Estas pequeñas piedras suelen ser producto de la propia naturaleza, o al menos esto ocurre en la mayoría de ocasiones. Suelen encontrarse en ríos de montaña, o en tramos de ríos cuyo curso viene de las montañas. Los ríos y la fuerza del agua moldea estas pequeñas rocas que arrastra en sus corrientes o que acumula en los lechos y las orillas, y estas piedras suelen tener un rico valor ecológico para los ríos.

Hablando en una gran mayoría de ocasiones, el agua suele ser muy limpia en estos tramos. Son un positivo valor para el buen estado de los ríos, y también de los peces.

De todos modos, habéis podido comprobar que no soy rotundo al cien por cien en las afirmaciones. Esta ligera duda es porque muchos tramos de ríos están moldeados por el ser humano, desviando cursos, haciendo canales y presas, y alterando como siempre el orden de la naturaleza. Esta realidad también se nota con estas piedras, que el ser humano cambia de posición y coloca en tramos de ríos donde por naturaleza no deberían de estar, con intenciones de mejorar la calidad del río, pero a veces las intenciones son simplemente paisajísticas, para obras, o para alterar las corrientes y el curso.

Los vecinos de las zonas próximas y los negocios rurales o de turismo conocen sus ventajas y comodidades, y son lugares frecuentados por gente. Este rincón no es un lugar tranquilo, y no es un lugar solitario. ¡Aquí tampoco! ¡Como en miles y miles de sitios en este país! Las huellas humanas están en todos sitios, y aprovechamos los minutos que conocemos de mayor tranquilidad para hacer unas fotos bondage rápidas, sin mucha complicación porque siempre viene gente. Hicimos las fotos, y nos fuimos a otros rincones tranquilos, lejos de la mierda de la gente, para descansar.