Los tractores tienen muchos complementos destinados a su trabajo. Todos conocemos los tractores equipados con palas, pero dependiendo de las necesidades de cada ganadero, agricultor u otros servicios, hay muchos artilugios distintos.

Quizá, muchos de vosotros y vosotras, no habéis visto este brazo. Se usa para levantar cargas a bastante altura, como por ejemplo amontonar balas de pala en alto o subirlas a zonas superiores de un pajar, y evitar que la carga se desequilibre y caiga sobre el tractor. Sería un desastre, porque las balas de paja pesan más de 100 kg, con lo que quedarías aplastado, y este marco evita que la carga se precipite sobre el tractor. En todo caso, se tumbaría hacia delante.

Hay otros estilos, e incluso hay otros brazos mucho más altos, que llegan a mayor altura. Este brazo en cuestión está subido casi al máximo, que ronda los cuatro metros de altura. Le falta apenas treinta centímetros, pero no quise forzarlo a su capacidad total, por cuestión de seguridad. Es mejor siempre tener un margen precavido, porque los tractores suelen tener fallos mecánicos. Trabajan en duras condiciones, y son vehículos muy robustos, muy fuertes, pero la naturaleza y el paraje rural también es duro y muy fuerte, y pueden tener averías, en cuyo caso la pala o el brazo caería por su propio peso.

Otro riesgo de los tractor es que son vehículos mucho más inestables de lo que parecen. Son vehículos que vuelcan, y durante un año, según estadísticas oficiales, mueren unos cinco o seis trabajadores, agricultores o ganaderos, por el vuelco del tractor. No es una broma, y no me lo invento. Es real. Si no me crees, mira fuentes oficiales del gobierno. Hay muchos casos de estos accidentes.

Nosotros colocamos el tractor en posición perfectamente segura y de tal forma que se viera el cielo azul en el cuerpo de la modelo, sin que los árboles ni cables de electricidad ni las casas vecinas enturbiaran el fondo del cielo. Fue atar a la modelo, atada boca abajo, con las piernas abiertas a los extremos y los brazos también abiertos, y amordazada.

Fue una sesión muy divertida y bastante loca. Es peligroso, y hay que saber lo que se hace. Ya son muchos años de experiencia. Conocemos el bondage, el ambiente rural, las cuerdas, los tractores, y es nuestra forma de vivir, de pensar y de ser. Es muy divertido estas locuras, y os hemos publicado bastantes fotos para que podáis ver otra galería única que no se ha visto jamás. Es la primera vez. Ya sabéis, nuestros queridos seguidores y seguidoras, que hacemos fotos únicas y muy originales que no se han visto jamás. La creatividad, la diferencia y la originalidad, son algunos de los requisitos fundamentales para hablar de bonitas fotografías.