Pensamos una galería en la playa que fuera estética, bonita, y que resaltaran los colores. Nuestras playas en Cataluña son turísticas. Muchas playas son artificiales. Existen gracias al mantenimiento que se hace en determinados momentos del año, y la arena es puesta por el ser humano. Por naturaleza muchas playas no existirían. El mar se llevaría la arena, por el oleaje, las corrientes y los temporales, sobre todo si son temporales de levante.

Son playas turísticas pensadas para turismo de masas, llenar los hoteles, y ver a la gente que se pasa meses y meses del año tomando el sol, tumbados en el arena, No son playas tropicales, y no tienen esa belleza paisajística de las playas en otros rincones del mundo.

De todos modos, sigue siendo la playa, y es un bonito y sensual escenario. Por eso nos acercamos para hacer esta sesión, con Thyffany Young junto la orilla del mar, atada con cuerdas rojas, los brazos atados a la espalda, las piernas atadas juntas, y rodeando las cuerdas en su cuerpo, resaltando su color por encima del top blanco. El tono cálido de la arena y el azul del mar quedan muy bonitos en esa sensualidad que buscamos en la foto.

El cielo azul, como ocurre cuando hay anticicliones y no hay viento, demostraba la contaminación de las ciudades y las poblaciones costeras. No era el día de mayor contaminación, pero no era el azul celeste, y no voy a retocar la foto. ¡No! Hay que enseñar que la gente habla mucho de medio ambiente y ecología, habla mucho de la contaminación en el otro extremo del planeta, pero el ser humano sigue creando la contaminación en todos sitios, sea donde sea. Yo no creo en las palabras, y no creo en la gente. ¡Ahí fuera están los hechos que lo demuestran!.

Quedó una sesión bonita, porque la playa es un recurso de escenario muy fácil que tiene su encanto. Hemos hecho más galerías bondage atada en la playa, y os he publicado varias fotos de esta sesión.