Atada con un caballo Irish. Este mes hemos vuelto a hacer una nueva sesión de fotos bondage atada con caballos. Esta es una raza de caballos muy fácil de identificar, para las personas que entienden de estos preciosos y nobles animales. Es un Irish, que en España le llamamos el caballo irlandés, y hay tres tipos de estos caballos. Hay un caballo dentro de esta raza que es pequeño y bajo. Hay un segundo tipo de estos caballos que son medianos, que son los Gipsy, y existe un tercer tipo de caballo perteneciente a los Irish Cup, que son mucho más altos y alcanzan los dos metros de altura. Son inconfundibles por este tono blanco tan espectacular que tienen en su pelaje, que contrasta con el negro azabache.

Este caballo en concreto es de la raza Gipsy, es decir, de tamaño mediano. Los caballos son animales muy nobles, y cada uno, incluido yeguas, tienen su propio carácter y personalidad. Este caballo no le gusta ser montado. No es su predilección. Son animales que se sienten más cómodos en tirar como se le dice coloquialmente, y los veréis en muchas ocasiones llevando carretas. Por esta razón no hicimos la sesión fotos con Thyffany atada sentada encima del caballo. Existe el riesgo de que el caballo la descabalgue, y ya hicimos con otros caballos las fotos de Thyffany atada y sentada sobre los lomos de otros caballos, y que podéis ver navegando fácilmente por nuestra web.

Por esta razón hicimos la sesión atada de pie, atada con cuerdas rodeando sus piernas, los brazos atados a la espalda y amordazada. Salieron unas fotos maravillosas. Ha sido muy difícil elegir las fotos para mostrar la sesión, porque hay centenares de gestos del caballo, pero no puedo publicar centenares de fotos, porque sería interminable. Me he decidido por estas fotos, que ya son ilustrativas.

Bondage con Sweet Foxy, Malamente, Bhumikampa y Miss_Ira. Esta semana tuvimos un día muy divertido con Sweet Foxy, Malamente, Bhumikampa y Miss_Ira , cuatro modelos bondage llenas de fuerza, entusiasmo y energía, y fue un día con un montón de anécdotas.

Empiezo hablando de los mosquitos, o mejor sería decir del ejército inmenso de mosquitos. ¡Centenares de mosquitos! ¡Impresionante! ¡Incontables! Las modelos estaban acribilladas a picadas de mosquitos. Te mirabas la pierna, y podías ver hasta diez mosquitos picando a la vez. Los mosquitos eran como un atasco kilométrico de coches en la autopista, o como estar esperando en la cola del supermercado para picar. Me da la impresión que al final del día estaban los mosquitos por el suelo con la barriga a reventar del banquete de tanta sangre.

También a Bhumikampa y Miss_Ira le picaron avispas. ¡Además de mosquitos, también avispas! ¡Vaya día! Estábamos haciendo las fotos bondage atadas junto a Sweet Foxy, y nos movimos unos metros para cambiar la toma. Las modelos estaban andando para colocarse junto otros arbustos, cuando de pronto yo vi un agujero en el suelo. Era una colmena de avispas de olla. Son avispas cuyo enjambre está bajo tierra. Sí, sí, son avisperos bajo tierra. Yo las conozco desde mi infancia, y por eso las vi rápido. Son muy peligrosas, muy agresivas y muy grandes. No se ven. Están muy ocultas bajo tierra, y es muy fácil tropezar o pisarlas. Les avisé urgentes que se apartaran, pero aún así a Bhumikampa le picó una avispa en el culo, y a Miss_Ira le picó en el brazo.

Atada dentro del río frente estas cascadas de agua. Esta es una de las centenares, incluso podría decir miles sin riesgo a equivocarme, de presas, muros, diques y todo tipo de construcciones que hay en los ríos de nuestro país, porque la fuerza de los ríos se utiliza para crear energía, ybpara abastecer de agua la ciudadanía, poblaciones y empresas, con lo que es muy habitual encontrarte la mano humana en ríos.

El riesgo de estos lugares depende de muchos factores, porque varía según se abren compuertas, o por lluvias continuadas, o por tormentas, por deshielos, o por el caudal del río, para destacar los peligros más habituales. Según la época del año, la situación climatológica,o la demanda energética, hay más agua o menos agua. También hay presas, diques, etc, a los cuales te puedes aproximar muy fácilmente, y hay otros sitios, como por ejemplo en centrales hidroeléctricas, que no te puedes acercar porque están vallados e incluso vigilados por cámaras,con perros, tienen accesos cerrados, o están dentro de recintos privados.

Nosotros nos acercamos en el punto medio de caudal de agua. No nos gusta las fotos con poca agua porque es desaprovechar un escenario que en muchos momentos del año tienen una fuerza espectacular, pero en esos momentos tan bellos tampoco puedes ponerte en el agua, porque al instante te arrastraría el río como si fueras una liviana hoja caída de un árbol.

Bondage muy atrevido y peligroso en el centro de este río profundo. Voy a empezar el texto de estas fotos bondage diciendo que a nadie se le ocurra hacer el imbécil y quiera copiar esta sesión. Esta es una de aquellas sesiones que sólo hacemos entre nosotros, y fue una sesión peligrosa y complicada, pero tenemos mucha experiencia, y conocemos todos los riesgos.

Por naturaleza, los ríos varían su caudal según la época del año y las lluvias. Cuando caen tormentas y diluvios los ríos cambian de forma muy espectacular su aspecto. Pueden pasar de ser un río agradable y seguro, a convertirse en un río bravo y desbordado que arrasa y se lleva todo lo que encuentra a su paso, pero en nuestro país hay otro factor que altera de forma súbita y por sorpresa el caudal de los ríos, que son las presas y las centrales hidroeléctricas. Tenemos muchas presas y centrales hidroeléctricas en nuestro país, y pueden hacer que el río crezca muy rápido al abrir compuertas.

Aquel día nos acercamos a este río con un buen caudal que en algunos tramos alcanzaba los dos metros de profundidad, y había tramos donde no se podía su profundidad, pero superaba de hondo los dos metros que he dicho antes.

La imbécil hipocresía de la sociedad sobre el sexo y el porno. La humanidad avanza, y al mismo tiempo en muchos rincones del mundo aumenta la asquerosa hipocresía de la gente, sus ridículos tabúes, los analfabetos estigmas y los prejuicios estúpidos. Quizá estáis pensando que hablo de países dominados por algún régimen comunista o creencias religiosas, pero no hace falta irse muy lejos. Aquí mismo, en Europa, en España, también tenemos esta mierda, y las redes sociales son la principal vía de expansión de este atraso mental y cultural.

Esto afecta a muchos campos. Ocurre cuando hablamos de las libertades, ocurre cuando hablamos de los derechos igualitarios entre hombres y mujeres, ocurre cuando hablamos del racismo, cuando hablamos del ámbito laboral, y miles de temas más que necesito páginas enteras para mencionarlos todos.

De la interminable lista, yo voy a hablar de la imbecilidad hipócrita de la sociedad en verso al sexo y al porno.

Sobre la censura al sexo y al porno. La censura a fecha de hoy es inadmisible. YouTube te censura todos los vídeos que puedan ser considerados de contenido adulto. Facebook e Instagram no te deja publicar según qué desnudos, e incluso se han dado casos de que han borrado fotos donde una mujer está dando de mamar con el pecho a su bebé.

Yo no tengo estas redes sociales de Facebook e Instagram que se dedican a recopilar datos personales y darles un uso del cual no tengo duda. Me parece increíble, inaudito, e incluso repugnante, ver cómo la gente pone en estas redes las fotos de cumpleaños de sus hijos, el suyo, las fotos de la escuela, dónde viven, dónde compran, dónde van de vacaciones, su boda, con quién están casados, sus aficiones, su coche, y su vida entera. ¿Qué coño estáis haciendo? Si yo te paro por la calle y te pregunto por tu nombre, apellido, dónde vives, tus hijos, tu trabajo y tu pareja, seguro me enviarás a la mierda, no responderás o llamarás a la policía. Entonces, sin preguntas, ¿por qué lo publicáis para que lo sepa todo el mundo? La gente se ha vuelto subnormal.

Yo sí tengo YouTube. He publicado algunos vídeos de bondage, y también publico mis entrevistas de sexo con la gente, al mínimo nivel, lo más light posible, y con un guión meramente educativo o divertido. El margen es muy escaso, y limita enormemente mis ideas, pero hago lo básico y simple, que en España ya es suficiente y ayuda a avanzar, con el gran retraso acumulado. De todos modos, soy consciente que cualquier día me lo borran, porque ya una vez me sancionaron por poner un vídeo donde enseñé cómo se atan los dedos de la mano. Según YouTube, aquel angelical vídeo incitaba al sexo. Era un vídeo sencillo, muy fácil, que no me costó nada, así que tampoco me importó.

Falta hablar de las televisiones, las radios y los periodistas. En España, las televisiones y las radios son en esta época la vergüenza histórica del periodismo. Aquí los pocos programas de sexo que se hacen son horribles, vulgares, simplistas, sin buena documentación, sin abrir temáticas, y muy limitados a cómo se pone un condón, qué es la masturbación o alguna fantasía sexual, tratada de la forma más banal y burda posible.

El periodismo español ha demostrado durante la pandemia del coronavirus que está al servicio de los políticos. Se ha pasado desde el primer día creando alarma, pánico social, difundiendo las proclamas escritas del gobierno autoritario, dando voz a la línea de pensamiento oficial y silenciado toda crítica discordante. Ha disfrutado de encerrar a los ciudadanos en su casa, y han dedicado horas y días y semanas y meses sin descanso a que la gente salga a la calle con miedo, sumisa y obediente.

Tenemos periodistas, e incluso medios de comunicación, financiados y dirigidos por la Iglesia Católica, y toda su programación parece haber sido aprobada por el bueno buenito de Flanders en Los Simpson.

No hay voz para el sexo y el porno, y los pocos altavoces que se dan muy en cuentagotas son de trato mezquino y equivocado.

La realidad de si la gente mira porno. El concepto general que ha establecido los prejuicios y los tabues es que la gente no mira porno, y dicen que los que miramos porno somos unos pervertidos y unos degenerados. ¡Su puta madre!

En mis entrevistas de sexo a la gente he preguntado muchas veces si miran porno. Se lo he preguntado a chicos y a chicas, muchas chicas, y el 98% de la gente reconocen que sí miran porno, o han mirado porno. Sí, sí, ¡SÍ!, sí la gente mira porno. Claro que sí. Mira los portales famosos de vídeos porno, y verás una lista gigantesta de vídeos con decenas de millones de visualizaciones y miles de comentarios y votaciones. El volumen de tráfico de algunos portales es inalcanzable ni para las mismas televisiones.

En todo un día, tiene mucha más audiencia un portal de vídeos porno que un soporífero informativo televisivo dedicado a adoctrinar y manipular la sociedad. Hay un caso ilustrativo muy fácil de demostrar real. Por la televisión española TeleCinco se emitió la espantosa película "50 sombras de Grey", que a pesar de ser una película desastrosa lleno de tópicos y errores, bien se agradece tuvieran por fin el valor de emitir una película de estas características. ¡Que estamos en el siglo XXI desde hace años! La realidad de las audiencias oficiales dijo que esta película fue la más vista en el 2017 de todas las emitidas en las televisiones españolas, reuniendo a 4.627.000 espectadores con una cuota de pantalla del 26,5%. ¡No tan sólo esta estadística! Es el título más visto en los últimos dos años, es decir, con el 2016 incluido. Pero en los días siguientes, muy poca gente reconocía haberla visto. Supongo que los índices de audiencia indicaba que había cuatro millones de espectadores con la televisión encendida, pero quizá estuvieron dos horas cagando en el lavabo. Son las excusas de mierda de este país.

Las actrices pornstar, y los actores porno, tienen millones de seguidores y seguidoras, y sus cuentas corrientes estoy seguro son la envidia incluso de los mismos millonarios. Los grandes eventos dedicados al porno y al sexo atraen decenas de miles de visitantes llegados de todo el mundo, y las colas de espera delante de determinados stands, para autógrafos o castings, son interminables.

La verdad es que los tres grandes negocios mundiales son el sexo, las armas y las drogas, y esto no es hipocresía. Refiriéndome al sexo, los números económicos de este sector son impresionantes. Os podría enumerar un listado de no terminar nunca, pero por ejemplo en Estados Unidos la industria pornográfica genera mucho más movimiento económico que la prestigiosa NBA y la Liga Profesional de Beisbol juntas, dos deportes muy importantes en ese país, y así podría estar horas con ejemplos incontestables y reales.

Opiniones acerca del porno. Mirar porno genera lógicamente todo tipo de opiniones. Mirar porno no significa que te guste ese porno, y os voy a comentar algunas opiniones.

Hoy en día está de moda la línea ideológica feminista radical de que el porno cosifica a la mujer. Dicen que crea violencia, y mil cosas más. Yo descubrí mis gustos por el bondage muy en mi infancia, y todavía no había visto porno. En la adolescencia sabía que me gustaban las cuerdas, pero no había internet en esa época, y no había visto porno. Tenía mis gustos, mis conceptos sexuales, mi pasión por el bondage y mi forma de ser.

Llegó Internet y comencé a mirar porno. Antes miraba muchísimo porno. Ahora, después de tantos años, miro porno muy de tanto en tanto, pero el porno no me ha cambiado para nada. No he cambiado mi opinión de las mujeres. Sigo manteniendo el mismo respeto y el mismo concepto de igualdad que cuando era joven, sin Internet y sn porno. No me ha generado violencia, no me ha cambiado mis gustos sexuales, no ha enloquecido mi pasión por el bondage, y no ha cambiado mi forma de ser.

El porno no afecta a la forma de ser, salvo que sea una persona inestable, esquizofrénica e insegura, en cuyo caso le puede afectar tanto el porno como los Teletubbies, porque el problema está dentro de su mente. No radica en lo que ve.

Dicho esto, reconozco que hay porno que me encanta y porno de mierda que no vale nada. He visto vídeos sado que son ridículos con una interpretación patética y penosa. He visto vídeos que no excitan nada, que son muy falsos, que están muy mal grabados, y he visto vídeos asquerosos que no he pasado de los cinco segundos. He visto vídeos horribles, de gente que se come mierda o que se clava la polla con agujas y comienza a sangrar. ¡Qué bestias! ¡Qué animales! Para mí eso ya no es porno. Eso es espantoso. No hagáis esas guarrerías. Terminaréis enfermos en el hospital, y así no tienen que terminar las fantasías.

Ahora dicen que hay porno feminista, hecho por mujeres para las mujeres. Es simplemente una línea estratégica de marketing que se quiere aprovechar de todas las campañas feministas a través de las redes sociales, pero yo no creo en este concepto del porno feminista. Un vídeo me puede gustar, y me da igual si el director es un hombre o una mujer. Me parece ridícula la guerra de sexos. La gente dice que no quiere guerras, pero cuando tienen oportunidad se inventan su propia batalla. Yo valoro la creatividad, la originalidad, la temática, la elegancia, la interpretación, el guión, la pasión, la historia, y todos estos factores los pueden tener los hombres y las mujeres. Sólo depende de su inteligencia, su serenidad, su entusiasmo por trabajar y su capacidad de esfuerzo. No hay porno feminista. Es sólo una marca, un sello, una estrategia comercial de marketing.

De todos modos, esto es cine, y como todas las películas hay opiniones de todos los gustos. Hay gente que le gusta una película, y gente que le parece una mierda la película. Hay gente que admira el trabajo de un actor o de un actriz, y gente que le parece mala actriz o un actor desastroso. Hay gente que le gusta la comedia, el drama, el cine de acción, cine de aventuras, o cualquier otra temática, y en sexo ocurre lo mismo, con gente que le gusta los tríos, los lésbicos, bondage, gangbangs, sado y un montón de fantasías. Cada persona tiene sus propios gustos, y está en su pleno derecho. Es libre de pensar y de expresar, pues en toda sana democracia existe el derecho de libertad de expresión y de opinión.

El sexo sin el porno. Escuché hace vez hace años que se calculaba que el acto diario y rutinario no esencial más practicado en todo el mundo, es decir, excluyendo comer, beber, dormir, cagar y mear, es follar, o tener sexo. Es innegable que el sexo marcaba nuestro destino en muchas etapas de la vida. Aprendí durante mis entrevistas de sexo que el sexo es muy importante para la gente, y es imprescindible para la gente joven. Está señalado como una condición obligatorio para toda pareja joven. No pueden ser novios si no hay sexo.

Yo preguntaba a la gente qué harían si tuvieran una pareja cariñosa, romántica, tierna, educada, culta, responsable, trabajadora, madura, encantadora, perfecta, pero que su único fallo era que no tenía sexo, o el sexo era muy aburrido y rutinario, siempre igual, y el 99,9% por ciento de las respuestas decían que no podrían estar con esa persona, y lo dejarían.

El sexo es de una importancia sagrada cuando eres joven. Después, con el tiempo, he visto que la vida sexual languidece, y dicen que los matrimonios se acostumbran a no tener sexo, y lo llevan mejor con la madurez y la edad, pero yo no pienso que sea costumbre. Se buscan de excusas el estrés laboral, la tensión, los problemas, la hipoteca, pero hay otra causa mucho más dolorosa, y es el inexorable paso del tiempo.

El sexo es química. Es una revolución hormonal. A mí también me ha ocurrido. Cuando tienes quince años la polla se pone dura toda sola sin saber por qué. Yo siempre decía que la polla va a su historia por su propia cuenta. Te levantas de la cama después de dormir, y descubres que tienes la polla como una lanza apuntando al techo, como si quisiera atravesarlo. Vas en autobús, y los adoquines o los baches te crean una erección justo cuando te toca bajarte y salir a la calle. Se pone la polla dura por nada, y casi te pasas más tiempo trempado que flácido.

A veces iba andando, tranquilo, sin pensar ni en chicas ni ver nada estimulante. Nada. Pensaba en los estudios, en comer, y de repente notabas que la polla comenzaba a cambiar de tamaño, a hacerse grande y más grande, en plena calle y todo llena de gente, y yo iba haciendo equilibrios, andando como un pato a ver si paraba la erección, pero la polla seguía a lo suyo. Las hormonas son las hormonas. Hay que aceptarlo, y me sentaba en un banco, doblado hacia delante, disimulando hasta que volviera a su tamaño normal.

Otras veces tenía sueños eróticos por la noche, y descubría al lavantarme que me había corrido, que había tenido un orgasmo. Me informé hace tiempo por qué me ocurría esto, y vi que es algo muy normal y natural en los chicos, porque el semen es masculino. Yo pasé por esa etapa de la vida, y entiendo y comprendo la vital importancia del sexo para los jóvenes. Forma naturaleza de la naturaleza humana, y no eres un depravado o un pervertido por tener la polla dura cincuenta veces cada día.

Ahora ya tengo años. Ya me estoy haciendo viejo. Ya paso de los 40 años, y la polla está mucho más calmada. Demasiada incluso, pero este es un factor clave en el bajón sexual de las relaciones. A esta edad ya no produces la increíble cantidad de hormonas de cuando eras joven. El cuerpo ya está hecho. La evolución física ha concluido. No hay producción de sobras, y a medida que tenemos mayor edad está producción se minimiza. Sigue habiendo sexo, pero se acabó el que se ponga la polla dura decenas de veces al día, los orgasmos nocturnos y todas aquellas aventuras.

A estas alturas, la relación debe de ser suficientemente sólida, estable y compenetrada, como para minimizar esta pérdida, o mejor dicho este descenso, que se debe de aceptar con naturalidad y sin ningún drama. Es parte de la vida, y les pasará a todos y todas, incluso a esas personas que hoy han follado tres o cuatro veces durante todo el día. A estas personas decirles que disfruten sus folladas consentidas porque también les ocurrirá en las próximas décadas, que llegarán mucho más rápido de lo que se pueden imaginar.

Las libertades en el sexo y el porno. El sexo y el mundo del porno está lleno de estigmas, de prejuicios, de tabúes, de incultura, y de tópicos, generados por la incultura, el analfabetismo, creencias religiosas interesadas en el desprestigio del sexo, o ideologías arcaicas y prehistóricas que han sobrevivido hasta las fechas presentes.

En realidad, en culturas atrasadas o todavía contaminadas por creencias y costumbres antiguas, la imbecilidad de los prejuicios y los tabues existe incluso en si un chico no puede llevar una camisa de color rosa, o en la inmensa gilipollez de que las mujeres son mejores cuidadoras porque son más sensibles. Nuestra mierda de cultura está lleno de idioteces de este calibre, y lógicamente el sexo y el porno son las dianas favoritas.

Yo lo tengo muy claro. Siempre digo que el sexo debe de ser consentido y entre mayores de edad. A partir de ahí, si todas las personas están de acuerdo libremente, sean dos o treinta, que follen cómo les dé la puta gana. Es innegable que la gente tiene fantasías muy variopintas. Algunas fantasías nos pueden gustar, y otras fantasías nos pueden parecer de enfermos, pero hay que respetar las libertades de cada persona. Están en su pleno derecho, es su elección personal, y si a ellos o ellas les gusta y quieren practicarlo, es válido, correcto y legal. No podemos juzgar las fantasías por lo que a nosotros nos parece bien o no, porque de este modo hay millones de juicios que no se van a poner de acuerdo, y va a terminar fatal.

Ocurre lo mismo con el porno. La gente está en su derecho de hacerse las fotos porno que quieran, de grabarse y de participar en lo que quieran, siempre en decisión libre y mayores de edad, y el público está en su derecho de mirar los vídeos, alabarlos, criticarlos o masturbarse mientras lo miran. A nadie tenemos que darle explicaciones.

La influencia y la incitación del porno y el sexo. Esta es otra de las grandes estupideces en el analfabetismo humano. Dicen que el porno incita a la violencia, y que da conceptos equivocados de lo que le gustan a las mujeres.

Yo llevo muchos años mirando porno, y la gran mayoría de vídeos son bondage, como es lógico. A veces me ocurre que voy a ver un vídeo y resulta que ya lo he visto. Es lo que tiene tantos años de mirar vídeos porno bondage, pero también miro algún vídeo que me llama la curiosidad, y no es bondage. Hay vídeos de todo. Hay vídeos bukkake, sado, spanking y mil cosas más, pero ningún vídeo me ha influenciado nada ni me ha incitado jamás a nada, y son más de 20 años mirando porno.

Ningún vídeo porno, sea cual sea la temática o las escenas, me ha hecho cambiar mis opiniones. Ningún vídeo porno me ha dado ningún concepto equivocado nadie. Desde mi adolescencia creo que la gente es imbécil, traidora, mentirosa, inculta, manipulable, adoctrinable, vaga, farisea, hipócrita, y sigo pensando igual, y seguiré pensando igual toa la vida. Nunca he pensado que las prácticas que veo en vídeos le gusten a mi pareja, las modelos o cualquier otra chica. Si quiero saber lo que les gusta, se lo pregunto a ellas directamente, pero no voy a crear ningún absurdo estereotipo por lo que he visto en un vídeo. No me han influenciado en nada.

Esta excusa sólo pretende inculcar una forma de pensar troglodita y atacar las libertades de las personas para imponer su línea ideológica, quizá basada en creencias religiosas o políticas. ¡Ni puto caso! La gente debe de disfrutar del sexo y el porno, siempre consentido y en mayoría de edad, y los discursos frígidos, puritanos, ridículos, retrógrados y tercermundistas, por mí se pueden ir a la mierda.

Hay que aceptar que la vida son combates. En mi caso, es decisión del destino desde mi tierna infancia, y yo lo acepto. Yo creo en el destino, y tengo miles de ejemplos que no comento porque no le importa a nadie. Simplemente, se asume, y sí, se entra a combate, sin piedad, sin perdón, sin descanso y sin dudarlo.

La libertad es vuestra. No hay que dejar influenciarse por la inmensa sarta de estupideces que hoy en día se escuchan. Estamos en la horrible época donde la hipocresía, los tabúes y la falsedad, supera los tiempos de la Inquisición y el puritanismo. En sexo hay que divertirse y disfrutar de la libertad personal que es vuestra, única e intransferible, respetando las dos normas imprescindibles, de sexo consentido y en mayoría de edad todos. Puedes añadir mil normas a estos dos puntos de partida indiscutibles e imprescindibles, como sería no estar borrachos, ni drogas, o mil cosas. Esto ya es decisión vuestra, que yo no tengo por qué inmiscuirme ni decir. Es vuestra libertad como derecho fundamental. Estáis en vuestro pleno derecho.

Atada a una silla en esta casa en ruinas. Nos fuimos de excutsión, y nos encontramos con esta casa abandonada. Las paredes yel techo está muy sólido, pero todo el resto está derrumbado y roto. Entramos, y al momento ya pudimos ver la presencia humana, con este asqueroso sofá bien sucio y la silla a su lado, mucho más limpia.

Hubo otra sorpresa en esta casa abandonada. Hay un estrecho túnel que se hunde en la pared y toma dirección ascendente al piso superior en completa oscuridad. Allí dentro había una colonia de murciélagos. Hay muchos tipos de murciélagos en este país, pero esto no es Drácula y no son vampiros que van chupando sangre, no, no, no. Hay que tener cultura. Son muy pocas las especies de murciélagos los que se alimentan de sangre. Aquí en nuestro territorio son murciélagos insectivoros, y se alimentan de insectos, en su práctica totalidad de mosquitos. Su presencia es vital, porque evitan las plagas de mosquitos. Es la naturaleza.

Detectada la presencia de los murciélagos, ya tomamos las medidas para no molestar y que no entrara la luz en su cavidad. Recordar obligatorio que los animales salvajes en la naturaleza no se tocan. No se molestan. No se cazan. No se les tira comida. No se les da pan ni patatas. Saben defenderse y vivir perfectamente solos. Los inútiles siempre son los humanos. Como máximo, los animales salvajes se ven, se graban sin molestarlos y se fotografían, si se puede. Nada más.

Atada muy arriba con un tractor. Todo el mundo conoce los tractores equipados con palas, pero dependiendo de las necesidades de cada ganadero, agricultor u otros servicios, hay muchos artilugios distintos. Uno de éstos es este brazo que se usa para levantar cargas a bastante altura, como por ejemplo amontonar balas de pala en alto o subirlas a zonas superiores de un pajar, y evitar que la carga se desequilibre y caiga sobre el tractor. Sería un desastre, porque las balas de paja pesan más de 100 kg, con lo que quedarías aplastado, y este marco evita que la carga se precipite sobre el tractor. En todo caso, se tumbaría hacia delante.

Este brazo en cuestión está levantado casi al máximo, en torno a os cuatro metros de altura. Le falta apenas treinta centímetros, pero no quise forzarlo a su capacidad total, por cuestión de seguridad. Preferí dejar un margen, porque los tractores suelen tener fallos mecánicos. Pueden tener averías, en cuyo caso la pala o el brazo caería por su propio peso, y otro riesgo de los tractor es que son vehículos mucho más inestables de lo que parecen. Son vehículos que vuelcan, y durante un año, según estadísticas oficiales, mueren unos cinco o seis trabajadores, agricultores o ganaderos, por el vuelco del tractor. No es una broma, y no me lo invento. Es real. Es noticia real, y si no me crees, consúltalo tú mismo o misma.

Nosotros colocamos el tractor en posición perfectamente segura y de tal forma que se viera el cielo azul en el cuerpo de la modelo, sin que los árboles ni cables de electricidad ni las casas vecinas enturbiaran el fondo del cielo. Fue atar a la modelo, atada boca abajo, con las piernas abiertas a los extremos y los brazos también abiertos, amordazada, y comenzamos a hacer esta sesión muy divertida y bastante loca atada al tractor.

Atada y peinando el torrente su cabello. Los torrentes motañosos tienen estos escalones característicos en sus descensos de las montañas camino de los ríos. Están formados por piedras, y pueden cambiar completamente su apariencia. Sin lluvia apenas llegan a llevar un palmo de agua, pero cuando caen diluvios torrenciales o grandes tormentas en las montañas, aunque no llueva aquí, crecen brutalmente llegando a superar el metro de profundidad, y arrastrarían a una persona o a un coche sin problemas. En esos días o semanas los torrentes no se pueden cruzar.

Ahora es época tranquila y segura.No es época de deshielos, y no hay tormentas desde hace semanas, por lo que hemos decidido hacer esta sesión de fotos que hace mucho tiempo tenemos pensada. La sesión bondage es con la modelo atada dentro del agua, tumbada sobre las rocas que forman el escalón descendente, con las manos atadas a la espalda, las piernas atadas juntas, desnuda y amordazada.

Aquí buscamos el efecto cabello, porque colocada en la dirección que circula el agua se consigue que el propio torrente abra el cabello como si fuera un abanico. Le da mucho volumen, que lógicamente va variando por el efecto de la corriente, más o menos abierto.

Bondage sentada en la roca hundida en el río. Las semanas anteriores hemos estado hecho muchas fotos en cascadas, ríos grandes, e incluso fotos con tractores y caballos. Esta vez queríamos un día tranquilo, para llenarnos al máximo de nuevo de energía, y nos hemos acercado a este tramo del río que circula en estas fechas con mucha tranquilidad.

Su profundidad es ahora entre uno y dos palmos solamente, pero estas grandes rocas en medio de los ríos suelen formar pequeños hundimientos donde de repente el río puede alcanzar el metro o los dos metros de profundidad. Son profundidades repentinas, formada por la propia naturaleza, en la mezcla de la roca y el curso del río, y la idea fue con la modelo sentada encima de la roca, pero hundida en el agua de cintura hacia abajo. Las piernas atadas podían colgar perfectamente hacia abajo, y se conseguía esa apariencia curiosa de estar sentada en el río.

Elegimos esta roca porque también está en el centro del río, y queda mucho más bonito ver el agua circular por ambos márgenes de la fotografía, pero el suelo está lleno de piedras y rocas, con mucho desnivel, y hay que ir en cuidado de no tropezar, porque es muy fácil caerse y romper las cámaras, por lo que hay que tener mucha precaución, vigilar cada movimiento, reconocer el terreno y tener el máximo respeto por la naturaleza. No se puede tropezar. Hay gente que tropieza y le echa la culpa a la piedra por estar en el camino. ¡Será imbécil! La culpa es del patoso que no vigila y se cree que el río es el jardín de su casa. Nos sobran idiotas en este país.

Bondage atada en la terraza de esta casa abandonada. Cada edificio abandonado es distinto a los demás, y tiene su propia historia. Hay gente que duerme en estos edificios, hay vagabundos, delincuentes que se esconden, graffiteros que pintan sus creaciones en las paredes, fotógrafos con sus modelos, jóvenes que se encuentran con sus amigos y amigas y es como su club de encuentro, gene curiosa que entra a chafardear, y mil situaciones más. Hay edificios que, dependiendo de la proximidad de los pueblos o su ubicación, es como ir en metro en hora punta.

En esta casa, sólo entrar y cruzar un pasillo, vimos muchas habitaciones completamente derrumbadas, transformadas en una montaña de ladrillos y vigas caídas, pero nos llamó la atención la luz que entraba por donde se apreciaba la terraza. Nos acercamos, y nos encontramos dos terrazas en perfecto estado donde tomar el sol. Lógicamente hay ladrillos en el suelo y las puertas y ventanas destrozadas, pero las dos terrazas están prácticamente intactas y en perfecto estado.

El sol daba de lleno, y a nosotros, que nos encanta la alegría de las fotos con sol, aprovechamos para broncearnos y hacer una sesión fotográfica en cada terraza. En ésta, al este de la casa, decidimos hacer la sesión bondage con Thyffany atada y sentada en la terraza, de tal forma que podía enfocar en ambos lados y hacer diferentes tomas. .

La historia hablará del ruinoso y autoritario confinamiento. Comienzo escribiendo este artículo con una advertencia muy clara y muy directa. Este país, España, es un estado democrático, con derechos fundamentales protegidos, entre éstos la libertad de expresión y la libertad de opinión, que cualquier persona puede ejercer libremente por cualquier medio. En mi uso y ejercicio de estos derechos, os voy a escribir un artículo muy claro y sin censura hablando del confinamiento, y emprenderé inmediatamente y sin aviso las acciones legales y judiciales contra quien coarte, coaccione, limite, amenace, prohíba o manipule estos derechos fundamentales protegidos por ley, sea quien sea.

Añado también que soy fotoperiodista desde hace más de 25 años para medios internacionales, sin dar más detalles ni desvelar sorpresas, y como fotoperiodista también tengo todo mi pleno derecho a la libertad informativa, y hablar de mis propias experiencias.

Repito que no hay más aviso que éste. Yo he asumido desde mi infancia que la vida son combates desde el primero hasta el último día. La vida sólo es un cuento de hadas para los millonarios y los futbolistas que viven en una burbuja de vanidad, de ego, de prepotencia, de caprichos y riqueza. El resto, como he dicho siempre, incluido fotoperiodistas, a jodernos y a sufrir. Toda mi vida, desde la más tierna infancia, ha estado marcada por combates. No es ningún drama tampoco. El destino está escrito, y se cumple. Hay que aceptarlo. Yo lo acepto, y espero que mis enemigos entiendan que van a asumir las consecuencias. Por lo tanto, espero, y quiero, respeto y legalidad ante el uso de mis derechos fundamentales protegidos por ley. Lo repito por quinta vez. Estoy en mi pleno y legal derecho. Esto no es Corea del Norte o Irán o Arabia Saudí. Esto es España. Esto es democracia.

Hecha esta advertencia, comienzo el artículo donde os voy a hablar de lo que ha sido el inhumano y autoritario confinamiento.

Momento histórico. Este es un momento histórico donde se ha demostrado la teoría de Einstein cuando habló de la estupidez humana y su infinito. Se ha demostrado en todo el mundo. No ha sido la estupidez de un solo país. Ha sido una estupidez mundial que va a provocar un cambio con el peor de todos los finales, pero hay que buscar cómo la humanidad ha llegado a este punto, y para ello voy a analizarlo por partes.

La justificación oficial del confinamiento. El periodismo vulgar de este país, mezquino, servil y sumiso, sicario a las órdenes de políticos y armados con letras y palabras, difundió una y otra vez, sin descanso y repetitivos, por todos los medios a su alcance, las proclamas autoritarias y dictadoras que inventó y practicó el comunismo de China, de encerrar a la gente en casa para proteger la salud.

Esta versión la sabemos todos y todas de tanto repetirla aburrida por televisión y prensa. La hemos escuchado millones de veces desde que se declaró la pandemia. La gente lo sabe de memoria. La gente se ha creído la versión oficial de tanto escucharla. La inmensa mayoría de la sociedad apoyó este inicio de la mayor tragedia jamás vista. Una abrumadora mayoría, que yo cifro en torno al 98% basándome en mis experiencias, aprobó la idea del ruinoso y exterminador confinamiento.

El inicio del confinamiento. Faltaban dos días para iniciarse el confinamiento en España. Se decretó un sábado a mediados de marzo. El viernes anterior yo fui a la Universidad por razones profesionales. El edificio estaba vacío. No había prácticamente nadie. Apenas funcionaban unas pocas clases, con un par de profesores. Al día siguiente, sábado para ser exactos, fuimos a hacer fotos bondage, y la carretera estaba vacía. Jamás había yo visto esa carretera tan vacía. Recorrimos kilómetros y kilómetros prácticamente solos. La gente ya se había encerrado en su casa antes de ser obligatorio, y tal como he dicho antes calculo que el 98% de la sociedad española apoyó el confinamiento. Fue inaudito. Increíble.

Visto el comportamiento, el Gobierno se atrevió a transformar la democracia en un sistema autoritario y dictador. En la práctica se anularon todos los derechos de una sana democracia, y el país pasó a estar prisionero y encerrado en sus hogares, pero lo más curioso de todo es que la gente estuvo de acuerdo. Estaban felices incluso. Engalanaban sus balcones con pancartas y globos, o se ponían música en el balcón o la ventana. Aplaudían desde sus casas en una demostración que incluso muchos médicos, ya que a ellos se dedicaban los aplausos, tildaron de falsedad e hipocresía, pues aquello parecía en realidad un concurso de aplaudir más fuerte que el vecino, o más rato, o más puntual. Había gente que empezaba cinco minutos antes a aplaudir.

Si ibas por la calle te miraba la gente desde sus ventanas como si fueran los espías de la antigua Gestapo o los asquerosos chivatos en época de guerra, y llamaban a la policía o te decían que en la calle no se podía estar, lo que demostraba que el apoyo al Gobierno fue unánime y masivo.

La respuesta de la sociedad fue negativa, desastrosa, caótica y horrorosa. Ahora ya hay mayor rechazo a un nuevo confinamiento porque por fin la gente comienza a ver que esto es una destrucción definitiva. Yo lo dije el primer día de marzo, pero en aquella época el 98% de la sociedad estuvo de acuerdo y feliz con el confinamiento.

Confinamiento como arma de guerra. Pedro Sánchez, el Presidente de España, utilizó el término "guerra" en alguno de sus adoctrinamientos televisivos. También lo hizo el Presidente francés.

En mi opinión personal, esto es una guerra. Una de las demostraciones más claras fue que en las televisiones españolas hablaban los altos mandos de la policía y del Ejército, pero esto era una crisis sanitaria. Tenían que hablar médicos, epidemiólogos, y profesionales sanitarios del máximo rango. No tenían por qué hablar en televisión los mandos policiales y militares a los ciudadanos y ciudadanas españoles, salvo que estuviéramos en guerra, aunque el Gobierno no lo hubiera reconocido.

Para mí, y repito de nuevo, esto ha sido una guerra, que nadie se ha atrevido a reconocer. Hay decenas de miles de muertos. Hay millones de trabajos perdidos. Hay una ruina económica sin precedentes. Hay miedo en la sociedad. Hay miles de empresas destrozadas. Hay derechos y libertades vapuleados y prohibidos. Son todos los destrozos de una guerra, con la diferencia de que aquí no se han lanzado misiles y no se han derrumbado edificios. Aquí se ha eliminado gente y empresas sin tocar las fachadas. Por fuera todo sigue intacto. Por dentro está todo destruido.

Las dos caras del confinamiento. Yo crecí en mi infancia rodeado de naturaleza y animales en un ambiente rural y un pueblomuy tranquilo en aquellos años. También viví en una gran ciudad, y a día de hoy. paso la mayor parte de mi vida por muchas montañas, bosques, ríos y parajes rurales, tal como ya se nota en mis fotos, y os puedo decir que en miles de poblaciones el confinamiento no ha existido. Muchas personas me han explicado que estaban muy contentos con el confinamiento porque de este modo la gente de ciudades como Barcelona y otras poblaciones masificadas no venían. Los parajes estaban solitarios. Parecía que el mundo se había acabado, y sin embargo todos decían estar felices. ¡Qué bien sin la gente, decían! ¡Es una maravilla sin gente, decían! ¡Ojalá dure años el confinamiento, decían! ¡Es el mejor momento de nuestra vida, decían! ¡Esto es el paraíso, decían! ¡Felices, muy felices!

Se podía pasear con total libertad. No te encontrabas a nadie. Estábamos solos, con una tranquilidad y solitud que ni el cine es capaz de recrear. Sólo se escuchaban pájaros, agua, viento y animales. Parecía que las montañas eran para nosotros solos, porque el confinamiento ha afectado muy desigual. En Barcelona se instauró un estado policial represor, con los policías persiguiendo a cualquier persona, aunque sólo fuera para comprar una barra de pan, pero fuera de las ciudades la realidad era completamente distinta.

Estas dos caras del confinamiento han demostrado que la gente se odia. La gente no se soporta. Es histórico el odio entre la gente rural y la gente urbana, y el confinamiento ha afectado de lleno a la gente urbana. La gente rural ha sido muy feliz. Apenas les ha afectado. Para muchas personas incluso su vida había mejorado, mientras en ciudades como Barcelona ha sido una masacre.

También están los periodistas, policías y políticos, que se han beneficiado del confinamiento. Podían moverse con total libertad. Para periodistas, por ejemplo, no había restricciones, y se podían mover con total libertad con su carnet de prensa. Así, pues, podían ir a sus segundas residencias, disfrutar de la naturaleza o viajar, sin ninguna barrera, usando de excusa que iban a trabajar.

Esto demuestra que el confinamiento no ha sido igual para todos y todas. Ha masacrado la pobreza, la clase baja y obrera, la gente sin recursos, personas vulnerables o en riesgo de exclusión, los menores y los ancianos, mientras que los políticos, sus serviles periodistas y sectores afines, han disfrutado de ventajas que el resto de la sociedad no tenía, algo típico de toda dictadura o régimen autoritario.

Otra segunda cara del confinamiento. Hay otra segunda cara referente a la afectación de la pobreza, y es la diferencia entre ricos y pobres. El confinamiento ha masacrado la pobreza, la gente vulnerable en riesgo de exclusión social, y la sociedad que vive con la economía sumergida y diaria, cuyo número es muy grande en España. Han perdido sus ahorros, sus trabajos, su forma de subsistencia, y ahora mendigan, sobreviven a duras penas o piden ayudas. Viven hacinados en pisos a compartir, familias enteras sin ninguna posibilidad de acceder a ningún alquiler, y para quienes la compra de una vivienda es totalmente imposible, porque no disponen de recursos ni tan siquiera para vivir solos.

Por el contrario, la riqueza ha sido un descanso, en sus casas grandes, sus piscinas, sus habitaciones de sobras, su soleado jardín, su silencio y todas las comodidades, lujos y placeres, de los cuales te puede nutrir el dinero.

Terminado el confinamiento, la pobreza anda hambrienta, desesperada y moribunda, mientras la riqueza nada en abundancia, felices y enérgicos.

La destrucción provocada por el confinamiento. Esto ha sido una masacre. Ha masacrado a la gente pobre, a la gente en riesgo de exclusión social, a la clase obrera, a los menores, pero creo que es mejor escribir los imperdonables destrozos en distintos párrafos, aquí a continuación.

1) Comenzamos por el hambre. Hay colas de centenares de metros que hacen las personas pidiendo comida. Hay colas cada día, desde hace meses. Hay miles y miles de personas que necesitan que les den comida, porque no tienen dinero para comprar comida. Los bancos de alimentos, y las asociaciones de ayudas varias, están desbordadas de peticiones, y no estoy hablando de un país africano o de poco desarrollo. Esto es Europa. Esto es España, y esto lo he visto yo, aquí, en Barcelona, gran ciudad europea, y se ve todavía, dos meses después de terminar el confinamiento, y se seguirá viendo.

2) Seguimos por el trabajo. Hay millones de personas que han perdido su trabajo. Hay miles de empresas que han quebrado. Hay miles de negocios particulares, tales como bares, tiendas, talleres y demás, que han cerrado. Hay millones de puestos laborales destruidos, y sin futuro de recuperación.

Cuando comenzó el confinamiento les dijeron que esto era un despido temporal, que recuperarían su trabajo, y la gente se lo creyó. Esto ocurre cuando se siembra incultura. Los políticos quieren un país inculto, porque son más obedientes y sumisos. La realidad es que millones de personas no han vuelto a su trabajo. Lo han perdido. Las empresas, aunque lo han intentado, no han podido mantener los puestos de trabajo de sus empleados, por la falta de consumo y el daño provocado durante tan larga inactividad. Esto ha provocado que la gente no puede pagar sus alquileres, no pueden pagar sus facturas, y ven el futuro con mucha preocupación.

3) Continúo con las muertes. El confinamiento ha provocado muertes que no han sido provocadas por el coronavirus. No han hablado los mezquinos periodistas de la oleada de suicidios. No han hablado de la gente muerta por no acudir al hospital ante otras dolencias por culpa del miedo a contraer el coronavirus. No han hablado de los muertos por no recibir tratamiento médico. Estas muertes han existido, a miles y miles. Quizá el confinamiento ha evitado contagios, sí, quizá sí, pero ha provocado muertes que se podrían haber evitado. Todo lo ganado por un extremo, se ha perdido por el otro lado.

4) Hablo de los traumas mentales. Las enfermedades mentales van a subir de una manera espectacular, y se va a notar sobre todo en los próximos años. La sociedad va a tener un incremento impresionante durante años de violencia, depresiones, ansiedades, pesadillas, esquizofrenias, suicidios que se van a sumar a los ya ocurridos, y todo tipo de traumas que descubriremos con el paso de los años en los millones de menores que se han castigado encerrados en casa.

5) Los menores es otro punto. Encerrar a niños y menores durante un mes y medio en su casa, con sus padres, sus hermanos o sus abuelos, sin contacto con sus amigos, sin estímulos por aprender, es aberrante. Es de déspota. Es mucho peor que un dictador. Es de Herodes. .

Toda esta generación completa va a desarrollar traumas que se van a pagar muy caros en el futuro. Muchos menores han sufridos tormentos que ahora mismo no sabemos, porque sus padres no les dejan explicar y ellos tampoco pueden explicar, pero estoy completamente seguro de que muchos padres han aprovechado la ocasión para hacer perder la personalidad, el carácter y la rebeldía, propia de muchos hijos e hijas en esa etapa de su vida. Han vuelto a sus menores sumisos, obedientes, temerosos y aislados. Estoy seguro que hay niños que han sufrido castigos físicos, y miles de menores, en una cifra mucho mayor de la que podamos imaginar, han sufrido también castigos psíquicos, en forma de adoctrinamiento y manipulación. Estoy seguro que muchos padres han intentado corregir la conducta gay que puedan mostrar sus hijos, o la conducta rebelde, o les han hundido sueños o deseos de su futuro, para ser lo que sus padres quieren que sea. No tengo ni la más mínima duda.

A fecha de hoy, en pleno agosto, veo menores por la calle con su piel pálida, paseando de las manos de sus padres, con su mirada huidiza, cabizbajos, temerosos, sin sus amigos, sin fuerza ni energía. Esa sobreprotección, que ya alcanza la búsqueda de la sumisión, la dependencia y la obediencia, se va a pagar terriblemente cara en el futuro.

6) La ruina económica. Esta imbecilidad de un confinamiento dictador ha provocado la mayor ruina económica en nuestro país desde la Guerra Civil Española. El país se ha endeudado durante muchas décadas. El hundimiento del PIB es histórico. La pobreza ha crecido al ritmo de una guerra. Han quebrado miles de empresas, el sector turístico tiene las mayores pérdidas de su historia, y muchos otros sectores están haciendo equilibrios para conseguir aguantar hasta que la economía vuelva a levantar el vuelo, porque ahora mismo está hundida en el abismo.

La riqueza económica. El dinero sigue existiendo. El dinero que no tienen los pobres, sí lo tienen los ricos. ¡Que nadie se equivoque! Hay fortunas y millonarios que todavía se han enriquecido más gracias al confinamiento.

Es muy difícil de imaginar, pero para las grandes fortunas o inversores el dinero es un juego, la sociedad es el tablero donde se juega, y la gente son las piezas. Es muy duro de concebir, lo sé, pero muy fácil de entender si se quiere.

No lo olvidéis. Mientras había gente deprimida y torturada encerrada que se hundía en la pobreza en un pequeño piso de habitaciones compartidas en un barrio de mierda, había gente feliz y exultante que ganaba dinero en su casa espectacular lejos de las ciudades, con jardín privado, piscina, y todos los lujos que el resto de personas sólo pueden soñar. Esto ha ocurrido durante el confinamiento.

Los peligros democráticos por el confinamiento. La conducta que ha mostrado la sociedad española en este confinamiento reúne todos los ingredientes para un golpe de estado. La gente estaba encerrada en casa, sin protestar, apoyando prácticas autoritarias, creyéndose sólo la versión oficial, y escuchando obedientes y sumisos las televisiones que difundían las proclamas y mensajes del gobierno autoritario. Se creían las doctrinas, y las difundían entre ellos mismos, en sus familias, entre sus amigos, convencidos ellos mismos de esta mentira histórica. Estos son ingredientes horriblemente peligrosos para una democracia y para la libertad.

España no ha tenido un golpe de estado muy probablemente por pertenecer a Europa, pero estoy convencido de que la democracia ha estado en muy serio peligro. Tengo el pleno convencimiento de que el peligro a perder la democracia estuvo mucho más cerca de lo que la gente se imagina.

A día de hoy, esta democracia todavía está herida, muy herida. En mi opinión, el riesgo de perder la democracia todavía no ha terminado, y sigue presente. Hay malos síntomas, y estoy no va bien. La democracia necesita recobrar su salud, porque sí, la salud de la democracia también es imprescindible, porque una democracia enferma puede terminar en el peor de todos los finales. La libertad de expresión y la libertad de opinión forma parte de una sana y real democracia. Lo recuerdo muy vigilante por si algún represor o represora lo ha olvidado.

Qué ha escondido el confinamiento. Decir que el confinamiento ha sido la solución a favor de la salud es una excusa barata y simplista aprovechando la incultura y la obediencia de un pueblo inculto. Llevamos décadas en que esta generación está creciendo con todas las facilidades y comodidades, y no saben luchar. Ha llegado un problema grave, serio, y no han sabido que hacer.

El confinamiento se ha usado para esconder que los gobiernos no invierten en sanidad, que no tenemos la suficiente inversión en investigación sanitaria, en equipamientos médicos, en profesionales sanitarios, médicos, doctores, doctoras, que no hay suficiente material sanitario, que no se invierte suficiente en laboratorios, y que la salud les importa una mierda a los políticos. La sanidad y la salud fueron los primeros sectores que se recortaron cuando llegó esa crisis económica del 2008 tan grave y profunda. Se recortó presupuestos, se bajó sueldos, se despidieron médicos, profesionales, se quitaron inversiones de investigación y desarrollo médico, y ahora se ve la recompensa. Ahora dice la vulgar prensa de este país que es culpa de la gente irresponsable. ¡Una mierda! No habría pasado esto sin los recortes en sanidad.

Delitos durante el confinamiento. Decían que durante el confinamiento habían bajado los robos. Es lógico, pues no había casi nadie en la calle, pero han aumentado gigantescamente otros delitos. Las ocupaciones de viviendas vacías y segundas residencias, gracias a la ausencia de personas, ha batido récords hasta alcanzar números asombrosos.

Es un ejemplo. Justo ahora se comienzan a descubrir miles y miles de delitos que han ocurrido estos meses, sobre todo dentro de los propios hogares, y que en estas fechas se están denunciando en los Tribunales, pero la justicia está colapsada ante el aluvión de denuncias que se están presentando, y los números exactos tardarán en saberse. Hay denuncias que tardarán años en resolverse, por el gran volumen de trabajo de los Juzgados. Tan pronto se sepan, yo os actualizaré el artículo y os informaré.

Represión policial del confinamiento. En España los políticos ordenaron la mayor represión policial que se ha visto jamás en una democracia. Este país ha vivido una represión como sufrió durante la dictadura franquista. Ordenaron a los policías vigilar que los ciudadanos no salieran de sus casas, y las patrullas policiales recorrían las calles de las grandes poblaciones y ciudades persiguiendo a menores, ancianos, mujeres, minusválidos y cualquier otra persona, para que no estuvieran en la calle.

Aquí multaban a la gente por ir a comprar el pan en otro barrio lejos de tu casa. Aquí te multaban si salías sólo para comprar un paquete de arroz. Aquí se han puesto multas porque cruzar una calle suponía cambiar de municipio. Aquí se han impuesto las multas más esperpénticas de una democracia.

Es una vergüenza. Es vomitivo. Es repugnante. Es imperdonable. Los políticos no pueden usar a la policía para reprimir a sus ciudadanos y ciudadanas, mucho menos en una democracia, e inadmisible para perseguir ancianos y menores. Esta no es su función de la policía en una democracia. Esto es propio de dictaduras y autoritarismos. Una democracia no puede imponer jamás la ley del miedo.

La democracia herida por el confinamiento. Este confinamiento es una enfermedad de las democracias. Ninguna democracia sana puede permitirse encarcelar a su pueblo en sus hogares, y usar los poderes del Gobierno para vigilar que nadie salga de su prisión. Este confinamiento ha demostrado que tenemos una democracia imperfecta, herida y enferma, y hay que empezar a trabajar en curarla, pues existe el riesgo de que el paciente empeore muy gravemente, con terribles consecuencias.

El patético periodismo durante el confinamiento. El comportamiento de muchos periodistas y programas de televisión españoles durante el confinamiento fue vergonzoso, vomitivo, repugnante, asqueroso, despreciable, y se convirtió en el ejemplo perfecto de lo que es el periodismo vulgar de mierda.

Hay periodistas y programas de televisión que disfrutaron de crear alarma y pánico social. Hicieron una carnicería de la tragedia, y mostraron sin ningún disimulo que están al servicio de los políticos, repitiendo las notas de prensa como si fueran las proclamas autoritarias de un dictador que adoctrina y manipula a su pueblo. ¡Y siguen! ¡Y seguirán! Mucho miedo de la gente y la sociedad es culpa completamente de los periodistas, y afirmo rotundo que sin televisión y sin periodistas esta epidemia se hubiera gestionado mucho mejor. La gente estaría mucho más fuerte mentalmente, muchas empresas no se hubieran arruinado, el negocio del turismo no hubiera sufrido las mayores pérdidas de su historia, se hubieran salvado miles y miles de puestos de trabajo, y muy probablemente se hubiera evitado algún suicidio y alguna muerte.

El periodismo ha sacado su peor cara jamás vista. No hubo entretenimiento en televisión. Sólo les faltó a los periodistas salir diciendo a gritos que la gente se pusiera de rodillas y se arrepintiera de sus pecados.

Os he explicado que soy fotoperiodista, pero nunca he querido trabajar para medios españoles. No tienen imparcialidad, no tienen credibilidad, su profesionalidad no está al nivel del periodismo internacional, y no están al servicio de su sociedad. Sólo están bajo orden y mando de su color político, y esto es un desastre para cualquier sana democracia.

Cómo defino yo el confinamiento. En mi opinión, el confinamiento ha sido la tortura medieval de un inepto convertido en inquisidor. Es la típica solución prehistórica de cuando la especie humana todavía eran trogloditas, y tras la cual se ha escondido la incompetencia política acumulada de muchos años de descuido, desatención, desprecio e ignorancia, en materia de salud, prevención, educación y cultura. La historia dictará sentencia a los culpables. No tengo ni la más mínima duda, ni en mi casa, ni en calle, ni en el Tribunal ni en el mismísimo infierno. Estoy plenamente convencido.

Confinamiento mundial. Cabe decir que el disparate del confinamiento no ha sido sólo una aberración de España. Lo aplicó Italia, China lo inventó, y también lo usaron Nueva Zelanda, Argentina, Reino Unido, Francia, India, y centenares de países más, cada uno con diferentes medidas. En Europa fue España quien aplicó el confinamiento más duro, y tal como se ha demostrado, no era la solución.

El confinamiento es un mal síntoma para el futuro, si se sigue por este camino. La humanidad inventó la esclavitud, que atacaba la libertad de los esclavos. Los libros de historia lo explican, y el final de estos capítulos siempre ha sido el más trágico de todos los finales.

El confinamiento, como la esclavitud, también ha atacado la libertad, y la libertad es lo que hace grande a las personas, a la humanidad, a la sociedad. La gente tiene que despertar, porque ya sabemos, mirando la historia de la humanidad, cuánto es de cara la factura a pagar, y deberíamos de saber todos y todas que es inasumible este precio.

El confinamiento en los libros de historia. Los políticos han ignorado y despreciado la salud durante años, y ahora, de repente, por sus propios intereses, dicen que es el valor más preciado. La historia va a escribir que los políticos, con la inestimable colaboración y participación de sus periodistas en nómina, han escrito la vergüenza del siglo, al mismo nivel que representó la Segunda Guerra Mundial, o en el caso de España, la Guerra Civil Española.

Los libros de historia van a escribir que esta imbecilidad causó muertes no deseadas, causó una devastación económica al nivel de toda guerra, causó un miedo superior al que provocan las guerras, causó una represión que las democracias no pueden consentir, causó unas torturas y unos daños irreparables en muchos casos, y fue mucho peor el remedio que el propio mal a corregir.

Esta historia no se puede repetir. Esto no se puede perdonar. Esto no se puede olvidar, porque se ha sembrado una semilla que puede provocar en el futuro la mayor masacre masiva de la humanidad. Parece imposible, pero vistos los hechos, yo ya no doy nada, absolutamente nada, por imposible.

Atada y sentada encima de un caballo. Este mes hemos vuelto a hacer una nueva sesión bondage con caballos, con Thyffany Young atada con los brazos atados a la espalda y sentada encima del caballo sin silla.

Es un caballo precioso, tranquilo, con una crin y una cola muy bonita, de un intenso blanco brillante que reluce con el sol, pero estas sesiones con animales hay que extremar las precauciones, porque tenemos que cuidar tanto el estado perfecto del caballo como de la modelo.

A mí me encantan los animales. Crecí rodeado de animales y naturaleza, y siempre estoy rodeado de naturaleza y animales. La única especie animal imbécil es la humana. Lo he dicho mil veces. La gente me repugna. Detesto a la gente. Odio a la gente desde que era muy pequeño, y me alejo de ellos.

Atada de paseo dentro de un estanque natural. Hicimos estas fotos en un estanque natural muy bonito y encantador. Me encanta la imagen mágica y fantasiosa de los árboles saliendo del agua de estos estanques que se forman por lluvias torrenciales o ríos desbordados. Cambian mucho de tamaño, porque dependen de las lluvias, e incluso la mayor parte del año tienen muy poca agua, pudiendo llegan a secarse.

Hay que andar con mucha precaución, porque su fondo está lleno de yodo depositado. Los pies se hunden en el yodo, y según el yodo acumulado se puede hundir hasta las rodillas, y puede atrapar a las personas si no saben moverse o son débiles. En otros tramos el yodo sólo cubre la planta de los pies, pero forma bolsas de aire, y al pisarlas sale burbujas del agua, y se hunde la pierna. Las capas de yodo depositadas son irregulares, y otro de los peligrosos es que resbala si se pisa una roca. Además muy fácil tropezar, porque al andar se remueve el yodo y rápidamente se ierde toda la transparencia del agua, y la profundidad es muy variable, pudiendo superar incluso el metro en algunos tramos.

Antes había miles en nuestro territorio de estos estanques. Suelen ser rincones cerrados, que les llega el agua por los caminos de tierra, por las laderas de la montaña, directamente de la lluvia torrencial caída, o suministrada de un río desbordado, pero la mano humana como siempre destroza estos paisajes con sus edificaciones y carreteras.

Atada dentro de este río de tono ocre por sus sedimentos. Estas fotos las hicimos en fechas difíciles, con una sociedad que se había vuelto loca y aborregada en su autoritario confinamiento, y buscamos un lugar tranquilo. Nos acercamos a este río, porque justo era tomar una salida fácil de la autopista que nos quedaba muy cerca. El tiempo no amenazaba lluvia. Sólo eran nubes, e incluso en algunos momentos se colaba entre las nubes algún rayo de sol.

Es un río que arrastra mucho sedimento, y tiene acumulado mucho sedimento en el fondo. Te puedes hundir hasta la rodilla muy fácilmente. Tiene mucha pesca. Es pesca controlada, con lo que los agentes rurales y medio ambiente van dando vueltas de vez en cuando. Hay centenares y centenares de pescadores repartidos a lo largo y ancho de todo el río, y muchos de estos pescadores llevan años con estas prácticas. Hay buenas personas, pero también hay mucho pescador ilegal o tramposo, que son muy agresivos y están muy alerta por si les descubre la policía, por lo que hay que ir muy en cuidado. Es peligroso el río, y es peligroso la gente.

Otro detalle es que está lleno de mosquitos. Hay ejércitos inmensos de mosquitos. Thyffany y yo estamos muy acostumbrados a que nos piquen mosquitos de todo tipo, desde el mosquito común al mosquito tigre y muchos otros. En todo un año nos pican miles de mosquitos, y no exagero. Aquí había un mosquito que no habíamos visto nunca. Nos picó un mosquito de un tono marrón ocre y peludo. Era enorme. No parecía un mosquito. Era como un avión de combate el muy desgraciado, y nos picó a través de la ropa. Nos picó vestidos con manga larga. El mosquito tigre también pica a través de la ropa, pero este mosquito picaba a través de la ropa gruesa, pero ya tenemos mucha experiencia en mosquitos, y sabemos lo que tenemos que hacer.

Bondage atada en una habitación de este edificio abandonado. Entramos en esta habitación de un edificio abandonado donde los graffittis están pintados con vivos colores sobre el blanco de las paredes, iluminadas casi con un brillo singular por la luz diurna que entraba a través de las ventanas. Quedaba bonito, y los graffittis es un arte, pero es un arte siempre y cuando se pinten en el lugar adecuado. Creo que el graffitti es un arte que debe de contribuir, aportar, expresar, de forma atemporal, pero es muy importante el escenario escogido. No me sirve el arte cual sea en lugares equivocados.

En los edificios abandonados hay muchos tipos de graffittis, que acaban derrumbados al mismo tiempo que caen los ladrillos, casi siempre por la mano humana. Hemos visto graffittis de todo tipo. Muchos graffittis ya están por el suelo, y también hay gente que pinta graffittis encima de otros graffittis ya pintados.

Decidimos hacer la sesión vestida de colegiala, atada de pie por tobillos y muslos, con los brazos atados a la espalda y las cuerdas enrrolladas por el cuerpo, aguantándose sobre tacones altos finos y amordazada con cinta blanca. Los colores rojos y blanco creo que eran los más acordes para ese rincón.