En este tramo de río se nota la mano humana, con la edificación de unas canalizaciones y una estación destinadas al sector industrial y consumo.

Decidimos acercanos un día, y hacer algunas sesiones fotográficas en esta parte de este río con una agua de color muy marrón, debido a las montañas y tierras por las que transcurre. No es agua transparente, y tampoco hicimos la sesión desnuda. En primer lugar, porque es un espacio vigilado durante muchas horas. Otro detalle a tener en cuenta es que hay un tipo de animal, muy similar a las sanguijuelas pero mucho más pequeños, de apenas centímetros, que se engancha a la piel, muerde y hace sangre, con unas pequeñas heridas muy minúsculas. No es un problema, pero es recomendable evitar que muerdan en los genitales u órganos sexuales. Quizá es algún tipo de sanguijuelas. No lo sé.

El posado fue atada en un hogtied con las cuerdas serpenteando entre sus piernas, amordazada y el cuerpo tumbado atada dentro del río. Buscamos este posado porque le permitía a la modelo moverse, cambiar de posición, e incluso ampliarme los ángulos fotográficos con el paisaje de fondo, captando todo el río en el campo visual o enfocando la orilla.