Cursos y talleres ilegales y peligrosos de shibari y bondage en España

Muchas personas que me conocéis sabéis que soy fotoperiodista para grandes medios de comunicación. Conozco a centenares de famosos periodistas, tengo relación con ellos porque compartimos muchas horas de espacio juntos en coberturas, y por la relación con mi oficio sé que el tema de los talleres y cursos shibari y bondage ha estado sobre las mesas de redacciones en áreas informativas periodísticas, enfocados desde sus posibles peligros e irregularidades.

Como periodistas, hasta día de hoy no se ha dado luz pública a través de medios televisivos, pero sí hay una parte documentada con recursos y cápsulas, para cuando tengan percha. Incluso sé puede haber planteado infiltrar periodistas en alguno de estos cursos.

Yo estoy en ambos campos al máximo nivel, en periodismo y en shibari y bondage, y hoy os voy a explicar el peligro, las irregularidades, las historias ocultas y los problemas, de estos talleres y cursos, a base de responder las preguntas clásicas de toda duda que genera la ignorancia y el desconocimiento.

Comenzamos, y os resalto cada punto en negrita, para una mejor lectura.

¿Qué son estos peligrosos cursos y talleres bondage y shibari? Hoy un día, con el auge de las redes sociales, todo el mundo quiere hacer su taller, y anuncia sus talleres. Son, teóricamente, cursos y talleres donde la gente aprende qué es bondage y shibari, con una explicación teórica y otra práctica, donde ves a una chica atada, o donde se ata a la gente que asiste al curso.

¿El bondage y el shibari es un título con formación y enseñanza? No. Esto NO es un estudio homologado, y NO es una enseñanza reglada. Aquí, en España, las competencias en materia de educación son tanto de las Comunidades Autónomas como, en según qué parte, del Estado. Dentro de la enseñanza, se incluye la educación sexual, y los cursos de educación sexual deben de hacerlo sexólogos/as graduados, inscritos como Colegiados en sus respectivas titulaciones.

En la fecha que escribo este artículo, la forma de ser sexólogo profesional es cursar un máster, que debe de ser un máster profesionalizante o habilitante, o un posgrado, y van dirigidos principalmente a personas graduadas en Psicología, Medicina, Trabajo Social, Educación Social o Ciencias de la Educación.

Esto sería en líneas generales. Hay excepciones, pero la formación en Sexología en nuestro país es una formación posgrado, que se hace a través de Másteres Universitarios, porque está considerada una área de especialidad, y cada graduado/a se acerca por diferentes razones. Los psicólogos/as la estudian por las razones psicológicas de la sexualidad, los médicos por la conducta física, o los pedagogos y los educadores por la educación sexual, por poner diferentes ejemplos.

Hay máster en salud sexual y sexología clínica, másters en terapia sexual y de pareja, másters en educación sexual, y alguno que otro máster que quizá ahora no recuerdo, hablando de memoria.

Ejercer la enseñanza sin titulación puede ser presunto delito de intrusismo profesional, penado por las leyes españolas, sobre todo cuando hay afán de lucro.

En España no hay otra formación profesional, y por lo tanto no puede haber enseñanza profesional, y mucho menos lucrativo. Acudir a estos cursos y dejarse atar es como pedirle al fontanero de tu barrio que te revise las tuercas del motor del coche, y te expliqué qué son los caballos del coche. En ambos casos, es una temeridad.

Los/as sexólogos/as sí imparten talleres y cursos profesionales de BDSM y bondage. Son cursos teóricos, pueden ser demostrativos, educativos, pero no te van a atar. Es lo correcto en un curso y taller bondage.

¿Tengo que dejarme atar en estos cursos? No. Lo repito, NO, y en mayúsculas para que quede claro. No son profesionales, y no están formados para la enseñanza. No tienen homologaciones. No tienen titulaciones.

Tampoco tienes que dejarte tocar. Hay personas que, con esta excusa, tocan los pechos, se abrazan a la modelo, la acarician, le dan masajes, o le besan, con la excusa de transmitir energía o el tantra y mil excusas. Eso NO se puede permitir. Eso NO se hace jamás. Podría ser considerado un presunto delito sexual, quizá en la categoría de abuso porque no hay consentimiento previo, penado por las leyes españolas.

¿Se paga en estos cursos? Estos cursos, excepto sexólogos/as titulados, mueven dinero negro, no declarado, porque no son profesionales reales, y no pagan impuestos por su actividad. Ellos cobran, y además cuotas muy altas, pero no tendrías que pagar.

Os explicaré un detalle que es una mezcla de penoso, vergonzoso y presuntamente delictivo. Algunas de estas personas usan chicas para sus exhibiciones. Estas chicas posan gratis porque les gusta, pero ellos a cambio cobran precios de 50 euros o 100 euros o más, a las personas que asisten. ¡Que listos! ¡Negocio perfecto! No pagan impuestos, no lo declaran, no pagan a la modelo, y el beneficio es 100%. Dependiendo de la cantidad, podrían entrar dentro de los delitos económicos y de interés para Hacienda.

Además, la chica trabaja gratis para alguien que gana dinero con esa actividad. Es para estudiar si aquí hay otro presunto delito, en este caso laboral.

Sólo son gente que usa esta excusa de cuerda para atar a chicas, en ocasiones con dudosas intenciones. La gran mayoría son muy buenos en la conversación porque hace muchos años que repiten una y otra vez el mismo discurso entrenado. Son como los comerciales de la televisión o esos que preguntan todo tipo de historias, pero no os tenéis que dejar engañar.

¿Cómo puedo saber si es un profesional quien da el curso? Hay dos puntos inequívocos. En primer lugar, un profesional de la sexología tiene titulación, porque son Graduados en sus titulaciones universitarias, y como tal tiene su número de Colegiado. La promoción del taller debe de ir acompañado de un número de Colegiado. Es como ir al dentista. ¡Idéntico! Son Colegiados titulados. Los números de Colegiados se pueden consultar en su Colegio oficial, en el término que se emplea en España.

El segundo punto es que un profesional debe de cumplir con sus obligaciones fiscales. Cobran por su actividad, pero también pagan sus impuestos, su declaración de la renta, etc. Esto les ocurre a los sexólogos/as.

¿Qué es la parte práctica de estos cursos? Esta es la parte indignante y de despreciable ética. Muchas personas aprovechan estos cursos para atar a las personas, y poner las manos donde NO se puede tocar, por respeto, por educación, y por mil razones más. Hay historias asquerosas y repugnantes. Hay atadores que se abrazan a las chicas, que las besan, y se inventan ese discurso de mierda de que se transmite el sentimiento, la energía del cuerpo, y hablan de los conceptos de moda tántricos y de yoga y estupideces por el estilo. ¡Vergonzoso! Hay que recordar que son PERSONAS que asisten a un curso, y NO SE TOCAN bajo ningún concepto.

Yo hace muchos años que me dedico al bondage. Me gusta desde pequeño, y desde mi juventud ya quería tener cuerdas. ¡Hace más de 20 años! Yo he atado en sesiones bondage a muchas chicas, y NO hay que tocar las tetas ni el coño de la chica. No hay que tocarlo NUNCA, y no hace falta. Estos asquerosos me repugnan, y deberían de ser denunciados. Me importa una puta mierda si les jode lo que digo. Mi vida es de combate desde que nací, y es lo único que se hacer. Cada enemigo te hace más fuerte, más rápido, más estratega, más astuto, más paciente, y así es mi historia. No soy poeta, lo sé. Soy muy agresivo, pero es mi forma de ser. Si alguien busca poetas, que se vaya a un club de poesía.

¿Hay accidentes en estos cursos? Por supuesto que sí. Puede haber accidentes en estos cursos. He escuchado muchas historias, pero sólo debes de usar el sentido común. No son sexólogos/as. He escuchado muchas historias, y por desgracia algunas historias estoy convencido personalmente de que son ciertas.

Sólo son personas que, en su mayoría, tienen un ego y una vanidad enorme, y esta actitud son parte de los ingredientes para tener accidentes. Se preocupan de ellos, de hacerlo bien, de quedar genial. Su lenguaje es "yo, yo y yo", y esa norma acaba en accidentes tarde o temprano. Puede haber accidentes físicos, como lesiones, roturas, esguinces, abrasiones u otros.

Puede haber traumas mentales, provocados por la mala experiencia, por si te han tocado la vagina o el pecho, te han hecho una foto vulnerando tu intimidad, etc. También puede haber enseñanza teórica equivocada, porque vuelvo a decir que no son personas tituladas ni formadas.

De todos modos, yo no me apiado de la gente que sufre accidentes en estos cursos. Ya se ve usando el sentido común. No hay que ser un prodigio de la inteligencia.

Aún así, si te han tocado las tetas en estos cursos, te han besado, te has sentido vejada, te han fotografiado sin premiso, o te han provocado alguna lesión y tienes el parte de lesiones médicos, y todo lo han hecho sin permiso y sin ser consentido, deberías de presentar denuncia en las Comisarías de Policía inmediatamente. Puede haber presuntamente algún delito sexual, como el de abuso, y otros delitos, como el de intrusismo laboral, por citar dos casos que me vienen a la cabeza.

¿Por qué me recomienda gente que vaya a tal sitio? Estos negocios son de poca gente. No tienen afluencia de público, y se retroalimentan entre ellos. Hay clubs que te dirán que tienes que ir al curso de tal persona, y esta persona dirá que puedes conocer gente de bondage y shibari si vas a tal club. También te dirán que pruebes los cursos de otra persona, o que eres preciosa y te dejes fotografiar por tal o cual fotógrafos, que es su amigo y forma parte del grupo y del club. La estrategia que usan es no estar todos en el mismo sitio, sino que deben repartirse. Se alimentan entre ellos mismos, porque en el fondo sólo son un grupo, con un negocio lucrativo económicamente.

Después cuentan con sus chicas cebos, que les hacen fotos gratis para sus redes sociales, ellas las publican, ganan seguidores y fama, y recomienda sus cursos, sus clubs o determinados fotógrafos que, en verdad, no lo son. Simplemente, es una persona que se ha comprado su cámara de fotos. Ante la duda, pedirle sus autónomos.

Al mismo tiempo, también te dirán que no vayas a tal sitio, o que vayas en cuidado con tal o tales personas, y os darán discursos repletos de injurias, calumnias y difamaciones. Es otra forma de seguir manteniendo su retroalimentación.

¿Qué diferencia hay entre un workshop, un taller y un curso? Dicho de una forma coloquial, es decir mil nombres para ir al mismo sitio, porque en el fondo estas personas se refieren a lo mismo.

¿Son legales estos talleres? En base a la legislación española, debería de haber varios requisitos para ser plenamente legal, sin excusas baratas. Entre éstas, cito:

- debería de haber la opción de devolución del dinero en caso de no quedar satisfechos;

- debería de haber una hoja de reclamaciones, dado una vez habéis pagado sois clientes de un servicio profesional, y podéis solicitar la hoja de reclamaciones si no estáis satisfechos/as;

- el curso, taller, etc, al ser una enseñanza, debería de estar impartido por un persona Graduada y titulada, en este caso sexólogo/a, y su número de Colegiado debería de verse claro y nítido. Las personas pueden realizar las consultas pertinentes con el número de Colegiado en el Colegio donde están inscritos, desde que ya han conseguido su Graduado y/o titulación universitaria;

- las modelos que participan son trabajadoras en estos casos, deben de tener contrato, y ser remuneradas, porque en caso contrario puede haber un presunto delito laboral;

- las personas participantes no tienen por qué ser atadas. Es como cuando os dan un curso de educación sexual. Para enseñar a colocar un condón se usa un dildo, pero no se usa la polla de un tío que está entre el público. Es lo mismo;

- debería de haber unas medidas de seguridad médicas, como personal médico cualificado en el lugar, en el caso de las suspensiones, por el riesgo que entrañan de graves lesiones.

Un curso legal debe de cumplir con estos principios legales, pero la gente dice que se puede hacer porque las leyes no dicen nada de estos cursos. Es su apreciación, que yo no comparto. También es la típica excusa barata de este país, pero imaginar que alguien pide hoja de reclamaciones y no tiene, o que pide la devolución del dinero y se niegan. Sería interesante ver qué pasa.

¿Vosotros habéis ido a estos cursos? Yo NO he ido nunca a estos cursos, y no iré jamás. Yo NUNCA he recomendado a la gente que vaya a estos cursos. Yo NO recomiendo a la gente que vaya a cursos de gente que no son profesionales titulados. NUNCA voy a ir a estos cursos.

Sólo debéis ir a los cursos oficiales impartidos por sexólogos/as titulados.

¿Qué hago si quieres aprender bondage y shibari? Sé que la gente está en la imbecilidad moderna de Facebook y las redes sociales y whatsapp y todo eso, pero hay una comunicación mucho mejor. Es hablar. Habla con tu pareja. La comunicación es vital e imprescindible. Explicar los dos, claro y detallado, vuestras preocupaciones, deseos, fantasías, inquietudes, etc. Comprar un par de cuerdas si queréis probar, y experimentar. Primero las manos a la espalda, y ya está. Es suficiente la primera vez, y comunicar, si aprieta, si duele, si te gusta o no, etc. Hacer menos redes sociales, y más vida real. El tiempo que estás conectado a las redes sociales es tiempo que no estás follando.

Si tu pareja se asusta, entonces te ha servido para conocer que tu pareja tiene una mentalidad retrógrada, primitiva, con prejuicios, con tabúes, y con miedos. Te ha servido para conocer mejor a tu pareja. ¡¡¡Uff... La que te espera en el futuro!!! y lo digo con ironía, por si no lo has pillado.

La paciencia, el sentido común, la conversación, la confianza, el respeto, el afán de superación, la autocrítica, el ir paso a paso, son ingredientes imprescindibles para aprender con tu pareja. Si no tienes estos ingredientes juntos, evalúa entonces si tenéis algún problema, o no.

¿Y si queremos ir a cursos? Lo he dicho antes. Siempre asiste a cursos profesionales, impartidos por sexólogos/as titulados, y profesionales Graduados. Pide que te lo demuestren, y puedes comprobar si es verdad.

Los sexólogos/as también imparten talleres BDSM y bondage, oficiales y legales. Incluso los sexólogos/as ofrecen algo mejor. Están preparados para terapias sexuales, educación sexual, o relaciones de pareja, entre muchas otras situaciones.

Busca con paciencia, porque hay sitios que te pueden engañar, y puede ser peor todavía. No tienes que confiar en un lugar porque ponga simplemente academia o escuela de sexo en el letrero, o sinónimos parecidos. El ser humano tiene una gran capacidad, que es el sentido común, o al menos debería de tenerlo, y usarlo, por supuesto. Usa el sentido común. Pregunta. Habla. Compara. Evalua. Razona. ¡Y menos tonterías de las redes sociales! No somos perfiles en la vida. Somos personas.

¿Algo más? Hay un apartado de interés informativo periodístico, en el que deberíamos de hablar de periodistas infiltrados en cursos, tomas para recursos, áreas de documentación, y otras historias preparadas para darle percha informativa, pero no terminaría nunca este artículo, así que esta parte la explico más adelante, o la veréis en televisión.

Espero que todo esto texto os sirva para ampliar vuestro conocimiento y así podéis hacer mejores valoraciones.