Este jacuzzi facilitaba algunos posados bondage interesantes debido a las dos asas que tenía en un costado, y por supuesto comenzamos por esta opción. El jacuzzi era muy blanco, casi destellante, pero la luz de la habitación era muy oscura y de colores. Era una luz muy mala, y conseguí la iluminación que se puede ver en la foto con la cámara fotográfica y el flash correcto, porque de otro modo no se hubiera visto nada en la foto, pero como fotoperiodista estoy acostumbrado a las dificultades.

El primer paso fue las piernas atadas en el jacuzzi, atadas en frogtied y una cuerda atando sus piernas a las asas de su espalda. Seguimos por atar sus manos atadas a estas mismas asas, y con el último nudo conseguimos terminar el posado de Alexia para las fotos atada en el jacuzzi. Faltaba la mordaza, que con el color del agua y del jacuzzi elegimos un ballgag con la bola azulada.

El jacuzzi ya estaba lleno, y a partir del segundo minuto encendimos los dos botones que hacen burbujas. Yo no soy experto en jacuzzi, así que no sé si estos botones tienen algún nombre ténico. Para mí son los botones que hacen burbujas, que ya se entiende igualmente.

Hicimos muchas fotos con tranquilidad. Cambiamos algunas ataduras, y vimos que nos sobraba media hora de tiempo, por lo que decidimos hacer una segunda sesión con un bondage simple, buscando un aire mezcla de sensual y erótico, usando sólo una venda negra para los ojos vendados y una cuerda roja con las manos atadas.

Con este material tuvimos suficiente para hacer fotos donde Alexia podía interpretar un elenco gigantesco de movimientos y posados, bien fuera con las manos arriba enseñando las ataduras, jugando con las burbujas del jacuzzi, levantando agua o expresiones con todo tipo de sensualidad. Estamos en el siglo XXI y al fin y al cabo el erotismo acompaña a la humanidad desde hace muchos siglos. El aire erótico en alguna sesión fotográfico no tiene ningún escándalo, pero de todos modos la gente no entra en mi website para encontrar la historia de las Guerras de Troya.

Nos gusta el bondage con centenares de metros de cuerdas, porque las cuerdas son la pasión y la emoción de este arte, pero con esta galería también hemos querido enseñar que se puede conseguir unas bellas fotografías con sólo una cuerda y una venda.

Recordar que estas fotos se tienen que hacer siempre con máxima seguridad. Este es un país donde la gente copia todo lo que ve, y la soberbia hace que cualquier imbécil se cree el rey del mundo. La modelo NUNCA puede hundirse en el agua. NO hay que ser un maldito gilipollas. MÁXIMA vigilancia. NO dejar jamás, y digo JAMÁS, la modelo sola y sin vigilancia en estas sesiones de bondage en el agua. ¡Que tenemos demasiados subnormales, de ambos sexos, en España y Cataluña!.