Sesiones fotos remuneradas de bondage para modelos en España

Desde hace muchos años, existe la problemática de las sesiones remuneradas y el abuso que se hace del concepto TFP, porque las discusiones en este campo existen casi desde que se inventó la fotografía.

Yo voy a hablar de esta cuestión sobre todos los puntos de vista, porque me gusta analizarlo todo con profundidad, y no voy a ser políticamente correcto. ¡No! Tengo fama de hablar muy claro y directo. La gente siempre dice que les encanta las personas sinceras. ¡¡¡Una mierda!!! ¡Nos odian!

Lo voy a clasificar por preguntas, y comienzo por el punto más simple y menos problemático, que son las famosas siglas TFP publicadas miles de veces cada día.

¿Qué es TFP? Hay decenas y decenas de miles de anuncios en el que la gente pone que busca modelos, y ofrece TFP. Las siglas TFP significan Time For Prints, que traducido al español significa "Tiempo por copias". Significa que la modelo posa gratis, y el fotógrafo a cambio le debe de entregar copias de las fotos.

También hay gente que las siglas dicen que es Trade For Pictures, o Time for Pictures. ¡Decirlo como os dé la gana! En español es lo que siempre hemos llamado un intercambio gratis.

Existen muchas variantes. Con la invención del CD se puso de moda las siglas TFPCD, y cuya diferencia es que las copias te las entregan en un CD. Luego está DVD y mil cosas que la gente añade.

¿Cuántas fotos se entregan en los TFP? Eso se pacta entre el fotógrafo y la modelo. Hay fotógrafos que entregan unas cuatro fotos, lo cual es una mierda para la modelo, pero lo mayoritario es que los fotógrafos entreguen entre 10 y 20 fotos. De todos modos, una vez conocí una chica que me explico haber hecho una sesión de fotos, y el fotógrafo le entregó todas las fotos. Eso es muy extraño. Quizá el fotógrafo le mintió y ella se lo creyó, o era un fotógrafo muy amateur, o quería ligar con ella. En fotografía pasan siempre cosas muy raras.

¿Quién debería de usar el sistema TFP? Los intercambios TFP sólo deberían hacerse con fotógrafos amateurs que no van a hacer uso profesional de las fotos. Está justificado preferentemente para gente joven que está estudiando fotografía, con una edad máxima en torno a los 25 o los 30 años, y algún caso muy concreto y particular, pero es innegable que hay un uso abusivo y perjudicial en el cual pierden las modelos, pierden los fotógrafos y pierden también la fotografía, por las razones que ahora os explico.

¿Por qué perdemos modelos, fotógrafos y el arte de la fotografía, al posar gratis? Esta es mi web bondage, y por lo tanto vamos a hablar de bondage.

Comenzamos con una de las polémicas.

Con el auge de las redes sociales, hay miles de chicas que han posado gratis para gente que se ha hecho su perfil en las redes sociales, y han dicho que se fotógrafos o fotógrafas, o que son maestros shibari y la gente se lo ha creído. En realidad, sólo son aficionados y aficionadas que se han comprado unos cuantos rollos de cuerdas y una cámara de fotos, pero todo el mundo quiere hoy en día ser protagonista de las redes sociales. La gente tiene una obsesión enfermiza con tener más seguidores y seguidoras, miles y miles y miles. Por supuesto el bondage también está afectado por esta mierda de obsesión, y hay miles de chicas que se hacen su sesión de fotos bondage gratis a cambio de algunas copias para ponerlas en su muro.

No es la única situación donde la gente posa gratis en bondage. Hay gente que va a estos peligrosos talleres de los cuales ya he hablado en otros artículos, o se monta performances en sitios de todo tipo, o va a clubs bdsm, y se deja hacer fotos gratis atada o con cuerdas por la gente que está en esos clubs o en esos talleres.

Después estas chicas me vienen a mí, y ya directamente me dicen que son modelos kinbaku, shibari o bondage, y cuánto pago. ¡Vamos a ver! ¡Primer concepto! Posar gratis en una sesión de fotos bondage con alguien que tiene un perfil en las redes sociales, o en un taller, o unas fotos en un club, no es ser modelo. Esto es como sacarse el carnet de conducir, y decir que eres piloto de Fórmula 1. ¡No, no, no! Sabes conducir, pero no eres piloto. ¡Es lo mismo!

Pero aquí hay otro segundo problema. Las chicas han posado gratis para otros fotógrafos, y yo tengo que pagar a estas chicas por la misma temática. Mirado desde el punto de vista del fotógrafo de la sesión gratis, dirá que yo soy idiota, porque pago a chicas que él ha trabajado gratis. Ese fotógrafo pensará que yo soy idiota del culo.

En esta situación, la chica genera una problemática de competencia entre fotógrafos. En la misma temática, posa gratis para un fotógrafo, y para otro fotógrafo pide dinero. ¿Por qué? ¿Uno es idiota y el otro no? ¿Un fotógrafo le cae bien y el otro le cae mal? ¿Me ha visto a mí cara de rico? ¿O cara idiota?

Me acuerdo de una chica, hace ya algunos años, que me dijo que hacía de modelo en talleres, y que había posado para diez fotógrafos en bondage, y me preguntaba a mí cuánto pagaba. Le dije cuántas sesiones reales, remuneradas, había hecho en sus años, y me dijo que ninguna. Esa chica va posando gratis para todos los que hacen bondage en redes sociales, clubs y talleres, para salir en todos sitios. Desde un punto de vista profesional y competitivo, esto es inaceptable. ¿Cuánto voy a pagarle? Nada. Cero.

Esta actitud muy extendida es un gravísimo problema. ¡Basta ya de posar gratis! ¡Basta ya de posar para cualquiera que tiene cuatro cuerdas y una cámara de fotos! ¡Basta ya de posar en gratis en clubs bdsm y talleres! ¡Basta ya de fotos gratis para las tonterías de redes sociales y mil excusas! ¡Perdemos todos! Porque yo no pago a estas chicas. Yo pierdo chicas, sí, es cierto, pero estas chicas pierden dinero y ofertas serias.

¿Cómo está el mercado profesional en España? ¡Horroroso! ¡Fatal! Las chicas posan gratis para cualquiera que se cree fotógrafo porque se ha comprado una cámara de fotos, y el dependiente astuto le ha dicho que es una cámara maravillosa y profesional y muy buena y etc y etc y etc. ¡Es un vendedor! ¡Lógico! Cualquiera se cree maestro bondage porque se ha comprado uno o dos o tres rollos de cuerdas. Cualquiera se cree una estrella mundial porque tiene tantos seguidores y seguidoras en las redes sociales. ¡Y sigue así!

Es muy difícil encontrar buenas sesiones remuneradas en bondage en España. Prácticamente es casi imposible. Las chicas que posan gratis, dando fotos gratis, destrozan el mercado. Esto provoca competencia desleal, y en España no hay un buen mercado. En las venas de este país todavía se lleva el concepto del "bueno, bonito, barato", y todavía es peor este lema en las fechas actuales, donde la gente ha sumado "y si es gratis, mejor".

Hay muy pocos fotógrafos que paguen bien en sesiones bondage en España, y se cansan de pagar, porque todo es gratis y gratis y gratis. Hace años habían unos cuantos fotógrafos que sí pagaban, y bastante bien, pero ahora cada vez hay menos, y hemos llegado al nivel donde casi es una odisea milagrosa encontrar sesiones remuneradas bondage en España.

Curiosamente, las muy pocas ofertas bien remuneradas que existen suelen ser de fotógrafos que hacen una incursión en el bondage, para experimentar, para tener fotos de esta temática, para su placer, o para venderlas, pero son ofertas muy puntuales de un momento muy concreto. No pertenecen al mercado profesional bondage, y no son ofertas continuadas.

Hace pocos meses hablé con varias modelos de Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. Me comentaban que estaban muy contentas, porque tenían sus agendas llenas como modelo bondage durante meses de sesiones remuneradas, en su país y en viajes ya pagados. Esto en España es imposible. Esto no ocurre aquí. Las chicas que posan gratis destrozan el mercado.

¿A nivel internacional se paga? Sí. Mercados muy competitivos, como por ejemplo Estados Unidos o Reino Unido, las modelos no posan gratis. Para no ser tampoco muy tajante, diré que son muy pocas chicas las que posan gratis, porque no está bien visto en su sociedad y en la industria bondage. Allí se entiende que todo lo que sea gratis es amateur, y no es profesional.

Las modelos internacionales profesionales siempre piden sesiones remuneradas, y además piden el coste del alojamiento, del viaje y la manutención. El concepto gratis, en el panorama profesional internacional, no existe, salvo que tengas un romance con el fotógrafo.

¿Yo pago? Yo creo que las sesiones de fotos siempre se debería de pagar. Yo estoy de acuerdo en que se debe de pagar, y en mis primeros años yo siempre pagaba, aunque pagaba mal, lo reconozco. ¡Pagaba una mierda de mal! Me encantaría ser rico, vivir en una casa gigantesca y preciosa, tener una piscina espectacular, y poder pagar maravillosamente bien a todas las modelos para que hablen muy bien de mí, pero esto sólo es un sueño. Tenía que administrar muy bien el ajustado y limitado presupuesto.

Ahora ya no pago. ¿Por qué? Las personas que me seguís sabéis que la gente no me gusta nada. La gente me parece repugnante desde el mismo día que nací, o un par de días después, como muy tardío. No soy sociable, no confío en la gente, y sólo me pueden sorprender en demostrarme que cada día aumenta su imbecilidad a límites inimaginables.

Este es mi pensamiento de toda la vida. De todos modos, he ido haciendo planes de vez en cuando con la gente. Me defraudaban como siempre, algo muy habitual, pero he seguido esforzándome y dando un margen. Sin embargo, tras el desbordamiento de la estupidez humana que he visto en esta humillante etapa de la humanidad por el coronavirus, que ha alcanzado unos niveles que ni el propio Einstein calculó cuando habló de la estupidez humana, se acabó el magen. Ya había muy poco margen, es cierto, pero ya no hay margen.

Antes sacrificaba una parte de mis ahorros y retrasaba algunas ideas porque destinaba un presupuesto limitado a pagar a modelos. Ahora mi pareja y yo ahorramos cuanto podemos para el día de mañana comprarnos alguna casa perdidos en algún lugar y que le dén por el culo a la gente. Yo ya evito el contacto con la gente al mínimo imprescindible, y sólo hablo con gente algunos días al mes, pero me encanta la gente muy lejos. Siempre me aparto de la gente.

Mi arte, mi pasión, mi entusiasmo, mis locuras, mis genialidades, mis ideas únicas, las comparto con mi pareja, que es una persona maravillosa y una modelo extraordinaria. Es un proyecto de mi pareja y yo, y llevamos más de veinte años de experiencia. Eso significa que me estoy haciendo viejo, ¡¡¡mierda!!! No tengo el objetivo de trabajar con miles de chicas. Yo no tengo esta obsesión. Nunca me ha preocupado esto, y ahora mucho menos, pero es curioso que todavía conservo una parte de ese instinto dentro de mí de dar la oportunidad a chicas sin experiencia que quieren probar una sesión bondage real, y me gusta que se diviertan. Cuando vienen estas chicas les impacta que soy muy divertido, que hablo mucho, que no callo, que soy muy abierto, y que en ningún momento dirías que la gente me da asco. Eso le impresiona mucho a la gente cuando habla conmigo, porque parece contradictorio.

Es fácil de explicar. ¡Forma parte de mi genial locura! Creo que las relaciones deben de ser intensas, divertidas, inolvidables, apasionantes y fascinantes. Esa mierda de pasar una tarde en la terraza de un bar tomando una bebida... esa mierda de ir al bar y jugar a cartas... de quedar para ir a mirar tiendas y probarse sombreritos a cada cual más ridículo... ¡qué mierda es eso de diversión! ¡La alegría de la huerta! Tengo miles de planes mejores antes que esas gilipolladas.

En definitiva, el presupuesto es cero. Resumiendo, ahora ya no pago, y no cambiaré jamás de opinión en toda mi vida, bajo ningún concepto, sea la vecina de enfrente o una actriz mundialmente famosa. Es mi forma de ser, y no esta en venta.

¿Qué más debería añadir? Las sesiones a modelos deben de ser pagadas. No hay que posar gratis. Para mí en este sector hay un problema muy grave en España. Mientras más chicas posen gratis, menos ofertas remuneradas existen, porque destrozan la igualdad legal de competencia entre fotógrafos. A mayor oferta gratis, menor mercado de calidad. ¡Gratis no es calidad! ¡Gratis es muy caro! ¡Se ha dicho siempre!

Repito de nuevo. No hay que posar gratis en talleres o workshops. No hay que posar gratis para gente que está en un club bdsm o lo que sea con su cámara de fotos en la mano. No hay que posar gratis para gente que tiene un perfil en las redes sociales, y dicen que son maestros, o atadores, o atadoras, que también hay chicos y chicas. Cada nueva chica que posa gratis es una oferta menos remunerada.

Las dudas ante las sesiones remuneradas, las distintas remuneraciones o si son no remuneradas, se deben de preguntar y hablar. Es cierto que se pueden llegar a acuerdos económicos, o a veces los fotógrafos y las modelos no nos ponemos de acuerdo. No pasa nada. Es como comprar ropa. A lo mejor no te gusta el precio, y buscas otra pieza de ropa. Es la actitud lógico del mercado. Es buscar fórmulas que gusten a las dos partes, modelos y fotógrafos, pero no hay que posar gratis. Se destroza el mercado. Se destroza el bondage con auténticas mierdas de fotos. Se destroza el arte de la fotografía. Se destroza la igualdad y la competencia legal entre fotógrafos. Se destrozan ofertas remuneradas, para la propia chica y para futuras modelos interesadas. ¡Basta ya de posar gratis! Perdemos todos y todas, chicas, fotógrafos, bondage y el arte de la fotografía.