En nuestras excursiones por las montañas solemos también explorar laderas y paredes. Yo crecí rodeado de naturaleza, y me gusta moverme por todo tipo de entornos. Son mis zonas donde jugaba cuando era pequeño, y sé el respeto y el conocimiento que se le debe de tener a la naturaleza. El mayor riesgo en estos sitios siempre es el ser humano, el depredador rey del mundo animal, que está por todos sitios y es impredecible. Es otro factor que siempre tenemos muy en cuenta.

Hay mucha gente que le gusta la escalada, las rocas y las excursiones. Aquí hay incluso un sector turístico en este campo, pero aquel día estaba tranquilo. Las rocas estaban muy seguras, la temperatura era muy agradable, y decidimos hacer una parada en el camino para esta sesión atada a la roca.

Hemos hecho en otras ocasiones sesiones atada encima de las rocas o en una roca, pero me di cuenta que nunca habíamos hecho un bondage atada a la roca, con las cuerdas atadas a las rocas. Fue la primera vez, y todo un reto, sobre todo por las dificultades de la baja maleza.

Una de las rocas formaba como un asiento, y Alexia se colocó sentada sobre la roca baja. Después, fue coger las cuerdas e ir atando, pasando las cuerdas por los brazos y por los ángulos de las rocas, en un ir y volver de la roca al brazo y viceversa que nos hizo subir y bajar por las rocas como cabras montesas.

Fue una idea que nos gustó, y que repetiremos en diferentes escenarios, porque había tomas interesantes, viéndose la perspectiva del cielo azul o la dureza del terreno, tal como podéis ver en las tres fotografías que hemos elegido de toda la gran sesión fotográfica.

 

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com