Outdoor Bondage. Fuimos con Sweet Foxy hasta este paraje para hacer fotos con este Citroen abandonado en medio de prados montañosos. Hay muchos más coches, pero la historia del por qué están esos coches allí abandonados os la explico en las galerías bondage que hice con Thyffany en otros vehículos chatarra tirados por el monte. Conozco la historia de los coches, el por qué están allí, las polémicas y muchos otros detalles, porque yo hablé del tema con su propietario y otras personas, pero os lo explico en otras sesiones de fotos.

Aquí os hablo de la sesión que hice con Sweet Foxy, que le propuse mi idea loca de hacer las fotos bondage atada encima de este Citroen del siglo pasado, y a Sweet Foxy le pareció divertida la idea. Es un coche de colección antigua, y no arranca, ¡lógico! No se puede ni mover porque se desmontaría a piezas.

"Bondage atada sobre este Citroen antiguo abandonado en las montañas"

Le comenté a Sweet Foxy la idea de hacer el posado sentada sobre la hojalata del capó, y apenas apoyó sólo un dedo que ya casi se hundía la chapa del coche. La modelo se tuvo que sentar en el lateral reforzado, y no tenía mucho margen de movimiento, porque se hundía toda la carrocería. El único movimiento seguro era doblar las piernas, estirar las piernas y colocarlas sobre la rueda. El resto de movimientos creo que el coche se desmontaría en mil trozos.

Además, estas montañas son muy silenciosas. Apenas vive muy poca gente, distanciados kilómetros las casas entre sí, y los barrancos de este lugar crean ecos muy ruidosos. Aquí te tiras un pedo y se oye el eco hasta la frontera con Francia. Cualquier ruido, voz o sonido, se escucha a centenares de metros, y hay que ser muy silencioso en estos rincones, por lo que le comenté a la modelo que no se moviera, para no cargarnos el coche, y que no hiciera ruido, porque nos escucharía el propietario de los coches, aunque viva lejos. ¡Ni moverse ni ruidos! Resumiendo, ¡que tenía que hacer de estatua casi!

Esto ocurre en muchas de las sesiones que hacemos Thyffany y yo. El sigilo, el silencio y los movimientos cuidadosos, forman parte de las medidas de seguridad que adoptamos para nuestras sesiones fotográficas en determinadas áreas. Hay sitios donde se puede gritar, pero hay sitios donde se habla a voz muy baja. Siempre estudiamos los peligros, y nunca bajo la guardia, porque la gente está en todos sitios. El ser humano es la única especie animal que te lo puedes encontrar en los desiertos, en el Polo Norte, en el Polo Sur, en las profundidades del océano, en la cima del Everest, en la Estación Internacional del universo, en la selva y ahora ya hasta quiere llegar a Marte. ¡Joder! ¡Estamos en todos sitios! Llegar a la montaña para la gente es un paseo.

La luz del día fue otro factor para la modelo, porque estaba todo el cielo nublado. Para ser exacto, había toda una capa de nubes, pero no era muy espesa, y un minuto estaba nublado, otro minuto el sol cruzaba las nubes, el siguiente minuto aparecía sol pero no había sol pero la luz era de sol, y seguía cambiando. Esto ocurre en outdoor bondage, y a veces les da el sol en los ojos a las modelos, o les molesta la iluminación porque les viene muy directa, y por eso en estas sesiones tiro muchas fotos y duran más minutos, porque después al descargar en casa borro las fotos donde los ojos han quedado cerrados o incomodados por el sol. De todos modos, siempre les enseño fotos a las modelos para que ellas decidan sobre sus ojos, porque el tema del rostros siempre es muy personal, y la opinión sagrada sobre si los ojos están bien o no es la de la propia modelo.

Me encantó la sesión, la modelo salió fabulosa, fue divertido, es un escenario original, y ya sabéis que me encanta variar.

Después de esta sesión, nos metimos bosque adentro y fuimos hasta un árbol para hacer el bondage suspensión con Sweet Foxy atada y suspendida en la rama del árbol, y que podéis ver en nuestras galerías de bondage outdoor en nuestra web.

 

 

Exoticbondage.com