Este invierno ha sido insólito por el frío intenso y la lluvia prolongada, con muchos días de lluvia durante casi tres meses. Hay pantanos muy cerca de su capacidad máxima, ríos llenos de agua y cascadas espectaculares de tiempo temporal, debido sólo por la gran cantidad de lluvia.

Nosotros estamos aprovechando la belleza del agua para nuevas sesiones de fotos muy variadas. En esta ocasión fuimos a una cascada que, durante la mayor parte del año, es cuatro veces más pequeña que el tamaño mostrado en la foto. Esta muy fuerte, y había zonas donde la modelo no podía colocarse, porque el agua la empujaba.

Como siempre, primero estudiamos las normas de seguridad, imprescindibles para las máximas garantías. Yo no me permito a mí mismo margen de error. Soy muy exigente y perfeccionista, pero el sentido común dicta como es el agua que la seguridad prevalece por encima de todo. Ese nivel de cascada tiene mucha fuerza, e incluso le arranca a la modelo, haciendo imposible colocarse bien el short negro de la foto. Su ruido del agua al caer es tan alto que la modelo no puede escuchar nuestras indicaciones a tres metros de distancia. Debemos de acercarnos, o gritar como en un concierto, y esto sólo son algunos de los mínimos factores estudiados antes de empezar la sesión. Hay mucho más.

Vimos la zona segura para hacer las fotos, y comenzamos a hacer la sesión con Alexia atada entre el agua de la cascada, los pechos desnudos, atada con esas cuerdas rojas que resaltan por el sol y la cascada, y amordazada con un ballgag rojo.

Hicimos miles de fotos a muy alta velocidad, porque cada foto es distinta. El agua bajaba a mucha velocidad, y todo el rato crea formas distintas, todas diferentes, que es imposible captar y visualizar por el ojo humano. Es hacer muchas fotos, miles, y mirarlas al descargar.

Hay centenares de fotos fabulosas, y ha sido increíblemente complicado elegir sólo siete fotos para esta galería. Hemos dejado sin publicar muchas grandes fotografías de esta galería, pero no podemos publicar cien fotos, que tampoco nadie se iba a mirar cien fotos. En todas las fotos el agua ha formado dibujos distintas, y estas fotos publicadas son una pequeña exhibición.

Os recordamos que estas sesiones son profesionales, muy complicadas, y de alto riesgo. No intentéis copiar si no estáis preparados/as. Se necesita mucha preparación previa y experiencia. No sirve tampoco cualquier modelo para estas sesiones bondage. Son modelos muy especiales, muy preparadas, con mucha experiencia y muy profesionales.

Por cierto, al terminar la galería nos quedamos comiendo junto la cascada, al sol, con la modelo recobrando la temperatura corporal, y de pronto vimos en el perímetro de seguridad venir por el agua una serpiente. La veis en la foto. Es la naturaleza. Es libre. Es su casa. Fue una anécdota divertida. Nos dio tiempo a hacer algunas fotos a la serpiente, y volvio a irse. Por eso insisto en que estas sesiones son muy complicadas, y no es recomendable copiarlas. Hay que estudiar y conocer todos los detalles al milímetro.