En la segunda sesión con Black Princess busqué un posado diferente, que para mí sea fácil de clasificar dentro de las categorías bondage, y la pueda agrupar dentro de las mismas temáticas. Vi este tablón de madera, y me pareció muy útil para mis apartados de Pole Bondage, que son las modelos atadas en postes, columnas, tablas y similares.

Colocamos algunas piedras debajo de la madera para conseguir que el tablón estuviera levantado, separado del suelo, y así podíamos pasar las cuerdas por debajo. En realidad, he de reconocer que las piedras y las maderas las colocaron entre Black Princess y Thyffany. Yo vuelvo de nuevo a estar enfermo con otro virus que atacan la garganta, el cuello, el esófago e incluso me había atacado las fosas nasales. Tenía algo de fiebre, y con los medicamentos que me había tomado estaba débil.

Me pasa igual cada año. Voy a unos tres contagios de virus por año. La gente me tiene hasta los putos huevos. Desde hace meses van como imbéciles tosiendo microbios sin ningún reparo. Les importa una mierda si contagian a los demás, y así vamos con epidemias. Además, a esto se suma que los edificios te ponen el aire acondicionado más fuerte que en verano. ¡Después me preguntan por qué no me gusta la gente! ¡La aborrezco y me repugna la gente!, estaría mejor dicho.

Volvamos a hablar de la sesión.

Las modelos colocaron el escenario. Black Princess se tumbó encima, y fue ir pasando cuerdas, por tobillos, por gemelos, por rodillas, muslos, cintura, el pecho, los pies, los brazos, las manos e incluso le hicimos un pequeño bondage en los dedos de los pies, con los dedos gordos atados juntos. Teníamos cuerdas de sobras. Todavía teníamos más cuerdas, pero me gustaba tal como estaba atada. No quería sobrecargar demasiado la foto.

En esta sesión usamos el ring gag para las fotos amordazada. Es un aro de hierro, que permite la foto típica de sacar la lengua a través de la mordaza.

Fue un bonito y diferente pole bondage, distinto al típico poste vertical, y me ha gustado la idea, buscando siempre variedad.