Con una cantidad muy superior al centenar de metros de cuerdas en perfecto estado se puede hacer muchos bondage de todo tipo. La lista es tan grande como la imaginación y la creatividad del artista, y en nuestro caso tenemos un listado de ideas que podemos estar años en completar. Son decenas de miles de ideas, y todas nos gustan.

Si sumamos los árboles a toda esta enciclopedia de ideas bondage, entonces las opciones se multiplican por dos, o por tres, o mejor dicho por diez, o ¡qué digo diez!, por cien. Los árboles son siempre un elemento muy usado y muy habitual en las sesiones de bondage outdoor.

En esta sesión elegimos este árbol porque es disitinto. Es un algarrobo, y nos gustó la forma curva ascendente de su tronco, porque permitía un strappado donde el resto de las cuerdas atadas al cuerpo podían colocarse en diagonal.

Comenzamos por las piernas, tobillos, rodillas por debajo, rodillas por encima, y una cuarta cuerda independiente atando los muslos. Continuamos atando sus brazos a la espalda por muñecas y rodillas, y de allí subiendo los brazos atados de Alexia bien arriba, atada en strappado a las zonas altas del tronco.

Con todo ello aún no habíamos usado la mitad de todas las cuerdas que habíamos llevado para la sesión. La siguiente cuerda fue para atar el cuello a los tobillos, con su cuerpo doblado, asegurando que Alexia transmitía sin duda la sensación de estar inmóvil en esta posición. Terminada esta atadura con un nudo firme, las próximas cuerdas fueron para atar el cuerpo al tronco, por la cintura y el torso, al tronco del árbol, con todos los puntos de apoyo que nos permitía y las cuerdas bien tensas.

Alexia estaba muy sensual atada desnuda y con los ojos vendados, y el paraje exterior escogido nos permitió una sesión con mucha variedad de ángulo fotográfico.

 

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com