Me encanta pasar los días rodeado de naturaleza, y me encanta los fotos en todos los ambientes que sean bosques, montañas, ríos, y al aire libre.

El día no presentaba lluvia, pero teníamos nubes altas en el cielo que en cualquier momento podían tapar el sol y dejar el aspecto nublado, y este detalle me preocupaba, porque mis fotografías favoritas son enseñando siempre el día soleado. De todos modos, tenían el aspecto de no cubrir el cielo, y fuimos a hacer una nueva galería para nuestra categoría bondage atada en el agua.

Este es un rincón muy bonito, pero como ocurre en casi toda Cataluña suele estar muy lleno de gente. Hay gente que viene a pescar, hay vecinos de la zona paseando por las orillas, gente bañándose, gente paseando el perro, gente haciendo turismo, y gente y gente y gente. ¡Un montón de gente!.

Hay mucha afluencia de público, y también hay policía que patrulla por estos caminos. Son caminos de tierra, típicos de montaña, y algunos tramos se tiene que conducir con cuidado de dónde se pone las ruedsa, y esta es una de las centenares de razones por las cuales hay policía.

Por lo tanto, no es un lugar para adornar con muchas cuerdas. En cualquier momento aparece una persona, y hay que vigilar con la mierda de los móviles. Como profesional, se debe de vigilar para no regalar estas fotos a cualquier imbécil con el móvil de los cojones. Este riesgo existe, e intentamos minimizarlo al máximo extremando las precauciones.

Decidimos un rincón de la orilla que podíamos tener controlado. Había gente unos cien metros más abajo, pero no nos veían, porque el relieve y la curva del terreno funcionaban como muro. No estaban lejos, y se les oía reír y su fiesta y cómo nadaban.

Fue con las piernas atadas juntas por tobillos y rodillas, las manos atadas a la espalda, amordazada, y en un ángulo fotográfico que se captara amplitud de agua. No podía perder el tiempo con más cuerdas, porque quizá tenía que desatar la modelo en dos segundos.

Además, tenía que calcular el sol, que a esas horas me quedaba a mi izquierda y podía crear contraluces o cruzarse, porque cada vez se colocaba más frontal, y comenzaba a tener problemas con la luz. Yo no podía moverme mucho, y no podía colocarme en la posición correcta, porque ya era profundo. También hay que calcular las corrientes y la profundidad, sobre todo por la modelo que está atada, y hacer la sesión sin margen de error y con total seguridad.

Quedó muy bien. Me preocupé de captar un escenario bonito, con mucha agua, resaltando el escenario, porque para mí los escenarios son imprescindibles para una buena foto.