Hoy hemos vuelto a hacer una nueva sesión de fotos bondage atada con caballos. Esta es una raza de caballos muy fácil de identificar, para las personas que entienden de estos preciosos y nobles animales. Es un Irish, que en España se le llama el caballo irlandés, y hay tres tipos de estos caballos. Hay un caballo dentro de esta raza que es pequeño y bajo. Hay un segundo tipo de estos caballos que son medianos, que son los Gipsy, y este es el caballo de la fotografía. También existe un tercer tipo de caballo perteneciente a los Irish Cup, que son mucho más altos y alcanzan los dos metros de altura.

Son inconfundibles por este tono blanco tan espectacular que tienen en su pelaje, que contrasta con el negro azabache. Son caballos que llamaban mucho la atención de las personas porque son muy visibles con esas tonalidades, e impresionan con mucho impacto en la raza más alta de los Irish.

Los caballos son animales muy nobles, y cada uno, incluido yeguas, tienen su propio carácter y personalidad. Este caballo no le gusta ser montado. No es su predilección. Son animales que se sienten más cómodos en tirar como se le dice coloquialmente, y los veréis en muchas ocasiones llevando carretas. Por esta razón no hicimos la sesión fotos con Thyffany atada sentada encima del caballo. Existe el riesgo de que el caballo la descabalgue, y ya hicimos con otros caballos las fotos de Thyffany atada y sentada sobre los lomos de otros caballos. Están publicadas en nuestra web.

También existe el riesgo de las moscas. Hay una especie de moscas que les pica a los caballos y les hace sangre. Esta especie de mosca ahora también pica a los humanos, y pica muy fuerte. Lo sabemos por experiencia, y también nos hace sangre a las personas. Nos ha pasado, sí, y cada año son más agresivas y pican más fuertes. Son dolorosas sus picadas. Esto hace que los caballos se sacudan ellos mismos, levanten la pierna dando una patada al suelo o agiten violentamente la cabeza, y uno de estos golpes, sin ningún mala intención por parte del animal, puede dar a la persona, y hay que ir en cuidado. Si este animal te pisa te aplasta el pie, por poner un ejemplo. Hay que saber muy bien lo que se hace.

En las hípicas, campeonatos, instalaciones deportivas y muchos otros sitios, rocían los caballos con unos líquidos que les ahuyentan las moscas, porque en los establos estarían cosidos de picadas, pero aún así siguen picando algunas moscas, aunque no en tanta cantidad.

Por esta razón hicimos la sesión atada de pie, atada con cuerdas rodeando sus piernas, los brazos atados a la espalda y amordazada. El caballo es curioso, y se aproxima a los humanos, y salieron unas fotos maravillosas. Ha sido muy difícil elegir las fotos para mostrar la sesión, porque hay centenares de gestos del caballo, pero no puedo publicar centenares de fotos, porque sería interminable. Me he decidido por estas fotos, que ya son ilustrativas.

Ha salido genial. Los caballos son encantadores y muy nobles. Los caballos no son la mierda asquerosa de la gente. Llevamos muchos años con caballos, y las experiencias con estos animales son mágicas y apasionantes. Es relajante, es felicidad, es confianza, es intensidad, es nobleza, es fidelidad, es respeto, y muchas otras cualidades que la gente repugnante debería de aprender.