Habíamos hecho una sesión anterior de water bondage. La modelo estaba descansando, preparándose para la segunda sesión. Nosotros estábamos estudiando este tronco arrastrado por el río después de las fuertes lluvias y duraderas, insólitas para nuestro clima en estas fechas. El árbol era seguro. ¡No se movía nada! Decidimos entonces hacer la sesión en el árbol, y de pronto detectamos movimiento por el horizonte. Comprobamos qué era, y vimos que eran ovejas. Venía un rebaño de ovejas recto hacia nosotros.

No había nada bondage preparado. Sólo habíamos puesto una cuerda en el tronco. La modelo estaba vestida, divirtiéndose en un tramo de río con mucho sol, y le avisamos que venía el pastor con sus ovejas y los perros de todo rebaño. Venían seguro. ¡Rectos!. En estos casos con animales sueltos, la mejor seguridad es ser visibles. ¡Muy visibles! Estos rebaños de ovejas dan una distancia de seguridad a los seres humanos, y si tienen espacio se apartan un poco. Los perros vigilan, porque protegen y conducen al rebaño, y miran de lejos, pero no atacan si el pastor no lo ordena, y no atacan tampoco si no nos acercamos a las ovejas.

La modelo vino rápida. Cruzó el río, y dejó la ropa en una zona señalada donde no iban a pasar ovejas o el perro, pero no daba tiempo a atarla. Las ovejas también iban rápidas, camino de una zona de pastura donde las conducía el pastor, y nos dedicamos a hacer varios posados desnuda con las ovejas al otro lado de aquel brazo del río.

Una hora después volvieron las ovejas, y entonces sí hicimos fotos con la modelo atada y las ovejas en las fotos, tal como habréis visto en nuestra categoría outdoor.

Comenzamos la sesión, ya con las ovejas camino de río arriba. Fue con la modelo atada al tronco, sus brazos abiertos rectos, cada uno a la extremo, amordazada con un bozal de color azul marino y desnuda, con su cuerpo sumergido en el agua de cintura hacia abajo.

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com