Faltaba poco tiempo para finalizar las horas de uso de la habitación con jacuzzi donde ya habíamos hecho dos sesiones, y calculamos que teníamos con total seguridad hacer una sesión simple, buscando un aire mezcla de sensual y erótico, usando sólo una venda negra para los ojos vendados y una cuerda roja con las manos atadas.

Con este material solamente tuvimos suficiente para hacer diez minutos de fotos donde Alexia podía interpretar un elenco gigantesco de movimientos y posados, bien fuera con las manos arriba enseñando las ataduras, jugando con las burbujas del jacuzzi, levantando agua o expresiones con todo tipo de sensualidad. Estamos en el siglo XXI y al fin y al cabo el erotismo acompaña a la humanidad desde hace muchos siglos. El aire erótico en alguna sesión fotográfico no tiene ningún escándalo, pero de todos modos tampoco es desvelar ningún escándalo que esta website no se visita para encontrar la historia de las Guerras de Troya.

Nos gusta el bondage con centenares de metros de cuerdas, porque las cuerdas son la pasión y la emoción de este arte, pero con esta galería también hemos querido enseñar que se puede conseguir unas bellas fotografías con sólo una cuerda y una venda. En ocasiones, como ha sido esta sesión, no se dispone de mucho tiempo, pero hay que aprovechar los minutos. Hay gente que se pasa el puto día sin hacer nada, mirando la vida como un mero espectador o espectadora. Nosotros somos diferentes.