Las balas de paja nos encantan como escenarios fotográficos, porque dan muchas posibilidades de posados fotográficos con ese tono rústico y rural inconfundible. Nosotros hemos hecho muchas sesiones en balas de paja. Hemos hecho desde sesiones con la modelo tumbada arqueada boca arriba, hasta sesiones con la modelo atada en hogtied sobre balas rectangulares, y todavía quedan miles de ideas, cada una distinta y todas buenas. Ser mejor o peor idea sólo depende de los gustos personales de cada uno o una.

En esta ocasión, hicimos una sesión que ya habíamos hablado de hacer en otras sesiones parecidas. Es con la modelo sentada encima de la bala de paja, con los brazos atados a la espalda, las piernas dobladas atadas juntas, atada con ropa de diseño militar, y amordazada. Alexia ya tiene práctica en subirse a estas balas de paja.

La sesión ofrecía mucha variedad. Se podían hacer las fotos centrados en la modelo, fotos donde se veía la modelo atada sobre la bala de paja entera, y fotos con el ángulo fotográfico abierto donde se podían ver las tres balas de paja juntas en una esquina del campo.