Los ríos tienen fuerza y se deben de respetar al máximo. Nunca se debe de hacer el imbécil en un río. Hay gente que le gusta cruzarlo con bicicletas, saltar por las piedras, y se caen y se ríen. ¡Estas estupideces le hace gracia a la gente! Yo no le veo la parte divertida. Me parece ridículo, patético, patoso, temerario e insensato.

Yo me críe rodeado de naturaleza, de bosques, de montañas, de animales, de paisajes y de ríos. He jugado en ríos, he cruzado ríos, he entrenado cuestiones personales en ríos, y he disfrutado de los ríos, siempre con el máximo respeto por el río y la naturaleza.

Por cierto, añado que yo nunca he dejado ni una botella, ni un papel, en el río. ¡Nada, absolutamente nada! Por desgracia, hay cerdos y cerdas de mierda que se creen que esto es el estercolero de su casa, y dejan la basura, ensucian, contaminan y dañan la naturaleza. ¡La mierda la pueden tirar en su puta casa!

Dicho esto, este río lleva un par de palmos en esta época del año, pero tiene fuerza porque desciende de las montañas, y sigue su curso hacia abajo. Son dos palmos de profundidad, pero por sus corrientes generadas y su caudal tiene fuerza suficiente para tirar y arrastrar una persona adulta. Arrastraría sin problemas un perro y los hijos/as. Podría arrastrar un coche también, y además con el efecto aguaplanning le sería muy fácil llevarse el coche.

Su apariencia es plana, porque no hay salientes pronunciados. No hay relieves, no hay saltos, y el río baja bastante uniforme, pero eso no significa que esta calmado.

En estos casos se produce una circunstancia curiosa al entrar en el río. Es lo que he querido enseñar en la foto. El agua se encuentra con un obstáculo, que son las piernas de la modelo. De repente pierde su aparente calma, y el río demuestra que baja fuerte. El agua se levanta, forma espumas y pasa a chorro entre las piernas de la modelo. Se puede levantar algo más en un tramo con más fuerza, pero sería muy difícil para la modelo mantener el equilibrio ante el empuje del río, y primero siempre es el sentido común y la seguridad. Queda muy bonito en la foto, pero la modelo no puede moverse. ¡Nada! Está perfectamente colocada y segura, pero no puede mover las piernas, porque la fuerza del río la tiraría. Esta estudiado y preparado, y hace muchos años que le enseñe a Thyffany estos detalles de los ríos.

Queda muy bonito, pero está prohibido moverse, y Thyffany lo sabe. Tiene mucha experiencia. Para moverse tiene que esperar que aseguremos sus movimientos.

Fue muy divertido. No hay mucha variedad de toma fotográfica, porque la modelo no puede moverse y yo también tengo que vigilar, porque llevo las cámaras encima y muchos otros detalles. La seguridad es para todos y todas.

La sesión salió genial, y nos lo pasamos muy bien. Al terminar nos quedamos en el río, disfrutando de la naturaleza, con respeto y con limpieza.