Este río lleva ahora muy poca agua porque este año ha llovido muy poco en esta zona de Cataluña. El año pasado fue uno de los años más lluviosos que yo recuerdo, y este año hemos tenido todo lo contrario, es decir, bastantes meses sin casi lluvia.

Es una de las características de nuestro clima, que con el perceptible cambio climático todavía ha marcado más las diferencias entre los ciclos de sequía y los ciclos de lluvia.

Hemos hecho muchas galerías en ríos fuertes con mucha agua, que exigen hacer las fotos con la máxima seguridad, el máximo sentido común y la máxima experiencia, a la que sumamos que yo me crié rodeado de naturaleza, de bosques, de ríos, de agua y de animales.

Nos apetecía hacer una sesión de agua que no tuviera ninguna dificultad, y este mes el río está muy bajo. La idea fue representan el agua como una fina alfombra cristalina y limpia, con sus formas distintas. El agua, aunque sea muy poca corriente, hace sus ondas y sus brillos que hacen el suelo bonito, y al mismo tiempo aprovechamos a ver cómo quedaba la estética de las fotos.

Buscamos una posición sencilla que conocemos muy bien y que hemos practicado en otras ocasiones en agua. Es un sensual bondage bien atada que permite a la modelo levantarse en el caso de tener alguna molestia en el agua. Hay muchos detalles a tener en cuenta, como las piedras del lecho, la perdida de temperatura corporal debido a que el agua esta fría, y otras situaciones que conocemos y tenemos previstas.

Añadimos de mordaza una cinta elástica de tono militar, para variar de nuestra colección de mordazas, e hicimos las fotos. Fue muy fácil y rápida, y aportan variedad al resto de galerías que tenemos en nuestra categoría de waterbondage.