Outdoor Bondage. Las sesiones en la playa son bonitas, aunque en la zona de Cataluña las playas son turísticas. Muchas playas están fabricadas por la mano humana, bombeando arena a la costa y construyendo espigones a lo largo y ancho de muchos kilómetros para evitar que el oleaje, los temporales del mar y las corrientes marinas se lleven una arena que, por naturaleza, allí no debería de estar.

"Atada en las playas artificiales y turísticas de nuestro país"

Son playas fabricadas con el fin comercial del turismo. Atrae un turismo que en verano abarrota multitudes de gente en la playa. Hay playas donde ni tan siquiera hay sitio para tomar el sol. Las toallas están juntas, tocándose, literalmente. Este es el turismo y la fama de España, sol y playa y fiesta y calor, y no se equivocan.

Las playas forman parte de esta atracción turística, desbordada hasta el extremo de que ahora hay gente en las playas todo el año, desde enero hasta diciembre. Muchas personas están haciendo el imbécil, hay playas que pueden ser peligrosas, y por eso hay que ir precavido.

"El cielo gris es la contaminación que produce la ciudad"

Un punto importante a destacar en esta sesión de fotos es la contaminación de la ciudad. Las fotos fueron con un día soleado, pero con el cielo entelado por nubes finas, la niebla típica de estas temperaturas, y la contaminación de la ciudad. La contaminación se queda estancada con estos anticiclones potentes en los que no hay vientos, y en algunas fotos se ve el gris de la contaminación. Debería de haber azul celeste en el horizonte, donde termina el mar, pero sólo se ve una línea gris que ensucia la foto, la iluminación, y que parecen nubes. No son nubes. Es contaminación. Es la mierda que produce el ser humano, y después escucho a la gente soltar discursos vacíos del medio ambiente, de la limpieza y de mil historias. ¡Sólo son palabras falsas de la hipocresía de la sociedad! Para ver la realidad sólo tenéis que mirar al cielo en días de anticiclón potente. Ese color gris es contaminación.

Las fotos han quedado bonitas, con la mancha de la mierda de la contaminación, pero esta es la realidad, y yo no soy hipócrita y no apruebo la hipocresía. Esa es la mierda diaria que se respira en la ciudad.