Estuvimos todo el día en este edificio abandonado, haciendo sesiones de fotos en diversas zonas del lugar.

Esta es una parte del edificio que está muy en ruinas. Hay mucho tejado derrumbado. Hay suelo derrumbado, y hay pozos abiertos muy peligrosos en caso de caída. Las grandes vigas también han caído, y todos los escombros forman pilas de montañas de piedras, cascotes y maderas de todo tipo. Otra parte del tejado se mantiene en pie todavía, pero está muy frágil, y puede derrumbarse a la mínima presión.

Nosotros cruzamos una parte del edificio con cascos, para protegernos en el caso de caídas de piedras. Aquí, en esta zona donde está colocada la modelo, el tejado resiste y todavía está fuerte. El peligro sería el derrumbe de las columnas, pero al menos ese día de las fotos todavía estaba garantizado que iban a permanecer en pie.

La seguridad de la modelo es imprescindible siempre, y por eso decidimos que se colocara sentada sobre una viga, segura, y sin moverse. Es frágil de todos modos el lugar, y en enfoque fotográfico me gustaba mucho en esta toma, con las vigas caídas y ese orden que genera las zonas en pie y las zonas derrumbadas. Quedaba muy bonita la toma. Me encantó este enfoque. En otra dirección era todo graffitis, y a los lados todo pared, por lo que mantuve este enfoque similar para la sesión.

Hicimos diez minutos de fotos, y después nos desplazamos con cuidado a otras partes del edificio, cruzando poco a poco las zonas derrumbadas, escaleras con riesgo de caída, y siempre teniendo perfectamente localizados y sin error los pozos abiertos con agua en su interior. Hay otras fotos en la categoría de suspensión de nuestra website.