La práctica muy peligrosa de meterse objetos por el ano

Hace muchos años vi un vídeo que se había hecho muy famoso en esa época. En el vídeo se veía un vaso en el suelo, y la cámara grabando en plano fijo, con la típica escena de quien se graba a sí mismo. Un hombre se coloca sobre el vaso y empieza a introducírselo por el ano. Es lo que llamamos popularmente metérselo por el culo.

"El vídeo del vaso roto dentro del culo"

Cuando intenta quitárselo, el vaso se rompe. Supongo que eso le pasó por el efecto vacío o por la presión de los músculos y huesos sobre el vaso. ¡O el vaso era una mierda! ¡No tengo ni idea! Se rompió a trozos, y se ve con los dedos cómo se quita una parte del vaso, pero al estar roto en diferentes cristales no sale todo el vaso de una vez. Se quita una segunda parte del vaso. El hombre busca con los dedos otra tercera parte del vaso, y se ve en el vídeo que cae una gota grande de sangre. ¡Y una segunda gota de sangre! El goteo es cada vez más rápido, y cuando se quita la tercera parte de cristal ya es un hilo continuo de sangre, como un grifo abierto, y el hombre se levanta y apaga la cámara. Aquí se acababa el vídeo.

La continuación está muy clara, que es urgente al hospital, operado de urgencias y quizá con secuelas graves para toda la vida.

"La historia de un alto cargo de medicina"

Me acuerdo que le estaba explicando el vídeo a una persona que conocía hace años, y que ocupaba el máximo puesto en su área de un hospital importante y prestigioso en su país. Le dije que había visto el vídeo de esta carnicería sangrienta que se hacía ese hombre en su culo, y me comentó que eso la gente lo hace porque la próstata es un órgano erógeno en los hombres, que produce mucha satisfacción sexual, y añadió que él se metía guindillas y pasta de dientes por el culo. ¡¡¡Pasta de dientes por el culo!!! ¡¡¡Y guindillas!!! ¡¡¡¡Un jefe máximo del área de un hospital!!!

Desde esa fecha, entre el vídeo y el profesional, yo me lo creo todo cuando me explican los objetos que la gente se mete por el culo. Cualquier cosa que me digan me lo creo. Yo de la gente me lo creo todo, y si son estupideces seguro que sí.

"Objetos de todo tipo que la gente se mete por el culo"

Hay muchas historias. Hay miles de historias, y algunas de las historias que encontramos en las habladurías de la gente, en televisión o en internet, pueden ser sólo mitos y leyendas.

Hay historias que no me creo y no he encontrado documentadas demostrables, como esa leyenda de una persona que llevó medio año un vibrador dentro de su recto. No me lo creo, porque es muy importante acudir con urgencia y rapidez, desde el inicio del problema hasta la consulta médica, y lógicamente están los síntomas, las molestias y las complicaciones.

La sintomatología de tener un objeto dentro del ano es variada, eso es cierto, y puede ser desde muy simples, como el dolor anal, molestias pélvicas, dolor abdominal bajo, estreñimiento, dificultad para tirarte pedos, o la rectorragia, hasta presentar abdomen en tabla con signos de irritación peritoneal y signos de sepsis.

Esto sería los síntomas que pueden provocar el dejar el objeto dentro del culo, pero las complicaciones puedes ser perforación intestinal, perforaciones rectales o colónicas, trauma rectal, fístulas de todo tipo, rectovaginales, rectovesicales, enterocutáneas o perianales, infecciones pararrectales, peritonitis, lesiones del esfínter, abscesos intraabdominales, laceración del esfínter anal, lesión de tejidos perirrectales, obstrucción intestinal baja, hemorragia digestiva baja, la emigración del objeto hacia órganos vecinos con lo que puede provocar lesiones en esos otros órganos, y en los casos más peligrosos puede provocar un sock séptico y a la muerte. Hay gente que ha muerto por estas prácticas, y han sacado el objeto con el paciente ya fallecido.

Por eso no me creo estas historias de un objeto medio año en el ano. Además, hay que tener en cuenta, cuando se escuchan historias, que en medicina hay una responsabilidad ética universal sobre la protección de personas y animales, en el que también entran la confidencialidad inviolable de los datos de los pacientes, su privacidad, el requerimiento del consentimiento explícito y escrito del paciente para difundir cierta información con su situación clínica, y no entrar nadie en conflicto de intereses, entre otros compromisos adquiridos por la medicina en todo el mundo. Habrá algún país que se los salta, pero al llegar la información a otros países éstos restringen o borran datos que vulneran estos compromisos.

Por estas razones yo no busco informarme en lo que diga la televisión o la prensa, porque no me fío nada de periodistas, y mucho menos en una época que este oficio está en el momento más bajo de toda su historia, convertidos en el brazo ejecutor propagandístico de los intereses de sus jefes políticos.

Yo me informo y contrasto lo que escucho en documentos, estudios e informes de revistas de investigación o divulgación médica y científica, por ser de mayor rigor. Lo que diga un canal de televisión u otro me es indiferente. Apenas veo la televisión un par de horas a la semana.

En estas revistas he leído durante años un montón de objetos extraños que los médicos de Urgencias han tenido que extraer de los pacientes.

Las botellas es el objeto más extraído en urgencias del culo de la gente. Son muy famosas y habituales las historias de gente que se meten botellas, e incluso hay gente que se había metido la botella al revés, entrando primero la parte gruesa y dejando la boca estrecha para el final. Con las botellas nos pasaríamos horas hablando, de la cantidad de botellas que se mete la gente por el culo y acaban en el hospital. ¡Botellas de todo tipo, tamaño y forma! La gente no aprende, y eso que este error es de siglos pasados, pero nada, ¡¡que no aprenden!!

El segundo lugar casi siempre lo ocupan la gente que se ha metido vibradores hasta el fondo, todo entero, por la excitación o por sentarse encima o lo que sea, y se han pasado apretando demasiado y se ha ido todo hasta dentro, y ya no sale hasta que vayas a las urgencias de un hospital. Los vibradores tienen la forma anatómica para facilitar su penetración y uso, pero hay que aguantarlos e introducir una parte de ellos. No se puede meter todo entero hasta el fondo.

A continuación, en esta clasificación morbosa, viene un grupo donde están reunidos los objetos de forma fálica, que parezca una polla, o que tengan un extremo redondeado, que también le sirve a la gente para metérselo por el culo. Hay historias de gente a quien han tenido que extraerle en el hospital puros, velas, un salami, un tubo de aluminio ,desodorantes, frascos de otros productos como perfumes, una linterna, un cañón de escopeta, un destornillador, barras metálicas, objetos cilíndricos de todo tipo, y todo lo que la incultura, el analfabetismo, y la imaginación sin control, hace pensar a la gente que se pueden meter esa barbaridad por el culo.

A veces no hace falta que el objeto tenga forma de polla, o que sea anatómico. Muchas veces es porque el objeto les resulta atractivo, curioso, divertido, llamativo, o es un su fetiche, o es lo que tienen más fácil a mano, y aquí entra de todo. Hay casos de bolígrafos, muñecos, rotuladores, un guante de horno, tornillos, pilas eléctricas, pelotas de tenis, vasos tubulares, bombillas, huevos de metal, lápices, un picador de hielo, termómetros rectales, un bate de béisbol, y todo lo que pillan por los armarios, o la caja de herramientas.

Los objetos con mango que la gente tiene por su casa es otro clásico, y hay gente que ha acabado en el hospital por introducirse el cepillo de dientes, un destornillador, un martillo, el mango de la escobilla del wáter, un bastón o el palo de una escoba, porque estos objetos también pueden provocar lesiones graves, sin necesidad de atascarse. Los cristales se pueden romper, las maderas se pueden astillar, y los hierros o cantos pueden rasgar y cortar. Además, provocan infecciones porque tienen gérmenes y bacterias.

Las verduras en el recto es muy habitual. La gente se mete zanahorias, pepinos, calabacines, plátanos, un huevo cocido, e incluso hubo el caso de un preso que se había metido una manzana en una práctica autoerótica, pero no son objetos que la naturaleza haya diseñado para metérselo por el culo, aunque al ser humano lo da lo mismo, y se lo mete. Acaban frenados, succionados o metidos hasta adentro del todo, y la solución para quitarlo es ir urgente al hospital. Se meten la nevera entera de frutas.

Después ya empiezan los grupos de las singularidades y minoritarios, y en este apartado me llama mucho la atención la gente que se mete animales. Hubo un caso muy famoso de un hombre que se metió una anguila viva por el ano, según dijo porque estaba estreñido, metiendo primero la cabeza de la anguila, lo cual provocó mordiscos, perforación del intestino y parte devorada, y tras la cirugía estuvo meses con una bolsa para colostomía. No sé cómo acabó su recuperación, si llegó a recuperarse del todo, o si le quedaron secuelas de por vida, porque estas imbecilidades no me interesan para nada. ¡Es su problema! ¡Ya se apañará con sus estupideces!

Por supuesto, tendría que hacer un apartado especial para los casos más increíbles e insólitos documentados. Esta clasificación ya depende de la opinión de cada uno, pero para mí las tres historias más sorprendentes son el paraguas, un jarrón de vidrio plomado, y una dentadura. ¿Cómo se le ocurre a una persona meterse un paraguas en el culo? Quizá es por si lluvia. ¿Y el jarrón de vidrio plomado? No sé cómo son estos jarrones, ya lo buscaré por google pero me gustaría preguntarte si esta persona tenía pensado adornarlo con flores, pero ¿el jarrón o el culo? Y lo de la dentadura postiza llevo media hora intentando comprenderlo, pero prefiero no perder el tiempo. ¿Se la metió con la boca abierta o la boca cerrada? Digo la dentadura, claro. Mi teoría de que esta humanidad va camino directo a la extinción es totalmente acertada, y la única duda es si lo hará con un paraguas en el culo o vete a saber qué otro objeto. ¡Visto lo visto, todo es posible!

"Quizá os preguntáis si la gente se mete todo esto por el culo"

Tal como os he contado, yo me documento en revistas de investigación o divulgación médica y científica, pero otra forma es mirar vídeos porno, en portales porno, en sus apartados temáticos de sexo anal y objetos por el ano. ¡Es increíble! He visto un vídeo de una chica metiéndose una manguera de goma. He visto otro vídeo de una chica que se está metiendo una pelota del tamaño de un balón de balonmano. He visto otro vídeo de otra chica metiéndose un vibrador de un tamaño que es como una lanza de los caballeros medievales, y en resultados de búsqueda me pone todavía miles de vídeos encontrados. ¡Con esos tres ya tengo suficiente! Yo me creo cualquier objeto. Esto es la gente.

"Quién se mete estos objetos por el culo"

Las urgencias por objetos en el ano son mayoritariamente hombres. El 94,4% de los pacientes que acuden de urgencia a un hospital por meterse algo en culo son hombres, indistintamente si son heteros, gays, bisexuales o lo que sea. No hay ninguna relación o riesgo mayor por la orientación sexual, pero sí que hay mayor incidencia en la franja de edad entre 30 y 40 años del sexo masculino.

A pesar de este comentario general, es innegable algunos grupos de riesgo que os voy a comentar y os pueden sorprender.

El primer grupo que os puede sorprender, o al menos a mí me sorprendió cuando me informé por primera vez, son bastantes casos en personal penitenciario, es decir, presos. Lógicamente, su vida sexual al estar encerrados es muy complicada, y recurren a prácticas autoeróticas y la masturbación, pero entre gente presa hubo un año en el que tuvieron tres casos de introducirse desodorantes en vía rectal.

El consumo de drogas, alcohol y homosexualidad, todo mezclado, es una peligrosa combinación que coincide en bastantes casos de gente que acaba en urgencias por meterse algún objeto en el culo. A veces hay gente que no recuerda lo que se ha metido, o no es capaz de decirlo porque su estado de embriaguez o semiinconsciencia por la droga le impide expresarse para hacerse entender.

Las personas con transtornos psicológicos, sea cual sea el transtorno, porque hay un montón y a este ritmo la sociedad está cada vez más enferma de la cabeza, es otro factor de riesgo. Es difícil precisar porque lo hacen este tipo de personas, porque su cerebro no funciona en su estado sano y normal, y muchos de sus actos pueden ser incomprensibles e irracionales, actuando simplemente de acuerdo a la percepción y razonamiento de su enfermedad mental..

Otro grupo que me sorprendió son los intentos de suicidio. Es gente que intenta suicidarse metiéndose un producto tóxico y venenoso por el ano, que el cuerpo absorberá muy rápido y provocará su muerte. Siempre hemos visto en televisión que la gente se suicida bebiendo veneno o productos muy peligrosos, pero hay gente que se lo mete por el culo.

En ocasiones los objetos en el ano están implicados en homicidios, gente que ha muerto por el objeto introducido en el ano, y aquí ya es cada caso concreto y sus respectivas investigaciones quien determinará la gravedad del delito, sus culpables y sus condenas, pero esto ya es otro tema.

El grupo de las prácticas eróticas sexuales, heteros, gays, sadomasoquistas, o cualquier otro, es también otro de los grupos que terminan en las urgencias de hospitales por haberse metido un objeto por el ano, y este es el grupo en el que yo me centro para hablar en este artículo.

Otro grupo, lamentablemente, es el de las víctimas de violaciones o agresiones sexuales, a quienes el violador subnormal de mierda les mete un objeto por el culo, sin ninguna consideración. A veces hay violaciones bajo los efectos de drogas o sustancias que adormecen a las víctimas, o las dejan sin voluntad, y en su violación no saben qué objeto les han metido por el ano, pero cualquier violación es abominable. Estos desgraciados miserables me repugnan, y no puedo decir mi solución para esta gentuza asquerosa.

El último grupo que menciono, que no es tan sorpresa pero sí solemos omitir o ignorar, son las "mulas" o "correos" como nombres populares y famosos, aunque supongo que la policía tiene mil nombres para esta gente, y son estas personas que ocultan drogas o narcóticos en su cuerpo para entrarlas por aeropuertos o controles en variadas instalaciones, envuelta la droga en condones dentro del ano, por ejemplo. En estos casos los expulsan mediante ténicas, pero también es una urgencia, porque si les explota el paquete el cuerpo absorbería la droga y morirían, y tienen que expulsarlo lo más rápido posble.

Estos son los grupos mayoritarios y las causas principales, aunque siempre hay causas excepcionales que no encajan en ninguna categoría..

"Lesiones irreversibles de por vida"

Hubo un caso muy famoso en 2018 aproximadamente, de un británico que se perforó su intestino después de introducirse un objeto de 77 cm por el ano mientras estaba borracho. Las placas de las radiografías y las exploraciones siguientes mostraron que se había perforado el intestino, había atravesado todo el abdomen, y había llegado casi al diafragma. En la intervención le tuvieron que quitar 20 centímetros de intestino grueso que había quedado gravemente dañado en el acto, y le realizaron una ostomía porque tendrá que eliminar la mierda a través de una bolsa adherida a su cuerpo. ¡Que bestialidad! 77 centímetros. Un par de palmos más, y le sale la punta del objeto por la oreja. Un poco más largo, y es mejor quitarle el objeto por el tímpano. ¡Increíble la gente! ¡Yo de la gente me lo creo todo! No es que sea iluso o fácil de engañar, no. Es que la gente me da asco, no creo en la gente, y no espero nada bueno de la gente.

Este es un caso muy extremo que no había ocurrido nunca, pero una vez habéis hecho el idiota, es mejor asumir la realidad, no empeorar las cosas, y acudir a urgencias donde un cirujano, doctor o doctora, os solucionará el problema, al tiempo de que la propia experiencia enseñará al paciente a tener esa inteligencia que se supone ya debería tener la gente por naturaleza.

Sin embargo, no intentar sacarlo por vosotros mismos si no se puede, porque eso sólo empeorará mucho más las cosas. Ha habido casos de gente que ha tratado de sacarse el objeto con ganchos o hierros, y al hacerlo se han desgarrado el colón, lo cual es con toda probabilidad una lesión irreversible y llevar bolsas adheridas al cuerpo para ir cagando en esas bolsas por toda la vida.

"Qué hacen en el hospital"

Los profesionales harán su diagnóstico por imágenes con el uso de radiografía simple y la tomografía computada, o también con otros métodos como los endoscópicos, para determinar las características del objeto, sus dimensiones, y en qué posición está colocado el objeto, y dependiendo del resultado podrán sacarlo manualmente por el recto o con cirugía con el paciente anestesiado.

Son extracciones de urgencia porque el tiempo de retención del objeto aumenta el riesgo de lesión de la pared y la perforación. En ocasiones es posible la extracción manual transanal en el mismo box sin anestesia, que no es agradable porque es muy probable que el doctor te meta el puño entero por el culo, pero no de esa forma mal pensada que a la gente le va el rollo y se ponen cachondos, ¡no, no, no!, sino en plan médico, que es muy diferente.

Sin embargo, muchas veces no es posible, y en muchas ocasiones es obligatorio cirugía. Se intenta si se puede buscar métodos mínimamente invasivos, y pueden optar en el hospital por la sigmoidoscopía flexible y el TAMIS, que es cirugía transanal mínimante invasiva, pero si el tema está complicado, por el objeto, por no ser posible manualmente, por el riesgo de migración del objeto y que se mueva, por abscesos asociados, o por la sospecha de haber perforación colorrectal, la única solución es operación en quirófano, para extraerlo por vía transanal o por abordaje abdominal, lo cual significa que el nivel sexual de imprudencia, temeridad, peligro, incultura, analfabetismo e inconsciencia, de esa persona es para no follar con él o con ella jamás.

"Qué decirle al médico en estos casos"

Hay una frase que dice "a lo hecho, pecho". Eso quiere decir que lo mejor es decirle la verdad, ser honesto, asumir que se ha hecho el idiota, no complicar más la situación, y salir del problema sin secuelas.

Las excusas y las mentiras en estos casos son ridículas. Hubo un caso de un paciente que dijo que se había caído de forma accidental sobre el objeto vegetal y se le había metido por el culo. ¡No me jodas! ¡Qué vulgaridad! A lo mejor dijo que se sentó sobre la silla, y estaba el pepino en la silla, y se le metió el objeto por el culo. ¡Qué tontería! O quizá explicó que estaba en el huerto recogiendo pepinos, se cayó hacia atrás y se le metió todo el pepino en el culo. ¡Con esas excusas se queda patético, idiota, mentiroso y cobarde!

Llegados a este punto, es mejor decirle simplemente que en el juego sexual se ha metido voluntario un objeto en el culo, y no sale. ¡Ya está! ¡Simple y fácil! Los doctores ya saben centenares y miles de estos casos. No les asombra, y a los doctores y doctoras les importa una mierda tus gustos. Ellos sólo quieren quitarte el objeto del culo, que entra dentro de las urgencias médicas, porque el juego es muy peligroso.

Lo vuelvo a decir. Introducirse objetos en el ano es un juego muy peligroso. Las secuelas leves pueden ser tener que ir al lavabo muchas más veces de lo habitual, para evitar que la gente afectada se cague encima en cualquier momento, pero las secuelas graves y muy graves son muchos casos de gente que va con la bolsa de cagar adherida a su cuerpo toda la vida, y además no hay que olvidar que una perforación intestinal puede ser mortal, y hay casos documentados de autopsias donde se han encontrado objetos inverosímiles en el intestino del cadáver.

Estos errores pueden ser mortales, así que no complicar la idiotez. Es mucho mejor quedar como una anécdota vergonzosa que ser una lesión irreversible o un muerto en el cementerio. Por lo tanto, decirle toda la verdad al médico, acudir de urgencia rápidamente, y no hacer estas burradas. Estamos ya bien entrado el siglo XXI y la humanidad cada vez es más subnormal. No aprende, no evoluciona, y los errores son mucho peores que en el pasado. Se repiten los errores, y peor todavía, porque se hacen mucho más grandes. Yo ya dije en un artículo, escrito en esta web y que podéis encontrar en la sección Opinion, que esta humanidad va camino de la extinción a este ritmo, y cada día estoy más convencido. No tengo ni la más mínima duda.

"Las modas ridículas de las redes sociales lo empeoran todo"

Las redes sociales en modas peligrosas, absurdas, subnormales e irracionales, poniendo de moda o retos el introducirse cualquier bestialidad por el ano o la vagina, con excusas cada cual más patética y prehistórica, lo empeora todo.

Estas mierdas de modas, y me refiero a todas, de la primera a la última, sea cual sea, de las redes sociales poniendo de moda meterse veté a saber qué barbaridad por el ano o la vagina, son abominables y repugnantes. No voy a mencionar ninguna, que la gente lo lee y ya lo prueba sólo por leerlo. El ser humano tiene la capacidad de razonar, de pensar, de meditar, tiene el sentido común, la lógica, pero por lo visto la humanidad va camino de la extinción, y en muchos millones de personas estas virtudes ya han desaparecido, y han quedado con un cerebro que no llega ni a primates. No lo hacen ni los monos.

De todos modos, en un gesto de buena intención, os diré que no sigáis ninguna de estas modas despreciables que han salido, salen y saldrán, por redes sociales. ¡Ni puto caso! Por hacer el gilipollas no sois más hombres, no sois mujeres más modernas, no sois más listos, ni más interesantes, ni diferentes ni únicos ni especiales, porque por eso son modas, es decir, muchedumbres adoctrinadas, todos iguales, todos calcados, todos repetitivos, y ninguno original.

"La obsesión de la gente por el culo"

Debería de estudiar la ciencia la obsesión de la humanidad por el culo. La gente va mirando culos por la calle, va enseñando culos en cualquier sitio, van tocando culos, quieren follar por el culo, se chupan el culo, se meten objetos por el culo, se azotan en el culo, etc. ¿Qué le pasa a la gente con el culo? Sólo son dos nalgas y un agujero por el que sale mierda. ¿Por qué tanta obsesión con el culo? Tenemos partes del cuerpo muy sexys, eróticas, sensibles y placenteras.

Algún día se debería de analizar reflexivos y exhaustivamente esta obsesión humana con el culo.

"Una reflexión para el sexo anal con seguridad"

Introducirse objetos por el ano es una práctica muy peligrosa, pero es innegable que la gente la continuará practicando, aunque sepa que es peligroso. Decir que no lo hagan es una guerra perdida de antemano, y es perder el tiempo tontamente.

Yo prefiero decir a la gente que, si se quiere meter cosas por el culo, tiene un montón de juguetes eróticos y productos sexuales diseñados y pensados con esta finalidad. Hay vibradores, hay dildos, hay plugs, y otras opciones.

Si se usan juguetes eróticos, no hay que meterlo todo entero, porque se puede hundir y de ahí no lo sacas. Por eso muchos juguetes tienen en su diseño una especie de tope. Si es un vibrador, deja la parte que vendría a ser el mango afuera. No metas el vibrador adentro, porque salvo que tu pareja tenga un ano del tamaño de una portería de fútbol y puedas meter la mano, no saldrá el vibrador.

Sobre meterse bolígrafos, mangos de martillos, linternas, cepillos de dientes, y mil ocurrencias más, ¿por qué? ¿Os vais a poner a escribir un libro en el intestino? ¿Tenéis pensado hacer obras con el martillo? ¿Se os han caído las llaves dentro para la linterna? Y el intestino no se lava los dientes. ¡Ya toca un poco de inteligencia humana! Dije una vez que la ciencia se equivocó en la línea evolutiva, porque según la ciencia el hombre de Neanderthal y el Homo Sapiens convivieron juntos hasta hace unos treinta mil años, cuando se extinguió el Neanderthal y sobrevivió el Sapiens, pero yo creo que no es verdad. Yo creo que el extinguido fue el Sapiens, porque el Neanderthal lo exterminó a bastonazos.

El fisting, que es meterse el puño entero cerrado dentro del ano, también es muy peligroso, puede provocar graves lesiones irreversibles, y no es necesario meterse el puño o el codo por el culo para excitarse locamente. Los médicos están de acuerdos en que la introducción de un dedo ya estimula la próstata de los hombres, lo cual es muy excitante y placentero, que enloquece de excitación y se vive el sexo muy intensamente.

Por lo tanto, dejar la colección de objetos raros en el armario y olvidar las ideas estúpidas, y disfrutar del sexo anal que os gusta con seguridad, con sentido común, con inteligencia. La forma ideal de terminar bien la fiesta sexual es todos felices y contentos, en casa, en el hotel, la playa o donde hayas follado, y la forma horrible, triste, lamentable y peligrosa, es terminar en el hospital y en quirófano. Así no se termina un buen polvo. Así sólo acaban las imbecilidades.

 

Todo el contenido es de mi propiedad y autoría, y yo soy el único autor de todos estos artículos.

Está estrictamente prohibido su reproducción, comercialización, copia, publicación, y cualquier otro uso no autorizado previamente por escrito. Cualquier interés que tengas, sea cual sea y seas quien seas, es obligatorio mi autorización previa por escrito.

Se emprenderán inmediatamente todas las acciones legales que se estimen oportunas contra cualquier persona, portal, foro blog, web, perfiles, periodistas, medios de comunicación, grupos, empresas, e incluso Administración u Organismo, sea oficial o no oficial, del ámbito público o privado, que vulnere mis derechos, y haga uso prohibido y/o no autorizado.

En caso de estar interesado/a en este artículo, escribe para solicitar la autorización a mi dirección info@exoticbondage.com

Escribe con el asunto "Autorización uso artículo", especificando el artículo de tu interés, y facilitando toda la información completa, lugar exacto de publicación, fecha de publicación, y por supuesto tu nombre y responsable de la petición, con tus datos de contacto directo.

Periodistas y medios de comunicación, indistintamente sea radio, televisión, prensa escrita o digital, deben de contactar a través de la sección "Press", en la barra inferior a pie de esta página.