestos" porque la gran mayoría de veces hay intereses detrás de estos personajes que siempre hablan del perfecto estado de las playas y de su número de banderas azules. Nunca culpan a la gente, nunca culpan a la construcción o edificación del terreno, y nunca culpan a las Administraciones o Gobiernos. Su objetivo es elogiar la imagen de España, Cataluña y el Mediterráneo, y supongo que creen que toda la prensa somos tontos y nos lo creemos todo, sólo porque ellos/as lo dicen.

La realidad en España es muy clara. Este es un país de fiesta y ocio. La gente va a la playa de forma masiva, porque la playa es una parte muy importante del ocio del país. Van a tomar al sol, van a pasear, a divertirse, a jugar a voleibol, a fútbol, a correr, a pasear el perro, a estar con los amigos, a bañarse, a pasar el calor, a mirar el mar, a nadar, a follar y mil cosas más. Van todo el año, desde enero hasta diciembre, aunque en verano la afluencia es espectacular, pero en invierno yo he visto gente en la playa. He visto incluso tíos desnudos en la playa en enero. Algunas playas en invierno tienen sus depredadores sexuales, porque se encuentran hombres para sexo, se muestran desnudos al amparo sobre todo de las rocas que generan bolsas de calor, y esperan, o miran, o buscan, o persiguen, pero este es otro tema que os explico en otro artículo.

Es innegable que las playas, en su formato actual, generan un motor dinámico muy importante y esencial para la economía del país. Es el turismo, pero no sólo son extranjeros. Es el turismo internacional, es el turismo nacional y es el turismo local. Las imágenes donde se ven las playas llenas de gente son las postales de este país. Esto genera trabajo y dinero, sí, es cierto. Funciona hoteles, campings, restaurantes, y otros sectores. Sin la playa estos sectores entrarían en quiebra, y se perderían miles y miles de puestos de trabajo. Por eso la gente ha robado las playas a la naturaleza, y las ha prostituido para convertirle en un valor económico.

Se ha hecho sin escrúpulos, sin compasión, y sin un mínimo esfuerzo de querer encontrar el equilibrio entre el negocio y el respeto a la naturaleza. Los proyectos han sido una aberración que se ha olvidado del futuro, y han provocado una grave destrucción del medio ambiente litoral. Por encima de todo ha importado el precio, la comodidad, la diversión y la rentabilidad, porque en este país el ocio y la fiesta son intocables.

Ahora surge algo de concienciación, pero creo que sólo es postureo. A mí me encanta la naturaleza, y yo no he usado nunca el discurso banal y vacío de ecologista y animalista. No hace falta usar estos discursos. Mucha gente dice que son ecologistas o animalistas, y te lo dicen sentados sobre las dunas de la playa, tumbados donde las aves ya no pueden parar, o viviendo en casas que antes era bosques sanos llenos de animales salvajes. ¡Qué asco me da, de verdad! ¡Menos palabras y más hechos!

Yo estoy convencido que esto no tiene solución. No creo en la gente, y por mí les pueden dar por el culo a todos y todas. Nuestras playas mediterráneas están muertas, y el futuro va a pagar caro estos errores. Han destrozado todo ese medio ambiente por disfrutar de las vacaciones, del verano y enriquecerse con el turismo. Mi confianza en la gente, en su actitud, en su inteligencia y su sentido común, es cero. Nula. Nada. Se pasan el día mirando cómo ocurre y criticando, pero no trabajan para solucionarlo. ¡A la gente le sobra estupidez e hipocresía! No hay concienciación, no hay voluntad, no hay valentía, no hay sinceridad, no hay sacrificio, no hay interés, no hay diálogo, no hay opinión, y lamentablemente va a ir a peor.

En mi libertad de opinión personal, la única solución positiva pensando en el futuro es revertir el destrozo. Hay que cerrar los campings y construcciones donde antes estaban los prados que se inundaban en diluvios. Hay que cortar las carreteras que antes eran caminos de tierra maltrechos pero imprescindibles para mantener la calma del paraje. Hay que dejar de limpiar las playas de las cañas y maderas que deposita la propia naturaleza, arrastrada por los ríos, porque es refugio y alimento de animales. Hay que dejar de repoblar las playas artificiales con arena falsa. El mar es quien decide la forma de la costa. ¡Sí, estas soluciones serían un paso positivo!

De todos modos, que nadie se preocupe. No hay nada de qué preocuparse. ¡No se harán estas propuestas! ¡La gente puede estar muy tranquila! Las Administraciones, Ayuntamientos y Gobiernos competentes, os seguirán limpiando las playas, seguirán llenando de arena las playas artificiales fabricadas por el ser humano para que se pueda tomar el sol feliz, seguirán poniendo los columpios, porterías, bares, terrazas, hamacas, sombrillas, asientos, espigones, palmeras, castillos hinchables, patinetes, porterías de fútbol, lavabos, duchas y hasta pasarelas de madera para que a la pobre gente no se le llene las sandalias de arena. ¡Y eso que es la playa! ¡Qué estupidez! ¡Es como ir al Polo Norte y pedir que os pongan estufas en el hielo! ¡Hay que joderse!

Este presente es insostenible, y tiene fecha de caducidad ¡y lo sabéis! Pero la gente prefiere ignorarlo, miran hacia otro lado, y escriben su novela del día a día felices y orgullosos. Se sienten protagonistas. Se sienten importantes. Sienten ser alguien. En el presente, en estas fechas, es cierto que nadie os va a tachar ninguna línea de esta mierda de hojas. ¡La gente puede estar muy tranquila! En el futuro… ¡esto ya es otro debate!... que todavía no está escrito… pero yo no confiaría mucho en los halagos. No creo que sean felicitaciones, no. Quizá escribirán todo lo contrario. ¡Hay muchas probabilidades! Pero supongo que a esta sociedad egoísta y mal mimada le importa una mierda. No es ninguna sorpresa tampoco. Al fin y al cabo, lo he dicho antes. Mi confianza en la gente es cero.

21 julio 2019

Atada a un tractor fantástico con cuatro aros redondos

18 julio 2019

Este tractor es muy atractivo para fotos por estas herramientas de la agricultura. No os voy a explicar qué es porque tampoco hace falta, pero en plan divertido le llamamos los girasoles de hierros. ¡No, no, no son girasoles!.

Estos cuatro aros no están afilados, pero cortan increíble. Son muy fotográficos porque te dan muchos ángulos y salen en formas muy distintas, paralelos, oblicuos o superpuestos. Quedan genial con el cielo azul, pero para eso debería de estar el tractor en los campos abiertos, y no vamos a sacarlo de la finca porque en estas épocas del año te sale gente por todos sitios, de excursión, en bicicleta y mil historias. Podrían vernos y hacer foto con la mierda de los putos móviles que han destrozado la fotografía, que han convertido la fotografía en algo masivo, banal y sin calidad, y prefiero hacerlo dentro de la finca.

La modelo está atada al tractor con otras cuerdas nuevas que hemos comprado. Son de color fucsia muy brillante, y quedan muy visibles. Nos han encantado su resultado estético.

-

Atada en un río de muy poco caudal por las escasas lluvias

13 julio 2019

En algunas épocas del año este río lleva muy poca agua porque o ha llovido muy poco en esta zona de Cataluña. El año pasado fue uno de los años más lluviosos que yo recuerdo, y este año hemos tenido todo lo contrario, es decir, bastantes meses sin casi lluvia.

Hemos hecho muchas galerías en ríos fuertes con mucha agua, que exigen hacer las fotos con la máxima seguridad, el máximo sentido común y la máxima experiencia, a la que sumamos que yo me crié rodeado de naturaleza, de bosques, de ríos, de agua y de animales.

Nos apetecía hacer una sesión de agua que no tuviera ninguna dificultad, y hemos ido a este río que está con el caudal muy bajo, con la idea de representan el agua como una fina alfombra cristalina y limpia, con sus formas distintas.

Atada en la playa junto las cañas de los temporales

08 julio 2019

Las playas de nuestra costa son plenamente turísticas, e incluso podríamos decir que muchas de nuestras playas son fabricadas por el ser humano, porque si no fuera por el mantenimiento y los espigones hay playas en nuestro litoral que no existirían.

Las playas, respetando los procesos de la naturaleza, ante algunos temporales se llenan de sedimentos y materiales que arroja el mar. Por naturaleza, suele llenarse en estos temporales de mar o de lluvia de maderas, troncos, cañas o similares que los ríos arrastran desde las montañas hasta desembocar al mar, y que el oleaje o las corrientes deposita en la playa.

Es muy difícil ver esta naturaleza porque siempre se limpian las playas, para que la gente pueda ir a tumbarse en la playa con la toalla, tomar el sol, jugar a voleybol, y mil historias, pero esto no es suciedad. La guarrería son las bebidas, los bocadillos, el tabaco y todo resto de basura que deja la gente en la playa.

Atada desnuda sentada sobre un caballo sin silla

03 julio 2019

Hemos hecho una impresinante sesión bondage muy complicada, porque las garantías de seguridad deben de ser máximas, para la modelo y para el caballo también. El caballo es un ser vivo, y son unos animales fantásticos. Su nobleza es sorprendente. Aquí viven con mucho espacio en grandes recintos abiertos, y en estas condiciones los caballos se desarrollan con mucha naturalidad. Tienen su instinto, tienen su carácter, su personalidad, y cada día es diferente. Cada día hay que ver cómo está el caballo.

Hay que saber de caballos para hacer estas fotos, porque la modelo y el caballo no pueden sufrir ningún tipo de daño o estrés. ¡Ninguno de los dos! ¡Las mejores condiciones para ambos! Los caballos son un animal extraordinario y precioso, y es un animal muy delicado y sensible. Se asustan y se ponen nerviosos muy fáciles, y esta es una de las razones por las cuales estas fotos son complicadas.

Otro detalle complicado es que la modelo está sentada desnuda sobre el caballo sin silla, y tiene las manos atadas a la espalda. El equilibrio es difícil. Sentada en esta posición sin la silla se puede resbalar, y es vital que el caballo esté tranquilo, confiando en la persona, y que la modelo sepa sentarse.

La inmensa estupidez de contratos de esclavitud en fantasías BDSM

Yo soy una persona muy abierta que siempre defiendo las libertades sexuales de las personas, y me da asco toda la puta hipocresía de la sociedad, sus prejuicios, sus tabúes, su intolerancia, sus estigmas y todas las demás aberraciones que niegan de palabra hasta aburrir. Las mentiras se las pueden meter por el culo.

También es cierto que defiendo las libertades sexuales con sentido común, con el consentimiento mutuo y el acuerdo libre, voluntario y lúcido, de todos y todas los chicos y chicas que participan. Remarco este punto porque hay que ser realistas, y debemos de asumir que el mundo está lleno de psicópatas que nos podemos encontrar en cualquier momento. Existen, sí, por desgracia.

Hay muy pocas cosas en las libertades sexuales que detesto y crítico. Apenas creo, hablando así de memoria, que las podría contar con los dedos de una mano, y en esta lista aparece la inmensa estupidez de hacer contratos de esclavitud dentro de las fantasías sexuales.

Os cuento, sobre todo para aquellas personas que no sabéis qué es, que los contratos de esclavitud son documentos firmados en los que establece unas obligaciones en la relación entre amos/as y esclavos/as. Son contratos de las prácticas BDSM, y sin escrúpulos les llaman contratos de esclavitud.

No tienen ninguna gracia y no son divertidos, pero para quitarle importancia al asunto hay que decir que estos contratos no tienen ningún valor legal y nadie está obligado a cumplir lo que ponga. Deberían de ser considerados una anécdota, pero puede haber algún desequilibrado que sí diga que es obligatorio cumplirlo. ¡No! ¡Repito de nuevo, no! ¡No, no y no!

Hablando de nuevo de estos documentos, el principio fundamental de lo que la gente escribe es establecer las obligaciones del esclavo/a hacia su amo/a o señor/a, en el sentido de la obediencia, la entrega o los castigos, por ejemplo. En ellos se pueden escribir frases divertidas, pero hay contrato en los que se escriben auténticas idioteces. Hay gente que pone la obligación de ser sumiso o sumisa toda la vida, que le debe de entregar todo su dinero, les hacen firmar el Título de Propiedad, que sus pertenencias se las cede y entrega a su amo o ama, que deberá de trabajar para su amo o ama, o que el sumiso o sumisa tiene que permitir ser violado y encerrado cuando quiera, o que su amo o ama le explote sexualmente.

Subnormalidades. Esto no lo escribe ni un enfermo mental. Estos contratos son mucho peor. Estas atrocidades no son libertad sexual. Esto son delitos, y no hace falta la palabra "presunto" delante. No hace falta saber de leyes para saber que esto es delito. ¡Tal como suena!

El listado de idioteces que se pueden leer en estos contratos todavía sigue. Hay gente que pone que el sumiso o sumisa no puede abandonar el contrato sin una razón justificada, que tiene la obligación de cumplirlo siempre, y que tiene que pedir la recisión con un mes de antelación. ¡Es increíble!

Esto no me entra en las fantasías de ninguna manera, y eso que yo tengo una imaginación muy juguetona, pícara y perversa, pero no le veo la puta gracia a estos contratos. Creerse de verdad estos contratos demuestra una mente muy peligrosa en la que yo recomendaría no confiar jamás en la vida.

Supongo que estos sujetos se masturban leyendo las hipotecas, las facturas o las multas de tráfico. Deben de llegar a su casa, ponen las multas y la hipoteca por encima de la mesa, y se pajean, porque de otro modo no veo ni un miserable morbo erótico a estos contratos. ¡Nada! ¡Cero!

Todas estas frases de los contratos de esclavitud que os he explicado en los párrafos anteriores no deben de escribirse nunca, y ni tan siquiera deberían de formar parte de una fantasía, absolutamente de ninguna. Son expresiones de completo rechazo, machistas, denigrantes, vejatorias, esclavizadoras, inaceptables, y creo que me quedo corto todavía con los adjetivos.

Esta es mi opinión personal, pero ahora voy a analizarlo ahora con mayor severidad, jurídica y legal, repasando algunos formas de forma resumida.

Comenzaría esta segunda parte del artículo explicando qué es un contrato. La definición más sencilla y aplicable en general seria aquella cual dice que un contrato es un acuerdo privado entre partes que se obligan sobre materia o circunstancias determinadas, que genera derechos y obligaciones de las voluntades pactadas para las partes firmantes, y a cuyo cumplimiento pueden ser compelidas. Pueden ser tanto oral como escrito, aunque su amplia mayoría y aceptación suele ser escrito, porque es la forma irrefutable de demostrar su existencia. Por eso todos los contratos válidos de trabajo, de compras de pisos, de coches y muchos otros detalles de la vida diaria, son escritos, y por supuesto firmados e incluso sellados.

En la legislación española, país en el que yo vivo y que es mi nacionalidad, se señala que habrá contrato cuando varias partes se ponen de acuerdo sobre una manifestación de voluntad destinada a reglar sus derechos. Doctrinariamente, es un acto jurídico que tiene por finalidad crear derechos y obligaciones. Las partes en un contrato son personas físicas o jurídicas, empresas, Administraciones, etc, y éstas representan dos extremos de la relación jurídica obligacional.

Visto de este modo, son de obligatorio cumplimiento, pero hay cinco modos establecidos por las leyes para la ineficacia de los contratos, siendo éstos la nulidad, la anulabilidad, la rescisión, la revocación y la resolución.

La nulidad del contrato, que supone que el contrato no produce efecto alguno, puede ser por varias causas, pero de entre todas nombraré dos que tendrían relación con estos estúpidos contratos de esclavitud, que vendría a ser el objeto del contrato ilícito o imposible o que no pueda determinarse, o que el acuerdo de las partes vulnere los límites marcados por la ley, moral o el orden público. Esta es una acción, refiriéndome a la nulidad, que puede ejercerla las dos partes intervinientes y aquellos terceros que resultan perjudicados por el acto nulo. También cabe decir que un contrato falso entra en la anulabilidad como modo para la ineficacia del contrato.

Con esto se entiende que un contrato de esclavitud no tiene ningún efecto ni obligación a cumplirse, pero siempre sale el típico listo con un discurso ensayado o con mucho verborrea que usaría de excusa el hecho de que los contratos siempre están sujetos a interpretación, porque de ésta depende la posterior calificación jurídica y los efectos que el ordenamiento asigna a la manifestación de la voluntad. Cuando hay diferencias en la interpretación y no hay acuerdos amistosos el problema se traslada a los Juzgados, y es un Juez quien determinará su validez o no.

Dicho esto, sería surrealista o cómico ver un amo o ama que denuncia a su sumiso o sumisa por no querer cumplir su contrato de esclavitud. Diría con casi total seguridad que el peso de la Ley va a caer con toda su dureza sobre el amo o ama, aunque sea quien presenta la denuncia, y para comprender el por qué sería apropiado definir qué es la esclavitud.

Indistintamente de mi opinión, que ya os digo que me repugna esta palabra, no la he usado nunca y ni la he pensado nunca en las fantasías, voy a usar definiciones a nivel internacional para hablar de la esclavitud. Lógicamente, la primera de todas es la Declaración Universal de Derechos Humanos, la cual establece en su artículo 4 que nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, y que la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

También la Convención sobre la Esclavitud, firmada en Ginebra el 25 de septiembre de 1926 y posteriormente modificada por el Protocolo aprobado en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, establece que:

- se define, en el Artículo 1, que por esclavitud se entiende el estado o condición de un individuo sobre el cual se ejercitan los atributos del derecho de propiedad o algunos de ellos;

- y el artículo 2 dice que las Altas Partes contratantes se obligan, en tanto no hayan tomado ya las medidas necesarias, y cada una en lo que concierne a los territorios colocados bajo su soberanía, jurisdicción, protección, dominio o tutela, a prevenir y reprimir la trata de esclavos, y a procurar de una manera progresiva, y tan pronto como sea posible, la supresión completa de la esclavitud en todas sus formas.

Así era, por lo menos, en mis tiempos de estudiantes, y no creo que lo hayan modificado en este siglo XXI que nos encontramos, o en todo caso habrá sido para darle mayor severidad y aniquilación a esta práctica aberrante. ¡Así al menos yo lo espero!

A día de hoy, y vuelvo a repetir que estamos terminando la segunda década del siglo XXI para no olvidarlo, todavía existe en ciertos países del mundo la esclavitud, y peor todavía, la esclavitud infantil o hereditaria. Hay organismos que luchan heroicamente para su erradicación total, y lo hacen en unas condiciones y una inseguridad muy difícil.

Por lo tanto, no se necesita ser una máquina de inteligencia sobrenatural para darse cuenta de que dichos contratos, si se obligan a cumplir en serio y se llevan más allá de un juego anecdótico, vulneran las leyes españolas e incurren en delitos penales muy graves castigados con prisión. En España está penalizado, por ejemplo, enriquecerse de una persona que ejerce la prostitución, aunque sea con su consentimiento y permiso y aun habiendo vínculos de cualquier tipo, tal como específica el artículo 188 del Código Penal español, si no lo han cambiado desde mis tiempos. Espero que España no haya retrocedido en este punto.

Estaría escribiendo horas y horas, pero esto es sólo un artículo, y terminaría recalcando que todas las personas tenemos sentido común y uso de la razón. Así debería saber, pero sabemos que la vida diaria está llena de descerebrados que no saben lo que es usar la razón y el pensamiento. Existe esa frase mítica que dice que el sentido común es el menos común de todos los sentidos, y es verdad.

Se puede disfrutar plena y satisfactoriamente del sexo sin la necesidad de redactar ningún tipo de contrato absurdo. Los roles, sean cual sean, viven en las fantasías de las personas, y se desarrollan libre y voluntariamente cuando comparten su vida sexual con aquella persona de mismos gustos, aun adoptando el rol contrario. Hay gente que le gusta azotar y ser azotados. Hay gente que le gusta la lluvia dorada, que les dominen o ser dominados, que les pongan pinzas en los pezones, que les castiguen o ser castigos, y miles de otras posibilidades. En sexo cada persona puede vivir su rol, libre, consentido y voluntario.

No perdáis ni un segundo en escribir un estúpido y repugnante contrato que jamás deben de imaginarse y existir, y disfrutar juntos del sexo, de vuestras fantasías, de los deseos, con libertad y consentimiento. Esto sí es libertad sexual.

30 junio 2019

Atada dentro del agua

27 junio 2019

Habíamos terminado una sesión anterior en el agua media hora antes, y nos movimos unos centenares de metros para hacer una segunda galería hasta otro tramo de agua donde la modelo pudiera estar más alejada de la orilla

No se podía perder mucho tiempo para adornar con muchas cuerdas.Aquí hay mucha gente que viene a pescar, a nadar, a mirar el paisaje, pasear, e incluso hay policía que patrulla por los caminos y la orilla. En cualquier momento aparece una persona, y hay que vigilar con la mierda de los móviles, porque cualquier imbécil te puede hacer una foto con el móvil de los cojones, y no se puede ir regalando fotos, por intimidad, por profesionalidad, por privacidad y porque devalua las fotos.

Hicimos algo muy simple, fácil de deshacer y evitar este riesgo. Fue un arnés decorativo de cuerdas rodeando sus pechos, las manos atadas la espalda por las muñecas, y amordazada con un ballgag. No me importaba mucho la complejidad de las ataduras. El escenario era muy bonito y protagonista también como la modelo.

Bondage en el agua en un bonito paisaje

22 junio 2019

Este rincón de la naturaleza es muy bonito, pero como ocurre en casi toda Cataluña suele estar muy lleno de gente. Hay gente que viene a pescar, hay gente paseando por las orillas, gente bañándose, gente paseando el perro, gente haciendo turismo, y gente y gente y gente. ¡Un montón de gente!. Hay mucha afluencia de público, y también hay policía que patrulla por estos caminos.

Por lo tanto, no es un lugar para adornar con muchas cuerdas. Hay poca intimidad, y además hay que vigilar con la mierda de los móviles.

Fue con las piernas atadas juntas por tobillos y rodillas, las manos atadas a la espalda, amordazada, y en un ángulo fotográfico que se captara amplitud de agua.

Atada en un bondage hogtied militar

17 junio 2019

La naturaleza siempre está muy bonita después de las lluvias. Los colores son muy vivos y muy intensos, y el sol tiene una intensidad muy reluciente. Yo diría que brilla más y se refleje en las hierbas. Siempre me lo ha parecido. Supongo que es por efecto de la lluvia.

Me encanta la naturaleza y estar bien lejos de la mierda de la gente. Me encanta esta tranquilidad, aunque por desgracia cada vez son menos solitarios, porque ahora ya te encuentras gente en todos sitios y a todas horas. Te salen entre matorrales e incluso de noche. Es un desastre esto de la gente.

Un prado con verdes de tonalidades muy diferentes fue el escenario para hacer este hogtied algo duro. Es una posición sensual, es muy fácil de hacer, es rápida, transmite de una forma muy visual el erotismo de la indefensión atada y la inmovilidad, no requiere tener muchas cuerdas, y es muy efectiva.

Atada innovando ideas en el bondage de las piernas

12 junio 2019

Habíamos ido de excursión por la montaña. Sabemos de bastantes rincones donde se puede tener una cierta tranquilidad para hacer fotos, sin olvidar que estas montañas están llenas de gente y hay caminos y senderos por todos sitios, por lo que en cualquier momento te sale una persona incluso desde detrás de los arbustos.

Este lugar no es el típico escenario al que nuestros seguidores y seguidoras están acostumbrados, con balas de paja, ríos, mar, animales, coches y muchos más. También nos gusta de vez en cuando hacer fotos con la modelo bien atada y como única protagonista de la escena.

Buscamos hacer algún bondage distinto en las piernas, con las rodillas atadas juntas, una encima de la otra, cruzando las piernas, con los gemelos algo cruzados en dirección contrario y los tobillos atados a diferente nivel, para ver qué tal salía esta posición en las fotos.

Bondage en un bonito pajar soleado

07 junio 2019

Nos gusta mucho este pajar sobre todo por sus grandes columnas que tiene en su parte frontal. Las balas de paja están muy apiladas, y geniales en la toma fotográfica general, con las columnas a ambos lados. Yo la encuentro bonita.

Hay gente que es alérgica a la paja. Este es un detalle importante. Yo he visto reacciones de todo tipo en las personas. Hay gente que le lloran los ojos, hay gente que estornuda, hay gente que le cuesta respirar, y hay mucha gente que le salen sarpullidos y hurticarias y picores como reacción más habitual. También hay gente que se le puede poner la piel con un tono algo amoratado y lila, si tiene calor la persona y hace calor. No sé por qué pasa. No soy médico, pero sé que le pasa a mucha gente. Lo he visto desde mi infancia siempre.

Thyffany se colocó tumbada sobre una bala de paja, en el centro del pajar, e hicimos un hogtied firme sin mordaza esta vez, para enseñar que en esta posición sale sonriente, tranquila y cómoda, porque en verdad esta posición es cómoda y fácil de aguantar, para una modelo de su increíble nivel.

El por qué excitan las mordazas

Estos días he podido comprobar que la gente tiene curiosidad por las mordazas. Muchas personas han coincidido en preguntar qué sentido tiene la mordaza en el juego sexual. Preguntan por qué excita usar la mordaza. Yo sabía que esta duda existía, pero veo que es una pregunta muy habitual.

Hay varios razones por las que la gente usa las mordazas, y os la voy a responder largo y extenso.

En primer lugar, en la sociedad siempre ha existido el error de que la excitación es ver a la gente desnuday follando. Es un concepto equivocado producto de la incultura y la censura de la propia sociedad. Sin embargo, muy pocas veces nos hablan del sonido, de los audios, y un ejemplo muy fácil para entender la importancia del audio como estímulo para la excitación es el porno. La gente mira porno, y cuando miramos porno lo hacemos con el audio de la película. ¿Qué ocurre si miramos una peli porno sin audio? Podeís comprobar que no es tan excitante. Queremos escuchar los jadeos, los gemidos, al ver porno.

Hay un experimento que puede probar cualquier persona en su casa. Mira una película porno sin audio. Es decir, quita el audio del ordenador o del televisor. Después, repite el experimentar, usando la misma película, pero en esta ocasión a la inversa. Cierra los ojos, tapa la pantalla, o simplemente colócate de espaldas para no ver la película porno. No mires la película porno. Pón sólo el audio. Muy probablemente, produce mayor excitación que mirar la película sin volumen.

Con las mordazas ocurre el mismo fenómeno. Una persona amordazada emite unos gemidos muy característicos, típicos de una persona amordazada. Son aquellos gemidos tipo mmmppffff ó ffffiffiiiii que habréis visto escritos en miles y miles de relatos eróticos. Ese sonido excita a mucha gente. Les encanta. Es el audio de su película porno. Les excita ese gemido. Es como una música erótica, y aquí entro en la reflexión curiosa de que una persona amordazada no excita sin ese murmuro, o al menos no es tan excitante. Sí, esto también ocurre. La mayor excitante de usar las mordazas es cuando la persona murmura amordazada.

Otro punto a destacar por el cual excita las mordazas es que aumenta la sensación de indefensión. El bondage, como he dicho muchas veces, es la fantasía de atar y ser atadas o atados. Esto no es sado. La clave del juego no es la sumisión, no es la humillación, no es la dominación. Es la indefensión y similares, el poder jugar con el placer de la otra persona sin que pueda evitarlo, y a la inversa es el dejarse hacer sin poder evitar la excitación. La mordaza aumenta esa sensación de indefensión. La hace mayor y más intensa, porque no puede hablar ni gritar.

La tercera razón por la cual excita podría decirse que es como un objeto fetiche. Hay gente que se excita mirando zapatos de tacón de aguja. Los zapatos de tacón alto, la lencería sexy femenina, o las medias, son objetos fetichistas muy habituales que son el centro de la excitación, o de seducción, de millones de personas. La mordaza podría tener su consideración fetichista, en aquel tipo de personas que les gusta ver las personas amordazadas, porque su estética también es importante, sí, es cierto.

Esta importancia estética de las mordazas la podéis comprobar en sus diseños. Hay mordazas de todo tipo, ring gags, ball gags, penis gags, harness gags, y muchas más. Hay mordazas de color rojo, de color negro, azules, con correas también de distintas colores, y de centenares de formas. Es la parte estética, muy cuidada también desde la producción comercial.

Una cuarta razón a mencionar es que las mordazas suelen ser un juguete erótico que gusta a las dos partes cuando se usan. Le gusta a la persona que amordaza, y le gusta a la persona amordazada, porque en caso contrario no se usan. Aumenta la excitación en ambos/as participantes, si se usan correctamente porque les gusta a los dos, mútuo y consentido.

Estas tres son la gran mayoría de causas que provocan la excitación, el placer, el gozo y el uso de las mordazas, aunque lógicamente en sexo cada persona tiene sus propias fantasías, y puede haber gente que diría alguna otra razón, suya, propia y personal. El mundo de las fantasías es muy amplio, y por la hipocresía de la sociedad podemos decir que es incluso desconocido.

Sin embargo, siempre hemos de ser muy serios cuando hablamos de mordazas, y también hay que advertir que este juego puede ser peligroso. Hay mucho puto subnormal que tiene el cerebro en el era de los trogloditas, y hay que ir con mucho cuidado. Siempre hay subnormales. Sí, existen, y muchos, hay un montón.

Por lo tanto, hay algunas recomendaciones que se deben de seguir, y os las explico de una forma resumida pero muy claro y directo, tal como hablo yo, para no extenderme mucho en el texto.

En primer lugar, hay personas que no soportan las mordazas. Les puede dar naúseas, arcadas, pueden sentir espasmos en el cuello y que se les cierra el cuello, o les puede dificultar respirar. Las mordazas que van dentro de la boca, como el ballgag, el ringgag, el penisgag y otras, pueden provocar babeo intenso, puedes sentir el cuello oprimido o cerrado, y puedes sentir dolor en la mandíbula. Hay gente que dice calambres. En estos casos, no usar nunca estas mordazas. Es nuestra constitución física. Hay gente que tiene la boca más pequeña o que puede abrir mucho o poco la boca. Todo esto influye por naturaleza y no se puede entrenar. Busca una mordaza que se ajuste a los gustos mutuos de ambos/as. Hay otras mordazas que no son dentro de la boca, como la cinta de precintar, por poner un ejemplo.

El segundo riesgo a destacar es que la mordaza dificulta la comunicación. Aquí hay un riesgo especial. Una persona sin experiencia existe el peligro de que no sabe diferenciar entre los gemidos de encontrarse mal o de estar excitada en una persona amordazada. Pueden confundirse. Puede pensar que la persona está excitada, y en realidad se encuentra mal. Es imprescindible hablar. Se puede preguntar mientras estás follando si le gusta. Sólo eso ya sirve. La persona amordazada emitirá un "ffffiiiii" si se encuentra bien, y hará un "mm mm" en dos partes si se encuentra mal. Para inmediatamente en ese caso, y quita la mordaza. Al instante. Recuerda que con una persona amordazada las palabras de seguridad no son válidas, porque no son suficientemente seguras.

No hagáis nunca jamás nada obligado o forzado. No se puede obligar a nadie a usar mordazas. Las mordazas se tienen que hablar antes del juego sexual. ¡Hablar mucho! ¡Bien claro! ¡Que no quede ni una duda! Este juguete no se usa sin antes hablar. No se puede jamás obligar a nadie a usar un juguete sexual que no quiere probarlo. No es no, y el idiota que no lo entienda que le den por el culo y se masturbe solo en su casa.

No uséis nunca las mordazas si estáis borrachos/as, drogados/as o cualquier otra circunstancia que altere vuestras facultades mentales y físicas, o que distorsione la realidad, incluso productos alucinógenos o bebidas energéticas. El uso de cualquiera de estas sustancias puede provocar un error o accidente trágico o mortal. El vicio os lo dejáis para después, cuando ya no usáis la mordaza.

Las mordazas se usa muy poco tiempo al principio, y se puede ir incrementando a medida que tenéis experiencia, práctica, madurez y sentido común. Es como todo en la vida. Todo es peligroso si la gente es inconsciente, subnormal o imprudente. Se supone que somos el animal con el mayor sentido común del planeta, aunque muchas veces no lo parece.

Repito, por último y por terminar, que es imprescindible hablar entre vosotros al detalle antes de usar la mordaza. Hablar de los gestos, del tiempo, de las sensaciones, de las pautas de seguridad, de qué tipo de mordaza usar, de experimentar primero con la mordaza, de usar la mordaza floja las primeras veces, que sea muy fácil de quitar, hablar del sentido común, demostrarlo, y que quede bien claro que en el sexo manda el cerebro. Úsalo. La polla no es el cerebro. La polla sólo obedece. El cerebro está arriba, en la cabeza, y no hace falta estudiar anatomía para saberlo.

02 junio 2019

Outdoor bondage atada en la granja

31 mayo 2019

Hemos publicado una nueva sesión outdoor bondage atada en la granja.

Esta vez fue con la modelo atada en una de estas estructuras de hierros que parecen creadas para fantasías, aunque por tienen tienen otro uso real muy distinto. La modelo estaba tumbada boca arriba, vestida con un top y short militar, amordazada y atada por todos sitios. Los hierros permiten pasar y afianzar firmes las cuerdas de una forma muy fácil y segura. Esta atada con las piernas abiertas, atada a las barras laterales desde los tobillos hasta los muslos, sin poder abrir ni cerrar ni mover nada las piernas por la tensión exacta de las cuerdas y la dureza inquebrantable de los hierros.

Los brazos los tiene atados en alto, como abiertos en cruz, desde los hombros hasta las muñecas. Otras cuerdas van de un lado a otro, por encima de su cuerpo apresado contra esa estructura de hierro, con las ataduras ayudadas en ser mejores en los hierros que se unen por dentro, y que están debajo de su espalda. Esta perfectamente atada.