Urban Decay. Bondage en edificios abandonados. Me llamó la atención la entrada de este edificio abandonado. Esa puerta clásica antigua, todos los cascotes y maderas por el suelo, y al fondo el ventanal con el bosque, me recordaba mucho a la escenografía de algunas películas. Me gustó, y pensé cómo podía ambientar la sesión fotográfica en ese rincón.

"Bien atada a la puerta de la fábrica abandonada"

Tenía varias ideas. En realidad, tenía decenas y decenas en ese espacio. Es vital tener ideas y ser creativo para disfrutar de las propuestas. Sin ideas la gente son sólo unos simples espectadores y espectadoras que pasan sus días de mierda sentados en una butaca mirando qué hacen los demás, y debía de decidirme por una idea, porque me gusta trabajar los escenarios una vez e ir cambiando a nuevos lugares, paisajes y rincones.

Opté por esta posición atada por la parte posterior de la puerta, atada contra los listones por los hombros y la cintura, con la suficiente tensión de no poder despegarse. Sus pechos desnudos quedaban en el hueco donde supongo hubo hace años algún cristal de adorno. Los brazos están levantados, atados al primer listón por encima de su cabeza. Las muñecas están atadas a la madera, y las cuerdas unen atadas desde cada muñeca hasta la zona de su bíceps, con el brazo doblado. Conseguí con estas ataduras que los brazos no pueden estirarse y no poder separarse de la puerta, y tan sólo faltaba añadir la mordaza.

La zona era muy sombría, y quise dejar las fotos algo oscurecidas, porque considero le transmite mayor pasión y entusiasmo al bondage, en medio de esa penumbra, como si estuviera oculta. A medida que fui haciendo las fotos, vi que también quedaba muy guapa la modelo con esas ataduras en un posado erótico, e hice fotos centradas en las cuerdas y Thyyfany. Pensaba al principio que iba a ser sesión de poco ángulo, porque la puerta está atascada en un suelo deformado, y apenas se puede mover unos centímetros, arrastrada con fuerza, pero resultó que tuve algún otro ángulo, y estuvimos contentos con el resultado con la elección. No es fácil elegir una idea entre muchas otras, pero esto es la vida. Hay que arriesgar y decidir, o quedarse sentados y mirar. La segunda opción es muy aburrida. Es mejor divertirse.