Este vehículo tiene una historia negra de un secuestro real en África hace ya muchos años, y os la voy a explicar.

Este todoterreno se usaba en Somalia para determinadas actividades que no es necesario detallar. Un día, viajando sin escolta armada, fue asaltado por grupos terroristas, y todas las personas que viajaban en el vehículo fueran secuestradas hasta que se logró su liberación meses más tarde.

El vehículo quedó abandonado, en la realidad que vive Somalia, y que si os la explico necesito ochocientas páginas como mínimo. Al cabo de unos años, una persona de Cataluña vio el vehículo en uno de sus viajes por el mundo. Quisó comprarlo, y lógicamente en Somalia nadie quería el coche en la que habían secuestrado personas extranjeras. Era chatarra. Se lo vendieron, y el vehículo viajó a Cataluña, donde quedó aparcado en un taller. Allí lo vio un posible comprador, que se interesó por un vehículo a muy buen precio y sin ningún problema para circular por su finca, sus terrenos y sus carreteras, y aquí está el vehículo.

Esta es la historia muy resumida. Yo sé en qué casa está, y sé las personas que viajaban en este vehículo. Me gusta confirmar las historias, porque la gente explica muchas mentiras, y contacté con una de las personas secuestradas. Quise saber si es capaz de reconocer el coche en el que viajaba, y si puede explicarnos qué ocurrió, pero no quiere hablar del tema. En su liberación intervinieron Gobiernos, y no habla. La historia puede ser mentira, porque el protagonista con el que hablé no quiere saber nada, así que es simplemente una leyenda negra de este coche.

El vehículo es una maravilla porque está todo restaurado de motor, está matriculado, puede circular, y arrastra cargas pesadas por terrenos difíciles con una facilidad asombrosa, pero yo no entiendo de mecánica. No tengo ni puta idea ni de motores ni suspensiones ni bujías ni nada por el estilo. Yo cuando tengo un problema siempre voy al mecánico, aunque sea para cambiar una bombilla. En esto soy un desastre, lo reconozco.

La sesión de fotos bondage fue con Thyffany atada en la escalera posterior boca abajo, amordazada, y los caballos iban paseando y se acercaron para ver qué locuras estábamos haciendo. Quedaron las fotos geniales, y por cierto, sí, he borrado la matrícula y los teléfonos que figuraban en el coche. Lo hago siempre. Es obligatorio también por la Ley de Protección de Datos Personales, pero tampoco voy a hablar de leyes, que esto es una web de bondage.

Seguiré intentando confirmar que la historia es real, con fuente directa u oficial, y tan pronto pueda actualizaré este artículo, pero ya anticipo que es muy complicado, porque los protagonistas no quieren hablar ni una palabra. Hay que respetar su decisión.