Outdoor Bondage. Este tractor es muy antiguo, una reliquia de tiempos pasados. Todavía funciona, porque esta maquinaria antigua era muy fuerte y sólida, aunque ahora ya es muy viejo, y lógicamente se estropea en cualquier momento y sin saber por qué. Básicamente, es muy viejo.

"Bondage atada en este tractor antiguo con visera"

Yo lo encuentro un tractor muy bonito, con esos faros que parecen dos ojos que nos están mirando, y su visera es encantadora. Teóricamente, y en práctica también, esa visera se baja, y a los agricultores o tractoristas de aquellos tiempos les servía la visera para protegerse del polvo, la paja segada y evitar impactos de objetos frontales, como podrían ser piedras lanzadas por las aspas de otros tractores. A efectos reales, por los laterales, por detrás y por arriba, está abierto, y aquellas personas que los manejaban tuvieron que comerse, dicho metafóricamente, toda la paja y el polvo y la arena que flotaba en el ambiente. Por eso los tractores modernos y actuales son de cabinas cubiertas y cerradas.

Tenía muchas ganas de hacer una sesión de fotos en este tractor, y pensé en alguna posición atada al tractor, pero tengo que tener en cuenta la colocación del sol, y yo quería fotografiar el tractor por sus dos lados y el frontal, y según el posado de la modelo me hubiera quedado el sol de frente, o todo a conraluz. Decidí poner la modelo atada junto al tractor, para poder ir cambiando los ángulos de enfoque, y así colocarse a ambos costados, y al mismo tiempo yo podía ir adaptándome a la ubicación del sol.

El día era precioso. El cielo estaba de un azul fotográfico muy limpio, sin contaminación porque aquí no hay ciudades, y sin ninguna nube, y es el sueño de todo fotógrafo y fotógrafa. Ese azul del cielo es maravilloso, y la casi totalidad de fotos que hice fue viéndose el cielo.

Fue muy divertido, y os he puesto muchas fotos desde ángulos diversos, porque salieron unas fotos preciosas.