Esta es una de esas sesiones bondage que hacemos Thyffany y yo para probar y divertirnos. El bondage tiene que ser emoción, pasión, experimentación siempre con sentido común por supuesto, y diversión. La mierda de los egos y vanidades que tiene mucha gente se lo pueden meter por el culo, porque no me interesan para nada.

Quisimos probar cómo iban a salir las cuerdas con la modelo desnuda y cubierta de tierra. Comenzamos igual que siempre, la modelo desnuda y muy bien atada, y amordazada. Después quisimos dar el toque especial y distinto a las fotos, y cubrimos de tierra el cuerpo de la modelo, dejando visible las ataduras de las muñecas, los tobillos y las rodillas. Lógicamente, el rostro no se debe de cubrir jamás, y también quisimos dejar al descubierto los pechos, para darle a la foto esa apariencia erótica que debería de ser muy normal, porque estamos en el siglo XXI a pesar de que todavía hay gente en la mentalidad arcaica y troglodita.

Era curiosa la imagen y la idea, y fue una sesión innovadora. Vamos probando cosas y evolucionando las ideas. Hay miles de ideas siempre. Hay que tener ideas para disfrutar de los días, y hay que ir probando ideas nuevas.

En esta sesión, resultó sorprendente que la complicación es la arena encima de su cuerpo, porque resbala y cubre las cuerdas, y nosotros queríamos que se vieran las ataduras. Tampoco iba a poner muchas cuerdas. Entre nuestras normas obligatorias figura que la persona tiene que respirar con total normalidad y facilidad. Poner demasiada arena crea peso y presión, es peligroso, y eso nosotros no lo practicamos, y no lo permitimos.

Es una sesión diferente que aporta variedad a la website, y es original y creativa.