Shows Bondage. Llegamos a Alemania un par de días antes, para irnos acomodando y conociendo un poco de otra cultura muy distinta a la de nuestro país, a pesar de estar muy cerca. Nos encanto conocer München, que en España se le llama Munich, y al tercer día de haber llegado a Alemania comenzamos con los shows. No fuimos a comprar sombreros.

La primera anécdota que tuvimos fue ver que nos recibían con alegría y sorprendidos. Preguntamos por qué la reacción de sorpresa. Habíamos quedado para participar en los shows, pero se sorprendieron porque nosotros sí cumplimos nuestra palabra, y sí, fuimos. Dijeron que, como somos españoles, pensaban que no iríamos. ¡Esta es la fama de los españoles en Europa! ¡Y es fama merecida!

"Nuestro primero show bondage en Alemania con Lew Rubens"

Nosotros no tenemos casi nada de carácter español, y sí, fuimos, claro que sí, y Thyffany Young comenzó con su primer show con el magnífico profesional Lew Rubens.

Hace muchos años Lew Rubens era el atador de Waterbondage, una web muy famosa antiguamente. Hay miles de fotos de Lew Rubens por la red con waterbondage en esa época, y nosotros hablamos con él de esta etapa de su vida en la entrevista que le hicimos. Podéis ver la entrevista a Lew Rubens en su idioma original en inglés Interview Original o su traduccción al español Spanish Translate pero yo no domino el inglés a la perfección y puede contener algún error, por lo que si sabes inglés es mejor leerla en inglés, que fue texto íntegro, copiar y pegar.

Estados Unidos es otro país, mucho más avanzado que nuestro país y nuestra atrasada cultura, y su concepto del bondage es mucho mejor y muy superior. Fue fascinante participar en sus shows, y ver la pasión, la emoción, el sentimiento, la devoción, que ponen en el bondage. Es maravilloso comprobar y aprender de su naturalidad, su espontaneidad, su simpatía y su habilidad con las cuerdas. Es muy creativo.

Este show fue muy erótico, sí, pero para los trogloditas mentales les informo que estamos ya en la tercera década del siglo XXI y el erotismo es una práctica habitual y normal, que se encuentra en anuncios, publicidad, cine, arte, literatura, comunicación, y mil formas más. Los cavernícolas que se asusten del erotismo ya pueden salir de la web ahora mismo e irse a leer las guerras del Peloponeso, el Caballo de Troya o los Teletubbies.

El show fue con una sensualidad y una excitación que atrajo a centenares de curiosos alrededor del escenario. No había espacio ni para un alfiler. Estaba lleno de gente, Thyffany estaba preciosa como siempre, y eso fue un show de dos gigantes en el escenario, Lew Rubens como el rigger artista atador y Thyffany Young de modelo.

Es fácil intuir que el show fue un éxito rotundo, con mordazas, cuerdas, y hasta vibradores de clítoris, y al acabar el show se escucharon los aplausos casi hasta la otra punta del pabellón, y eso que era muy grande ese recinto.

Fue fascinante descubrir que existía también ese estilo de practicar bondage que ha nosotros nos encanta, que es ser claro, sin tapujos, directo y sincero. Esto no es un festival de sombreros. Aquí no se venden gorras ni sombreros. Esto es bondage. Esto son shows de atar y ser atada, y el que busque sombreros ya puede salir por la puerta e irse a la sombrería.

España es un país que necesita mucho por aprender, pero nosotros llevamos más de 20 años dedicándonos al bondage, y después de tanto tiempo también he aprendido que la cultura española no quiere aprender. Este es un país de sol, de estar sentados, de salir de fiesta, vago, impuntual, sin palabra y de hacer mañana lo que se puede hacer hoy. Esto nos ocurre en muchas facetas artísticas. En danza, por ejemplo, tenemos grandes bailarines que son iconos por todo el mundo. Son españolas, pero en España la danza no triunfa y la gente no sabe ni cómo se llaman esas bailarinas idolatradas. En bondage, y en centenares de temáticas y otras facetas de la vida, ocurre lo mismo.

De todos modos, reconozco que tenemos personas ilustres que son de éxito mundial, ejemplos ilustres de la capacidad de superación, del sacrificio, la perseverancia, la seriedad, la profesionalidad, pero son una minoría muy concreta que representan casos excepcionales. No es la actitud mayoritaria de la gente española.

El segundo show de Thyffany Young fue con Bob RopeMarks, uno de los mejores profesionales en kinbaku de toda Europa. Ha viajado a muchos lugares del mundo, ha participado en multitud de eventos, y a Bob le hemos hecho dos entrevistas. Os pongo el enlace a la segunda entrevista en su versión original en inglés Interview Original o a su traduccción al español Spanish Translate , aunque os comento que yo no hablo inglés muy bien, y la traducción fue a base de Google Translate y revisada un par de veces, por lo que puede haber algún error en algún adjetivo, pero me he esforzado en intentar que no contenga errores la traducción y sea fidedigna al texto original.

Es un excelente profesional holandés, y me acuerdo de que estábamos hablando sobre el significado de la palabra "profesional" en bondage, y le pregunté cómo diferenciar las personas que son profesionales de las que no lo son. Bob respondió que es profesional quien paga, y me comentó que él por el bondage paga sus impuestos, sus facturas, realiza sus declaraciones económicas, como cualquier otra actividad profesional. Holanda están mucho más avanzados en cultura, en respeto y en diversidad.

"Show bondage con Bob de RopeMarks"

Aprovecho también a comentar que en España tenemos un montón de debates estúpidos sobre qué es bondage, qué es shibari y qué es kinbaku. Estas tonterías son típicas de nuestro país. Aquí la gente se discute y se enfada por si la tortilla con patatas lleva cebolla o no lleva cebolla. La tortilla de patatas a mí me importa una mierda, pero sí que os comento que shibari y kinbaku, en la cultura japonesa, que es de donde procede, es lo mismo. ¡Simple y fácil! Simplemente, en nuestro país se usa como marketing la palabra "shibari", pero puedes decir "kinbaku"; y hablas de lo mismo.

Las cuerdas eran muy guapas de ese color rojo intenso y brillante. Quedan muy bien en fotografía, son eróticas y sensuales, y Bob las maneja con una maestría y habilidad impresionante. Es ágil y rápido con las ataduras, y el resultado es eficaz y bonito.

Recuerdo que sólo empezar el show ya vino mucha gente y se amontonó delante del stand de exhibición que tenía Bob. El público siempre estaba pendiente de lo que hacía y quería verlo, porque es uno de los nombres más importantes europeos, y uno de los más atadores más respetados, valorados y admirados, en el circuito internacional mundial. Os lo he dicho antes, pero lo vuelto a repetir por si alguien no ha leído el párrafo bien leído.

Eligió para este show un posado con Thyffany Young sentada en el suelo, los brazos atados a la espalda, y un desfile de cuerdas en un ir y venir para todos lados y direcciones. Fue muy interesante comprobar cómo desprendía una energía muy tranquila y al mismo tiempo daba mucha seguridad, algo muy habitual en las personas con carácter y que llevan muchos años practicando ataduras.

Preguntó si aceptaba Thyffany ser amordazada con ballgag, y la modelo dijo que por supuesto que sí. Después, una vez ya amordazada, practicó un bondage de pelo, conocido en inglés por su nombre de "hair bondage"; con el que empujó el cabello de la modelo hacia arriba, de tal forma que la pretensión de esta atadura era hacer mantener la cabeza en alto.

El hair bondage es una técnica muy vistosa y elegante. Es relativamente fácil de hacer, pero requiere estar muy atento cuando se hacen las ataduras, porque si estuviera mal hecho el cabello resbala muy rápido y se soltaría, por lo que nadie se puede despistar al practicar el bondage de pelo. Además de ser cuidadoso, también se necesita que la modelo tenga cabello largo o media melena. ¡Lógico! Una vez, hace años, me dijo que quería un bondage de pelo, pero estaba muy rapada de pelo, con menos de un centímetro de longitud. Le dije que tenía que esperar medio año, porque sin pelo o con el cabello rapado es imposible.

El hair bondage quedó genial para concluir su show de bondage, .y estaba todo el frontal del stand lleno de gente. Casi no se podía ni pasar. Tenía que ir haciendo las fotos pasando por los rincones, porque era como un muro que tapaba ya el pasillo que cruzaba todo el pabellón. Se ponía la gente a hacer fotos, en esa escena clásica de los fotógrafos en primera línea, pero por suerte duró poco esa locura de gente.

En realidad estuvimos muy cómodos, y eso que mis seguidoras y seguidores sabéis que me da asco la gente y no me gusta nada la gente, pero he de reconocer que el público alemán, austríaco, danés, holandés, muy centroeuropeo, se comportó maravillosamente bien. Son todo lo contrario al público español, alborotando, hablando y riendo. El público, a pesar de la pasión y el entusiasmo por el bondage, se mantuvo con un respeto ejemplar, mirando lo que hacía hablar, callados, atentos, respetuosos, sin molestar, sin empujarse, sin cruzarse por delante de nadie, ni todos esos comportamientos odiosos tan habituales en nuestro país.

Fue una maravilla. Nos lo pasamos muy bien y quedamos en hacer otro show el día siguiente.

Después preguntó Lew Rubens si Thyffany podía posar con una serie de esposas y grilletes que se están promocionando en el evento. Quería hacer fotos con las esposas en determinadas posiciones, y le preguntó a Thyffany si podía hacer un dúo en fotografía con la famosa modelo francesa Mina.

Para la gente que no lo sabe, os comento que Mina fue una de las modelos con más renombre y más famosas francesas en la primera década del siglo XXI por poner fechas aproximadas. Durante bastantes años posó con muchos profesionales, y hay muchas fotos de ella por Internet y en muchas webs. Su largo cabello, su imagen, la pasión que transmitía en las fotos, sus miradas profundas, su estilo en los posados y su alto nivel en bondage, la conviritió en una de las mejores modelos europeas de esa época. Fue muy famosa y tenía mucha gente que la admiraba.

"Show de esposas en promoción"

Mina se retiró del bondage profesional pocos años después. Se retiraron muchas grandes modelos en esa época, porque la explosión de las redes sociales provocó un grave deterioro en el bondage profesional. Hubo un gran descenso en el público que visitaban las webs, y también se dejó de pagar por fotos y vídeos. Comenzaron a surgir farsantes, de los que hoy en día hay miles y miles y miles y miles y sería interminable lo de miles, y el bondage, en su aspecto económico e industria, sufrió un gran impacto. Hubo algunos casos de profesionales que mantenían su ritmo a base de créditos bancarios, y hubo algún caso de suicidio por parte de productores y fotógrafos.

Eso son historias de otra época que os explicaré en los próxmos meses en algún articulo, pero ahora os hablaré de las fotos que se hizo en este show fotográfico, y en el que os enseño las dos esposas que se promocionaban. Era unas esposas raras, con una especie de curva redondeada y cruzada que dejaba cada muñeca a un lado. Yo no entiendo de esposas. No me gustan, no las uso, y no las encuentro eróticas, pero es un mercado bondage real.

Allí estaba Lew haciendo fotos, y el chico alto que habéis visto en la foto anterior, que está haciendo fotos y lleva una camiseta de un verde grisáceo, es Uwe, un chico alemán que tenía webs y foros muy famosos en Alemania. Nos acordamos mucho tiempo de Uwe, porque fue muy amable, muy atento y muy simpático con nosotros. Nos ayudó mucho, porque nosotros no teníamos ni idea de alemán. Como máximo sabíamos el "guten tag", el "bitte" y alguna frase, y básicamente era inglés el idioma con el que nos comunicábamos, pero mucha gente no sabía inglés, y Uwe nos ayudaba con el público alemán, y nos traducía con algunas personas, y nos presentaba gente importante allí presente.

Junto con otro socio, Uwe tenía una casa por España, y habíamos hablado de quedar en verano e ir a hacer fotos en su casa, que estaba muy abajo en tierras españolas, creo que por Málaga, pero ya no me acuerdo del nombre de la población. Nosotros vivimos en España, pero había más de 600km de distancia, y nos pilló en malas épocas para viajar, y al final no fuimos a su casa en España a hacer fotos.

Otra de las esposas que os enseño de ese show promocional fotográfico fue estas esposas, que era como dos aros de metal en un estilo grilletes. Me acuerdo que Lew le puso las esposas, y mientras esperaba para subir al escenario vino una modelo norteamericana muy famosa en esa époc y de nivel impresionante. Se llamaba sabrina Fox, muy alta, y se puso a hablar con Thyffany, le dio un beso, y es la marca del pintalabios que se ve en la mejilla en esta foto.

Sabrina Fox también se retiró del bondage en la misma época de Mina. Me acuerdo que Sabrina Fox se retiró porque se quedó embarazada de su pareja, y quería dedicar su vida con mayor tranquilidad a su hijo, porque el bondage profesional es muy exigente, y requiere de viajes, fotos muchos días, vídeos y nivel muy alto. Sabrina Fox tenía un nivel muy bueno, y hay muchas fotos de ella en su época como modelo para waterbondage.

Otro de los nombres con los que decidimos hacer una performance fue con Zamil. Nos conocimos allí mismo, justo en ese mismo momento, y en nuestra conversación lo vimos un chico muy tranquilo. Incluso parecía tímido, pero el chico hacia shows bondage por muchos países en festivales y en discotecas, y por lo tanto yo no creo que sea tímido, pero el chico era muy distinto a nuestro carácter español, alocado y extrovertido. Hablando de memoria, creo recordar que Zamil era suizo.

Zamil era muy educado, muy amable, y Thyffany aceptó hacer un show bondage con él. En realidad Zamil eran una pareja, y su novia se llamaba Malyz, y se les conocía en el mundo bondage como Zamil y Maliz, pero nosotros sólo hablamos con él. De Zamil escuché que se retiró. Cerró su web, y me contaron que estaba trabajando en una discoteca, o quería abrirse una discoteca, pero no sé a qué se dedicó, y tampoco sé si sigue con el bondage profesional y los shows. Quizá lo hace a nivel local o discotecas. No lo sé.

"Un show tranquilo y estético con Zamil"

Fue un bondage con Zamil muy estético, con una elegancia y un cuidado exquisito. Thyffany está acostumbrada a que yo soy mucho más bestia, con esta forma de ser de llevar toda la vida casi en estado salvaje moviéndome por montañas y ríos y bosques. Ando por los bosque en plan jabalí, abriendo camino, y siempre me llevo arañazos y pinchazos de los zarzales y los arbustos y las ramas.

Es muy fácil para Thyffany aguantar ese bondage. Es muy cómodo, no duele nada, y no da ninguna molestia, y fue una diversión mientras estábamos esperando la hora que faltaba para el segundo show que teníamos hablado con Bob.

Después, tal como habíamos quedado, volvimos a hacer un show kinbaku con Bob de RopeMarks, y esta vez fue un show más erótico, con los pechos desnudos y vestida sólo con un tanga, medias blancas y zapatos de tacón alto blancos. Fue muy erótico el show, pero vuelvo a decir lo mismo que he escrito en párrafos anteriores y en otras galerías de mi web. Estamos ya en la tercera década del siglo XXI por si hay todavía cavernícolas mentales que no se han enterado. El erotismo es perfectamente válido como expresión artística entre personas mayores de edad, consentido y en estado sano y lúcido, y esa gente de mentalidad arcaica y puritana que se vayan Barrio Sésamo y Espinete.

"Segundo show kinbaku bondage de suspensión erótica con Bob de RopeMarks"

Este bondage fue con cuerdas de cáñamo muy pulidas y trabajada, en una suspensión vertical sobre una estructura que parece la pieza de un columpio o un balancín, aunque yo no tengo ni idea de estos aparatos de jardinería. Las cuerdas pasaban por todos sitios, con las piernas dobladas y levantadas, un enredo de cuerdas fascinante, y los brazos bien atados e inmóviles a la espalda.

La gente mira contemplativa, en silencio y sin molestar, y Bob añadió mordaza y venda con la misma cuerda. Hizo los ojos vendados con las cuerdas pasando por encima de los ojos, y de mordaza añadió las vueltas de la cuerda dentro de la boca, con la finalidad de estar amordazada.

Os explicaré, para el público que está viendo las fotos, que las cuerdas en los ojos para su función de ojos vendados no son muy efectivos. Su efecto es que no se abren los ojos porque molesta la sensación de la cuerda encima del párpado cerrado, y siempre está la sensación de que al abrir los ojos puede tocar la cuerda los ojos, y la gente prefiere no abrirlos. Esa es su forma de conseguirse con las cuerdas, pero no es el clásico vendaje de los ojos vendados. Hay que saber hacerlo bien, porque demasiada presión con la cuerda puede provocar lesiones graves en los ojos, así que no intentéis copiar lo que hacen los profesionales, y practicar bondage según las límites de vuestra propia práctica y experiencia.

Como mordaza, por supuesto que no es efectivo. Es una mordaza estético, pero si abre la boca o mueve la cabeza se sale. Es simplemente una estética de kinbaku. Para conseguir efectividad amordazada con las cuerdas pasando por dentro de la boca habría que dar muchas más vueltas Dos o cuatro vueltas no sería suficiente, y además debería de conseguirse la tensión y la presión necesaria de mantenerse en su sitio y no quitarse, porque sólo bajando la barbilla las cuerdas salen de la boca. Aun no saliendo, se puede hablar y se entiende todo, pero la modelo sabe su personaje, y tampoco hay nada que hablar en ese momento. No es la hora de hablar de la película que se vio en televisión, de videojuegos o de lo que se ha leído en Internet. Esas conversaciones son al acabar la sesión.

Este show fue largo. Duró casi media hora, porque no había prisa, Thyffany estaba cómoda y Bob iba haciendo las ataduras con cuidado y con calma. Lo hizo perfecto, y fue una persona muy agradable, muy atenta y muy educada.

Todo el mundo estaba con sus cámaras haciendo fotos, y semanas después nos escribió mucho público que estuvo en el show y nos fue explicando dónde había puesto las fotos, nos hablaban de su blog, se presentaban, nos decían quién eran, y hubo gente que nos envío fotos que habían hecho del show. También hubo gente que no escribió, es cierto, porque había centenares de personas contemplando el show, pero es un buen detalle ver que todavía hay alguna gente que te explica lo que ha hecho con las fotos, sin que tengamos que preguntarlo.

En España es muy diferente. La gente imbécil española te hace fotos y después no sabes ni dónde están las fotos, ni quiénes eran esos imbéciles, pero ya estamos acostumbrados a la mala educación de este país atrasado. En realidad, y lo he dicho en el artículo dedicado a las estadísticas, más del 60% del público que recibe mi web es internacional, con lo que los números estadísticos ya demuestran el nivel de respeto de este país. Todavía España está llena de prejuicios, tabues, estigmas, miedos, apariencias, hipocresía y siempre pensando lo que dirán los demás. Así va el país.

El penúltimo show de esas fechas divertidas fue de nuevo con Lew Rubens. Nos habían pedido participar en shows mucha gente aficionada o desconocida, que tenían un blog o una web pequeña, pero nosotros sólo habíamos hablado con los grandes nombres del bondage del panorama internacional, y preferimos hacer cuatro shows con Lew Rubens y dos shows con Bob.

"Un nuevo show con Lew Rubens en el escenario"

Hay una historia que os voy a explicar, y que no se ve en las fotos. Hubo un personaje incompetente e imprudente que hacia bondage con la modelo atada a gruesas cañas de bambú, y una vez atada la modelo a las cañas de bambú hacia suspensiones que podía variar según empujara de las cañas. Eran unas cañas gruesas, y parecía una buena idea, y Thyffany decidió participar en una performance en su stand el último día.

Aquel idiota era un paranoico sin ninguna idea de lo que estaba haciendo. No le gustaba que la gente mirara, y sus shows fueron un fracaso, a pesar de que parecía una buena idea eso de las cañas de bambú. No tenían público, todo él vestido como si llevara una capa o una sábana blanca. Tenía fama de ser muy histérico, y Thyffany participó en su performance del último día. El resultado fue unos hematomas, moratones y heridas que le duraron un par de meses. Durante dos meses estuvo con un brazo en el que había perdido movilidad y fuerza, porque las cuerdas le apretaron mal los nervios. Tenía moratones en brazos, piernas, barriga, y no podía aguantar pesos con las manos. Se le abrían las manos. Tardó un par de meses en recuperarse, pero se puso perfecta, y aquel atontado ya está retirado del bondage. Se ganó la mala fama a pulso.

Por eso hay que elegir muy bien, y Lew Rubens y Bob de RopeMarks eran los dos grandes nombres mundiales para participar en sus shows. Lew Rubens y Bob sí son muy buenos.

Para este show lew Rubens utilizó una cuerda blanca que parecía mezcla de algodón y sintética, e hizo ataduras muy originales. Es una persona muy creativa, con muchas ideas, que es como deben de ser obligatoriamente todos los artistas y fotógrafos. Un artista, o un fotógrafo, o una fotógrafa, no es artista si no tiene ideas. Las ideas, la creatividad, la variedad, la orginalidad, es imprescindible en todas las obras artísticas.

Lew Rubens es un amante de la variedad y la creatividad, y no se puede describir su bondage con las frases que siempre se usan. Es muy diferente y sorprendente, y siempre consigue combinaciones de ataduras y cuerdas que es muy bonito e interesante de ver. No se puede usar las palabras técnicas de bondage para definir sus ataduras. Es el estilo único y maravilloso de Lew Rubens.

Me ayuda a explicar ese estilo original y creativo único de Lew la foto inmediatamente superior a este texto, con el bondage que le hizo a Thyffany Young durante su show. La cuerda del tobillo va al muslo en lo que parece un frogtied, pero la cuerda de la rodilla está atada a la parte superior del brazo, por dentro. La muñeca izquierda está atada con el brazo todo recto estirado hacia abajo al tobillo, y la muñeca derecha está atada a un espléndido bondage de pelo, con la misma firmeza y sin escape de un duro hogtied.

Todavía me quedaría decir las cuerdas que van de un lado a otro, afianzando la tensión y la inmovilidad de las cuerdas, y de paso las ataduras perfectas de la modelo. El lazo son peculiaridadesd de Lew, y quedó un bondage genial, resaltando las cuerdas blancas sobre la moqueta enrojecida y el top y short negro que luce la modelo.

Lew Rubens es muy juguetón, pícaro y travieso, y durante unos cinco minutos estuvo jugando a sentarse en un rincón del escenario, y retando a la modelo a que se moviera y buscara un escape bondage. Al fin y al cabo, el bondage es diversión, es pasión, es emoción, es juego, y yo también soy muy juguetóncon el bondage. Tiene que ser divertido, y hay miles de posiblidades de ataduras, posiciones e ideas. Thyffany y yo, que somos pareja de toda la vida, siempre nos montamos historias divertidas. Esto es bondage.

No es una posición muy cómoda, aunque da la impresión en la fotografía de que la posición es sencilla, pero en realidad las ataduras tiran en direcciones contrarias. Se crean fuerzas opuestas, y en el mínimo movimiento siempre hay una cuerda, un músculo o una extremidad, que sale tensado. Si se mueve el brazo, la pierna tira fuerte. Si por el contrario se mueve la pierna, la presión de las ataduras recae sobre el brazo, y así pasa en cualquier parte del cuerpo y cualquier atadura. Es un bondage perverso que no deja moverte nada.

Descansando entre las horas de pausa en varios shows programados, nos sentamos con Lew Rubens y el grupo de modelos norteamericanas que estaban con él, y en realidad nadie tenía ganas de parar ni descansar. Todos queríamos continuar con las cuerdas, y casi como un reto tuvo Lew Rubens la idea de dar un paseo bondage con la modelo atada y colgando sobre su cuerpo, a modo mochila.

"Un paseo bondage atada y llevada como una mochila"

Puso unas ataduras sobre Thyffany, con las manos atadas a la espalda y unas cuerdas enrrolladas entre el cuerpo de la modelo y el torso y los hombros de Lew, y se levantó para pasear por todo el pabellón saludando a los profesionales, que unos estaban comiendo, otros sentados esperando la agenda, y el resto promocionando sus artículos o sus fotos o sus productos o cualquier aspecto de su actividad profesional.

Para ser sinceros, he de reconocer que ni Thyffany ni yo creíamos que iba a poder andar diez metros. Thyffany es una chica muy delgada, que pesa menos de 45kg, pero también es peso, y pensamos que Lew se iba a cansar al andar dos pasos y volvería atrás, al punto de origen, pero en verdad Lew Rubens tenía que estar en muy buena forma física, porque aguantó todo el recorrido de dar la vuelta por el pabellón, hablar con gente y volver. Sólo hizo un parón para acomodarse las cuerdas del hombro que se le habían movido, que justo en ese momento apareció ese hombre con la cámara, y que no sé si era de la televisión alemana o la propia productora de los shows. ¡Nosotros seguimos a lo nuestro!

Cuando llegamos de nuevo al lugar donde estaba todo su grupo y amigas sentados creo que ellos también se sorprendieron de que hubiera podido dar la vuelta al pabellón, pero sí, sí, lo consiguió. Lew estaba fuerte..

Acabamos con los shows, y faltaban apenas un par de horas para irnos. Ya habíamos terminado todos los shows hablados, y paseando para los últimos saludos con toda la gente que conocimos nos detuvimos con este aficionado imprudente e incompetente, del que no pienso ni decir el nombre. Nos comentó que estaba haciendo performace bondage con la modelo atada a gruesas cañas de bambú, y una vez atada la modelo a las cañas de bambú hacia suspensiones que podía variar según empujara de las cañas. Eran unas cañas gruesas, y parecía una buena idea, y Thyffany decidió participar en su performance

"El aficionado bondage en la sesión que le provocó lesiones a Thyffany"

La idea parecía original, pero en ocasiones se le veía desordenado en el ritmo de la performance y sin ninguna idea de lo que estaba haciendo. Daba la impresión de que iba improvisando, y en una suspensión bondage con cañas de bambú no se puede improvisar. Hay que dibujar mentalmente todo lo que se quiere hacer antes de llevarlo a la práctica, tenerlo claro, estar convencido y ser seguro.

Para nosotros era una opción nueva, una buena idea, y pensamos quizá es su estilo y su forma de ser. Comenzó con dos cañas de bambú, y a mitad de sesión, con ya Thyffany en suspensión, añadió una tercera suspensión, y fue subiendo lentamente, asombrado del nivel profesional y de alta calidad como modelo que tiene Thyffany. Es la mejor modelo española de todos los tiempos, y se quedó fascinando. El chico fue probando, tensando y subiendo.

En la foto que os he puesto estaba todavía con las dos primeras cañas, a mitad de sesión. Después puso la tercera caña, cuando la suspensión estaba casi hecha, y el resultado fue unos hematomas, moratones y heridas que le duraron un par de meses. Durante dos meses más o menos estuvo Thyffany con un brazo en el que había perdido movilidad y fuerza, y no podía aguantar pesos con las manos. Se le abrían las manos. No podía cerrar los dedos con fuerza. Tuvo hematomas en los muslos, la cintura, los costados, y tardó un par de meses en recuperarse, pero se puso perfecta.

Discutimos con ese personaje unos años después, y poco tiempo después cerró su página web, y desapareció de perfiles y foros. No sé si se cambió el nick o está retirado completamente del bondage profesional. Es lo mejor para el bondage.

Esta historia para terminar os demuestra que hay que saber elegir muy bien con quién se posa. Hay gente horrible, que son un desastre, pero también hay gente maravillosa y muy divertida y apasionada, como Lew Rubens y Bob de RopeMarks. Son dos grandes nombres mundiales del circuito bondage internacional, y fue una experiencia fantástica participar en sus shows.